Mises Wire

Home | Wire | La inflación no es lo que los «expertos» dicen que es. La confusión de términos es deliberada

La inflación no es lo que los «expertos» dicen que es. La confusión de términos es deliberada

  • Russian inflation

Etiquetas Bancos centralesInflaciónOferta Monetaria

04/05/2022

La inflación, específicamente la inflación monetaria, es tan deseada y necesaria para el Estado como la comida es necesaria para la alimentación humana. La inflación, más que los impuestos, es el principal alimento que permite al Estado, de forma lenta pero segura, crecer hasta convertirse en un gran aparato burocrático de gran alcance que interviene en casi todos los aspectos de los asuntos sociales y económicos.

Sin inflación, el Estado se encuentra encadenado dentro de los límites de lo que puede confiscar a través de los impuestos. Un gobierno limitado y no intervencionista es, como demuestra la economía y la historia, vital para la libertad, la prosperidad y la paz.

Pero como el Estado es el inherentemente violento y coercitivo, al tener el poder de legislar y hacer cumplir la legislación, es por lo tanto inevitable que el gobierno, a través de artimañas políticas y mentiras económicas, socave un sistema de dinero sano a favor del sistema de dinero fiduciario que facilita la inflación. Por ello, el sistema monetario preferido por el Estado es el basado en la moneda fiat, protegida de la competencia por las leyes de curso legal, frente al dinero sano por la libertad monetaria.

Esta es también la razón por la que, desde el punto de vista del estado y de la economía estatista (por ejemplo, la economía keynesiana), la definición de inflación tuvo que ser deliberadamente distorsionada—para facilitar la inflación monetaria y el envilecimiento de la moneda. Lo que alimenta al Estado con los nutrientes que necesita para crecer en tamaño, alcance y ámbito en detrimento de la verdad, la justicia y la libertad.

Definición de inflación

La definición popular y de libro de texto de la inflación es un aumento generalizado de los precios de los bienes y servicios. Se suele medir con el Índice de Precios al Consumo (IPC). Esta definición no es errónea en sí misma, pero es inexacta y sumamente engañosa, y deliberadamente.

La definición original y exacta de inflación es el aumento artificial de la oferta de dinero (y de crédito). Por artificial se entiende que la expansión de la oferta de dinero no está determinada por el mercado, sino por un organismo que supervisa el sistema monetario centralizado y monopolizado—normalmente un banco central.

En el actual sistema económico estatista basado en la inflación del dinero fiduciario, que existe desde 1971, cuando se cortó el último vínculo entre el dólar y el oro, es por tanto conveniente y necesario que el gobierno promueva una definición distorsionada y engañosa de la inflación.

Esta distorsión no es casual. Es intencionada. Dada la inherentemente inflacionaria y totalmente inmoral 48 Comentarios que vivimos (la humanidad) desde hace 50 años.

Distorsión deliberada

La inflación se ha distorsionado deliberadamente por dos razones principales. En primer lugar, el gobierno y su agencia monetaria—el banco central—se protegen de cualquier culpa futura por el continuo aumento de los precios y la pérdida de poder adquisitivo de la moneda que inevitablemente ocurre como resultado de la inflación monetaria. Esto permite al gobierno y a los medios de comunicación que colaboran con él desviar la culpa hacia otra cosa, siendo los sospechosos habituales, o los chivos expiatorios, los «empresarios codiciosos» o las «corporaciones».

En segundo lugar, y más trágico, la definición oficial y distorsionada de la inflación —un aumento generalizado de los precios de los bienes y servicios— oculta la verdad, impidiendo así que el público sepa que la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de la moneda es una política deliberada del gobierno/banco central desde el principio. Y si no se conoce la verdadera causa de un problema, no se podrá resolver definitivamente.

Cuando la inflación muerde muy fuerte y empobrece a muchos (entre otras muchas consecuencias perjudiciales para la sociedad), los funcionarios del gobierno/banco central no tendrán que admitir que ellos crean la crisis de la inflación. Por ejemplo, este informe afirma que la mayoría de los americanos creen que «la avaricia de las empresas, la especulación y los precios abusivos» son la causa de la actual crisis de inflación en Estados Unidos, donde la inflación de los precios alcanzó un récord de 40 años.

Lo que es más inquietante es que el mismo informe descubrió que la mayoría de los encuestados también cree que el gobierno debe intervenir y resolver el problema. En otras palabras, la gente quiere que la causa del problema lo resuelva. Qué trágico.

Tal es la profundidad del mar de desinformación y deseducación económica en el que se ahoga el público en general. Tal vez, si el público supiera que desde la creación del actual banco central de EEUU en 1913, el dólar perdió más del 95 por ciento de su poder adquisitivo en relación con el oro, no culparía de la crisis de la inflación a la «avaricia corporativa».

La agencia monetaria del gobierno y el actual sistema de dinero fiat son la causa de la situación monetaria actual, cada vez más inflacionaria y caótica. No la codicia de las empresas, los especuladores, el capitalismo de libre mercado, Vladimir Putin o el clima.

Cuando se tiene un sistema de dinero fiat, lo que significa que los bancos centrales pueden aumentar fácil, artificial y sistemáticamente la oferta monetaria, casi como un truco de magia, la inflación (leve o grave) se convierte en la norma. Y este proceso inflacionario destruye gradualmente el poder adquisitivo de la moneda, lo que se traduce en un aumento de los precios.

El economista Hans F. Sennholz escribió:

No es el dinero, como a veces se dice, sino la depreciación del dinero —la destrucción cruel y astuta del dinero— la raíz de muchos males. Porque destruye el ahorro individual y la autosuficiencia al erosionar gradualmente los ahorros personales. Beneficia a los deudores a expensas de los acreedores, ya que transfiere silenciosamente la riqueza y los ingresos de los segundos a los primeros. Genera los ciclos económicos, los movimientos de auge y caída de las empresas que infligen un daño incalculable a millones de personas.

El profesor Sennholz señaló además:

La destrucción monetaria no sólo genera pobreza y caos, sino también tiranía gubernamental. Pocas políticas están más calculadas para destruir las bases existentes de una sociedad libre que el debilitamiento de su moneda. Y pocas herramientas, si es que hay alguna, son más importantes para el defensor de la libertad que un sistema monetario sólido.

Conclusión

Para terminar, una subida generalizada de los precios de los bienes y servicios, es una consecuencia de la inflación, no la inflación en sí misma. Así es como se definía clásicamente (antes de la economía keynesiana).

Tiene sentido utilizar los términos inflación monetaria para especificar el aumento artificial de la oferta de dinero, por un lado, y utilizar la inflación de precios para referirse a una subida generalizada de los precios de los bienes y servicios, por otro.

En cualquier caso, la inflación distorsiona la economía de forma lenta, sigilosa pero segura, roba el poder adquisitivo del pueblo y empobrece a la sociedad mientras beneficia a las élites gobernantes. Así que su definición fue deliberadamente distorsionada para engañar al público y servir mejor a los intereses secretos del gobierno.

La historia (y el sentido común en realidad) deja claro que los sistemas de dinero fiduciario son acuerdos insostenibles que siempre e inevitablemente fracasan. Como tal, dudo que el actual sistema global de dinero fiduciario liderado por el dólar de EEUU desafíe las leyes económicas naturales para resistir la prueba del tiempo.

La buena noticia es que cuando el estándar global del dólar fiduciario se desmorone (¿por la (hiper)inflación o por la subida de los tipos de interés? ¿Quizás una combinación de ambas? ), las falacias económicas profundamente arraigadas y los conceptos erróneos que han surgido a su alrededor durante las últimas décadas, se desmoronarán junto con él.

Author:

Manuel Tacanho

Manuel Tacanho is founder of Afridom, a sound money based digital banking startup for Europe and Africa. He's also an advocate of free markets and sound money for Africa’s economic development.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here