Mises Wire

Home | Wire | La recuperación sin empleo global

La recuperación sin empleo global

  • covid unemployment

Etiquetas Economía globalTrabajadores y salarios

08/22/2020

Los Estados Unidos añadieron 1,76 millones de puestos de trabajo en julio de 2020, en comparación con una estimación de consenso de 1,48 millones. El desempleo se redujo al 10,2% frente al 10,6% esperado. Es cierto que la tasa de creación de empleo se está desacelerando y la tasa de participación en la fuerza laboral se mantiene en el 61,4%, pero tenemos que comparar las cifras con las del resto del mundo, donde estamos siendo testigos de una preocupante «recuperación sin empleo».

Las tasas oficiales de desempleo son engañosas debido a los diferentes subsidios y a los trabajos de licencia. Si utilizamos cifras comparables, la parte inactiva de la fuerza laboral de los Estados Unidos es significativamente menor que la misma cifra en la zona euro. En la eurozona, los desempleados, en planes de subsidio de desempleo, y los trabajos de licencia representan más del 23% de la fuerza laboral, según Morgan Stanley. Esto se compara con la suma del 16,5% de desempleados y de no trabajados en los Estados Unidos, más el exceso de abandonos. Es una diferencia particularmente importante que muestra que los Estados Unidos están superando la recuperación. También muestra algo que muchos comentaristas ignoran: los derechos masivos y los planes de gasto del gobierno no han ayudado a la zona euro a mejorar su mercado laboral en la recuperación.

En esta crisis, ha habido dos políticas a la hora de abordar el reto del desempleo: el dinamismo frente a la intervención en los mecanismos de trabajo. La segunda ha permitido que la zona del euro tenga una tasa de desempleo ópticamente baja, mientras que alrededor de 40 millones de trabajadores permanecen en los planes de permiso. Preservar el dinamismo del mercado laboral puede haber creado titulares alarmantes para los Estados Unidos, pero le ha permitido recuperarse más rápidamente y publicar cifras de desempleo, tanto oficiales como de subempleo, que serían la envidia de muchos países de la eurozona.

Ahora que hemos establecido las diferencias entre ambas economías, debemos alertar de un problema mundial: la recuperación sin empleo.

Los analistas de mercados e inversiones han recibido con euforia las últimas cifras del PMI (índice de gerentes de compras) mundial. La mayoría de las principales economías registraron PMIs en expansión en julio, y el índice mundial apuntaba a un retorno al crecimiento tanto en servicios como en manufactura... Pero las empresas continuaron perdiendo puestos de trabajo después de tres meses de reapertura.

Si analizamos el componente laboral de los PMIs mundiales publicados por IHS Markit, podemos ver que todos los sectores, excepto tres, continuaron destruyendo empleos en julio de 2020, ya que las empresas se enfrentaron a un exceso de capacidad y a un débil crecimiento de las ventas. Las peores pérdidas de empleo se produjeron en el sector de automóviles y autopartes, medios de comunicación, metales y minería, equipos tecnológicos, y turismo y recreación. Los únicos sectores que crearon puestos de trabajo en julio a nivel mundial fueron el farmacéutico y la biotecnología, los servicios de salud y el inmobiliario. La parte más preocupante es que la creación de empleo en el sector inmobiliario fue en su mayoría temporal y de temporada.

Una recuperación mundial del PMI con destrucción de empleo generalizada nos muestra que la mayoría de los titulares del PMI simplemente reflejan un rebote mes a mes de los niveles deprimidos, no un regreso a los niveles de la industria precaria. Sí, hay una recuperación, pero -como hemos mencionado antes en esta columna- si los gobiernos no implementan medidas significativas del lado de la oferta que incentiven la creación de nuevas empresas y el crecimiento de las pequeñas, podemos encontrar que la tendencia de la actividad mundial se debilita casi tan rápido como rebotó.

Hasta ahora, los Estados Unidos están a la cabeza en la mejora del empleo, pero la recuperación total está muy lejos. Los Estados Unidos no pueden ser complacientes y aceptar una tasa de desempleo del 9,3% en 2020 que caerá al 5,5% en 2022 como predice la Reserva Federal. El desempleo tiene que volver a la precaria tasa del 3,5% rápidamente, y eso sólo se logrará con medidas audaces del lado de la oferta, incentivos fiscales y una fuerte política de atracción de capital. Los Estados Unidos necesitan separarse de las políticas de otros gobiernos. Deben liberalizar y reducir los trámites burocráticos para impulsar la creación de empleo, porque la recuperación se está estancando en muchas economías desarrolladas y emergentes, y copiar las medidas intervencionistas fallidas no devolverá el empleo.

Originalmente publicado en dlacalle.com.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
NataBene via Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire