Mises Wire

Home | Wire | Cómo Nixon y los Rockefeller se aliaron para destruir el dólar

Cómo Nixon y los Rockefeller se aliaron para destruir el dólar

  • Nixon and Rockefeller

Etiquetas Dinero y bancos

08/16/2021

El 15 de agosto marca una fecha especial en la historia americana: se conmemora el quincuagésimo aniversario de la suspensión de Bretton Woods por parte del presidente Richard Nixon. Con esta decisión, Estados Unidos dejó de canjear los dólares de gobiernos y bancos extranjeros por oro. En consecuencia, la economía mundial pasó a una política monetaria discrecional y sin restricciones por parte de los bancos centrales, una época sin precedentes en los asuntos monetarios.

La justificación tradicional de una decisión tan trascendental recurre a una retórica altisonante y a apelaciones al interés público: la restricción del oro restringía la capacidad de los sabios planificadores económicos para ajustar la economía. Sin embargo, como documento en Cronyism: Liberty versus Power in Early America, 1607-1849 (de próxima publicación, Instituto Mises, octubre de 2021), las razones reales de las políticas gubernamentales se deben a que los políticos interesados se recompensan a sí mismos y a los intereses empresariales favorecidos a expensas del público. Bretton Woods no es una excepción: Nixon suspendió la convertibilidad del oro para mejorar sus posibilidades de reelección en 1972 y beneficiar al Chase Manhattan Bank, dominado por los Rockefeller, y a otros intereses bancarios expansionistas a costa de una mayor inflación. Cuando se trata del gobierno, los intereses privilegiados siempre están por encima del público.

Nixon es uno de los presidentes más conocidos de Estados Unidos por su dimisión tras el escándalo del Watergate. Este infame intento de robar las elecciones de 1972 no es la única aberración en la carrera de Nixon; toda su vida fue un paranoico de las elecciones y quería ganarlas a toda costa. El ex vicepresidente estaba convencido de que la política monetaria contractiva de la Reserva Federal le negó las elecciones presidenciales de 1960 contra John F. Kennedy. Nixon también insistió en que el restriccionismo de la Reserva Federal contribuyó a los reveses de los republicanos en las elecciones intermedias de 1970. Estaba tan preocupado por las elecciones que, después de asumir el cargo en 1969, dijo con franqueza a sus asesores de la Casa Blanca que las «consideraciones políticas» a menudo prevalecerían sobre el «punto de vista económico».1 En lo más alto de sus prioridades estaba asegurar la victoria en 1972. Para lograrlo, Nixon quería que la Reserva Federal proporcionara «una tasa de expansión monetaria suficiente para que la economía avanzara por la senda deseada».2

Los principales bancos también apoyaron el crédito barato. Mantenían estrechos vínculos con la administración, en particular el Chase Manhattan Bank, que estaba dominado por la rica familia Rockefeller y tenía la mayor cantidad de activos (31.700 millones de dólares) de cualquier institución financiera en 1968. Aunque Nixon se enfrentó al gobernador de Nueva York Nelson Rockefeller en 1968, se acercó a los intereses de los Rockefeller después de convertirse en presidente. Ofreció varias veces al hermano de Nelson, David, presidente del consejo de administración de Chase, el puesto de secretario del Tesoro. Aunque David declinó, el puesto fue para David M. Kennedy, un banquero recomendado por el consejo de administración del Chase. El subsecretario del Tesoro para asuntos monetarios fue para Paul A. Volcker, antiguo vicepresidente del Chase. Los hombres de Rockefeller también dirigían el Departamento de Estado, que desempeñaba un papel en los asuntos monetarios internacionales. El primer secretario de Estado de Nixon fue el abogado neoyorquino William P. Rogers, socio de John A. Wells, uno de los directores de campaña de Nelson. En 1973 el puesto pasó a Henry Kissinger, asistente especial del presidente para asuntos de seguridad nacional. Kissinger había ayudado a Nelson en su candidatura presidencial y más tarde fue vicepresidente del comité asesor internacional de Chase. Nelson incluso le dio a Kissinger 50.000 dólares tres días antes de que empezara a trabajar para Nixon para «aliviar las cargas fiscales» del cargo político.3 En resumen, Nixon y Rockefeller iban de la mano.4

Pero no todo era bueno para Nixon y Chase Manhattan. La Reserva Federal ya había impreso demasiado dinero, y como resultado de los déficits comerciales y de la ayuda exterior, los dólares se dirigían al extranjero. En 1971, las instituciones financieras extranjeras habían acumulado créditos en dólares por valor de 36.000 millones de dólares—el doble de los 18.000 millones de dólares de reservas de oro de Estados Unidos. Para mantener la convertibilidad y el sistema de Bretton Woods, la Reserva Federal tendría que subir los tipos, lo que reduciría las posibilidades de reelección de Nixon y aumentaría los costes de los préstamos de los grandes bancos en la ventanilla de descuento. La situación era desesperada: el 2 de agosto el secretario del Tesoro, John B. Connally, informó a Nixon de que «no creo que puedas mantener la posición hasta las elecciones del año que viene».5

Nixon tuvo que elegir: ganar las elecciones o salvar el sistema monetario internacional. Presionado por la comunidad bancaria, el presidente optó por lo primero, anunciando al público americano el 15 de agosto que «suspendería temporalmente la convertibilidad del dólar en oro» e instituiría controles salariales y de precios a corto plazo.6 Aunque los bancos desaprobaron los controles de precios (en cambio, las empresas alabaron la decisión, porque debilitaba a los sindicatos), apoyaron la decisión de desechar el oro. Posteriormente, los hombres de Rockefeller hicieron hincapié en que la decisión de Nixon debía ser permanente. C. Douglas Dillon, miembro del consejo de administración de Chase Manhattan; estrecho socio comercial de Laurance Rockefeller, hermano de David y Nelson; y antiguo secretario del Tesoro; informó a la administración de que «bajo ninguna circunstancia» los EEUU deberían volver a la «convertibilidad en oro».7 David Rockefeller explicó a Kissinger que estaba a favor de un «nuevo sistema monetario internacional con mayor flexibilidad» y «menos dependencia del oro».8 Kissinger, tras reunirse con David, explicó a Nixon que «el viejo sistema se había acabado».9 Apelando a las preocupaciones electorales de Nixon, Kissinger aconsejó al presidente que sus posibilidades de reelección mejorarían si era conocido como «el hombre que creó un nuevo sistema de finanzas internacionales».10

Se decretó; Estados Unidos se mantuvo fuera del patrón oro. En el Tesoro, los altos funcionarios hicieron saber a sus subordinados «que 1972, por Dios, iba a ser un año muy bueno»11. La tasa de crecimiento de la masa monetaria M2 aumentó del 7% en 1970 al 12% en 1971 y 1972. Los tipos de interés bajaron, lo que complació a Nixon y a los banqueros. Pero los precios al consumo se dispararon del 5% en 1970 a más del 10% en 1973 y 1974. La economía americana languideció en la década de los setenta, con un crecimiento real del producto interior bruto per cápita que pasó del 2,9% anual entre 1960 y 1971 a sólo el 1,6% durante 1971-82. Hay que agradecérselo a Nixon y a los Rockefeller.12

  • 1. John A. Farrell, Richard Nixon: The Life (Nueva York: Doubleday, 2017), p. 445.
  • 2. William Greider, Secrets of the Temple: How the Federal Reserve Runs the Country (Nueva York: Simon and Schuster, 1987), p. 343. 3.Véase también Burton Abrams, «How Richard Nixon Pressured Arthur Burns: Evidence from the Nixon Tapes», Journal of Economic Perspectives 20, no. 4 (otoño de 2006): 177-88, especialmente 177; Philip Burch, Elites in American History: The New Deal to the Carter Administration (Nueva York: Holmes and Meier Publishers, 1981), pp. 174-75; Farrell, Nixon, p. 445.
  • 3. Burch, Elites, p. 287.
  • 4. Burch, Elites, pp. 233, 240-43, 286-87, 293; Peter Collier y David Horowitz, The Rockefellers: An American Dynasty (Nueva York: New American Library, 1976), pp. 337, 403; Nomi Prins, All the Presidents' Bankers: The Hidden Alliances That Drive American Power (Nueva York: Nation Books, 2014), pp. 280, 283; David Rockefeller, Memoirs (Nueva York: Random House, 2002), pp. 485-86.
  • 5. Scott Ohlmacher, «The Dissolution of the Bretton Woods System: Evidence from the Nixon Tapes August-December 1971» (tesis de licenciatura, Universidad de Delaware, 2009), p. 7. Véase también Greider, Secrets, p. 337; Prins, Bankers, pp. 281-82.
  • 6. Prins, Bankers, p. 281.
  • 7. Prins, Bankers, p. 282.
  • 8. Prins, Bankers, p. 282.
  • 9. Ohlmacher, «Dissolution», p. 25.
  • 10. Ohlmacher, «Dissolution», p. 35. Ver también Burch, Elites, pp. 161, 259; Collier y Horowitz, Rockefellers, p. 295-98; Farrell, Nixon, p. 444; Greider, Secrets, p. 343; Allan Meltzer, A History of the Federal Reserve, vol. 2, bk. 2, 1970-1986 (Chicago: University of Chicago Press, 2009), p. 769; Ohlmacher, «Dissolution», pp. 3, 18, 23-25; y Prins, Bankers, pp. 284-85.
  • 11. Greider, Secrets, p. 343.
  • 12. Abrams, «Nixon», pp. 178-79; y Measuringworth.com.
Author:

Contact Patrick Newman

Patrick is Assistant Professor of Economics at Florida Southern College. He completed his PhD in the Department of Economics at George Mason University. He is a 2018 Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
National Law Enforcement Officers Memorial Fund via Flickr, modified by Daniella Bassi
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire