Mises Wire

Home | Wire | La saga de GameStop deshace la teoría de las partes interesadas

La saga de GameStop deshace la teoría de las partes interesadas

  • stakeholder web

Etiquetas CapitalismCoordinationEconomía de EEUUTeoría Política

02/03/2021

La saga de GameStop demuestra que algunos movimientos de «equidad» son más iguales que otros.

La teoría de las partes interesadas, la versión corporativa de la justicia social, intenta instalar este concepto irremediablemente amorfo de «equidad» en el mundo empresarial. La equidad, a diferencia de la igualdad, exige un tratamiento diferente de los individuos y una distribución diferente de los recursos en función de las necesidades, la identidad y las injusticias históricas. Pero ahora la equidad ha evolucionado más allá de una palabra política de moda, y encuentra un apoyo creciente en los llamados al capitalismo de partes interesadas. El impulso que anima a los consejos de administración de las grandes empresas hoy en día exige cultivar una imagen de responsabilidad social. Según esta teoría, las empresas deben considerar todo tipo de objetivos y resultados no económicos. Los propietarios ya no pueden limitarse a preocuparse por los beneficios o las pérdidas, sino que deben considerar las implicaciones sociales más amplias de todo lo que hace su empresa. La cuestión de si los líderes empresariales se preocupan por la justicia social por un deseo genuino o simplemente para evitar reacciones negativas está abierta, pero los acontecimientos de 2020 cambiaron claramente las conversaciones en las salas de juntas.

Según la antigua concepción, las empresas tienen cuatro elementos principales: los propietarios, los directivos, los empleados (o los proveedores) y los clientes. Los cuatro participan en el juego, es decir, su propio dinero o ingresos. La noción de partes interesadas invierte este paradigma y otorga un grado de poder sobre empresas aparentemente privadas a quienes no asumen riesgos ni aportan beneficios. Al socavar la idea, repentinamente anticuada, de las ganancias y las pérdidas como principio rector de las empresas, la teoría de las partes interesadas pone en tela de juicio la existencia misma de millones de empresas, grandes y pequeñas —ya que su mugriento y estrecho objetivo es simplemente ganar dinero.

Sugerir que el público en general o la sociedad en general debería ser un socio de facto en cualquier negocio, basándose en la naturaleza interconectada de cualquier economía, es sugerir un ataque ilimitado y al por mayor al concepto de propiedad privada. Es claramente antipropiedad e implica colectivismo por su propio fundamento conceptual. Insiste en que todos los miembros de la sociedad deberían tener un interés en lo que hacen las empresas ostensiblemente privadas y opinar sobre ello —y no sólo con respecto a sus beneficios, sino incluso a sus prácticas empresariales y su misión. La teoría de las parte interesadas incluso otorga un papel protagonista a la misma tierra, como recurso no renovable por excelencia que, sospechosamente, siempre está en peligro por culpa de las empresas.

La propiedad societal de las empresas adopta tradicionalmente tres formas destacadas, concretamente el socialismo, el comunismo y el fascismo. Pero en 2021 estos términos no nos escandalizan ni nos alarman como antes. El uso constante del lenguaje atenuado nos hace casi inmunes a palabras poderosas que deberían usarse con criterio. El socialismo es cada vez más popular, mientras que el fascismo es el peyorativo que se dirige cada vez más al capitalismo de mercado. La jerga de la equidad y las partes interesadas es otro puente de la «tercera vía» que difumina la distinción entre lo privado y lo estatal, entre los medios económicos y los medios políticos. Y para ser justos, los movimientos de la equidad y de las partes interesadas en sí mismos no representan el socialismo (o el fascismo) en el sentido misesiano o rothbardiano. Seguimos teniendo mercados de valores, seguimos teniendo propietarios privados y seguimos teniendo beneficios y pérdidas. La revolución de la equidad tiene lugar dentro de la forma, como una evolución más que una desviación.

En esta ocasión, GameStop y sus bros de Reddit WallStreetBets están decididos a mantener el precio de las acciones del minorista frente a la intensa presión de las ventas en corto por parte de los poderosos y ricos fondos de cobertura. Este levantamiento, ya sea motivado por la codicia, la cultura de los jugadores o el puro rencor contra los supuestos peces gordos de Wall Street, está tan imbuido de nociones de rectitud y beneficio social como cualquier movimiento de protesta. Sin embargo, de repente los defensores de la teoría de las partes interesadas, como el previsiblemente despreciable Washington Post, se encuentran cantando una nueva melodía sobre los capitalistas buitre, decidiendo que los vendedores en corto de los fondos de cobertura son los buenos de la historia.

Después de todo, la teoría de las partes interesadas significa que los fondos de inversión y las grandes empresas tienen el derecho —o incluso el deber— de tomar decisiones antieconómicas. Hay que tener en cuenta los intereses sociales más amplios, no sólo los beneficios y el valor para los accionistas. Por ello los fondos y las compañías invierten con frecuencia en tecnologías supuestamente ecológicas, pero inevitablemente menos eficientes, hacen donaciones a causas sociales de izquierda, como Black Lives Matter, y dan dinero a diversas organizaciones benéficas. Estas acciones pueden, de hecho, proporcionar beneficios económicos a largo plazo gracias a una imagen pública positiva, pero no aumentan directamente el precio de las acciones o los dividendos.

Los Redditors tienen el mismo derecho. Correctamente o no, ven un beneficio social en causar pérdidas financieras a los fondos de cobertura con posiciones cortas que buscan beneficiarse de la caída de las acciones de GameStop y la eventual quiebra anticipada (debido a que los juegos descargables obvian cualquier necesidad de puntos de venta). Si las industrias Koch pueden ser caracterizadas como un contaminador de combustibles fósiles cuyos beneficios financian a los think tanks de la derecha antidemocrática, ¿por qué no pueden los Redditors retratar de forma similar a los fondos de cobertura como herramientas malvadas para que el 1% se haga aún más rico a costa de una cadena minorista en dificultades? La noción de que los ricos banqueros de inversión de Wall Street utilizan su desmesurado poder financiero para arrancar el tuétano de una industria moribunda solía entusiasmar a la izquierda. Ahora esa misma narrativa se convierte de alguna manera en una calumnia populista de la alt-right, una utilizada por los bros de Reddit en su malvado complot para manipular el precio de GameStop.

En realidad, no hay víctimas en esta historia. Curiosamente, la célebre ex presidenta de la Reserva Federal y actual secretaria del Tesoro, Janet Yellen, recibió más de 800.000 dólares de Citadel LLC — otro de los implicados en la historia de GameStop. ¿Debería redistribuirse su «capital»? Ayer mismo, las acciones de GameStop cayeron casi un 60% y han perdido 400 dólares por acción desde su reciente máximo histórico. Y aunque todo parece una serie de acontecimientos manipulados e incluso inmorales, debemos recordar que nadie puso una pistola en la cabeza de nadie. El grupo WallStreetBets eligió colectivamente poner en juego su propio dinero, sabiendo que estaban bombeando el precio de la acción y que no podrían salir todos a la vez o incluso con beneficios. Melvin Capital y otros fondos de cobertura fuertemente invertidos en la venta corta de GameStop eligieron asumir un riesgo significativo, y su diligencia debida podría haber incluido ciertamente la comprensión y la supervisión de las juntas de inversión de Reddit. Como dijo recientemente el economista Peter Earle, si te subes al ring, puede que te den un puñetazo.

El objetivo de los mercados de capitales es la determinación de los precios. Ayudan a los inversores y a las empresas a asignar el capital a sus mejores y más altos usos, aunque sea de forma imperfecta y aleatoria. Los operadores en corto, los operadores en largo, los llamados operadores con información privilegiada, los operadores de futuros, los contratos de derivados, los especuladores, los jugadores, los coludidos e incluso los vendedores en corto al descubierto, todos ellos sirven a este proceso imperfecto. Todos estos individuos y mecanismos recalibran y reaccionan constantemente a las condiciones cambiantes, lo que hace que los resultados de una compañía pública (y el precio de sus acciones) sean más claros. Y cualquier firma que no desee someterse a los caprichos de los volubles mercados de valores o de las campañas públicas puede simplemente seguir siendo privada y financiarse mediante operaciones o colocaciones privadas.

El proceso es imperfecto porque el ser humano es imperfecto. Puede manifestarse en tropiezos y retrocesos, y demostrar una profunda irracionalidad o incluso manía. Pero la alternativa no es otra que el socialismo rastrero con otro nombre, ya sea capitalismo de partes interesadas o de otro tipo. Cuando tu atávica y deficiente teoría te salga mal, busca un espejo en lugar de un rescate del Congreso. Todo no es de todos.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire