Mises Wire

Home | Wire | Jefferson sobre la familia y la libertad

Jefferson sobre la familia y la libertad

  • phil

Etiquetas Medios y CulturaFilosofía y Metodología

08/14/2020

Thomas Jefferson tiene cosas valiosas que decir acerca de dos críticas claves al libre mercado. Aprendí sobre ellas leyendo America's Revolutionary Mind (Encounter Books, 2019) de C. Bradley Thompson. Thompson ha hecho una inmensa cantidad de investigaciones sobre el pensamiento de las figuras líderes de la Revolución estadounidense, y exhorto a todos a leer este excelente libro.

Muchos críticos del libre mercado dicen que es injusto que algunas personas sean mucho más ricas que otras. ¿No es en gran medida una cuestión de suerte lo bien que lo hacen? Si es así, ¿no debería el Estado tomar medidas para beneficiar a los que no tienen éxito? Esta es una línea de pensamiento sobre la que he escrito a menudo, así que sólo daré un ejemplo. El difunto G.A. Cohen expone la posición de esta manera, en su Rescuing Justice and Equality (Harvard University Press, 2008):

Las personas con talentos y capacidades superiores a la media no deberían recibir en justicia más riqueza e ingresos que otros, aunque su trabajo sea más productivo y valioso que el de sus compañeros de trabajo menos afortunados. Las personas no merecen las capacidades por las que superan a las demás, y mi propia convicción animadora...[es] que una distribución desigual cuya desigualdad no puede ser reivindicada por alguna elección o falta o desierto por parte de (algunos de) los agentes afectados pertinentes son injusta, y por tanto, pro tanto, injusta, y que nada puede eliminar esa injusticia particular.

Jefferson no está de acuerdo. La gente tiene un derecho natural a beneficiarse de su industria y sus talentos, y es un error que el Estado tome dinero de los ricos para ayudar a los pobres. Él dice,

Para tomar de alguien, porque se piensa que su industria... ha adquirido demasiado, para ahorrar a otros que... no han ejercido la misma libertad o habilidad, es violar arbitrariamente el primer principio de la asociación, la garantía a todos del libre ejercicio de la libertad, y los frutos adquiridos por ella.

Alguien podría objetar a Jefferson de esta manera: ¿No hay algunas personas que están tan mal que necesitan ayuda para sobrevivir? ¿No deberían ser garantizados al menos un mínimo por el Estado?

De nuevo, Jefferson no está de acuerdo. Los derechos, en su opinión, son puramente negativos. El hecho de que alguien sea pobre no le da derecho al trabajo o a la propiedad de otros. Además, «la participación forzada en la propiedad causaría igualmente que toda la generosidad, benevolencia y caridad se marchitara en la rama. Si tales “nobles principios” fueran destituidos de objetos y ejercicio, añadió Jefferson, “permanecerían dormidos para siempre”» (citado en Thompson, America's Revolutionary Mind).

Lo que he dicho hasta ahora describe una conocida posición libertaria, pero ahora me gustaría pasar a algo más controvertido. Una de las críticas habituales al punto de vista del libre mercado es que trata a los individuos como átomos aislados que ven a otras personas sólo como medios para la consecución de sus fines egoístas. Ciertamente se puede encontrar gente que adopta este punto de vista, pero Mises y Rothbard no. Lew Rockwell anota en Against the Left:

Hoy en día, la amenaza fundamental a la libertad proviene de los programas de la izquierda para promover la igualdad absoluta. En este capítulo, primero describiremos el igualitarismo en términos generales y luego discutiremos una de sus principales y más peligrosas manifestaciones. Es el intento de destruir la familia tradicional, el sello de la civilización... Para mantener una sociedad libre, es esencial que se preserve la familia tradicional, es decir, la unión de un hombre y una mujer en matrimonio, en la mayoría de los casos para formar una familia. Ludwig von Mises ofrece algunas ideas profundas sobre este asunto.

Jeff Deist argumenta en una línea similar:

Apenas hay que decir que la familia siempre ha sido la primera línea de defensa contra el estado, y la fuente más importante de lealtad primaria—o lealtad dividida, desde la perspectiva de los políticos. Nuestra conexión con los ancestros, y nuestra preocupación por la progenie, forma una historia en la que el estado no es el protagonista. La familia forma nuestro entorno más temprano y por lo tanto más formativo—y al menos como ideal, la familia proporciona tanto apoyo material como emocional. Las familias felices existen realmente.

Pero el gobierno nos quiere atomizados, solitarios, quebrados, vulnerables, dependientes y desconectados. Así que, por supuesto, intenta romper las familias quitándoles los niños lo antes posible, adoctrinándolos en las escuelas estatales, usando la asistencia social como una cuña, usando el código fiscal como una cuña, desalentando el matrimonio y las familias numerosas, de hecho, desalentando cualquier tipo de intimidad que no esté sujeta al escrutinio público, fomentando el divorcio, etc. etc.

En este tema, Jefferson apoya a la familia en vez de al individuo atomizado. Aquí necesito confesar un engaño. Trunqué un pasaje que cité antes de Jefferson, no para dar una falsa idea de su contenido, sino para mantener en reserva algo que quería enfatizar más tarde. La cita completa de Jefferson es

Para tomar de alguien, porque se piensa que su industria y la de sus padres ha adquirido demasiado, para ahorrar a los demás que, o cuyos padres no han ejercido igual libertad o habilidad, es violar arbitrariamente el primer principio de asociación, la garantía a todos del libre ejercicio de la libertad, y los frutos adquiridos por ella. (énfasis añadido)

En su segundo discurso inaugural, Jefferson dijo:

Con aquellos, también, que aún no se han unido al mismo punto, la disposición para hacerlo está ganando fuerza; los hechos están atravesando el velo que se ha corrido sobre ellos; y nuestros hermanos que dudan verán al fin, que la masa de sus conciudadanos, con los que aún no pueden resolverse a actuar, en cuanto a principios y medidas, piensan como piensan, y desean lo que desean; que nuestro deseo, así como el de ellos, es que los esfuerzos públicos se dirijan honestamente al bien público, que se cultive la paz, que la libertad civil y religiosa sea intacta, que se preserve la ley y el orden; que se mantenga la igualdad de derechos, y que el estado de la propiedad, igual o desigual, que resulta para cada hombre de su propia industria, o de la de sus padres. (énfasis añadido)

La opinión de Jefferson lo metería en problemas con los igualitarios contemporáneos. Piensan que es especialmente «arbitrario desde el punto de vista moral» que algunas personas tengan ventajas debido a su familia. Jefferson ve las cosas de manera diferente.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire