Mises Wire

Home | Wire | La guerra de Ucrania muestra que armas nucleares significan seguridad frente al cambio de régimen dirigido por EEUU

La guerra de Ucrania muestra que armas nucleares significan seguridad frente al cambio de régimen dirigido por EEUU

  • nu

04/11/2022

Algunos periodistas como Steve Portnoy, de la CBS, parecen incapaces de entender que las escaladas que pueden llevar a una guerra nuclear son algo malo. El periodista parecía incrédulo la semana pasada cuando preguntó a la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, por qué Estados Unidos no ha iniciado una guerra total con Moscú. La posición de Psaki —con la que cualquier persona razonable podría estar de acuerdo— fue que a los americanos no les interesa «estar en una guerra con Rusia».

La reticencia de Washington a entrar en guerra puede parecer extraña para cualquiera que haya prestado atención a la política exterior americana desde el final de la Guerra Fría. Después de todo, durante más de treinta años, Washington se ha mostrado entusiasta cuando se le ha presentado la oportunidad de iniciar guerras con muchos países, incluyendo a los civiles que viven en ellos. Irak ha sido un objetivo en dos ocasiones. Washington hizo la guerra a Afganistán durante más de veinte años. Estados Unidos lanzó repetidas campañas de bombardeo contra Serbia, y estuvo encantado de ayudar a bombardear Libia. El régimen de Estados Unidos impulsó una guerra a gran escala contra Siria, y finalmente ejecutó una invasión a pequeña escala. Las tropas americanas están en Siria hasta el día de hoy. Irán ha sido durante mucho tiempo un objetivo, y empezar una guerra con Irán ha sido durante mucho tiempo un hecho, con John McCain cantando una vez: «Bombardear, bombardear, bombardear, bombardear Irán». Pero ahora incluso la Casa Blanca admite que la guerra con Rusia no está en los intereses del «pueblo americano».

En el pasado, cuando el régimen de Estados Unidos acusaba a otros regímenes de crímenes de guerra y agresión, eso significaba el cambio de régimen y la guerra. Suele significar campañas de bombardeo generalizadas contra las ciudades de ese Estado «rebelde», y a menudo significa incluso la ocupación militar. Pero ahora vemos que Washington acusa a Moscú de crímenes muy parecidos, y sin embargo no hay ningún cambio de régimen sobre la mesa.

No creas que los estados extranjeros no han notado el abrupto cambio en el entusiasmo por la guerra cuando se trata de una Rusia con armas nucleares. El contraste entre la aversión de EEUU a la guerra con Rusia y el entusiasmo de EEUU por el cambio de régimen en los estados no nucleares, envía un mensaje claro: los estados con armas nucleares no serán el objetivo del cambio de régimen.

Por qué el cambio de régimen implica una guerra nuclear

Sí, hasta cierto punto la oposición a la guerra con Rusia se debe a las capacidades de Rusia en términos de guerra convencional. Las capacidades militares defensivas convencionales de Moscú superan con creces cualquier cosa que pudiera haberse utilizado contra las fuerzas americanas en países como Irak, Irán o Siria. Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, el presupuesto militar de Moscú en 2020 fue de 66.000 millones de dólares. En Irán fue de 12.000 millones de dólares en el mismo período. Ambos casos palidecen en comparación con el gigantesco presupuesto de más de 700.000 millones de dólares de Estados Unidos. Pero el ejército convencional de Rusia es, no obstante, suficiente para infligir suficiente daño a las fuerzas americanas en una guerra convencional hasta el punto de hacer que dicha guerra sea políticamente costosa para los responsables políticos pro-guerra en Estados Unidos. Además, el gasto militar actual ni siquiera es la historia completa. La capacidad de hacer la guerra a largo plazo también es importante. La capacidad industrial total de Estados Unidos —gracias al laissez-faire latente del siglo XIX— es mucho mayor que cualquier cosa que pueda reunir el Estado ruso, mucho más socialista.

Sin embargo, la razón por la que la administración está minimizando incluso las provocaciones de Rusia es el arsenal nuclear de Moscú. Al igual que Estados Unidos, Moscú controla más de 5.000 ojivas nucleares, y son más que suficientes las que se pueden lanzar con misiles balísticos intercontinentales.

Debido al arsenal nuclear de Rusia, el cambio de régimen no es una opción para ninguna persona razonable en Washington —ni en ningún otro lugar. De hecho, cuando Joe Biden, durante un reciente viaje a Polonia, dijo que Vladimir Putin debe ser retirado del poder, los responsables de Biden se apresuraron a anunciar públicamente que en realidad no era la política de Estados Unidos perseguir un cambio de régimen. Biden, nos dijeron, sólo estaba confundido y estaba expresando sus sentimientos personales.

Aunque sigue siendo posible concebir una escaramuza con Rusia en áreas fuera de la capital y los centros de población principales de Rusia, la idea de un cambio de régimen sigue estando completamente fuera de la mesa. Incluso las escaramuzas fronterizas presentan un riesgo de escalada que debería considerarse inaceptable. Pero si Estados Unidos se comprometiera con una política de cambio de régimen —como ocurrió en Afganistán, Irak y Libia, y como se contempla en Siria— esto prácticamente garantizaría una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia.

En general, se cree que los Estados sólo utilizarán las armas nucleares como «último recurso». ¿Pero qué significa «último recurso»? Significa un cambio de régimen inminente. Si los seres humanos que controlan un Estado temen que éste deje de existir —y que su personal sea detenido para ser juzgado por crímenes de guerra y encarcelado— entonces es probable que las armas nucleares vuelen. Por supuesto, esta es la razón por la que Israel mantiene las armas nucleares. No garantiza que los estados extranjeros eviten todo conflicto con Israel. Si, por ejemplo, Siria intentara reclamar los Altos del Golán, esto podría no desencadenar el uso de su arsenal nuclear por parte de Israel. ¿Pero si las tropas sirias comenzaran a barrer hacia Tel Aviv? Entonces es fácil imaginar al régimen israelí utilizando sus armas nucleares para destruir Damasco y gran parte de Siria.

La lección aprendida

La reticencia de Estados Unidos a provocar un conflicto directo entre Washington y Moscú seguramente no pasará desapercibida para otros innumerables Estados que imaginan que podrían acabar levantando la ira del establecimiento de la política exterior americana por algún desaire real o percibido contra los intereses de Washington. Después de todo, ya hemos visto lo que les ocurre a los regímenes no nucleares que son objetivo de Washington. Acaban como Libia e Irak. Además, tanto en Irak como en Libia, los regímenes habían perseguido en algún momento sus propios programas de armas nucleares. Ambos estados fueron convencidos mediante esfuerzos diplomáticos (y mediante amenazas de sanciones económicas) de abandonar sus programas nucleares. Al final, Estados Unidos persiguió un cambio de régimen en ambos estados, completado con el asesinato del jefe de estado de cada uno de ellos. ¿La lección? Abandonar el programa nuclear es algo que hacen los regímenes tontos.

La conclusión es obvia para los regímenes que no desean ponerse en la esfera de influencia de Estados Unidos: conseguir armas nucleares tan pronto como puedan.

Esta lección fue aprendida hace tiempo por Corea del Norte. Pocos años después de la primera guerra de EEUU contra Irak (en 1990), Pyongyang se comprometió a obtener armas nucleares. Es posible que en ese momento el régimen norcoreano se convenciera de abandonar su programa. Pero cualquier posibilidad de ello se evaporó por completo tras la invasión americana de Irak en 2003 y el cambio de régimen en Libia en 2011. Para entonces estaba claro que, desde el punto de vista del régimen norcoreano, iría muy en contra de sus propios intereses renunciar a las armas nucleares. Y ahora la guerra de Ucrania ha dejado este punto aún más claro: Washington caerá sobre sí mismo evitando incluso la percepción de que planea un cambio de régimen, cuando se trata de potencias con armas nucleares.

Los regímenes más inteligentes siempre han sabido que las armas nucleares traen consigo la independencia de Washington. Es la razón por la que los franceses persiguieron su propio programa nuclear no controlado por Estados Unidos ni por la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Francia quería tomar sus propias decisiones. Tanto India como Pakistán no querían recibir órdenes de Estados Unidos en el sur de Asia. Y ambos obtuvieron sus propios arsenales nucleares. La semana pasada, el pakistaní Imran Khan podría incluso haber sido el objetivo de la intromisión americana cuando Khan fue destituido en una votación de censura. Ciertamente, muchos de los partidarios de Khan creen que la medida se debió a un esfuerzo de cambio de régimen «suave». Pakistán y Estados Unidos mantienen desde hace tiempo una relación muy inestable, pero gracias al arsenal nuclear de Pakistán, al menos Islamabad no tiene que preocuparse por un intento de cambio de régimen militar americano al estilo de Irak o Libia. Ese destino está reservado a los Estados no nucleares.

Y en el futuro, esto será aún más claro para la parte del mundo —es decir, la mayor parte— que desea permanecer fuera de la esfera de influencia de EEUU. Los arsenales nucleares significan independencia de Washington, y como tal, la política exterior de EEUU es probablemente el factor número uno que impulsa la proliferación nuclear hoy en día.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here