Mises Wire

Home | Wire | Las operaciones estándar de mercado abierto: cómo la Reserva Federal y los bancos comerciales «crean dinero»

Las operaciones estándar de mercado abierto: cómo la Reserva Federal y los bancos comerciales «crean dinero»

  • Understanding Money Mechanics
0 Views

Tags La Reserva FederalDinero y Banca

[Este artículo es parte de la serie Entendiendo la mecánica del dinero, de Robert P. Murphy. La serie se publicará como libro a finales de 2020].

En este capítulo definiremos algunos de los «agregados monetarios» convencionales, como la M1 y la M2. Luego resumiremos la descripción académica de cómo la Reserva Federal y el sistema bancario comercial «crean dinero» cuando la Reserva Federal compra activos y los bancos comerciales otorgan nuevos préstamos.

Aunque las operaciones que describimos en este capítulo son algo simplistas, este tipo de descripción de base es necesaria para cualquiera que quiera entender cómo se crea (y se destruye) el dinero en las economías modernas. En el capítulo 7 analizaremos las nuevas técnicas que los bancos centrales han estado utilizando desde la crisis financiera de 2008, mientras que en el capítulo 12 nos dirigiremos a los críticos que sostienen que el enfoque de libro de texto que se da en este capítulo no refleja con precisión la relación causal entre las reservas bancarias y los nuevos depósitos.

Diversas medidas de «cuánto dinero» hay en la economía

Como explicamos en el capítulo 2, una definición estándar de dinero es que es un medio de intercambio que es (casi) universalmente aceptado en el comercio entre una comunidad determinada de personas. Sin embargo, en la práctica hay diferentes formas de aplicar esta definición, debido a la especial naturaleza económica de las reclamaciones de dinero.

Piensa en nuestra discusión sobre los orfebres históricos. En una ciudad donde todos están de acuerdo en que el oro es el dinero, ¿cómo deberíamos tratar un billete de papel emitido por un orfebre de renombre que es un billete de redención hermético e inmediato que da derecho al portador a una moneda de oro? Si todos los comerciantes de la ciudad están tan dispuestos a vender mercancías a cambio de estos billetes como lo están por el oro real, ¿no hace eso que los billetes emitidos por el orfebre sean un «medio de intercambio universalmente aceptado»? Así que si estamos tratando de contar «cuánto dinero» está en manos de la gente del pueblo, ¿no deberíamos contar el oro físico y el número total de billetes de papel emitidos por los orfebres de renombre?

Estas son las complicaciones que dan lugar a diferentes agregados monetarios. La siguiente lista define algunos de los más populares, con una aplicación a los Estados Unidos hoy en día.1

M0: La definición más estrecha de dinero, M0 se refiere a los artículos físicos reales, como billetes y monedas de 20 dólares. (Obsérvese que algunas clasificaciones consideran el M0 equivalente a la base monetaria).

Base monetaria: La base monetaria incluye papel moneda y monedas, así como los depósitos (electrónicos) de los bancos comerciales en la Reserva Federal. Según la normativa vigente, los bancos comerciales de los Estados Unidos están obligados a mantener algo de dinero «en reserva» para satisfacer las demandas de sus clientes que podrían presentarse para sacar algo de dinero de sus cuentas corrientes. Estos «requisitos de reserva» pueden satisfacerse ya sea con papel moneda literal en las bóvedas de los bancos o con los saldos de depósito de los bancos comerciales en la Reserva Federal.

Por ejemplo, supongamos que un banco en particular tiene clientes con saldos totales de cuentas corrientes de 1.000 millones de dólares. Si el requerimiento de reserva fuera del 10 por ciento, entonces el banco necesitaría mantener 100 millones de dólares en reservas. Podría satisfacer este requisito legal si tuviera (digamos) 30 millones de dólares en moneda física de los EE.UU. en sus propias bóvedas en el lugar y el propio sistema informático de la Reserva Federal dijera que el banco tiene 70 millones de dólares en su propia cuenta con la Reserva Federal.

M1: Cuando se pasa de la base monetaria a la M1, hay que tener cuidado, porque no sólo se añade otro componente, sino que también se restan dos. Específicamente, la M1 consiste en papel moneda oficial de los Estados Unidos y monedas en poder del público en general (pero no en las bóvedas de los bancos, para evitar la doble contabilidad), además de depósitos a la vista y otros depósitos comprobables (por ejemplo, cuentas con orden de retiro negociable (ORN)), además de cheques de viajero emitidos por instituciones no bancarias. Eso significa que la M1 no incluye las reservas de los bancos comerciales, ya sea que consistan en billetes y monedas en la bóveda o en anotaciones electrónicas en los libros de la Reserva Federal.

La intuición detrás de esta clasificación es que la M1 mide la cantidad de dinero y «sustitutos de dinero muy cercanos» que tiene el público en general. Un sustituto del dinero, como su nombre lo indica, es un reclamo redimible inmediatamente sobre el dinero real que todos en el mercado esperan que sea honrado a la par.

M2: Todo de la M1, además de la mayoría de los saldos de las cuentas de ahorro, los llamados saldos de las cuentas del mercado monetario, los saldos de los fondos mutuos del mercado monetario minorista y los depósitos a plazo fijo de pequeña denominación (incluidos los certificados de depósito bancarios –CD– de menos de 100.000 dólares).

Hay otros agregados populares, como la MZM (dinero de vencimiento cero) y la M3, que por supuesto es la M2 más algunos elementos adicionales que son reclamaciones sobre el dinero real que no son tan «económicamente equivalentes» al dinero como los componentes de las categorías anteriores. (Por ejemplo, el valor implícito en dólares de ciertos acuerdos de recompra, o «repos», se incluye en la M3 pero no en la M1 o la M2). Los fans de la escuela austriaca se interesarán por el agregado de la «oferta de dinero real» (TMS, por sus siglas en inglés) desarrollado por Murray Rothbard y Joseph Salerno, que corresponde a la definición teórica austriaca de dinero.2

Para evitar confusiones, debemos subrayar que monetarización no es lo mismo que liquidez. Si alguien es dueño de una casa de 200.000 dólares y también tiene 200.000 dólares en acciones, normalmente diríamos que las acciones son más líquidas que la casa. Lo que queremos decir es que la persona puede convertir rápidamente las acciones en 200.000 dólares en dinero real (si así lo desea), mientras que se necesitarían varios meses para convertir una casa que «vale 200.000 dólares».

Sin embargo, aunque las acciones de las empresas (especialmente las que cotizan en las principales bolsas) son muy líquidas, no las incluimos en la definición de dinero. Esto se debe a que una acción es un reclamo sobre la propiedad de la corporación, no un reclamo sobre una cierta cantidad de dólares. El precio de una acción –cotizado en dólares– puede fluctuar rápidamente, lo que significa que sus «200.000 dólares en acciones» podrían caer a cero dependiendo de las noticias. Por el contrario, si tienes cheques de viaje, son reclamaciones denominadas en dólares. No son literalmente lo mismo que el dinero: si intentas pagar a un taxista, es mejor tener un billete de 50 dólares que un cheque de viaje que te da derecho a un billete de 50 dólares, pero los cheques de viaje son, sin embargo, mucho mejores sustitutos del dinero que las acciones.

El siguiente gráfico de la página web de la Reserva Federal de San Luis muestra la base monetaria, la M1 y la M2 de los Estados Unidos desde 1984. Es evidente la rápida expansión de la base y de la M1 tras la crisis financiera de 2008:

Monetary Aggregates Chart 1984-2019
Fuente: La Reserva Federal de St. Louis. (datos mensuales, no ajustados estacionalmente, de mayo de 1984 a diciembre de 2019)

 

Cómo los bancos comerciales «crean dinero» bajo las reservas fraccionarias

Como se explicó en el capítulo 3, nuestro sistema monetario actual se basa en dinero fiduciario; no hay nada que «respalde» al dólar estadounidense. La capacidad del gobierno federal y de la Reserva Federal para crear nuevo dinero simplemente imprimiendo trozos de papel verde – o hoy en día sólo a través de actividades electrónicas que ni siquiera implican dinero físico – podría llevar a algunas personas a creer que sólo en un sistema de dinero fiduciario es posible este tipo de creación de dinero «de la nada». Sin embargo, si mantienen menos del 100 por ciento de reservas en sus cuentas corrientes (depósitos a la vista), los bancos comerciales también tienen la capacidad de crear dinero mediante sus decisiones de préstamo.

Para ver cómo funciona esto, imaginemos primero una ciudad donde los bancos mantienen el 100 por ciento de las reservas. Supongamos que hay 100.000 monedas de oro en poder de la gente del pueblo. Por razones de seguridad y conveniencia, la gente deposita (digamos) 80.000 de las monedas de oro en los banqueros, por lo que reciben billetes de papel que les dan derecho a sus 80.000 monedas.

Banker Exchange Paper for Coin
Ahora supongamos que los bancos no practican la banca de reserva fraccionaria, sino que mantienen el 100% de las reservas. Es decir, por cada billete de papel que tiene alguien en la ciudad, hay una moneda de oro real en la bóveda del banco para «respaldarla».
Four people and bank vault

En este arreglo, observe que la decisión del público de mantener parte de su dinero en forma de billetes en lugar de monedas de oro físicas no afecta a la cantidad total de dinero en la ciudad. Los habitantes de la ciudad todavía tienen 20.000 de las monedas de oro en su posesión física directa, y también tienen 80.000 billetes que les dan derecho a las monedas de oro. Así, si cada persona informa de cuántas monedas de oro tiene efectivamente, sus respuestas sumarán hasta 100.000 monedas de oro, que es la misma cantidad que habrían informado antes de usar los bancos.

Por cierto, debemos señalar que el 100% de la banca de reserva es posible, se piense o no que es deseable. Los bancos pueden cobrar una tarifa por el almacenamiento del dinero de sus clientes, de la misma manera que los propietarios de unidades de almacenamiento se las arreglan para mantenerse en el negocio aunque no alquilen los muebles de sus clientes. Además, recuerde que estamos hablando de depósitos a la vista (piense en las cuentas corrientes), donde los depositantes creen que tienen derecho a obtener su dinero a la vista. Si en lugar de ello un cliente compra (digamos) un certificado de depósito bancario (CD) de un año, el banco puede prestar ese dinero a un prestatario incluso mientras practica la banca de reserva al 100%, porque el CD no es una promesa de redención inmediata.

Pero ahora supongamos que los banqueros de nuestra hipotética ciudad no mantienen el 100% de las reservas sino que practican la banca de reserva fraccionada. Los banqueros se dan cuenta de que el público ha llegado a confiar en la posibilidad de canjear los billetes, y que la mayoría de las 80.000 monedas de oro en sus bóvedas se quedarán ahí. Quizás los banqueros miran la historia de las transacciones y concluyen que mientras tengan siempre suficientes monedas de oro en la bóveda para satisfacer sólo el 10% (digamos) del total de sus billetes pendientes, deberían estar seguros. En otras palabras, los banqueros razonan que sería muy improbable que el público se presentara al mismo tiempo para exigir más del 10 % del total de los billetes de papel que han emitido.

En este caso, los banqueros ven una nueva y gran manera de ganar ingresos. En vez de guardar «inútilmente» tantas monedas de oro en sus bóvedas, prestan algunas de las monedas a nuevos prestatarios. Los prestatarios gastan el dinero en la ciudad, y los receptores a su vez depositan las monedas en sus propias cuentas corrientes en los bancos. El proceso se desarrolla hasta que cada moneda de oro que se encuentra en la bóveda de un banco «respalda» diez billetes de papel que están en poder de la gente de la ciudad. (Véase la nota final para enlaces a explicaciones metódicas de este proceso.3)

Fourty people and bank vault

En este nuevo escenario, en el que los bancos sólo mantienen el 10% de las reservas, ¿qué pasa con la «cantidad total de dinero» en nuestra ciudad? Si calculamos la M0, la respuesta sigue siendo la misma: hay 100.000 monedas de oro en la ciudad, punto. Emitir notas de papel y hacer préstamos no altera ese hecho.

Sin embargo, si utilizamos un agregado más amplio como la M1, entonces las acciones de los bancos sí afectan al total. Concretamente, hay 20.000 monedas de oro que aún están en poder del público, más 800.000 billetes en poder del público, cada uno de los cuales da derecho a una moneda de oro. En otras palabras, la decisión del público de mantener 80.000 monedas de oro en las bóvedas de los bancos, combinada con la decisión de los banqueros de emitir préstamos adicionales hasta el punto en que sólo tenían el 10 por ciento de las reservas, hizo que la M1 creciera de 100.000 monedas de oro a 820.000 monedas de oro. (Nótese que la unidad real de dinero sería algo así como una onza de oro en lugar de «moneda de oro».)

Hemos trabajado deliberadamente con un ejemplo de dinero de productos básicos, en nuestro ejemplo, el oro, con el fin de aislar el papel desempeñado por la banca de reserva fraccionaria. Debido a que los agregados monetarios más amplios (M1, M2, etc.) incluyen no sólo la base monetaria sino también reclamaciones muy fiables y rápidas sobre ella, las acciones de los bancos pueden expandir o contraer la cantidad total de dinero cuando se miden en el sentido más amplio de estos agregados. En los Estados Unidos modernos, el dinero base son los dólares americanos reales. Pero si alguien tiene 100 dólares en una cuenta corriente en Citibank, realmente cree que tiene 100 dólares, aunque Citibank sólo tenga (digamos) 10 dólares en su bóveda (en proporción a cada cliente) para respaldar el saldo de su cuenta corriente.

Cómo el Banco Central puede afectar la cantidad total de reservas bancarias

Para una comunidad cuyo dinero base son trozos de oro, las reservas que se mantienen en las bóvedas de los bancos estarían por supuesto determinadas por la cantidad de metal amarillo que se ha extraído (y convertido en barras o monedas). Sin embargo, hoy en día en los Estados Unidos, debido a que el dinero base subyacente es el propio dólar estadounidense –lo que significa que actualmente no tiene opción de rescate, sino que es simplemente dinero fiduciario– las reservas que se mantienen en las bóvedas de los bancos son trozos de papel verde que representan a los presidentes de los Estados Unidos. Además, un banco comercial de los Estados Unidos también puede satisfacer sus requisitos de reserva teniendo saldos (electrónicos) en depósito en la Reserva Federal. Legalmente hablando, un banco comercial puede tener una «cuenta corriente» con la Reserva Federal, y su saldo de depósito es «tan bueno como» la moneda que el banco comercial tiene en sus propias bóvedas.

Debido a esta situación, la Reserva Federal es capaz de afectar la base monetaria a través de sus acciones. Supongamos que los funcionarios de la Reserva Federal quieren adoptar una política «más fácil» que aumente la cantidad de dinero en el sistema y que además (estando lo demás igual) tienda a bajar los tipos de interés a corto plazo. Para lograr estos objetivos, la Reserva Federal puede simplemente comprar activos, escribiendo cheques sobre sí misma.

Para dar un ejemplo concreto, supongamos que la Reserva Federal compra 10 millones de dólares de bonos del Tesoro que originalmente estaban en manos de un comerciante del sector privado. La Reserva Federal obtiene los 10 millones de dólares en bonos, añadiéndolos a su balance. El vendedor de los bonos, a su vez, recibe el pago en forma de un cheque emitido por la Reserva Federal. Legalmente, la Reserva Federal no puede «rebotar un cheque», no hay límites operacionales en cuanto a cuánto puede gastar. Cuando el distribuidor que vendió los bonos deposita el cheque en su propia cuenta bancaria (en Citibank, por ejemplo), el saldo de la cuenta corriente del distribuidor aumenta, por supuesto, en 10 millones de dólares.

Ahora aquí está la parte importante de la historia: Citibank pasa el cheque depositado de su cliente a la Reserva Federal, que a su vez lo acredita en la cuenta de Citibank en la Reserva Federal por 10 millones de dólares. En esta etapa inicial, el propio Citibank sólo está pisando el agua; sus pasivos han aumentado en 10 millones de dólares (porque el agente de bonos ahora cree que tiene 10 millones de dólares más en su cuenta corriente con el Citibank), pero sus activos también han aumentado en 10 millones de dólares, representados por el mayor saldo de la cuenta del Citibank en la Reserva Federal.

Sin embargo, mira lo que ha sucedido. Desde la perspectiva de Citibank, un cliente efectivamente acaba de depositar 10 millones de dólares en dinero de la nueva base que entró en el sistema financiero en el momento en que la Reserva Federal emitió el cheque inicial. Es como si nuevas monedas de oro hubieran entrado de repente en nuestra hipotética ciudad desde la discusión anterior y los clientes hubieran depositado las nuevas monedas con los banqueros. Como vimos antes, un flujo de dinero base recién depositado en las bóvedas de los bancos comerciales permite que los bancos concedan nuevos préstamos.

El mismo proceso ocurre aquí. Debido a que las reservas de Citibank han aumentado en 10 millones de dólares, mientras que el total de los saldos pendientes de los depósitos de los clientes también han aumentado en 10 millones de dólares, ahora tiene más de lo necesario. Citibank puede prestar efectivamente parte del dinero recién depositado, porque no necesita mantener los 10 millones de dólares en nuevas reservas para respaldar los 10 millones de dólares en fondos adicionales de cuentas corrientes que tienen ahora sus clientes.

Si los bancos comerciales siguen una regla de reserva del 10 por ciento y el sistema se «presta totalmente» después de la inyección de 10 millones de dólares por parte de la Reserva Federal, entonces el aumento total de la M1 será finalmente de 100 millones de dólares. En resumen: la decisión de la Reserva Federal de comprar 10 millones de dólares en bonos creó 10 millones de dólares en dinero nuevo (base), pero luego el propio sistema bancario crea efectivamente 90 millones de dólares en dinero nuevo (más amplio) encima.

Como antes, señalamos a los lectores interesados las notas finales para una lectura más detallada que explica este proceso más exhaustivamente. Para nuestros propósitos aquí, hay dos mensajes cruciales para llevar:

  1. En nuestro actual sistema de dinero fiduciario, la Reserva Federal crea nuevo dinero base cuando compra activos emitiendo cheques sobre sí misma. Yendo por el otro lado, la Reserva Federal destruye el dinero base vendiendo activos (o dejando que sus activos maduren y absteniéndose de renovar las ganancias). Estas acciones no requieren de una imprenta literal, ya que se pueden lograr a través de operaciones electrónicas.
  2. Cuando la Reserva Federal inyecta nuevo dinero base en el sistema, a menudo se deposita en bancos comerciales, donde se añade a las reservas. Bajo la banca de reserva fraccionaria, las nuevas reservas dan a los bancos comerciales la capacidad de piramidar nuevo dinero (medido por M1, M2, etc.) en el sistema a través del proceso de concesión de nuevos préstamos. Yendo por el otro lado, cuando los bancos comerciales restringen sus carteras de préstamos o el público retira el dinero base de los bancos, provoca que los agregados más amplios (M1, M2, etc.) se reduzcan.
  • 1. La descripción de los diversos agregados monetarios es una versión condensada de este artículo del mismo autor: Robert P. Murphy, «The Definition of Various Monetary Aggregates», Mises Wire, 1 de septiembre de 2016, https://mises.org/library/definition-various-monetary-aggregates.
  • 2. Joe Salerno explica el agregado de la «oferta de dinero real», y lo compara con otras medidas populares, en este artículo de 1987: Joseph T. Salerno, «The ‘True’ Money Supply: A Measure of the Supply of the Medium of Exchange in the U.S. Economy», Austrian Economics Newsletter, primavera de 1987, págs. 1-6, https://cdn.mises.org/aen6_4_1_0.pdf.
  • 3. Para una explicación más metódica (incluyendo el análisis del balance) de la banca de reserva fraccionada y las operaciones de mercado abierto del banco central, véase Murray N. Rothbard, The Mystery of Banking, 2d ed. (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2008), muchachos. 7, 9, 10 y 11, https://cdn.mises.org/Mystery%20of%20Banking_2.pdf. (Nótese que Rothbard es hostil hacia la banca de reserva fraccionaria y la banca central, pero su explicación de cómo funcionan realmente estos procesos sigue siendo muy útil incluso para los lectores que no comparten su actitud). Para una presentación en vídeo de material similar, véase Robert P. Murphy, «The Theory of Central Banking», Mises Academy, conferencia presentada el 16 de enero de 2011, vídeo de YouTube, https://youtu.be/6HAEPSt_12U.
Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire