Mises Wire

Home | Wire | La Fed está detrás del desastre de la cadena de suministro

La Fed está detrás del desastre de la cadena de suministro

  • fed

Etiquetas Dinero y bancos

10/29/2021

Parece que los partidarios de la administración Biden finalmente se han decidido por una narrativa que les gusta para explicar la escasez de la cadena de suministro.

Este es el argumento de la administración: la economía americana va tan bien que los americanos demandan grandes cantidades de productos. Esto está sobrecargando la cadena de suministro y provocando los problemas que afectan a los puertos y a la infraestructura logística de Estados Unidos.

Por ejemplo, el secretario de transportes Buttigieg declaró este mes que «la demanda ha subido... porque los ingresos han aumentado, porque el presidente ha sacado con éxito esta economía de los dientes de una recesión aterradora».

Del mismo modo, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que los problemas de la cadena de suministro se producen porque «la gente tiene más dinero... sus salarios han subido... hemos visto una recuperación económica que está en marcha».

Esta postura ha sido objeto de burla por parte de varios políticos conservadores—incluido el senador Ted Cruz—y comentaristas, que consideran que se trata de una suposición absurda.

Sin embargo, los defensores del administrador no están del todo equivocados. Como mostró Mihai Macovei a principios de este mes, el volumen global de comercio y el volumen de envío en 2021 han superado de hecho las cifras pre-pandémicas. Por ejemplo, en el puerto de Los Ángeles, las «importaciones con carga» y las «importaciones totales» para el año fiscal 2020-21 (que termina el 30 de junio de 2021) aumentaron en comparación con el mismo período del año fiscal 2018-19.

En otras palabras, no es que no se mueva nada por estos puertos. De hecho, se mueve más que nunca a través de ellos. Eso sugiere que la demanda es realmente mayor.

Pero, ¿por qué es más alto? En cierto modo, es cierto que, como dice Psaki, la gente tiene más dinero.

Pero ahí termina la veracidad y la utilidad de los defensores de Biden para explicar el problema.

Gran parte de la respuesta se encuentra en la inflación monetaria. Obviamente, Joe Biden no ha «guiado con éxito la economía» por nada, pero es correcto decir que la gente tiene más dinero en un sentido nominal. Los salarios han subido nominalmente. Después de todo, si observamos la inmensa cantidad de dinero nuevo que se ha creado en los últimos dieciocho meses, deberíamos esperar absolutamente que la gente tenga más dinero dando vueltas. Pero esto también significa mucha más presión sobre la infraestructura logística, ya que la gente compra más bienes de consumo.

En otras palabras, la idea de que los problemas de la cadena de suministro están «impulsando la inflación» invierte la causalidad. Es la inflación de la oferta monetaria la que está causando gran parte de los problemas de la cadena de suministro. No al revés.

Después de todo, en septiembre de 2021, La M2 ha aumentado de 15,2 billones de dólares a 20,9 billones desde febrero de 2020. Eso es un aumento del 35%. Sí, parte de eso se ha mantenido dentro del sistema bancario a través del pago de intereses sobre las reservas por parte de la Reserva Federal, pero gran parte ha entrado claramente en la «economía real» a través de los pagos de estímulo, el seguro de desempleo y el gasto deficitario federal en general.

Al principio, el público estaba ahorrando mucho de ese dinero de estímulo y rescate, y la tasa de ahorro personal alcanzó máximos históricos de más del 25%. Pero este verano pasado la tasa de ahorro se desplomó de nuevo, y en septiembre ha vuelto a estar por debajo del 8%. El público está ahora inundando la economía con sus antiguos ahorros.

El apetito americano por gastar en bienes de consumo no ha desaparecido. Sin embargo, hay muchas razones para sospechar que este desenfreno de gasto no está respaldado por la actividad económica real y es un fenómeno de inflación monetaria.

Por ejemplo, el tsunami de gasto actual plantea dudas si tenemos en cuenta que todavía hay unos 5 millones de personas menos trabajando en la economía americana que a principios de 2020. Eso significa que hay menos personas que reciben un salario. Sin inflación monetaria, una economía con millones de trabajadores menos sugiere que debería haber menos gasto.

Además, el gasto aumenta cuando el público sospecha que la inflación va a aumentar. Es decir, si existe la percepción de que el valor del dinero va a disminuir, la demanda de dinero también lo hará. Como señaló Ludwig von Mises «[U]na vez que la opinión pública se convence de que los precios de todos los productos y servicios no dejarán de subir, todo el mundo se muestra ansioso por comprar lo máximo posible y por restringir su tenencia de efectivo a un tamaño mínimo».

Eso significa más gasto. Este fenómeno ya es evidente en los precios de la vivienda y de los alimentos. El público puede sospechar que la subida de precios ha llegado para quedarse. Mientras tanto, el Índice de Precios al Consumo—una medida muy limitada de la inflación de los precios de los bienes—está, sin embargo, cerca de su máximo en treinta y cinco años. Eso significa que ahora es un buen momento para gastar.

Con el ahorro inducido por el pánico de 2020, la gente se pregunta ahora si sus ahorros producen algún rendimiento. Pero los ahorradores de a pie seguramente están recordando ahora que el rendimiento de los intereses de los ahorros ahora mismo es casi nulo. Gracias a la política de tipos de interés ultrabajos del banco central, vivimos en un mundo carente de rendimientos. Eso está bien para los fondos de cobertura que pueden participar en operaciones de carry trade y otras formas de inversión de alto rendimiento. Pero la gente normal está atrapada con tipos de interés que no siguen el ritmo de la inflación de los precios. Así que tiene más sentido gastar dólares que ahorrarlos.

Así pues, la gente de Biden tiene razón en cierto sentido al afirmar que la gente tiene «más dinero» y que «la demanda ha aumentado». Con el gasto federal alcanzando máximos históricos—y la mitad de él es gasto deficitario que se está monetizando—deberíamos esperar que la gente tenga «más dinero». Esto es justo lo que esperaríamos en un entorno inflacionario. Deberíamos esperar que la demanda de todo (excepto el dinero) aumente.

La pregunta, sin embargo, es cuánto de esta ganancia inesperada continuará en términos reales, ajustados a la inflación. Es demasiado pronto para saberlo, aunque también podemos ver que los ingresos medios ajustados a la inflación se desplomaron un 6,3%, año tras año, durante el segundo trimestre de 2021. Podemos ver que el crecimiento del PIB real se ha ralentizado drásticamente.

Pero, al menos en lo que respecta al tercer trimestre, está bastante claro que Estados Unidos estaba—y probablemente sigue estando—en medio de un auge inflacionista. Pero, ¿cuánto durará?

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire