Mises Wire

Home | Wire | John Stuart Mill, «el mercado de ideas» y la opinión minoritaria

John Stuart Mill, «el mercado de ideas» y la opinión minoritaria

  • minority opinion support

Etiquetas LiberalismPhilosophy

Para justificar la emisión de opiniones, sobre todo de las impopulares, los interlocutores han señalado a menudo el libro de John Stuart Mill Sobre la libertad como apoyo. El tomo liberal clásico de Mill está considerado como una de las mayores defensas de la individualidad, el libre pensamiento y la libertad de expresión jamás escritas. Criado por el economista del libre mercado y utilitarista James Mill, y con sus propias opiniones «excéntricas», especialmente en lo que respecta a la institución del matrimonio y la moral cristiana que lo sustenta,1 Mill estaba bien posicionado para trasladar los principios de la economía de libre mercado al ámbito de las ideas y su expresión.

Por ello, Sobre la libertad se asocia con la frase «el mercado de ideas», una metáfora que compara la competencia del pensamiento y la expresión en la plaza pública con la competencia de las mercancías en el mercado. Como señaló Mises en «Liberty and Property», fue la economía de mercado la que condujo a la institución de los procesos democráticos y también a la noción de libertad común hoy en día. Por lo tanto, cabría esperar que «Sobre la libertad» de Mill abogara por la extensión de los principios del mercado al ámbito de la ideación y su expresión.

Aunque se le atribuye la noción de mercado de ideas, Mill no acuñó la frase. Probablemente la introdujo el juez de la Corte Suprema de EEUU Oliver Wendell Holmes Jr. en el caso Abrams v. United States (1919). Es más, hay pocas pruebas de que «Sobre la libertad» abogara por un mercado de ideas sin trabas, donde las ideas y la expresión compiten en un ágora de competencia libre y abierta. De hecho, hay pruebas de lo contrario —que Mill prefería una especie de «acción afirmativa para las opiniones no convencionales»2 una preferencia artificial otorgada a las opiniones «minoritarias».

Aunque Mill consideraba la libertad de expresión como una condición necesaria para el progreso humano y el descubrimiento de la verdad, no era una condición suficiente. En lo que respecta a las opiniones minoritarias, Mill insistió en algo más que la mera tolerancia:

En cualquiera de las grandes cuestiones abiertas que acabamos de enumerar, si alguna de las dos opiniones tiene más derecho que la otra, no sólo a ser tolerada, sino a ser alentada y apoyada, es la que resulta ser minoritaria en ese momento y lugar. Es la opinión que, por el momento, representa los intereses desatendidos, el lado del bienestar humano que corre el riesgo de obtener menos de lo que le corresponde.3

Si por «alentar y tolerar» Mill quisiera decir simplemente que las opiniones minoritarias deben ser toleradas, no habría escrito que las opiniones minoritarias «no deben ser simplemente toleradas». Por «fomentar y tolerar», quiso decir «aprobar, estar de acuerdo, consentir, dar la bendición». A diferencia de las mercancías, cuyo éxito depende del favor de los consumidores, tal y como lo veía Mill, algunas ideas, en particular las opiniones minoritarias, necesitan un tratamiento especial, incluso antes de la competencia libre y justa. Una opinión minoritaria no debe ser probada en el mercado como una mercancía, en una competencia abierta y justa, porque sin sanciones especiales, estaría «en peligro de obtener menos que su parte».

Por lo tanto, la metáfora del mercado de ideas, si entendemos por la frase un mercado libre de ideas y expresión, no capta con precisión la posición de Mill. Los productos básicos van bien en el mercado, porque atraen a un gran número de personas o a quienes tienen un mayor poder adquisitivo. Y, a falta de una monopolización, no se le concede una aprobación previa a la competencia. Según Mill, la opinión de las minorías requiere una protección especial que el mercado libre no ofrece a las mercancías. Si ampliamos la metáfora del mercado a la posición de Mill, las opiniones minoritarias requieren subvenciones.

Según la filósofa política Jill Gordon, el problema que habría tenido Mill con la noción de mercado de ideas es que el mecanismo de mercado no es garante de la verdad, y la preocupación de Mill no era simplemente la variedad de opiniones sino también el descubrimiento de la verdad. El mercado no elegiría lo que es verdadero sino lo que es popular.4

Esta línea de pensamiento es generalmente la razón por la que se afirma que las universidades y otras instituciones de producción de conocimiento deberían estar protegidas de las fuerzas «desnudas» del mercado. «Las masas», o «los poderosos», no tienen ningún interés especial en la verdad, o bien no tienen capacidad para reconocerla cuando la ven. Por lo tanto, no se puede esperar que los mercados favorezcan la verdad. No voy a tratar de resolver esta cuestión aquí. Basta con decir que —especialmente en lo que respecta a las masas— la deshonra que se le dedica al mercado depende de un elitismo que, por otra parte, es negado por los cognoscentes.

Pero, ¿qué medios podría haber tenido Mill en mente para prestar un apoyo especial a la opinión minoritaria? No especificó ninguno en particular, pero según Gordon, no hay que descartar al Estado:

En cuanto al papel del gobierno en el apoyo y el fomento de los puntos de vista minoritarios, el texto de Mill sugiere que cualquier papel que el gobierno pueda desempeñar en el desarrollo de sus ciudadanos, mediante el apoyo y el fomento de las opiniones minoritarias, no puede contrarrestar las libertades de los ciudadanos. Esta tensión hace que las soluciones gubernamentales a los problemas de cómo fomentar y mantener las opiniones minoritarias sean especialmente espinosas, aunque no imposibles. Algunos ejemplos del tipo de papel que podría desempeñar el gobierno para fomentar las opiniones minoritarias son la financiación gubernamental de los medios de comunicación alternativos, las subvenciones gubernamentales a la radio y la televisión públicas, y la financiación gubernamental de las revistas políticas de escasa tirada.5

Es decir, aunque no era un «estatista», Mill, sugiere Gordon, ya tendía hacia el tipo de liberalismo que comenzó en serio en el siglo XX.

La cuestión más importante, tal y como yo la veo, es si el fomento especial de Mill de la opinión de las minorías protegería a las comunidades del discurso de la «tiranía social» que, según él, es «más formidable que muchos tipos de opresión política».6 Según Mill, sólo la opinión de la mayoría puede ser tiránica.

¿Pero qué pasa con la imposición de la opinión minoritaria a la mayoría a través de la financiación estatal? ¿No es esto mucho más tiránico que lo que Mill detestaba? ¿Y no es esto precisamente lo que está ocurriendo hoy en día, con eventos como la  Drag Queen Story Hour, con la enseñanza de la teoría crítica de la raza y otras opiniones minoritarias «fomentadas y toleradas»?

La opinión minoritaria subvencionada es mucho más probable que equivalga a una tiranía social que la opinión mayoritaria del mercado. Y una tiranía de la minoría es antidemocrática. Mientras tanto, el mercado de las ideas permite la existencia de nichos de mercado, en los que las opiniones minoritarias, similares a las microcervecerías, pueden ser vendidas, y sus verdades descubiertas, sin ser forzadas a una mayoría que no las quiere.

  • 1. Véase John Stuart Mill a George Jacob Holyoake, 7 de diciembre de 1848, en The Earlier Letters of John Stuart Mill, 1812-1848, parte II, ed. Frances E. Mineka, vol. I, p. 1. Frances E. Mineka, vol. 13 de The Collected Works of John Stuart Mill, por John Stuart Mill, ed. J.M. Robson (Toronto: University of Toronto Press; y Londres: Routledge and Kegan Paul, 1963), p. 741.
  • 2. Greg Conti, «James Fitzjames Stephen, John Stuart Mill, and the Victorian Theory of Toleration», History of European Ideas 42, no. 3 (2016): 364-98, https://doi.org/10.1080/01916599.2015.1133181.
  • 3. John Stuart Mill, On Liberty (Kitchener, ON: Batoche Books Limited, 2001), pp. 45-46, el énfasis es mío.
  • 4. Jill Gordon, «John Stuart Mill and the “Marketplace of Ideas”», Social Theory and Practice 23, no. 2 (1997): 235-49, https://doi.org/10.5840/soctheorpract199723210.
  • 5. Gordon, «John Stuart Mill and the “Marketplace of Ideas”», pp. 244-45.
  • 6. Mill, On Liberty, p. 9.
Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of eleven books, including Thought Criminal, Beyond Woke, Google Archipelago, and Springtime for Snowflakes.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire