Mises Wire

Home | Wire | La Convención de Annapolis: el comienzo de la contrarrevolución

La Convención de Annapolis: el comienzo de la contrarrevolución

  • mad

Etiquetas Historia de EEUU

Capítulo 12 de la obra de Rothbard recién editada y publicada Concebido en libertad, vol. 5, La nueva república: 1784–1791.]

En 1787, las fuerzas nacionalistas estaban en una posición mucho más fuerte que durante la Guerra de la Independencia para hacer realidad sus sueños de poder central. Ahora, además de los ideólogos reaccionarios y los oligarcas financieros, los acreedores públicos y los ex oficiales del ejército descontentos, otros grupos, algunos reclutados por la depresión de mediados de la década de 1780, estaban listos para ser movilizados en una circunscripción ultraconservadora. Artesanos urbanos ineficientes que querían una tarifa protectora central para asegurar un mercado nacional frente a la más eficiente competencia británica; comerciantes que querían leyes de navegación centrales y otros subsidios; especuladores de tierras del oeste que querían evitar que los colonos siguieran el curso natural de la secesión y la colaboración con España; especuladores de tierras y colonos del sur que querían expulsar a España del control del río Mississippi; especuladores de tierras del noroeste, comerciantes de pieles y expansionistas que querían una política exterior agresiva para obligar a los británicos a abandonar sus fuertes del noroeste; los propietarios de esclavos del sur, que querían ampliar el reino y los derechos políticos de los estados esclavistas; los agricultores comerciales, que querían una política exterior agresiva para forzar la apertura de los puertos europeos y de las Indias Occidentales y hacer la guerra contra las naciones de la costa de Berbería; los propietarios de deuda pública, atemorizados por la legislación suscitada por la rebelión de Shays; todas estas fuerzas se unieron en torno a un programa radicalmente nacionalista que instaba a la creación de un nuevo gobierno que rivalizara o fuera paralelo a las estructuras políticas anteriores a la Guerra de la Independencia. Querían un poder central fuerte que controlara un ejército y una marina nacionales agresivos, que ejerciera un poder tributario nacional para diezmar los derechos de los estados y los individuos, y que asumiera federalmente las deudas públicas y las pensiones del ejército.

Básicamente, los comerciantes y artesanos urbanos, así como muchos plantadores esclavistas, se unieron en apoyo de un Estado-nación fuerte que utilizaría el poder de la coerción para concederles privilegios y subvenciones. Las subvenciones se concederían a costa del campesino medio de subsistencia, del que cabría esperar que se opusiera a ese nuevo nacionalismo.1 Pero contra ellos, para apoyar una nueva constitución, estaban los agricultores comerciales ayudados por los agricultores de las plantaciones del sur que también querían poder y regulación para su propio beneficio. Teniendo en cuenta el apoyo urbano, la división entre los agricultores y el apoyo de las élites ricas y educadas, no es de extrañar que las fuerzas nacionalistas fueran capaces de ejecutar su realmente sorprendente golpe de Estado político que liquidó ilegalmente los Artículos de la Confederación y los sustituyó por la Constitución. En resumen, fueron capaces de destruir el programa original individualista y descentralizado de la Revolución Americana. Un liderazgo y una personalidad superiores fueron factores decisivos en su victoria. Una de las razones importantes fue que los líderes nacionalistas de los diferentes estados eran más ricos y mejor educados, generalmente se conocían entre sí, e incluso podían comunicarse rápidamente. Por otro lado, los «antifederalistas» estaban dispersos, eran más pobres y solían tener menos educación y provenir de lugares más remotos.2 Y por último, en un estado tras otro, la izquierda ya no tenía un liderazgo eficaz o brillante, los líderes naturales de los antifederalistas estaban confundidos o se habían pasado al campo nacionalista de la derecha.

Los nacionalistas habían probado medios legales y constitucionales para alcanzar sus fines, pero cada uno de ellos había fracasado por el férreo requisito de los Artículos de la Confederación de que las enmiendas debían ser aprobadas por todos los estados. En 1786, el último intento nacionalista de conceder al Congreso el poder de imponer una tasa fue bloqueado por Nueva York. Ahora, en 1786, los conservadores hicieron un último intento de afectar a una revisión legal del gobierno constitucional fundamental de los Estados Unidos. A principios del verano, el Congreso nombró una comisión que, el 7 de agosto, propuso algunas enmiendas fundamentales a la Confederación. Las enmiendas, redactadas en gran parte por Charles Pinckney, de Carolina del Sur, otorgaban al Congreso la facultad exclusiva de regular el comercio exterior e interior y de imponer derechos a las importaciones y exportaciones, facultaban al Congreso para hacer cumplir sus reglamentos a los estados, daban al Congreso la facultad exclusiva de celebrar tratados y establecían y facultaban a un tribunal federal, que podía admitir apelaciones de los tribunales estatales. Sin embargo, estas enmiendas propuestas por Pinckney fueron rechazadas por el Congreso. Apenas había probabilidades de que los estados las aprobaran por unanimidad y, en todo caso, se vislumbraba una ruta más probable. Esta nueva ruta prometía un cauce artero y oculto hacia un golpe de Estado ilegal y completamente revolucionario que erradicaría por completo la Confederación y la sustituiría por una nueva Constitución centralizada.

Todo empezó de forma bastante inocente; de hecho, comenzó precisamente como una forma de que los estados pudieran resolver por sí mismos los problemas interestatales sin recurrir a un árbitro y regulador central. Virginia y Maryland, cuya frontera natural era el río Potomac, estaban ansiosos por abrirlo a la navegación; la ansiedad estaba especialmente impulsada por los especuladores de tierras del oeste de ambos estados, que querían proporcionar una ruta alternativa para el comercio occidental, de modo que el Mississippi español no ejerciera un bloqueo fatal sobre los asentamientos del oeste. Pero primero Maryland y Virginia tenían que ponerse de acuerdo sobre el uso del río. En consecuencia, en marzo de 1785 los comisionados de los dos estados se reunieron en Alejandría para considerar la navegación en el Potomac y también en su otra frontera conjunta, la bahía de Chesapeake. Los comisionados se trasladaron a Mt. Vernon donde, a finales de marzo, llegaron rápidamente a un acuerdo fructífero: todas las aguas conjuntas debían ser una carretera libre y común, con los ciudadanos de cada estado libres de utilizar los puertos del otro. Los derechos de tonelaje exigidos a los barcos que entraran tanto en Maryland como en Virginia se dividirían a partes iguales entre los estados. Todos los costes de los gastos públicos de navegación en el Potomac se compartirían a partes iguales, mientras que Virginia pagaría cinco octavos de los gastos justos de navegación en la bahía de Chesapeake. Los comisionados también acordaron recomendar una regulación comercial e impuestos uniformes, una moneda uniforme, una armada conjunta en Chesapeake y una conferencia comercial anual entre los dos estados.

Los comisionados estaban comprensiblemente satisfechos con su éxito. De hecho, en esa época una asamblea de ciudadanos ricos de ambos estados organizó dos compañías, ambas de propiedad parcial de George Washington, para explotar la navegación en el Potomac. Pennsylvania, que había concluido un acuerdo de navegación propio en el río Delaware con Nueva Jersey dos años antes, estaba tan interesada como los especuladores de tierras de Maryland y Virginia en ampliar una ruta desde el Potomac hasta el río Ohio. Por ello, los comisionados decidieron invitar a Pensilvania a unirse a Virginia y Maryland en un pacto de colaboración común en el Ohio. Los comisionados, muy nacionalistas, no tenían ningún objetivo nacionalista definido en mente; al contrario, los acuerdos eran pactos entre los propios estados.3 Tampoco Maryland tenía ese designio en mente cuando ratificó el acuerdo de Mt. Vernon en noviembre de 1785, un mes después de que lo hiciera Virginia, y propuso con entusiasmo otra conferencia que incluyera también a Delaware y se ocupara de todos los problemas comerciales contractuales restantes en la zona de Chesapeake-Potomac.

Fue en este momento cuando empezaron a entrar en escena maquinaciones tortuosas y siniestras. Porque en la legislatura de Virginia el líder ultranacionalista James Madison, que había impulsado el tratado de Alejandría, vio la oportunidad de transformar la reunión propuesta en una forma de fortalecer el poder del Congreso. El 21 de enero de 1786, al final de la sesión de la legislatura de Virginia, Madison impulsó una propuesta de convención de comisionados de todos los estados para establecer reglamentos comerciales uniformes y para «el necesario aumento del poder del Congreso sobre el comercio». Como uno de los comisionados seleccionados de Virginia, Madison convocó dicha convención para Annapolis el 11 de septiembre. En sus palabras, el lugar fue elegido «para evitar la vecindad del Congreso, y las grandes ciudades comerciales, con el fin de desarmar a los adversarios del objeto, de insinuaciones de influencia de cualquiera de estos sectores». Madison fue tan cauteloso respecto a la reunión que sólo dijo a sus amigos personales más cercanos que sus verdaderos objetivos no eran los acuerdos comerciales, sino el inicio de la reforma política.

Sin embargo, sólo nueve estados decidieron enviar delegados a la Convención de Annapolis, y uno de los recalcitrantes fue Maryland, presumiblemente descontento por esta completa perversión del objetivo original de la conferencia que había propuesto. Sin Maryland allí, los miembros originales del acuerdo Chesapeake-Potomac no pudieron ser persuadidos en absoluto. Además, sólo cinco de los estados —Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware y Virginia— se molestaron en enviar delegados a tiempo para siquiera asistir a la convención. Además, de los doce delegados enviados por los cinco estados, sólo tres (Nueva Jersey, Delaware y Virginia) enviaron el número requerido de delegados a Anápolis. Los delegados de Massachusetts y Rhode Island estaban en camino, pero la convención se suspendió antes de que pudieran llegar. Estaba claro que la Convención de Annapolis sólo podía ser un fracaso total.

Pero los dirigentes nacionalistas tenían la capacidad de convertir una derrota aparentemente absoluta en un paso más en el camino hacia la victoria. Con el veterano reaccionario John Dickinson, representante de Delaware en la presidencia, el destacado teórico nacionalista Alexander Hamilton pudo redactar un informe para un comité de cinco delegados destacados: El presidente Egbert Benson, abogado conservador del condado de Dutchess, Nueva York, y destacado abogado de la oligarquía neoyorquina; Tench Coxe, un joven y brillante comerciante de Filadelfia y asesor de Hamilton en materia de economía ultranacionalista; Abraham Clark, de Nueva Jersey, uno de los creadores de la idea de convocar una convención constitucional; George Read de Delaware, un ultraconservador afiliado económicamente a los intereses de Robert Morris y que inicialmente se había opuesto a la independencia de Estados Unidos; y el gobernador de Virginia, Edmund Randolph, un importante plantador del sur que ejerció una influencia moderadora en las resoluciones del comité (aunque James Madison no formaba parte del comité, desempeñó un papel fundamental en todo el proceso). El informe del comité fue aprobado por unanimidad por el pleno de la convención el 14 de septiembre y enviado al Congreso y a los distintos estados. En él se pedía otra convención de todos los estados, esta vez para proponer una revisión exhaustiva de los Artículos con el fin de «hacer que la Constitución del Gobierno Federal sea adecuada a las exigencias de la Unión». Pero Hamilton se apresuró a asegurar a todo el mundo que se trataría de una revisión legal, es decir, una revisión que tendría que ser aprobada primero por el Congreso y luego por todos los estados para poder entrar en vigor. Su resolución afirmaba que una revisión recomendada por la convención general sería reportada «a los Estados Unidos en el Congreso reunido, como cuando se acuerde por ellos, y después confirmada por las Legislaturas de cada Estado». La nueva convención de comisionados de cada estado fue convocada para el mes de mayo siguiente en Filadelfia.4

[Las notas a pie de página de este artículo son diferentes a las de la versión original. Por favor, consulte el libro completo para ver todas las notas.]

  • 1. En 1785, Nathan Dane, de Massachusetts, señaló que la resistencia a un gobierno más fuerte provenía de «la yeomanry o el cuerpo del pueblo». Del mismo modo, en 1786 el ministro francés en Estados Unidos, Louis Otto, observó que la gente común reconocía que un gobierno más fuerte significaba «una recaudación regular de impuestos, una administración estricta de la justicia, derechos extraordinarios sobre las importaciones, ejecuciones rigurosas contra los deudores; en resumen, una marcada preponderancia de los hombres ricos y de los grandes propietarios». Main, The Antifederalists, p. 112.
  • 2. Como han señalado los historiadores, «Antifederalista» es un término erróneo, colocado deliberadamente en la oposición por los nacionalistas victoriosos, que astutamente se apropiaron del benigno término «Federalista». En realidad, los que querían adherirse a la Confederación eran los verdaderos «federalistas»; los nacionalistas que querían un movimiento contrarrevolucionario hacia el viejo sistema colonial de poder central y ejecutivo eran los verdaderos opositores al federalismo. Pero los términos están demasiado arraigados en la historia americana como para desarraigarlos en esta coyuntura. Pero baste con dejar constancia de la injusticia experimentada por los antifederalistas y del inescrupuloso tratado de términos que se estaba imponiendo al público americano. Como un escritor de Nueva York, «Countryman», observó correctamente en diciembre de 1787, después de la ratificación de la Constitución, esta «era la manera que tenían algunos grandes hombres de engañar al pueblo llano, y evitar que supieran lo que estaban haciendo.» Ibídem, p. xxv.
  • 3. Para corregir los relatos habituales que hacen que los pasos desde Alejandría hasta la Constitución parezcan naturales, véase McDonald, E Pluribus Unum, pp. 235 y ss. 4. [Observaciones del editor] Burnett, The Continental Congress, pp. 663-65; Jensen, The New Nation, pp. 418-21.
  • 4. Nota del editor] Burnett, The Continental Congress, pp. 665-68; Miller, Alexander Hamilton and the Growth of the New Nation, pp. 136-41.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire