Mises Wire

Home | Wire | La libertad contra el colectivo

La libertad contra el colectivo

  • phil

Etiquetas DemocraciaFilosofíaHistorial mundial

01/08/2021

En una famosa conferencia dada en agosto de 1819, el gran liberal clásico Benjamín Constant contrasta las antiguas y modernas concepciones de la libertad. Por «antigua concepción», Constant entiende la libertad de los ciudadanos de un Estado para gobernarse a sí mismos, en oposición al gobierno de los déspotas, ya sean extranjeros o nacionales. Él tiene en mente principalmente las antiguas ciudades-estado griegas. Dice que la antigua libertad

consistía en ejercer colectivamente, pero directamente, varias partes de la soberanía completa; en deliberar, en la plaza pública, sobre la guerra y la paz; en formar alianzas con gobiernos extranjeros; en votar leyes, en pronunciar juicios; en examinar las cuentas, los actos, la dirección de los magistrados; en llamarlos a comparecer ante el pueblo reunido, en acusarlos, condenarlos o absolverlos. Pero si esto era lo que los antiguos llamaban libertad, admitían como compatible con esta libertad colectiva la completa sumisión del individuo a la autoridad de la comunidad....Todas las acciones privadas eran sometidas a una severa vigilancia. No se daba importancia a la independencia individual, ni en relación con las opiniones, ni con el trabajo, ni, sobre todo, con la religión. El derecho a elegir la propia afiliación religiosa, un derecho que consideramos como uno de los más preciados, habría parecido a los antiguos un crimen y un sacrilegio.

Contrasta esto con la libertad de los modernos.

Para cada uno de ellos es el derecho a estar sometido sólo a las leyes, y a no ser arrestado, detenido, ejecutado o maltratado de ninguna manera por la voluntad arbitraria de uno o más individuos. Es el derecho de cada uno a expresar su opinión, elegir una profesión y practicarla, a disponer de la propiedad, e incluso a abusar de ella; a ir y venir sin permiso, y sin tener que dar cuenta de sus motivos o empresas. Es el derecho de todos a asociarse con otros individuos, ya sea para discutir sus intereses, ya sea para profesar la religión que él y sus asociados prefieran, o incluso simplemente para ocupar sus días u horas de la manera más compatible con sus inclinaciones o caprichos.

En resumen, el contraste es entre la autonomía política y la libertad personal. Está claro que Constant prefiere la libertad moderna a su antiguo predecesor. Sin embargo, a veces se pasa por alto que incluye un elemento de autogobierno colectivo en la concepción moderna: «es el derecho de todos a ejercer alguna influencia en la administración del gobierno, ya sea eligiendo a todos o a determinados funcionarios, o a través de representaciones, peticiones, demandas a las que las autoridades están más o menos obligadas a prestar atención». Este tipo de representación, dice, es un desarrollo moderno:

Llamados como estamos por nuestra feliz revolución (la llamo feliz, a pesar de sus excesos, porque concentro mi atención en sus resultados) a disfrutar de los beneficios del gobierno representativo, es curioso e interesante descubrir por qué esta forma de gobierno, la única en cuyo refugio podíamos encontrar algo de libertad y paz hoy en día, era totalmente desconocida para las naciones libres de la antigüedad.

Me gustaría discutir una objeción a la «concepción moderna» de Constant que el historiador intelectual Quentin Skinner y el filósofo Philip Pettit plantean contra ella. La objeción tiene que ver con tomar la concepción moderna como un objetivo normativo. Si el relato de Constant es históricamente exacto acerca de las creencias de los antiguos y los modernos es un tema aparte que no se abordará aquí. La objeción es que podríamos imaginar un monarca absoluto que cree en la «libertad moderna» y deja a sus súbditos libres para llevar sus vidas como quieran. Incluso si lo hiciera, Skinner y Pettit argumentan, la gente en su estado no sería libre en un sentido que nosotros aceptaríamos como adecuado. El monarca estaría en libertad de cambiar de opinión e imponer más restricciones a sus súbditos. Serían conscientes de esto y tendrían cuidado de no ofenderlo.

Podrías objetar que Constant ya cubre este punto construyendo una condición de representación en su concepción de la libertad moderna, pero eso es fácilmente respondido. Simplemente quitamos la condición de representación y tomamos la objeción de Skinner-Pettit a lo que queda de la «libertad moderna». La objeción, tomada de esta manera, no es un argumento de hombre de paja. Había teóricos que decían que la gente que vive bajo un monarca absoluto que los deja solos en su vida diaria tienen toda la libertad que necesitan. La historiadora Annelien de Dijn, en su Freedom: An Unruly History (Harvard, 2020), da un ejemplo de un ensayo publicado en 1784 por el filósofo prusiano Johann August Eberhard. Él

afirmaba que la libertad política y la civil no sólo eran diferentes entre sí, sino que a menudo estaban relacionadas inversamente. La experiencia enseñaba que cuando un pueblo disfrutaba de más libertad política, tenía menos libertad civil, mientras que un pueblo que vivía bajo el absolutismo real a menudo tenía mucha libertad civil... En la República Suiza, el pueblo disfrutaba de menos libertad de pensamiento que en una monarquía absoluta como la Prusia de Federico el Grande. (De Dijn, págs. 232-33)

Skinner y Pettit dicen que para responder a su objeción, debemos incluir en una noción aceptable de libertad que la gente en una sociedad establezca los términos bajo los cuales viven. Si lo hacen, su libertad no depende del capricho de un gobernante absoluto.

Skinner y Pettit tienen razón en que si la gente disfruta de la libertad civil bajo un monarca absoluto, su libertad tiene una base precaria. Son como «esclavos felices» cuyo amo los deja libres para hacer lo que quieran pero que no los ha emancipado. Desafortunadamente, su propia solución al problema que plantean también es insatisfactoria. Si las personas establecen colectivamente los términos en los que viven, esto deja a cada persona a merced del colectivo. Su libertad civil no está garantizada: un monarca absoluto no puede quitarle su propiedad pero la sociedad como cuerpo colectivo puede hacerlo.

Skinner y Pettit no estarían muy preocupados por esta queja contra ellos, porque para ellos la libertad colectiva o «republicana» que favorecen excede en importancia a la libertad individual. Aquellos de nosotros que seguimos a Mises y Rothbard no estaremos de acuerdo.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire