Mises Wire

Home | Wire | La Reserva Federal ahora quiere aún más inflación. El viejo «objetivo del 2 por ciento» no era suficiente.

La Reserva Federal ahora quiere aún más inflación. El viejo «objetivo del 2 por ciento» no era suficiente.

  • fed

Etiquetas InflaciónLa FedPolítica monetaria

09/02/2020

La Reserva Federal de los EEUU ha ajustado su objetivo oficial de inflación para ser aún más flexible e inflacionario. La Reserva Federal siempre ha sido más inflacionaria que el Bundesbank y su sucesor, el Banco Central Europeo, al menos sobre el papel. El objetivo principal del BCE es la estabilidad de los precios, siguiendo el legado del Bundesbank. Curiosamente, el BCE considera que la estabilidad de los precios se da si la inflación de los precios es inferior, pero cercana, al 2 por ciento. Sólo cuando se alcanza este objetivo, el BCE se propone apoyar otras políticas económicas, como el pleno empleo.

En los EEUU, las preferencias parecen algo diferentes. La Reserva Federal persigue tres objetivos igualmente importantes. Además de la estabilidad de los precios, la Reserva Federal también quiere garantizar unos tipos de interés moderados a largo plazo y el máximo empleo. Por lo tanto, un poco más de inflación para aumentar el empleo a corto plazo es más fácil de justificar con el mandato de la Reserva Federal que con el del BCE. Además, la Reserva Federal ha establecido explícitamente su objetivo de inflación de precios en un 2 por ciento desde 2012, lo que significa que es intrínsecamente más inflacionario que el BCE, con su objetivo de tasa de menos, pero cerca del 2 por ciento.

Con su reciente cambio de estrategia, la Reserva Federal va un paso más allá. Ahora quiere aceptar una tasa de inflación de más del 2% si la tasa medida anteriormente era inferior al 2%. Ahora está apuntando a un «objetivo de inflación promedio». Si, por ejemplo, la tasa de inflación medida es del 1 por ciento durante tres años, entonces la Reserva Federal no tiene problemas con una tasa de inflación del 5 por ciento, para compensar el «déficit».

Dado que la tasa de inflación de los precios de los Estados Unidos ha sido en su mayoría inferior al 2% en los últimos años, la Reserva Federal está abriendo la puerta a una mayor inflación monetaria. El cambio de política ha aumentado aún más el poder discrecional en la interpretación del objetivo de estabilidad de precios de la Reserva Federal. Considerando que la estabilidad de precios significa literalmente y es un 0 por ciento de inflación de precios, hemos recorrido un largo camino por el camino orwelliano.

Es importante darse cuenta que con este ajuste de estrategia la Reserva Federal simplemente legitima el camino de mayor crecimiento de la oferta monetaria que ha emprendido y quiere continuar. En otras palabras, la Reserva Federal se vio obligada a hacer este ajuste para mantenerse fiel a su curso de inflación. Cuando el mandato está en el camino, el mandato tiene que cambiar. Por lo tanto, el cambio de estrategia no es una sorpresa, sino el resultado lógico de la intención de la Reserva Federal de seguir rescatando una economía sobreendeudada y financiando al gobierno. Este año, el BCE también revisará sus estrategias y posiblemente las ajustará, es decir, las hará más inflacionarias, consolidando así también y justificando posteriormente el curso que ya ha tomado.

Aunque el ajuste de la estrategia era de esperar, no hay que subestimar su poder simbólico y sus efectos a largo plazo. La calidad del dólar ha disminuido. Cabe esperar que la inflación de los precios sea más alta que de otro modo. Esto da a los mercados de valores un mayor impulso alcista. El euro se está volviendo más atractivo en relación con el dólar, al menos hasta que se haya producido un ajuste de estrategia también en la zona euro. La idea más importante del objetivo más flexible de la Reserva Federal es que a los bancos centrales no les importan las reglas. Ellos hacen las reglas. Están en simbiosis con sus economías sobreendeudadas y los gobiernos que financian. En la situación actual, los bancos centrales tienen que mantener los tipos de interés bajas y acelerar la imprenta para mantener a los deudores a flote. Ya se han aventurado demasiado lejos en el camino de la inflación. El movimiento para ajustar su estrategia se convierte en permitir más discreción, y la inflación es casi inevitable. No es sorprendente que, como lo ilustra el reciente ajuste de la política de la Reserva Federal, los bancos centrales no duden en cambiar sus objetivos si lo consideran necesario.

Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation and The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery!, Small States. Big Possibilities.: Small States Are Simply Better!, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here