Mises Wire

Home | Wire | Las sanciones de Occidente a Rusia podrían conducir a muchos resultados imprevisibles y desagradables

Las sanciones de Occidente a Rusia podrían conducir a muchos resultados imprevisibles y desagradables

  • treasury

Etiquetas Dinero y bancos

03/17/2022

Las crisis de la oferta mundial son acontecimientos históricamente poco frecuentes. Más extraordinario aún es que se produzcan dos choques de este tipo en rápida sucesión —y que el segundo llegue incluso antes de que el primero se haya desvanecido por completo. Eso es lo que el mundo experimenta ahora en forma de la Gran Pandemia seguida de la Gran Guerra Económica Occidente-Rusia. El síntoma más visible de la interrupción de la oferta es el precio desorbitado de la energía y de otros productos básicos.

¿Cuál es el efecto de las sanciones?

La libración de una guerra militar prolongada y sin cuartel suele, sí no siempre, tener un coste en términos de aumento de precios. Pero, ¿qué ocurre con la guerra económica librada a través de sanciones occidentales por Estados que no participan simultáneamente en un conflicto militar directo? El laboratorio de la historia para este tipo de guerra es pequeño. De hecho, no existe ninguna experiencia con la que se pueda comparar la guerra económica de Occidente contra Rusia en el presente. Hay motivos para pensar que habrá graves daños a largo plazo provocados por la inflación de los precios en los perpetradores. (Las consecuencias del aumento de los precios para el país que recibe las sanciones es un tema para otro día).

Demos un paso atrás para considerar qué hay de nuevo en la naturaleza de esta guerra económica.

En primer lugar, comenzó como una clara amenaza por parte de Estados Unidos y sus principales aliados europeos. Explicada con todo detalle amenazante, aunque con cierta ambigüedad al principio, destinada a disuadir una invasión rusa de Ucrania. Fracasó en ese primer objetivo. Tanto la guerra económica como la militar se encuentran ahora en una fase de «atrincheramiento». La opinión dominante en la actualidad en el mercado es que la campaña militar rusa alcanzará una «fase de alto el fuego permanente» mucho antes del final efectivo de la guerra económica.

Las sanciones son muy amplias

En segundo lugar, el alcance de esta guerra económica no tiene límites. El plan de campaña en la actual fase de excavación es, aparentemente, «cerrar» grandes partes de la séptima u octava economía del mundo (aproximadamente del mismo tamaño que la de Canadá). No hay ningún paralelismo histórico. Sí, a mediados y finales de la década de 1930, las potencias occidentales impusieron varias sanciones contra Italia, Japón y Alemania actuando por separado. Pero estas sanciones no impidieron que las tropas polacas descubrieran en la embestida alemana de septiembre de 1939 que la mayor parte del transporte motorizado alemán había sido fabricado por GM y Ford; y no impidieron que el Banco de Inglaterra entregara las tenencias checas de oro en Londres al Reichsbank (el banco central de Alemania, ahora «protector» de Praga) ya en la primavera de 1939.

Gran parte del mundo se mantiene neutral en términos de comercio

Sin embargo, al considerar el alcance, debemos reconocer que en la guerra económica de Occidente contra Rusia, gran parte del mundo es neutral, incluyendo China, India, América Latina y las naciones de Oriente Medio. Así que lo que parece inicialmente un corte del comercio y la intermediación financiera podría mutar rápidamente en algo más parecido a desviaciones geográficas a gran escala. Los medios de comunicación están, comprensiblemente, llenos de soluciones que Rusia podría encontrar, ya sean empresas de fachada en el mundo neutral; instituciones financieras de allí que puedan ocultar sus operaciones o que sean intocables por los reguladores y fiscales americanos; o el uso de oro, cripto o yuanes para realizar pagos internacionales.

No ha habido ninguna declaración sobre los objetivos de la guerra económica—ya sea el cambio de régimen en Moscú o la retirada militar rusa de Ucrania. Pero podemos suponer que un acuerdo de armisticio en el que Rusia se apodere de grandes corredores de territorio ucraniano en el este y el sur no pondría fin a la guerra económica.

Mientras tanto, debemos tener en cuenta que la reorganización de las relaciones comerciales y empresariales internacionales de Rusia, que se alejan de América del Norte y Europa Occidental y se dirigen al mundo neutral, supondría un importante choque negativo de la demanda para Europa (sobre todo para Alemania y los países de Europa del Este). Esto se suma a los efectos negativos del choque energético (que hasta cierto punto el mundo neutral evita, gracias a los suministros energéticos rusos desviados hacia ellos a un precio muy inferior al del mercado occidental).

Efectos económicos negativos directos de las sanciones en Occidente

A la hora de evaluar las implicaciones del aumento de los precios de la guerra económica, un punto de partida son los esfuerzos de los gobiernos (junto con sus autoridades monetarias) para contrarrestar el impacto económico negativo en gran parte del público votante. El recorte de los ingresos reales debido a las subidas de los precios de la energía y de las materias primas en general, y la pérdida de ingresos y de empleo (como en Europa) causada directamente por la pérdida de negocios de exportación y de otras actividades económicas conjuntas procedentes de Rusia, afectan a la prosperidad general. Y existe la posibilidad de que la guerra económica se convierta en el catalizador de una cierta relajación de la inflación de los activos. Ese desencadenamiento puede agravar los actuales problemas económicos percibidos. Por lo tanto, las autoridades monetarias de Occidente podrían dar marcha atrás en la «normalización de la política».

Se podría decir que la influencia recesiva de los acontecimientos descritos proporcionaría un cierto respiro para retrasar la normalización. Pero en el rebote económico tras el choque, bien podemos imaginar que el interludio recesivo hará que las autoridades monetarias sean aún más propensas a retrasar y pisar con cautela el tema de la normalización. Hay muchas posibilidades de que las autoridades reaccionen de forma exagerada ante la recesión y la deflación de activos.

El peligro de la guerra económica en términos de crecimiento de los precios va más allá. La guerra económica refuerza el carácter estatista del dinero occidental.

En su empeño por desarticular e incluso inutilizar las transacciones financieras de los rusos, los gobiernos occidentales y sus ejércitos de reguladores se inmiscuyen aún más en todos los aspectos del proceso de pagos y las transferencias financieras. El capitalismo de la vigilancia avanza aún más. La justificación ostensible es asegurarse de que no se realizan operaciones clandestinas con contrapartes rusas prohibidas. La intensificación de estas intrusiones va en contra del derecho a la privacidad y ahoga la competencia, incluida la innovación.

Oro y Bitcoin

Cualquiera que fuera optimista antes de la guerra sobre el amanecer de una nueva era de competencia monetaria que disciplinaría a los inflacionistas monetarios puede pensar de nuevo. Un gran facilitador plausible de la competencia, la difusión de la tecnología blockchain (como las instituciones financieras que emiten sus propias monedas digitales, ya sea en dólares o en oro), está ahora bloqueado por la guerra económica. Seguramente, los aspirantes rusos a evadir las sanciones se beneficiarían de ello; por lo tanto, está prohibido.

Una lección de la continua guerra económica, ciertamente no nueva, y bien conocida por Moscú antes del conflicto, probablemente se impondrá en la conciencia de los inversores. Fuera del sistema bancario internacional, los lingotes y las monedas de oro, cuyas ventas o compras contra la criptomoneda son posibles para efectuar transacciones, son más seguros que los bonos del Tesoro de EEUU.

Por lo tanto, cabe esperar que la demanda mundial de bonos del Tesoro, hasta ahora considerados como el principal activo de reserva, sea mucho menos sólida, al menos por parte de los grandes tenedores actuales de reservas en dólares. El aumento de los rendimientos del papel del Tesoro pesaría sobre las finanzas públicas americanas. Un aumento del coste del servicio de la deuda significaría un clima político aún más favorable para que la Reserva Federal mantuviera bajos los costes reales de los préstamos estimulando la inflación monetaria.

Author:

Brendan Brown

Brendan Brown is a founding partner of Macro Hedge Advisors (www.macrohedgeadvisors.com) and senior fellow at Hudson Institute. As an international monetary and financial economist, consultant, and author, his roles have included Head of Economic Research at Mitsubishi UFJ Financial Group. He is also a Senior Fellow of the Mises Institute. He is the author of Europe’s Century of Crises under Dollar Hegemony: A Dialogue on the Global Tyranny of Unsound Money with Philippe Simonnot. His other books include The Case Against 2 Per Cent Inflation (Palgrave, 2018) and he is publisher of “Monetary Scenarios,” Euro Crash: How Asset Price Inflation Destroys the Wealth of Nations and The Global Curse of the Federal Reserve: Manifesto for a Second Monetarist Revolution.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here