Mises Wire

Home | Wire | ¿Las «expectativas inflacionarias» provocan inflación? Contra Krugman, la respuesta es no

¿Las «expectativas inflacionarias» provocan inflación? Contra Krugman, la respuesta es no

  • Paul Krugman

Etiquetas Bancos centralesLa FedInflaciónOferta Monetaria

04/07/2022

En el artículo del New York Times «How High Inflation Will Come Down», Paul Krugman sugiere que la clave para la inflación futura son las expectativas de inflación. Krugman no cree que las expectativas de inflación actuales sean comparables a las de los 1980. Según él:

Hace cuarenta años, como dirán muchos economistas, la inflación estaba «arraigada» en la economía. Es decir, las empresas, los trabajadores y los consumidores tomaban decisiones basadas en la creencia de que la alta inflación continuaría durante muchos años. Una forma de ver este arraigo es observar los contratos salariales —normalmente de tres años— que los sindicatos negociaban con los empresarios. Incluso entonces, la mayoría de los trabajadores no estaban sindicados, pero estos acuerdos son un indicador útil de lo que probablemente estaba ocurriendo con la fijación de salarios y precios en general.

Además:

¿Cómo eran esos acuerdos salariales? En 1979, los acuerdos sindicales con las grandes empresas que no incluían un ajuste por el coste de la vida especificaban un aumento salarial medio del 10,2% en el primer año y una media anual del 8,2% durante la vigencia del contrato. En 1981, el sindicato minero United Mine Workers negoció un contrato que aumentaba los salarios un 11% anualmente durante los siguientes años .... ¿Por qué los trabajadores exigían, y los empresarios estaban dispuestos a conceder, aumentos salariales tan importantes? Porque todo el mundo esperaba que la alta inflación persistiera durante mucho tiempo. En 1980, la encuesta Blue Chip de pronósticos profesionales preveía una inflación anual del 8% para la próxima década. Los consumidores encuestados por la Universidad de Michigan esperaban que los precios subieran alrededor de un 9% anual en los próximos cinco o diez años. Como todo el mundo esperaba que la inflación continuara, los trabajadores querían aumentos que se ajustaran al aumento de los precios, y los empresarios estaban dispuestos a conceder esos aumentos porque esperaban que los costes de sus competidores aumentaran tan rápido como los suyos. Lo que esto hizo, a su vez, fue que la inflación se autoperpetuara: todo el mundo subía los precios en previsión de que todos los demás lo hicieran. Para poner fin a este ciclo fue necesaria una gran conmoción: una economía tan deprimida que la inflación cayera y que los trabajadores se vieran obligados a aceptar grandes concesiones.

Esta vez, sostiene Krugman, las cosas son diferentes:

En aquel entonces, casi todo el mundo esperaba una inflación elevada y persistente; ahora pocos lo hacen. Los mercados de bonos esperan que la inflación acabe volviendo a los niveles anteriores a la pandemia. Aunque los consumidores esperan una inflación elevada durante el próximo año, sus expectativas a más largo plazo siguen «ancladas» en niveles bastante moderados. Los pronósticos profesionales esperan que la inflación se modere el próximo año. Esto significa que casi con toda seguridad no estamos experimentando el tipo de inflación que se autoperpetúa y que tanto costó acabar en los 1980. Gran parte de la inflación reciente remitirá cuando los precios del petróleo y de los alimentos dejen de subir, cuando bajen los precios de los coches usados, que subieron un 41% (!) el año pasado durante la escasez de coches nuevos, etc. La gran subida de los alquileres también parece haber quedado atrás en gran medida, aunque la desaceleración no se reflejará en las cifras oficiales durante un tiempo. Por lo tanto, probablemente no será necesario someter a la economía a un proceso similar al de los 1980 para reducir la inflación.

Teniendo en cuenta todo esto, sostiene Krugman, la historia nos dice que no estamos pasando a una inflación galopante como en los 1970:

Por lo tanto, mi mensaje para los que entonan advertencias funestas sobre el regreso de la estanflación del tipo de los 1970 —que algunos de ellos llevan años deseando— es que deberían mirar su historia con más atención. La inflación de 2021-22 parece muy diferente, y mucho más fácil de resolver, de la inflación de 1979-80.

Expectativas de inflación y aumento general de precios

Para la mayoría de los comentaristas económicos, el motor subyacente del aumento general de los precios, que califican de inflación, son las expectativas inflacionarias.1 Por ejemplo, si se produce un fuerte aumento del precio del petróleo, los individuos pueden formarse expectativas inflacionarias más elevadas que podrían poner en marcha aumentos de los precios de los bienes y servicios, o así se sostiene.

Estos mismos comentaristas creen que si las expectativas pueden hacerse menos sensibles a diversas perturbaciones de los precios, con el tiempo esto mitigaría el efecto de las perturbaciones de los precios en el impulso de los precios de los bienes y servicios. También creen que las políticas adecuadas de los bancos centrales pueden llevar las expectativas inflacionarias de los individuos a un estado de equilibrio en el que las expectativas estén perfectamente ancladas o no sean sensibles a las variaciones de los distintos datos económicos.

Una vez ancladas las expectativas inflacionarias, creen que es probable que diversas perturbaciones de los precios, como las fuertes subidas de los precios del petróleo o de los alimentos, tengan un efecto efímero sobre el aumento general de los precios. Esto significa que, con el tiempo, es poco probable que las grandes subidas de precios tengan un gran efecto sobre la tasa de inflación. Obsérvese que lo que importa en esta forma de pensar es la inflación subyacente.

Los responsables de la política de la Reserva Federal y muchos economistas creen que para seguir la inflación subyacente hay que prestar atención a la inflación subyacente —las variaciones porcentuales del índice de precios al consumo menos los alimentos y la energía. Para que las expectativas de inflación estén bien ancladas, los individuos deben tener clara la política monetaria de los responsables de la política del banco central, y mientras los individuos no tengan clara la tasa de inflación que los responsables de la política quieren como objetivo, va a ser difícil llevar las expectativas inflacionarias a un estado de equilibrio.

¿Puede inducirse un aumento general de los precios sin aumentar la oferta monetaria?

Sin un aumento previo de la oferta monetaria, no puede haber un aumento general de los precios, siendo el precio de un bien la cantidad de dólares que se paga por unidad de un bien. En igualdad de condiciones, si antes del aumento de la oferta monetaria, el precio de una barra de pan que antes era de 1 dólar ahora es de 2 dólares tras un aumento de la oferta de dólares. Para una cantidad determinada de bienes, si el stock de dinero permanece inalterado, la cantidad de dólares gastados por unidad de un bien permanecerá inalterada, siempre que no haya ocurrido nada más.

Sin embargo, supongamos que un aumento repentino del precio del petróleo hace que la gente se forme expectativas de inflación más altas. Si la masa monetaria no varía, no se producirá un aumento general de los precios de los bienes y servicios, en igualdad de condiciones. En esta situación, los precios del petróleo y de los bienes relacionados con la energía subirán, mientras que los precios de otros bienes y servicios bajarán. (Si se gasta más dinero en productos relacionados con el petróleo y la energía, obviamente quedará menos dinero para otros bienes y servicios —nótese de nuevo que un precio es la cantidad de dinero por unidad de un bien).

Podemos concluir que los cambios en la oferta monetaria sustentan las subidas de precios, y no las expectativas inflacionarias. Sin el apoyo de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, no puede producirse un aumento general de los precios a pesar de las expectativas de inflación.

En lugar de que la inflación sea el aumento de los precios, medimos la inflación por el aumento de la oferta monetaria. Obsérvese que no decimos que la inflación esté causada por el aumento de la oferta monetaria, sino que sostenemos que la inflación tiene que ver con el aumento de la oferta monetaria.

Según Ludwig von Mises,

La inflación, tal como se ha utilizado siempre este término en todas partes y especialmente en este país, significa el aumento de la cantidad de dinero y de billetes de banco en circulación y de la cantidad de depósitos bancarios sujetos a control. Pero la gente utiliza hoy el término «inflación» para referirse al fenómeno que es una consecuencia inevitable de la inflación, es decir, la tendencia a la subida de todos los precios y salarios. El resultado de esta deplorable confusión es que no queda ningún término para significar la causa de esta subida de precios y salarios. Ya no existe ninguna palabra para significar el fenómeno que hasta ahora se ha llamado inflación.2

El mayor problema de la inflación no es tanto la forma en que provoca el aumento de los precios (aunque el aumento de los precios causa problemas) sino el daño que inflige al proceso de generación de riqueza. Esto se debe a que el aumento de la oferta monetaria pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que genera un resultado similar al que produce el dinero falso. Debilita a los generadores de riqueza, con lo que se debilita su capacidad de generar riqueza y, a su vez, socava el nivel de vida de los individuos.

¿Cuál es la situación actual de la inflación?

¿Cuál es la situación actual de la inflación? La versión oficial es que la tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos se situó en el 7,9 por ciento en febrero, frente al 7,5 por ciento de enero y el 1,7 por ciento de febrero de 2021. Sin embargo, en términos de oferta monetaria, la inflación se situó en el 7,9 por ciento en febrero de 2021 frente al 4 por ciento de enero de 2019. Teniendo en cuenta estos aumentos masivos de la oferta monetaria y los largos desfases entre los cambios en el dinero y los cambios en los precios, no debería sorprender que la tasa de crecimiento anual del IPC muestre un aumento visible.

Resumen y conclusión

Sugerimos que el descenso de la tasa de crecimiento anual de la MGA, que pasó del 79% en febrero de 2021 al 8% en febrero de este año, probablemente haya puesto en marcha un posible descenso del impulso del IPC hacia finales de año o principios del próximo.

En contra de lo que afirma Krugman, sostenemos que la inflación no consiste en el aumento de los precios al consumo, sino en el aumento de la oferta monetaria. También en contra de lo que afirman varios comentaristas, lo que Krugman describe como expectativas inflacionarias en ausencia de aumentos de la oferta monetaria no puede provocar un aumento general de los precios de los bienes y servicios.

  • 1. Ben S. Bernanke, «Inflation Expectations and Inflation Forecasting» (discurso pronunciado en el Monetary Economics Workshop of the National Bureau of Economic Research Summer Institute, Cambridge, Massachusetts, 10 de julio de 2007).
  • 2. Ludwig von Mises, Economic Freedom and Interventionism: An Anthology of Articles and Essays, ed. Bettina Bien Greaves (Indianapolis, Ind.: Liberty Fund, 1990), p. 115.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Rachel Maddow
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here