Mises Wire

Home | Wire | La economía no es una fábrica, ni deberíamos intentar que lo sea

La economía no es una fábrica, ni deberíamos intentar que lo sea

  • factory
0 Views

Tags El EmprendedorCálculo y ConocimientoEmpresarialidad

02/08/2020

Un problema común de los economistas y de los economistas políticos de izquierda a derecha es que no entienden la economía de mercado como un simple conjunto de procesos de producción. Lo vemos en la declaración de Lenin de que la Unión Soviética debe ser dirigida como una gran fábrica. Lo vemos en los socialistas de mercado desde Frederic Taylor hasta Oskar Lange intentando responder (y resolver) el argumento de Mises de que el cálculo económico socialista es imposible. Y vemos lo mismo en las tonterías de eficiencia (y fracaso del mercado) de los economistas de la escuela de Chicago. El concepto erróneo es el mismo: que una economía que funciona (y progresa) se refiere a la gestión de la producción existente.

Para ser justos, si la economía es realmente una cuestión de simplemente mantener los procesos de producción, entonces es ciertamente posible planear racionalmente todo el asunto. Puede que se necesite más potencia de cálculo de la que era posible en los años veinte y treinta, pero los datos están todos ahí. El problema es aquí sólo de naturaleza práctica: recoger los datos y asegurarse de que los algoritmos funcionen con la suficiente fluidez como para no causar retrasos en el ajuste del plan central.

Sin embargo, esto está muy lejos de la forma en que la economía funciona realmente. Es todo lo contrario: lo importante en la economía es lo que sucede antes de que haya procesos de producción. Todos los esfuerzos de producción que vemos en la economía actual son sólo la punta del iceberg, si es que incluso eso. La estructura observable de la producción no es sino el resultado de que el proceso de mercado hace su trabajo eliminando sistemáticamente la producción ineficaz, impropia e inadecuada.

Por lo tanto, es un error fundamental pensar que el cálculo económico misesiano se refiere a la asignación de recursos dentro de los procesos de producción y entre ellos. El sistema de pérdidas y ganancias no se refiere principalmente al ajuste de la inversión de capital entre industrias y empresas, sino a la determinación de qué industrias y tipos de producción existirán y quiénes participarán en esta producción futura.

Claramente, debería ser estirado llamar a los continuos ajustes y adaptaciones de los procesos de producción una «fuerza motriz» del mercado. La capacidad de respuesta de las empresas actuales a los cambios de precios, ya sea día a día o trimestre a trimestre, es demasiado pasiva para ser tildada de fuerza motriz. Incluso para alguien cuya lengua materna no es el inglés. Tales actividades no son una fuerza a tener en cuenta ni «impulsan» nada. Puede parecer dramático a nivel micro, pero para el sistema económico es apenas un punto en el radar.

Mises tenía algo más en mente al sugerir una explicación para el cálculo económico. Como elaboro en mi ensayo «The Management Problem of Socialism: Cost at the Expense of Value» (El problema de gestión del socialismo: el costo a expensas del valor), el principal problema de la economía no es la gestión de la producción. Ese es un problema comparativamente simple que tanto Lenin, los socialistas de mercado, y los economistas de la escuela de Chicago pueden resolver.

El verdadero problema es cómo podemos crear una situación de mercado que satisfaga mejor los deseos futuros de los consumidores. Esto no puede planificarse, porque los propios consumidores rara vez saben los detalles de lo que van a querer. Tampoco puede planificarse, porque ese futuro debe ser imaginado antes de ser creado, y una mente o un comité único no puede reemplazar nunca una «división del trabajo intelectual» entre los empresarios que se arriesgan a perder su propia riqueza.

La mayor parte de este proceso tiene lugar antes de que comience la producción real. Sólo se invierte en las ideas más plausibles y rentables. De ellos, sólo algunos ven la luz del día, y de ellos sólo muy pocos realmente tienen éxito en la generación de ingresos en exceso del costo. Este proceso continuo se lleva a cabo sin que casi nadie se dé cuenta. No se puede observar ni medir: la idea en la que nunca se invierte o que falla antes de completarse no es un punto de datos.

Pero es este proceso de selección de la preproducción el que determina lo que el mercado proporcionará a los consumidores. Y entre los proyectos seleccionados y probados, algunos terminarán interrumpiendo el statu quo y, por lo tanto, destruyendo creativamente el aparato de producción que los no austriacos creen que tienen las herramientas para manejar adecuadamente.

Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund is assistant professor of entrepreneurship & Records-Johnston Professor of Free Enterprise in the School of Entrepreneurship at Oklahoma State University. Website: PerBylund.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire