Mises Wire

Home | Wire | La transparencia de la Fed no nos sacará del lío que creó la Fed

La transparencia de la Fed no nos sacará del lío que creó la Fed

  • transparency

Etiquetas Dinero y Banca

04/06/2021

En una entrevista con el programa «Morning Edition» de la Radio Pública Nacional el jueves 25 de marzo de 2021, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que incluso con la economía repuntando más rápido de lo esperado, cualquier cambio en la política monetaria ocurriría «muy, muy gradualmente en el tiempo y con gran transparencia. Las subidas de tipos sólo se considerarían cuando la economía esté casi totalmente recuperada». Powell también dijo que «a medida que avancemos sustancialmente hacia nuestros objetivos, iremos reduciendo gradualmente las compras mensuales de bonos por valor de 120.000 millones de dólares».

Actualmente, la Reserva Federal emplea un marco de política monetaria transparente para generar un entorno de estabilidad económica. Según este marco, la clave de la estabilidad económica es que el banco central exponga con claridad el curso probable de la política monetaria que se avecina. Obsérvese que en esta forma de pensar la política monetaria esperada es un factor de estabilidad, mientras que la política inesperada establece choques e inestabilidad.

Por ejemplo, si el banco central sube los tipos de interés un 0,5 por ciento, y si los participantes en el mercado preveían esta acción, los precios de los activos reflejarán este aumento esperado antes de que el banco central suba los tipos de interés. Obsérvese que, una vez que el banco central suba los tipos de interés en un 0,5%, este aumento no tendrá ningún efecto sobre los precios de los activos, puesto que ya estará incorporado a los mismos. Sin embargo, si el banco central sube los tipos de interés un 1%, en lugar del 0,5% esperado por los participantes en el mercado, los precios de los activos financieros reaccionarán a este aumento adicional.

El marco de transparencia que emplean los responsables de la política de la Fed se basa en las ideas de los economistas de la escuela de Chicago Milton Friedman y Robert Lucas.

En sus escritos, Friedman sostenía que existe un desfase variable entre los cambios en la oferta monetaria y su efecto sobre la producción real y los precios. Según Friedman, a corto plazo los cambios en la oferta monetaria irán seguidos de cambios en la producción real. Sin embargo, a largo plazo los cambios en el dinero sólo tendrán efecto sobre los precios. Esto significa que los cambios en el dinero con respecto a la actividad económica real tienden a ser neutrales en el largo plazo y no neutrales en el corto plazo.1

Friedman sostenía que si el banco central siguiera una regla de crecimiento monetario constante, esto haría que el dinero se volviera neutral con respecto a la actividad económica real también a corto plazo. El único efecto que tendría el dinero es sobre los precios generales.

Según esta forma de pensar, las diversas perturbaciones de la actividad económica real son causadas por políticas monetarias imprevisibles. Estas políticas generan volatilidad en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Esto, a su vez, provoca fluctuaciones en el crecimiento económico real. Por lo tanto, según Friedman, haciendo que la tasa de crecimiento de la oferta monetaria sea estable, la Reserva Federal podría eliminar las fluctuaciones económicas perturbadoras.

De forma similar a esta línea de pensamiento, en su conferencia del Nobel Lucas sugirió que si se espera un crecimiento monetario, la gente se ajustará a él con bastante rapidez y no habrá ningún efecto real en la economía. Según Lucas, el crecimiento esperado de la oferta monetaria va a dar lugar a un aumento correspondiente de los precios de los bienes, que va a compensar el aumento del gasto monetario.2

Sin embargo, si la tasa de crecimiento del dinero no estaba prevista, entonces, según Lucas, va a estimular la producción. Siguiendo esta forma de pensar, sólo una expansión monetaria no prevista puede aumentar el crecimiento económico.3 Este crecimiento económico, sin embargo, es probable que sea de naturaleza inestable.

Tanto Friedman como Lucas opinan que es deseable que el dinero sea neutral para evitar un crecimiento económico inestable y, por tanto, insostenible.

Dinero, expectativas y crecimiento económico

Siguiendo a Richard Cantillon, incluso si todo el mundo anticipara con precisión la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, siempre habría primeros receptores del nuevo dinero y receptores tardíos.4 Los primeros receptores podrían comprar bienes a precios inalterados, mientras que los últimos receptores de dinero probablemente tendrían que pagar precios mucho más altos.

Esto va a poner en marcha la transferencia de riqueza real de los últimos receptores a los primeros receptores de dinero, y esto a su vez es probable que cambie los precios relativos de los bienes y servicios. En consecuencia, el dinero no va a ser neutral.

Incluso si el dinero se inyectara de forma que todo el mundo lo recibiera instantáneamente, los cambios en la demanda de dinero variarían, ya que cada individuo es diferente de los demás. Siempre habrá alguien que gastará el dinero recién recibido antes que otro. Es probable que esto provoque la reorientación de la riqueza real hacia el primer gastador desde el último. Dado que el dinero se generó de la nada, es probable que esto dé como resultado el agotamiento de la reserva de ahorros reales a través del intercambio de nada por algo, lo que a su vez es probable que socave el crecimiento económico real.

Sin embargo, se podría argumentar que, mediante el uso excesivo de la infraestructura existente, el aumento monetario inesperado podría reforzar el crecimiento económico a corto plazo.

Sin embargo, a medio y largo plazo, el debilitamiento de la reserva de ahorro real (debido al intercambio de nada por algo) va a socavar la economía real. Por lo tanto, con el tiempo, el crecimiento monetario imprevisto va a socavar el crecimiento económico real a través de la dilución de la reserva de ahorro real.

Obsérvese, de nuevo, que para estabilizar las expectativas de los individuos la Fed se verá obligada a manipular la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Esto, sin embargo, va a poner en marcha interrupciones en términos de ciclos de auge y caída.

Podemos concluir que tanto el crecimiento esperado como el inesperado de la oferta monetaria debilitarán el conjunto de ahorros reales, lo que con el tiempo conducirá a un debilitamiento del crecimiento económico real y probablemente pondrá en marcha la inestabilidad económica.

La regla de crecimiento monetario constante de Friedman no puede hacer que el dinero sea neutral, ya que la regla de crecimiento monetario constante sigue implicando aumentos de la oferta monetaria, aunque la tasa sea constante. Esto significa que en el marco de Friedman también tendremos un intercambio de nada por algo y, por tanto, ciclos de auge y caída e inestabilidad económica.

Una política monetaria transparente no puede evitar una crisis

En febrero de 2021, la tasa de crecimiento anual de nuestra medida de dinero se situó en casi el 80% (véase el gráfico). El aumento sin precedentes de la tasa de crecimiento de la masa monetaria estadounidense ha generado una gigantesca burbuja monetaria.

Cualquier disminución de la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria puede hacer estallar la gigantesca burbuja. Podría ser por el leve endurecimiento de la Fed en respuesta al aumento de las expectativas inflacionistas o por una disminución de la tasa de crecimiento anual de los préstamos inflacionistas de los bancos. Por lo tanto, independientemente de la transparencia de la Fed, la burbuja va a estallar a lo grande.

En palabras de Ludwig von Mises,

El auge provocado por la política de concesión de créditos de los bancos debe terminar necesariamente antes o después. A menos que estén dispuestos a dejar que su política destruya por completo el sistema monetario y crediticio, los propios bancos deben interrumpirla antes de que se produzca la catástrofe. Cuanto más largo sea el período de expansión del crédito y cuanto más se demoren los bancos en cambiar su política, peores serán las consecuencias de las malas inversiones y de la especulación desmesurada que caracterizan el auge; y, en consecuencia, más largo será el período de depresión y más incierta la fecha de recuperación y de vuelta a la actividad económica normal.5

La sugerencia de que es posible evitar el resultado de las políticas monetarias flexibles mediante políticas transparentes es errónea. No es posible evitar los efectos de una causa determinada, lo que a su vez significa que no es posible deshacer el daño que el bombeo monetario ha infligido. Independientemente de la transparencia de las políticas, una vez que se introduce una postura monetaria más estricta, va a poner en marcha un descalabro económico.

Conclusiones

No es posible desinflar la gigantesca burbuja monetaria actual sin que se produzca un severo estallido económico. Una política de transparencia empleada por la Fed no puede evitar el inevitable estallido. Ni la regla de crecimiento constante del dinero de Friedman ni la anticipación perfecta del crecimiento del dinero de Lucas pueden eliminar los ciclos de auge y caída y, por tanto, sentar las bases de la estabilidad económica. Para que el dinero sea realmente neutral con respecto a la economía real es necesario cerrar todas las lagunas para la generación de dinero de la «nada». Las principales lagunas son la compra de activos por parte del banco central y los préstamos de reserva fraccionaria por parte de los bancos. Además, lo que se necesita para el crecimiento económico es una reserva creciente de ahorro real, que apoye a varios individuos que se dedican a la mejora y el mantenimiento de la infraestructura. La intervención cada vez mayor del gobierno y del banco central en los mercados sigue siendo un obstáculo importante para el aumento de la reserva de ahorro real.

  • 1. Milton Friedman The Counter-revolution in Monetary Theory (Londres: Tonbridge, 1970).
  • 2. Robert E. Lucas Jr. «Nobel Lecture: Monetary Neutrality», Journal of Political Economy 104, no. 4 (1996).
  • 3. Ibid.
  • 4. Wikipedia, s.v. «Richard Cantillon», modificado por última vez el 29 de marzo de 2021, https://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Cantillon. Véase también Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 415.
  • 5. Ludwig von Mises, «The 'Austrian' Theory of the Trade Cycle», en Ludwig von Mises, Gotfried Haberler, Murray N. Rothbard y Friedrich A. Hayek, The Austrian Theory of the Trade Cycle and Other Essays, ed. Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1996). Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1996), pp. 25-36.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire