Mises Wire

Home | Wire | La rebelión fiscal de Cornualles de 1497

La rebelión fiscal de Cornualles de 1497

  • cornwall

Etiquetas Impuestos y gastoHistorial mundial

04/17/2020

En la Europa medieval, los impuestos recaudados por los reyes se consideraban algo excepcional, e incluso casi un delito. Normalmente, los nuevos impuestos sólo podían ser recaudados con el consentimiento de las súper mayorías en las muchas asambleas que representaban las diferentes áreas de un reino.1 La representación no era, por supuesto, del tipo moderno, ya que estas asambleas no eran el resultado de elecciones ni la encarnación de la soberanía popular. Incluso cuando las asambleas no eran más que reuniones de nobles locales, tomaban sincera y gravemente su deber de representar a los plebeyos, no porque los consideraran iguales a ellos mismos, sino precisamente porque no lo hacían. En otras palabras, como Susan Reynolds ha demostrado convincentemente, el hecho de que la gente medieval tuviera una concepción de la representación diferente de la que hoy damos por sentado no significa que no tuvieran una representación legítima y genuina en absoluto.2 Tal esnobismo cronológico y actitudes modernistas deberían ser abandonadas por cualquier estudiante serio del pasado. Las instituciones medievales que representaban a los súbditos y las comunidades eran tan eficaces que a menudo limitaban el poder del Estado e impedían la formación de ejércitos y armadas permanentes, incluso en zonas en las que los recursos y habilidades militares estaban entre los mejores de todo el continente. Durante siglos, la aristocracia de Génova se negó a dejar que la república monopolizara la violencia. Y durante siglos, en la Corona compuesta de Aragón, las cortes locales (tribunales) y figuras como las disputats impidieron el aumento arbitrario de los impuestos reales.

Para Inglaterra, la Carta Magna de 1215 es el ejemplo más famoso de cómo las reivindicaciones de derechos se hicieron efectivas y dieron lugar a acuerdos constitucionales que, aunque basados en la jerarquía más que en la igualdad, garantizaban libertades a cada parte del reino, limitando así los poderes reales. Sin embargo, la Carta Magna también podría ser engañosa. Además del contexto excepcional y la amplitud de la Carta Magna, las comunidades medievales limitaban el poder de la corona de manera más regular con una intrincada red de parlamentos locales, privilegios urbanos, jurisdicciones plurales, cartas de derechos menos famosas y, más en general, con el autogobierno diario de las aldeas y los castillos. Esta tradición medieval de libertades (más que una libertad abstracta) fue durante mucho tiempo un obstáculo efectivo para la centralización política y la militarización. Para resumir la historia, el rey tenía dos opciones si deseaba formar un ejército: pagarlo con los ingresos de las tierras de su familia o llamar a los representantes de su reino o reinos para pedirles que aceptaran pagar nuevos impuestos. En la Francia medieval, incluso después de que el rey hubiera recibido tal permiso, los impuestos se miraban con recelo, hasta el punto de que la mayoría de los eclesiásticos y abogados creían que era un deber del rey anular en su testamento los impuestos excepcionales que había recaudado durante su reinado, y en algunos casos incluso devolver los fondos que no se habían gastado. Increíblemente para los oídos modernos, algunos reyes franceses como Felipe VI de Valois obligaron.3

Estos antecedentes históricos son fundamentales si queremos apreciar las razones que animan las muchas rebeliones que jalonan la historia de la Europa medieval tardía. A medida que los Estados de diversas zonas del continente se embarcaban (en diferentes épocas y de diferentes maneras) en un proceso de centralización y territorialización a partir del siglo XIV, las comunidades se alzaron muy a menudo en armas contra formas de tributación que se consideraban ilegítimas, inauditas e inaceptables. Aquí, esbozaré la historia de uno de los levantamientos menos conocidos: la rebelión de Cornualles de 1497. La ventaja de ver esta rebelión, en lugar de la más famosa Revuelta Campesina de 1381 en el mismo reino, es que los impuestos nacionales fueron aquí innegablemente la causa de los eventos.

En 1485, después de poner fin al conflicto dinástico conocido como las Guerras de las Rosas, Enrique VII se convirtió en el primer rey Tudor de Inglaterra. Asegurar una sucesión pacífica para su hijo Arturo era seguramente uno de los principales objetivos del reinado de Enrique, al menos al principio. Pero la voluntad de expandir las prerrogativas reales y aumentar su prestigio personal y dinástico a través de la guerra pronto llevó al primer monarca Tudor a probar los límites del derecho consuetudinario del reino y los poderes de la corona en materia de impuestos. Según Anthony Fletcher y Diarmaid MacCulloch, «El primer Tudor, sus años de formación pasados en Bretaña y Francia, no estaba familiarizado con los cuidadosos compromisos y estructuras de consentimiento en los que se basaba el gobierno inglés».4 «Desconocido», o más bien impaciente. Ya en 1489, Enrique había recaudado impuestos para financiar su aventura militar en el continente, donde deseaba apoyar a Bretaña contra la corona francesa. Este gravamen había causado ruidosas protestas populares en el Norte, e incluso una rebelión durante la cual el Conde de Northumberland (el noble encargado de la recaudación del subsidio en Yorkshire) fue asesinado. Sólo cuando el rey envió un gran ejército al norte los manifestantes se dispersaron.

En 1497 Enrique VII exigió una vez más un subsidio para pagar un ejército con el que esperaba invadir Escocia. Esta vez, la resistencia vino de Cornualles, la región del suroeste, de impresionante belleza pero relativamente pobre y aislada, que había conservado un importante grado de autonomía de la corona durante todo el período medieval. Desde 1201, las comunidades de Cornualles también habían recibido una peculiar carta de libertades del Rey Juan, que les daba derecho a extraer estaño independientemente de la autoridad del alto sheriff de Devon. Además, a los mineros de estaño se les dio el estatus de hombres libres, más allá de la jurisdicción de los señores de sus señoríos. En 1305, esta carta fue confirmada y ampliada por Eduardo I con la creación del Parlamento de Cornualles Stannary, que era muy diferente de un órgano moderno elegido en sesión ordinaria. El Parlamento de Stannary era más bien un grupo de veinticuatro hombres que representaban a los mineros de estaño de Cornualles, legislando asuntos que afectaban a la minería del estaño y garantizando que los mineros de estaño estuvieran exentos de impuestos y cuotas. El Parlamento de Stannary también ofrecía una jurisdicción independiente a los mineros, que podían apelar a sus propios tribunales stannary en relación con todas las causas, excepto las relacionadas con la traición, la tierra o los delitos violentos. En otras palabras, las cartas concedidas a Cornualles eran una encarnación típica de los principios de gobierno compuesto, política policéntrica y pluralidad de jurisdicciones que caracterizaban a la cristiandad latina.

Pero Enrique se mostró poco dispuesto a respetar las libertades tradicionales de sus súbditos de Cornualles. En 1496 decidió imponer nuevas reglas a la industria minera local del estaño sin buscar la aprobación del Parlamento de Stannary. El rey incluso suspendió el parlamento local, y al año siguiente instruyó a cuatro granjeros locales de impuestos para que reunieran un gran subsidio para su guerra con los escoceses. Seguramente, el rey tenía el derecho (y, más importante, el deber) de defender el reino. Sin embargo, aunque una verdadera emergencia podía justificar la recaudación de impuestos excepcionales a nivel nacional, las escaramuzas a lo largo de la frontera escocesa no eran claramente una emergencia para el sur de Inglaterra. Más importante aún, para el pueblo de Cornualles la actitud general de Enrique y sus demandas cada vez más regulares eran preocupantes. Michael Joseph, un minero de estaño de St. Keverne, y Thomas Flamank, un caballero de Bodmin que había sido entrenado en la ley, expresaron su descontento e invitaron a sus compatriotas de Cornualles a organizar una expedición armada a Londres para quejarse directamente al rey y hacerle saber que lo que sus consejeros sugerían era contrario a la práctica consuetudinaria, a las cartas de Cornualles y a la justicia. Es realmente fascinante observar cómo desde el principio la rebelión de 1497 en Cornualles involucró a todos los sectores de la sociedad medieval tardía, desde mineros y campesinos hasta clérigos y caballeros. Y cuando llegaron a Wells, los rebeldes de Cornualles fueron capaces de convencer incluso a un noble desafecto, John Touchet Baron Audley, para que se uniera a su liderazgo. La ira por un subsidio nacional que con el primer Tudor se estaba convirtiendo en la norma y no en una excepción, estaba uniendo a hombres no sólo de diferentes grupos sociales, sino de diferentes regiones del reino, como lo atestiguan las numerosas multas impuestas lejos de Cornualles a raíz de los acontecimientos.5

Desde Cornualles y Somerset los rebeldes de Cornualles marcharon por el sur de Inglaterra sin oposición. Primero se dirigieron a Kent, donde intentaron sin éxito conseguir más apoyo militar, antes de girar hacia Londres. El 17 de junio de 1497, en la batalla de Deptford Bridge, las fuerzas de Cornualles se reunieron con el ejército real, que estaba preparado para enfrentarse a los escoceses pero que había retrasado su viaje hacia el norte precisamente para hacer frente a esta amenaza interna. A pesar de las habilidades de sus arqueros, el ejército de Cornualles, sin caballería y adelgazado por las deserciones, fue superado por las fuerzas inglesas. Cuando la partida real de caballeros atravesó la infantería de Cornualles, la batalla había terminado. Los tres líderes de la rebelión fueron capturados y sentenciados a muerte, y sus cabezas fueron exhibidas en el Puente de Londres. Unos meses más tarde, Cornualles se levantaría de nuevo contra Enrique. Esta vez el principal factor de la rebelión sería la llegada de Perkin Warbeck, un pretendiente al trono, pero, aún así, es difícil imaginar que el tema de los impuestos y las expropiaciones ordenadas por Enrique como castigo por la marcha de Cornualles no estuvieran en la mente de muchos. En cualquier caso, la primera rebelión de 1497 sigue siendo más representativa que la segunda, que tuvo aún menos éxito.

En conclusión, la marcha de Cornualles de 1497 a través del sur de Inglaterra es un episodio olvidado de la larga historia de resistencia que las diferentes regiones de Europa trataron de oponer a los procesos de centralización y territorialización de los estados a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. La derrota de Cornualles simboliza la derrota más amplia de ese gobierno descentralizado y jurisdiccionalmente plural que caracteriza la vida política de la cristiandad latina y que ha sido discutido recientemente por Hans-Hermann Hoppe.6 Sin embargo, esta historia sigue siendo interesante por al menos un par de razones: abre una ventana precisamente a la concepción de la representación y los derechos en la Europa medieval, una concepción muy diferente de la nuestra, y sin embargo no poco sofisticada o ineficaz. Los rebeldes de Cornualles también nos recuerdan la larga historia de la resistencia armada a los impuestos sin representación en la civilización occidental, una historia que se remonta al período medieval.

  • 1. Robert Howard Lord, «The Parliaments of the Middle Ages and the Early Modern Period», Catholic Historical Review 16 (1930): 125-144; A.R. Myers, Parliaments and Estates in Europe to 1789 (Londres: Thames and Hudson, 1975); Alexander William Salter y Andrew T. Young, «Medieval Representative Assemblies»: Collective Action and Antecedents of Limited Government», Constitutional Political Economy 29 (2018): 171-92.
  • 2. Susan Reynolds, Kingdoms and Communities in Western Europe, 900-1300 (Oxford: Clarendon Press, 1997).
  • 3. Elizabeth Brown, «Taxation and Morality in the Thirteenth and Fourteenth Centuries: Conscience and Political Power and the Kings of France», French Historical Studies 8 (1973): 1-28; e ídem, «Customary Aids and Royal Fiscal Policy under Philip VI of Valois», Traditio 30 (1974): 191-258.
  • 4. Anthony Fletcher y Diarmaid MacCulloch, Tudor Rebellions (Londres: Routledge, 2014), pág. 21.
  • 5. I. Arthurson, «The Rising of 1497: A Revolt of the Peasantry?», en Joel Thomas Rosenthal y Colin Richmond, eds., People, Politics, and Community in the Later Middle Age (Sutton, 1987), págs. 1-18.
  • 6. Hans-Hermann Hoppe, «La búsqueda libertaria de una gran narrativa histórica», Mises Wire, 5 de noviembre de 2018, https://mises.org/es/wire/la-b%C3%BAsqueda-libertaria-de-una-gran-narrativa-hist%C3%B3rica
Author:

Matteo Salonia

Dr. Matteo Salonia has taught at King's College London and other universities in the UK. He is currently assistant professor of European and International history at the University of Nottingham Ningbo. He is the author of Genoa’s Freedom: Entrepreneurship, Republicanism, and the Spanish Atlantic (Lexington Books, 2017).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire