Mises Wire

Home | Wire | La teoría del ciclo económico del «crédito de circulación» de Ludwig von Mises

La teoría del ciclo económico del «crédito de circulación» de Ludwig von Mises

  • Understanding Money Mechanics
0 Views

Etiquetas Auges y DeclivesCiclos Económicos

[Este artículo es parte de la serie Entendiendo la mecánica del dinero, de Robert P. Murphy. La serie se publicará como libro a finales de 2020]

Comenzando con el papel indiscutible de Carl Menger en la «revolución marginalista», que introdujo la teoría del valor subjetivo, la escuela austriaca ha hecho importantes contribuciones que han sido absorbidas por la teoría económica estándar. Sin embargo, la teoría austriaca del ciclo económico sigue siendo algo único de la escuela, que difiere no sólo de las explicaciones keynesianas (véase el capítulo 14) sino también de las monetarias de mercado (véase el capítulo 15).

De hecho, si alguien pregunta: «¿Por qué estudiar la economía austríaca?», el presente autor responde que sólo el enfoque austríaco —con su énfasis en la intrincada estructura de capital de la economía y su apreciación de la orientación que los precios del mercado ofrecen a los empresarios— puede explicar los ciclos económicos modernos. Habida cuenta de las medidas sin precedentes adoptadas por los bancos centrales tras la crisis financiera de 2008 y ahora el pánico del coronavirus de 2020, es más importante que nunca que los inversores y los ciudadanos se familiaricen con la perspectiva austríaca.

En el presente capítulo se resume la teoría del ciclo económico publicada originalmente en 1912 por Ludwig von Mises y elaborada por Friedrich Hayek (quien ganaría un Premio Nobel en 1974 en parte por esta obra1). Este resumen será intuitivo; las notas finales proporcionan una lista de lecturas adicionales, tanto para los recién llegados como para los estudiantes avanzados de economía.2

El marco de Mises para el dinero y la banca

Aunque Carl Menger fundó la escuela austriaca en 1871 con su libro «Principios de economía política», en el siglo XX el líder reconocido de los austriacos era Ludwig von Mises. La mayoría de los aficionados modernos lo asocian con su obra maestra, La acción humana (publicada por primera vez en 1949), pero el trabajo pionero de Mises sobre el dinero, la banca y el ciclo de negocios estaba contenido en su libro alemán de 1912, traducido como La teoría del dinero y el crédito.3

Ludwig von Mises - Theory of Money and Credit

En este primer libro, antes de presentar su explicación del ciclo comercial (o lo que él llamaba el «ciclo económico»), Mises ofreció primero una triple clasificación de tipos de dinero: dinero mercancía, dinero fiduciario y dinero crédito. Lo que es fascinante para un lector moderno es que Mises, escribiendo en 1912, dice de la segunda categoría:

No se puede discutir que el dinero fiduciario en el sentido estricto de la palabra es teóricamente concebible. La teoría del valor demuestra la posibilidad de su existencia. Si el dinero ficticio ha existido alguna vez es, por supuesto, otra pregunta, y una que no puede ser respondida afirmativamente. No se puede dudar de que la mayoría de esos tipos de dinero que no son dinero mercancía deben clasificarse como dinero de crédito. Pero sólo una investigación histórica detallada podría aclarar este asunto. [Mises 1912, p. 61, énfasis añadido]

Además de recordar a los lectores modernos los encantadores tiempos en que todas las grandes divisas estaban respaldadas por los metales preciosos, de modo que Mises ni siquiera podía estar seguro de si el dinero fiduciario había existido alguna vez, este pasaje es crucial para establecer que la teoría austriaca del ciclo económico no se basa en el dinero fiduciario. De hecho, Ludwig von Mises desarrolló su explicación del ciclo de auge y declive en un momento en el que ni siquiera pensaba que el dinero fiduciario hubiera estado en uso. Así que claramente, la teoría de Mises de las recesiones no está directamente vinculada al abandono del patrón oro, y por lo tanto no es un problema para los austriacos explicar las depresiones (o «pánicos») que se produjeron durante los días del patrón oro clásico.

Asimismo, en lo que respecta a las operaciones bancarias, en su libro de 1912 Mises distinguió entre dos tipos de operaciones de crédito, a saber, el crédito mercancía y el crédito de circulación:

Las transacciones de crédito se dividen en dos grupos... Por un lado están las transacciones de crédito que se caracterizan por el hecho de que imponen un sacrificio a la parte que cumple su parte del trato antes de que lo haga la otra parte —la renuncia al poder inmediato de disposición sobre el bien intercambiado... Este sacrificio se compensa con una ganancia correspondiente por parte de la otra parte del contrato —la ventaja de obtener una disposición más temprana sobre el bien adquirido a cambio...

El segundo grupo de operaciones de crédito se caracteriza por el hecho de que en ellas la ganancia de la parte que recibe antes de pagar se equilibra sin sacrificio alguno por parte de la otra parte... En las operaciones de crédito del segundo grupo, el otorgante del crédito renuncia por el momento a la propiedad de una suma de dinero, pero esta renuncia (dados ciertos supuestos que en este caso son justificables) no resulta para él ninguna reducción de la satisfacción. Si un acreedor puede conceder un crédito emitiendo créditos pagaderos a la vista, entonces la concesión del crédito está ligada sin ningún sacrificio económico para él...

Parece conveniente elegir nombres especiales para los dos grupos de operaciones de crédito a fin de evitar toda posible confusión de los conceptos. Para el primer grupo se sugiere el nombre de Crédito de Mercancías..., para el segundo el nombre de crédito de circulación. [Mises 1912, págs. 264-65, negrita añadida.]

En un préstamo relacionado con el crédito para mercancías, alguien presta (digamos) 100 barriles de petróleo hoy a cambio de una promesa de 110 barriles de petróleo entregados dentro de un año. Esta transacción de crédito implica la renuncia al petróleo durante doce meses por parte del prestamista; no puede prestarlo simultáneamente y seguir teniendo el petróleo. De igual manera, también sería un ejemplo de crédito de productos básicos si alguien prestara 100 dólares en moneda a un prestatario que prometiera devolver 110 dólares en un año. Dado que el prestamista ya no poseería físicamente la moneda, esto sería una verdadera privación, un sacrificio de los bienes presentes por la esperanza de obtener un mayor número de bienes futuros y, por lo tanto, se consideraría un crédito de productos básicos.

Sin embargo, con la práctica de la «banca de reserva fraccionaria» (que explicamos en detalle en los capítulos 5 y 7), existe la sensación de que un prestamista puede prestar sus fondos sin dejar de disfrutar de los beneficios de mantener el dinero. Por ejemplo, cuando un hombre deposita 100 dólares en su cuenta corriente, sobre la cual gana intereses porque el banco luego presta 90 dólares a un nuevo prestatario, aunque se trate de una transacción de crédito, el depositante original sigue pensando que tiene 100 dólares en el banco. Esto es lo que Mises tiene en mente cuando dice que hay transacciones de crédito en las que la renuncia del prestamista «no resulta para él en ninguna reducción de la satisfacción». Así, en la medida en que los préstamos bancarios implican reclamaciones de dinero sin respaldo, en que el total de los depósitos de los clientes excede el total de las reservas de dinero real en las bóvedas, los préstamos constituyen un crédito de circulación en el marco misesiano.

Es significativo que el propio Mises no llamara a su explicación «la teoría austriaca del ciclo económico», que es el término popular de hoy en día (aunque algo genérico). Más bien utilizó la descripción más específica «la teoría monetaria o del crédito de circulación del ciclo económico».4 Hemos explicado la terminología de Mises para mostrar que su teoría se basaba en el hecho de que los bancos comerciales podían «crear dinero» (en el sentido amplio del término) prestando depósitos aunque los depositantes siguieran pensando que tenían la capacidad de redimir inmediatamente «su» dinero.

Sin duda, hasta el día de hoy una de las mayores controversias en los círculos austriacos se refiere a la validez (o falta de ella) de la banca de reserva fraccionaria y la cuestión conexa de si el propio Mises apoyaba o se oponía a la práctica.5 Pero no hay duda de que la teoría de Mises sobre el ciclo económico se basa en la capacidad de los bancos comerciales privados de crear dinero mediante la emisión de nuevos préstamos utilizando depósitos que los depositantes todavía creen que están en sus cuentas corrientes.6

Es cierto que los bancos centrales pueden influir en estas prácticas de los bancos comerciales de manera perjudicial, pero la teoría misesiana no se refiere a los bancos centrales (o al dinero fiduciario) per se. Por lo tanto, no es una vergüenza para la teoría austriaca que los Estados Unidos sufrieron depresiones y pánicos incluso antes de la formación de la Reserva Federal en 1913. Además, cuando los modernos fanáticos de Mises discuten el ciclo económico, deben tener cuidado de evitar afirmar que éste comienza necesariamente con un banco central que inyecta nuevo dinero fiduciario en la economía.

Cómo los bancos causan el ciclo económico

En opinión de Mises, la economía se basa en una sofisticada estructura entrelazada de bienes de capital que debe reflejar las preferencias de los consumidores sobre el momento de la circulación de bienes y servicios. Por ejemplo, si la mayoría de las personas de la comunidad están muy orientadas hacia el futuro —los economistas dirían que tienen poca preferencia en cuanto al tiempo—, entonces se ahorrarán una gran fracción de sus ingresos y los tipos de interés (estando lo demás igual) tenderán a ser bajos, fomentando proyectos de inversión a largo plazo. En cambio, si la mayoría de las personas de la comunidad están muy orientadas hacia el futuro —lo que significa que tienen una alta preferencia temporal— no ahorrarán mucho, y los correspondientes tipos de interés altos serán una señal para que los empresarios «penalicen» los proyectos a largo plazo.

Ahora bien, dado que los bancos comerciales gozan de la capacidad legal de crear dinero emitiendo préstamos por encima de sus reservas en la bóveda —una vez más, véanse los capítulos 5 y 7 para conocer los detalles de este proceso—, Missouri argumentó que podían empujar temporalmente el tipo de interés real del mercado por debajo del tipo «natural» correspondiente a la preferencia y el ahorro de tiempo de los consumidores genuinos.7 En efecto, los bancos pueden crear nuevo dinero y prestarlo a los prestatarios aunque no haya ahorradores correspondientes en el otro extremo de la transacción.

Para mover el mayor volumen de préstamos, los bancos tienen que reducir los tipos de interés, pero esta reducción no se debe a un verdadero cambio en el ahorro o las preferencias de los hogares. Más bien, el recorte de los tipos de interés refleja simplemente la voluntad de los bancos comerciales de reducir la cantidad de reservas que mantienen para «respaldar» sus depósitos actuales de clientes.

La afluencia de nuevos créditos y la disminución de los tipos de interés provoca un auge. Los empresarios hacen cálculos basados en el «crédito barato» y comienzan proyectos a largo plazo, contratando trabajadores y subiendo los precios de las materias primas. Mientras la política de crédito barato continúe, la gente se siente próspera.

Sin embargo, el boom no puede durar. El hecho de que los bancos comerciales decidan prestar dinero —aunque los hogares no se hayan comprometido a ahorrar más— y recortar las tasas de interés, no crea más barriles de crudo, capacidad de fábrica o inventario en los almacenes. Si la economía había estado originalmente en un equilibrio a largo plazo con la tasa de interés más alta, ahora se ha embarcado en una trayectoria insostenible con el tipo de interés artificialmente más bajo.

En un típico auge, los bancos eventualmente se ponen nerviosos, tal vez por el aumento de los precios u otros indicadores, y abandonan su política de crédito barato. Es decir, los bancos dejan de inyectar nuevas cantidades de dinero sin respaldo en el mercado de préstamos, y la tasa de interés sube hacia un nivel más apropiado. En este punto, muchos empresarios se dan cuenta de que han sido demasiado ambiciosos y reducen sus operaciones o las cierran por completo. Los trabajadores que se habían visto arrastrados a los proyectos insostenibles durante los años de auge deben ser despedidos para que su mano de obra sea (eventualmente) reasignada a salidas más sostenibles que sean consistentes con las preferencias genuinas de los consumidores y el comportamiento de ahorro.

La analogía de Mises del maestro de obras

En la sección anterior hemos expuesto la esencia de la teoría de Mises sobre el ciclo económico. Sin embargo, para entender sus implicaciones, una de las analogías más útiles fue creada por el propio Mises. Al responder a la afirmación de que la suya era una teoría de «sobreinversión», Mises explicó en La acción humana:

Toda la clase empresarial está, por así decirlo, en la posición de un maestro de obras cuya tarea es erigir un edificio con un suministro limitado de materiales de construcción. Si este hombre sobreestima la cantidad de la oferta disponible, elabora un plan para la ejecución del cual los medios de que dispone no son suficientes. Sobredimensiona el trabajo de la tierra y los cimientos y sólo descubre más tarde en el progreso de la construcción que le falta el material necesario para la terminación de la estructura. Es obvio que la culpa de nuestro maestro de obras no fue el exceso de inversión, sino el empleo inadecuado de los medios a su disposición. [Mises [1949] 1998, p. 557, énfasis añadido.]

Y así vemos que Mises no dice que la inyección de dinero nuevo por parte de los bancos en el mercado de préstamos causa una sobreinversión. Más bien, dice que sus políticas causan una mala inversión.

Imagina a un maestro de obras trabajando en una casa. Pensando que tiene a su disposición una cierta cantidad de materiales — ladrillos, madera, vidrio, tejas, etc. — elabora planos y asigna a sus tareas varios trabajadores cualificados y no cualificados.

Building a House

Pero supongamos que el constructor hubiera sobrestimado cuántos ladrillos tenía originalmente. En ese caso, la casa representada en sus planos sería físicamente inalcanzable. En el momento en que el constructor se diera cuenta de su error, en otras palabras, cuando se diera cuenta de que su suministro real de ladrillos restantes era menor de lo que sus planes requerían, su respuesta inmediata sería decir a todos en el lugar de trabajo que se detuvieran. Nuestro maestro de obras necesita revisar los planos a la luz de la nueva información, y no quiere que los trabajadores desperdicien los escasos ladrillos u otros materiales hasta que conozca el nuevo plan.

Stop Building

Esta es una buena metáfora de la economía de mercado en medio de un ciclo de auge y declive inducido por el crédito. Durante el período de auge, impulsado por la afluencia de dinero sin respaldo y el crédito artificialmente barato, los empresarios inician varios proyectos que son físicamente insostenibles: simplemente no hay suficientes ahorros «reales» para llevar a cabo todos los proyectos.

Cuanto antes se den cuenta los empresarios de su error, mejor. Es decir, cuanto antes los bancos terminen su política de créditos baratos, más rápido podrán cortar de raíz las malinversiones enconadas.

En cualquier caso, cuando el auge termina y los empresarios se enfrentan a la realidad, la respuesta inmediata es una ralentización de la producción. Los factores de producción, incluyendo las horas de trabajo de los trabajadores, deben ser reorganizados. Si todos siguieran yendo a trabajar y haciendo las mismas actividades que durante los años del boom, eventualmente habría una crisis aún mayor.

En la opinión austriaca, paradójicamente, el período de auge es en realidad perjudicial, mientras que el período de quiebra, aunque desagradable, es un saludable retorno a la realidad. Según Mises, la única manera de curar permanentemente las recesiones es dejar de dejar que los bancos fomenten los booms artificiales precedentes.

  • 1. Vea la notificación del premio Nobel de Friedrich Hayek aquí: «Friedrich August von Hayek - Hechos», NobelPrize.org, 11 de mayo de 2020, https://www.nobelprize.org/prizes/economic-sciences/1974/hayek/facts/.
  • 2. Para los principiantes, aquí hay una lista de tratamientos de la teoría del ciclo comercial austriaco que son accesibles pero completos: La «Explicación de la teoría austriaca del ciclo económico» de Murray Rothbard (extraído de su «Gran Depresión de América»), Mises Wire, 9 de julio de 2019, disponible en: https://mises.org/es/wire/explicaci%C3%B3n-de-la-teor%C3%ADa-austriaca-del-ciclo-econ%C3%B3mico; el libro de Mark Thornton «The Skyscraper Curse: And How Austrian Economists Predicted Every Major Economic Crisis of the Last Century» (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2018), disponible en: https://mises.org/library/skyscraper-curse; Robert P. Murphy, Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Oakland, CA: Independent Institute, 2015), cap. III. 14; y Shawn Ritenour, Foundations of Economics: A Christian View (Eugene, OR: Wipf and Stock, 2010), cap. II. 13. Para los lectores avanzados, aquí hay exposiciones más técnicas del enfoque austriaco: La colección de ensayos La teoría austriaca del ciclo económico, ed. Richard M. Eberling (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 1996), disponible en: https://mises.org/library/austrian-theory-trade-cycle-and-other-essays; la colección de ensayos de Ludwig von Mises «The Causes of the Economic Crisis, and Other Essays before and after the Great Depression», ed. Percy L. Greaves Jr. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2006), disponible en: https://mises.org/library/causes-economic-crisis-and-other-essays-and-after-great-depression; y Mises, Human Action: A Treatise on Economics, ed. académica, (1949; Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), cap. 20, disponible en: https://mises.org/library/human-action-0. Para el trabajo muy técnico de Hayek, véase su obra Prices and Production, segunda edición. (1935; repr., Nueva York: Augustus M. Kelly Publishers, 1967), disponible en: https://mises.org/library/prices-and-production. Por último, para ver la visión hayekiana expresada con la caja de herramientas de la teoría económica dominante, véase Time and Money: The Macroeconomics of Capital Structure de Roger W. Garrison (Nueva York: Routledge, 2001), así como sus excelentes programas de PowerPoint, disponibles en: http://webhome.auburn.edu/~garriro/tam.htm.
  • 3. La edición 2009 de La teoría del dinero y el crédito está disponible gratuitamente en el Instituto Mises en https://mises.org/library/theory-money-and-credit. Vea también la guía de estudio gratuita del libro escrito por el autor actual en: Guía de estudio de la teoría del dinero y el crédito (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2011), https://mises.org/library/study-guide-theory-money-and-credit.
  • 4. En la nota 1 (pág. 423) de la edición más reciente de La teoría del dinero y el crédito, Mises escribe: «La parte III del presente libro (págs. 261 a 366) está enteramente dedicada a la exposición de la teoría del ciclo comercial, la doctrina que se denomina teoría monetaria o del crédito de circulación, a veces también la teoría austriaca». En su obra en inglés de 1949 La acción humana, Mises titula la sección crucial del capítulo 20 como «8. La teoría del crédito monetario o de circulación del ciclo económico».
  • 5. Para una discusión y enlaces a lecturas adicionales sobre los debates intraaustriacos sobre la banca de reserva fraccionaria, ver Robert P. Murphy, «More than Quibbles: Problems with the Theory and History of Fractional Reserve Free Banking», Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 1 (Spring 2019): 3-25, disponible en https://mises.org/library/more-quibbles-problems-theory-and-history-fractional-reserve-free-banking.
  • 6. Por ejemplo, después de exponer su marco, Mises dice: «Nuestra teoría de la banca, como la del Principio de la Moneda, conduce en última instancia a una teoría de los ciclos de negocios». La teoría del dinero y el crédito, trans. J.E. Baton (1912, 1953; repr., Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2009), p. 365.
  • 7. En La teoría del dinero y el crédito Mises escribe: «Los emisores de los medios fiduciarios son capaces de inducir una ampliación de la demanda de los mismos reduciendo el interés exigido a un tipo inferior al tipo de interés natural, es decir, inferior al tipo de interés que establecerían la oferta y la demanda si el capital real se prestara in natura sin la mediación del dinero» (págs. 306 y 307). Sin embargo, en su exposición en La acción humana Mises ya no utiliza este término, sino que contrasta el tipo de interés bruto de mercado distorsionado por la banca con el tipo de «interés de origen», que define como «la diferencia entre la valoración de los bienes presentes y futuros» (pág. 536).
Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire