Mises Wire

Home | Wire | La proliferación no es el problema. El legado de las potencias nucleares vuelve a amenazar al mundo.

La proliferación no es el problema. El legado de las potencias nucleares vuelve a amenazar al mundo.

  • nuk

Etiquetas Guerra y política exterior

05/03/2022

El lunes, la Casa Blanca se vio de nuevo obligada a «calmar los temores» de que Estados Unidos esté participando en una política de brinkmanship nuclear. Es decir, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se vio obligada a desmentir la afirmación de Moscú de que Estados Unidos y Rusia están cada vez más comprometidos en una guerra por delegación en Ucrania y que ésta podría acabar escalando de forma imprevisible. Psaki afirmó que el argumento de la «guerra por delegación» no es más que un «sentimiento ruso» y que el régimen de EEUU está de acuerdo con Rusia en que «no se podría ganar una guerra nuclear». A pesar de la realidad —obviamente cierta— de que la guerra nuclear no se puede ganar, los riesgos de guerra nuclear parecen aumentar, ya que Washington insiste en caminar hasta la línea de hacer directamente la guerra contra Moscú.

Sin embargo, es sorprendente que los momentos más tensos e inciertos en torno a la guerra nuclear mundial desde la crisis de los misiles de Cuba estén ocurriendo en torno a las superpotencias nucleares más antiguas del mundo. Sería una oscura ironía que las posturas nucleares de hoy se salieran de control gracias a aquellos estados que se han opuesto durante mucho tiempo a la proliferación nuclear y han afirmado que son sólo otros países los que son «irresponsables» -como quiera que se defina eso- con las armas nucleares.

La reivindicación antiproliferación

No es de extrañar que las potencias nucleares establecidas, como Estados Unidos y Rusia/la Unión Soviética, lleven mucho tiempo afirmando que hay que detener la proliferación nuclear.

Desde un punto de vista cínico, es fácil ver por qué las superpotencias establecidas dirían esto. Los Estados que ya tienen armas nucleares quieren, naturalmente, disfrutar de las ventajas de tener un poder militar mucho más destructivo que otros Estados. Dicho de otro modo: los Estados poderosos prefieren la centralización del poder a la difusión del mismo.  Si otros rivales potenciales acceden a las armas nucleares, esto podría limitar lo que una potencia nuclear heredada puede hacer en la esfera internacional. Por ejemplo, es fácil ver que Estados Unidos no ha intentado cambiar el régimen de ninguna potencia nuclear, mientras que los estados no nucleares son blancos fáciles para los planes de cambio de régimen de Estados Unidos. Lo mismo ocurre con Rusia, y es una apuesta prácticamente segura que Rusia no habría invadido Ucrania en absoluto si ésta no hubiera renunciado a su arsenal nuclear en 1994.

Pero, por supuesto, los estados nucleares tienden a restar importancia a las razones cínicas y, en su lugar, exponen una variedad de otras razones de por qué la proliferación es algo malo. Dicen que la proliferación nuclear significará que los terroristas utilizarán armas nucleares. Dicen que sólo a las potencias nucleares actuales se les puede confiar la seguridad de las armas nucleares y que todos los demás países están dirigidos por locos que utilizarían las armas nucleares a la menor provocación.

Esta narrativa ha tenido un enorme éxito en la formación de la opinión pública, y es seguro que una gran parte de la población votante de EEUU se opone a la proliferación nuclear por estos motivos. Los votantes americanos han mostrado incluso un amplio apoyo a la lucha en numerosas guerras -como las guerras contra Irán e Irak- para evitar la adquisición de «armas de destrucción masiva».

Pero entre los que realmente estudian la diplomacia nuclear y la proliferación, algunos académicos nunca han encontrado el alarmismo antiproliferación del todo convincente. Por el contrario, algunos han considerado que la proliferación actuaría en realidad para frenar a los grandes estados con armas nucleares existentes en guerras imprudentes y sangrientas como las que Estados Unidos llevó a cabo en Irak y la actual guerra en Ucrania.

La visión proliferacionista

Después de la Segunda Guerra Mundial se aceptó como algo casi indiscutible en Estados Unidos que no se debía permitir que ninguna otra nación poseyera armas nucleares. Por supuesto, con el paso del tiempo, varios otros estados obtuvieron estas armas. La proliferación comenzó con la Unión Soviética en 1949 y de ahí se extendió a Francia y el Reino Unido en 1952 y 1960, respectivamente. China se aseguró su propio arsenal en 1964, y se cree que Israel hizo lo mismo en algún momento de los años 60 o 70.

Para entonces, el movimiento antiproliferación liderado por Estados Unidos estaba en pleno apogeo, pero esto no puso fin a la proliferación. India se aseguró su propio arsenal en 1974, y Pakistán hizo lo propio en 1998. El Estado más reciente en unirse al club nuclear es Corea del Norte, con un arsenal que data de 2006.

Algunos Estados han renunciado voluntariamente a sus arsenales —por ejemplo, Ucrania, Kazajstán y Bielorrusia— y otros —como Sudáfrica y Suecia— han detenido sus programas nucleares casi maduros.

Pero a medida que la proliferación continuaba y no se producían guerras importantes, algunos estudiosos empezaron a dudar de que la proliferación aumentara significativamente las probabilidades de conflicto nuclear. De hecho, es posible que ocurra lo contrario: la proliferación puede limitar los conflictos.

Quizás el primer académico influyente que cuestionó seriamente la posición antiproliferación fue Kenneth Waltz. En un artículo de 1981, «The Spread of Nuclear Weapons: More May Be Better», Waltz sugería que la proliferación es inevitable pero no tan peligrosa como muchos sostienen. Como lo resume Henry Sokolski:

En 1981, Kenneth Waltz popularizó el pensamiento de la disuasión finita francesa y americana de finales de los 1950 al preguntarse si sería mejor tener las armas nucleares en más manos. Su respuesta fue afirmativa. A medida que las armas nucleares se extendieran, argumentó, los adversarios verían la guerra como algo contraproducente y la paz sería más segura.1

O, como dijo George Perkovich, Waltz «ha sido el más ilustre defensor» de la opinión de que «el principal beneficio de la proliferación nuclear sería crear relaciones de disuasión que reduzcan o eliminen el riesgo de guerra entre un determinado conjunto de adversarios».2

Waltz no era el único. En décadas más recientes, Harvey Sapolsky ha llegado a la conclusión de que la no proliferación nuclear puede, en realidad, aumentar el riesgo de guerra nuclear al ampliar las garantías nucleares de Estados Unidos para un número cada vez mayor de estados. Es decir, Estados Unidos -en nombre de la lucha contra la proliferación- se ha comprometido a librar guerras nucleares para defender a naciones de todos los rincones del planeta. Esta «disuasión ampliada» tiene el potencial de convertir trágicamente los conflictos regionales en conflictos nucleares globales:

Me temo que... tenemos más que temer como nación a los costes de la disuasión ampliada que a la necesidad de disuadir a más enemigos con armas nucleares...3

Además, Sapolsky señala que el esfuerzo de no proliferación no ha frenado realmente la proliferación, ya que India, Israel, Pakistán y Corea del Norte se han convertido en Estados con armas nucleares desde la aplicación del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) en 1970. El hecho de que estos nuevos estados nucleares no hayan entrado en guerra nuclear no puede atribuirse a la existencia de un tratado de no proliferación, sino a las realidades de la disuasión nuclear descritas por Waltz y por Bertrand Lemennicier en su análisis basado en la teoría de juegos «Armas nucleares: ¿Proliferación o monopolio?»4

Los beneficios de la disuasión también son un factor en los escritos de John Mearsheimer a favor de la proliferación limitada, sobre todo su argumento de que Ucrania se habría beneficiado de mantener su propio arsenal nuclear tras el colapso de la Unión Soviética.5

Sapolsky concluye que, por diversas razones, «no muchas naciones tratarán de adquirir armas nucleares», incluso en ausencia de un régimen de no proliferación.6 Continúa señalando que «el mayor obstáculo para ir más allá del TNP es el miedo a que los terroristas utilicen un arma nuclear robada u obtenida de otra forma nefasta para chantajear o destruir la civilización».7

John Mueller ha escrito numerosos libros y artículos sobre este temor.8 Mueller ha explicado que los Estados -incluso los rebeldes- no tienen ninguna motivación para transferir el control de las armas nucleares a quienes están fuera del control del Estado. Un problema al que se enfrenta un dictador u oligarca renegado es que «habría demasiado riesgo -incluso para un país dirigido por extremistas- de que se descubriera el origen último del arma». Muller señala un peligro aún mayor:

Existe un peligro muy considerable para el donante de que la bomba (y su fuente) sea descubierta antes de la entrega, o de que explote de una manera y en un objetivo que el donante no aprobaría, incluso en el propio donante. Otra preocupación sería que el grupo terrorista pudiera ser infiltrado por la inteligencia extranjera.9

Y, por último, no se conocen casos de «armas nucleares sueltas», ni siquiera tras el colapso de la Unión Soviética:

Una cuidadosa evaluación llevada a cabo por el Centro de Estudios sobre la No Proliferación ha llegado a la conclusión de que es poco probable que se haya perdido alguno de esos dispositivos y que, a pesar de ello, su eficacia sería muy baja o incluso inexistente porque (como todas las armas nucleares) requieren un mantenimiento continuo. Incluso algunas de las personas más alarmadas por la perspectiva del terrorismo atómico han llegado a la conclusión de que «probablemente es cierto que no hay «armas nucleares sueltas», armas nucleares transportables que faltan en sus lugares de almacenamiento adecuados y que están disponibles para su compra de alguna manera».10

Sin embargo, hoy en día sigue dominando el punto de vista de la antiproliferación, a pesar de que la no proliferación puede significar en sí misma inmensas cantidades de sangre y tesoro gastadas en nombre de la lucha contra la proliferación. No importa, por supuesto, que esta batalla contra la proliferación se haya perdido repetidamente (por ejemplo, en Pakistán, India, Israel y Corea del Norte). Pero el sentimiento antiproliferación ayuda a los Estados a avivar la paranoia en casa, aumentando así el complejo militar-industrial en muchos Estados del mundo.

Mientras tanto, es muy probable que la proliferación en Kiev hubiera evitado la guerra actual en Ucrania. Ignorando esta lección, Estados Unidos sigue oponiéndose activamente a la proliferación en estados en una posición similar a la de Ucrania, como Taiwán. En cambio, se habla de extender una garantía nuclear de EEUU a Taiwán en lugar de que Taipei desarrolle sus propias armas nucleares. Sin embargo, esto sólo sirve para aumentar el riesgo de convertir un posible conflicto nuclear regional —entre China y Taiwán— en uno global que involucre a los Estados Unidos.

En otras palabras, aquí estamos en 2022 y volvemos a preocuparnos por si algunas de las potencias nucleares más antiguas del mundo serán las que desencadenen una guerra nuclear mundial. No es Pakistán quien va a incinerar la mitad del planeta. Ni siquiera es Corea del Norte. No, son los generales y presidentes de Moscú y Washington quienes ofrecen pocas razones para creer que Estados Unidos y Rusia evitarán una Tercera Guerra Mundial nuclear. Esta misma gente nos asegura que son sólo esos pequeños países los que constituyen la verdadera amenaza. Esperemos que las superpotencias no demuestren que se equivocan pronto.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.