Mises Wire

Home | Wire | La Casa Blanca ahora dice que realmente nunca quiso los confinamientos

La Casa Blanca ahora dice que realmente nunca quiso los confinamientos

  • biden

Etiquetas Burocracia y regulación

02/08/2022

El viernes pasado, un periodista pidió a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, que respondiera al estudio covid de Johns Hopkins que demostraba que los encierros no proporcionaban ningún beneficio real en términos de prevención de enfermedades.

En respuesta, Psaki eludió abordar el estudio directamente, pero luego pasó a afirmar que la administración Biden nunca había impulsado los confinamientos. «No estamos impulsando los confinamientos», insistió. «No hemos estado a favor de los confinamientos: la mayoría de los confinamientos se produjeron en realidad bajo el anterior presidente».

We have now reached the point in the media and political narrative where the party of lockdowns realizes lockdowns are increasingly unpopular and so now claims it never supported lockdowns at all.

But how can Psaki get away with saying this? We all know that Joe Biden has always supported lockdowns. Well, that's not quite it, and she's not completely wrong. By the time Biden was actually sworn in as president, he had already stopped pushing for lockdowns as a continued anticovid option.

On the other hand, it is certainly true that as late as early November 2020, high-ranking Biden advisors were still holding up lockdowns as a possibility that fall and winter. For example, on November 11, 2020, Dr. Michael Osterholm, a member of Biden’s Covid-19 Advisory Board, suggested the country might require a “lockdown for 4 to 6 weeks” and recommended the US government spend additional trillions to “pay for a package right now to cover all of the lost wages for individual workers.”

Osterholm also referenced an August 2020 column he cowrote with Minneapolis Fed president Neel Kashkari in which the authors concluded, “To be effective, the lockdown has to be as comprehensive and strict as possible.”

For his part, Biden was keeping lockdowns very much on the table at least as late as August 2020. Biden declared in a joint interview with Kamala Harris that if covid numbers increased again “I would shut it down. I would listen to the scientists…. We’re going to do whatever it takes to save lives.”

By November, however, the administration appears to have shifted to a policy of using lockdowns more as a threat than as a likely plan of action. This position was also reflected in the comments of Zeke Emanuel, a long-time supporter of draconian lockdowns who also remained a Biden advisor in November. Earlier in 2020, Emanuel had advocated for long-term lockdowns, suggesting lockdowns would need to last for eighteen months or more. Yet by November, he instead insisted that whether or not the additional lockdowns would take place would depend “on what we do now.”

In other words, if enough people wore masks and get vaccinated, then the administration wouldn’t be “forced” to push for full lockdowns again. This position was already stated quite clearly by Anthony Fauci in August, when he told an audience:

I believe strongly and I’ll say it very clearly: We do not have to completely lock down if we do things right. And if we do these things right I believe we can open up the economy, get the employment back, get people out of the doldrums of being locked down—if we do it prudently, carefully, and the way the guidelines say.

Hemos llegado a un punto en la narrativa mediática y política en el que el partido de los confinamientos se da cuenta de que los confinamientos son cada vez más impopulares y por eso ahora afirma que nunca apoyó los confinamientos en absoluto.

Pero, ¿cómo puede Psaki salirse con la suya al decir esto? Todos sabemos que Joe Biden siempre ha apoyado los confinamientos. Bueno, eso no es del todo así, y ella no está completamente equivocada. En el momento en que Biden juró su cargo como presidente, ya había dejado de impulsar los confinamientos como una opción anticovid continua.

Por otro lado, es cierto que a principios de noviembre de 2020, los asesores de alto rango de Biden seguían considerando el bloqueo como una posibilidad para ese otoño e invierno. Por ejemplo, el 11 de noviembre de 2020, el Dr. Michael Osterholm, miembro de la Junta Asesora de Biden para Covid-19, sugirió que el país podría necesitar un «confinamiento de 4 a 6 semanas» y recomendó que el gobierno de EEUU gastara billones adicionales para «pagar un paquete ahora mismo para cubrir todos los salarios perdidos de los trabajadores individuales.»

Osterholm también hizo referencia a una columna de agosto de 2020 que coescribió con el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, en la que los autores concluían: «Para ser eficaz, el bloqueo tiene que ser lo más completo y estricto posible.»

Por su parte, Biden mantenía muy presente el confinamiento al menos hasta agosto de 2020. Biden declaró en una entrevista conjunta con Kamala Harris que si las cifras de covid volvían a aumentar «lo cerraría. Escucharía a los científicos.... Haremos lo que sea necesario para salvar vidas».

Sin embargo, en noviembre, la administración parece haber cambiado a una política de utilizar los confinamientos más como una amenaza que como un plan de acción probable. Esta posición también se reflejó en los comentarios de Zeke Emanuel, un antiguo partidario de los confinamientos draconianos que también siguió siendo asesor de Biden en noviembre. A principios de 2020, Emanuel había defendido los confinamientos a largo plazo, sugiriendo que los confinamientos tendrían que durar dieciocho meses o más. Sin embargo, en noviembre, en cambio, insistió en que si los confinamientos adicionales tendrían lugar o no dependería «de lo que hagamos ahora.»

En otras palabras, si un número suficiente de personas llevara mascarillas y se vacunara, entonces la administración no se vería «obligada» a impulsar de nuevo el confinamiento total. Esta posición ya fue expuesta con bastante claridad por Anthony Fauci en agosto, cuando dijo a una audiencia:

Creo firmemente y lo diré muy claramente: No tenemos que cerrar del todo si hacemos las cosas bien. Y si hacemos las cosas bien, creo que podemos abrir la economía, recuperar el empleo, sacar a la gente de la depresión de estar encerrada, si lo hacemos con prudencia, con cuidado y como dicen las directrices.

Para Fauci, no se necesitan bloqueos si —y ese es un «si» clave— todos hacen exactamente lo que Fauci les dice. En cualquier caso, Fauci todavía no renunciaba a los confinamientos a finales de noviembre, afirmando que era «demasiado pronto para decir» si se podían descartar los confinamientos.

A pesar de ello, el 19 de noviembre -enfrentándose a una dura batalla electoral- la administración decía abiertamente que no pensaba volver a aplicar los confinamientos, pero con el subtexto de que esto dependía de que un número suficiente de la población se vacunara

De hecho, en su propia desautorización de los confinamientos el pasado viernes, Psaki impulsa esta misma línea de razonamiento afirmando que el «enfoque del presidente ha sido utilizar las herramientas que tenemos para evitar [los confinamientos]». Traducción: Mientras las vacunas y el uso de mascarillas funcionen, los encierros no serán necesarios. Sin embargo, en ninguna parte de estas palabras se admite que los confinamientos sean más perjudiciales que beneficiosos o que sean inaceptables. No, parece que la administración puede tener ambas cosas. Dirá que no está a favor de los confinamientos y, al mismo tiempo, insistirá en que los confinamientos podrían desencadenarse por no «utilizar las herramientas» que «evitan» los confinamientos.

Así pues, Psaki tiene razón al afirmar que, una vez que Biden fue investido en la Casa Blanca, no hubo un impulso general por parte de los funcionarios de la administración para realizar confinamientos. El foco de atención se había desplazado hacia las máscaras y las vacunas.

Hoy en día, este hecho permite a la administración afirmar que los confinamientos son en su mayoría algo que «ocurrió bajo el presidente anterior.» De hecho, Donald Trump hizo poco para evitar los confinamientos e hizo mucho para proporcionar cobertura política a los gobernadores estatales que deseaban imponer confinamientos. Fue bajo el mandato de Trump que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) impulsaron fuertemente los confinamientos. Trump dio una plataforma diaria en todo el país a tecnócratas del bloqueo como Fauci y Deborah Birx. Trump afirmó estar en desacuerdo con estos burócratas -a los que podría haber despedido fácilmente- pero Trump fue demasiado cobarde o demasiado incompetente para intervenir. En su lugar, docenas de gobernadores estatales impusieron bloqueos en sus poblaciones, ayudados por el hecho de que simplemente podían decir que estaban siguiendo las directrices establecidas por el CDC de Trump.

Gracias a la debilidad de Trump, Psaki tiene razón en que los confinamientos son algo que todos podemos recordar de la era Trump.

Desde el punto de vista legal, por supuesto, es poco probable que una administración —ya sea la de Trump o la de Biden— pueda salirse con la suya durante mucho tiempo imponiendo directamente cualquier tipo de bloqueo a nivel nacional si así lo quisiera. Los tribunales federales ya han enviado un mensaje bastante claro de que las acciones policiales como los confinamientos son prerrogativas de los gobiernos de los estados.

Además, con las elecciones a gobernador en treinta y seis estados este noviembre, sólo los candidatos de los estados absolutamente azules se plantearían decir a los votantes «como gobernador estoy dispuesto a imponer nuevos confinamientos a la primera señal de hospitales abarrotados. Ocho semanas para aplanar la curva». Eso podría seguir funcionando en Europa o China, pero es difícil ver mucho apoyo de los votantes estadounidenses en este momento.

Pero, como hemos visto, no deberíamos esperar que los que apoyaron los confinamientos admitan que los estados con confinamientos no mostraron mejores resultados que los estados que apenas los cerraron. Más bien, los partidarios del confinamiento se limitarán a mostrar que en realidad nunca impulsaron el confinamiento o que «la ciencia ha cambiado».  En su lugar, esta gente pasará a impulsar su nueva versión del confinamientismo: pasaportes de vacunas y estatus de paria para los desobedientes. Funcionen o no, los bloqueos han caído claramente en desgracia hasta el punto de que la administración Biden ni siquiera admite haber apoyado la idea. Eso es una victoria para los amigos de la libertad y los derechos humanos. La siguiente parada es asestar un golpe similar a los mandatos de vacunación.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here