Mises Wire

Home | Wire | Israel: una nación rica recibiendo la mayoría de la ayuda exterior de EEUU

Israel: una nación rica recibiendo la mayoría de la ayuda exterior de EEUU

  • usa and israel flags

Etiquetas Medios y culturaPoliticsGuerra y política exteriorHistorial mundial

12/06/2023

¿Por qué Israel es uno de los principales beneficiarios de la ayuda exterior de los Estados Unidos? ¿Es Israel un representante del imperialismo de EEUU en Oriente Medio? ¿Beneficia la ayuda americana a Israel a otros grupos además de la industria de defensa? La actual disputa entre Israel y Palestina ha llevado estas cuestiones al primer plano del debate público. Israel es el principal receptor de ayuda exterior americana, a pesar de su riqueza. En 2022, The Economist clasificó a Israel como la cuarta economía más próspera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Un país próspero como Israel difícilmente debería ser un aspirante a la benevolencia americana; de ahí que el compromiso de América de patrocinar a Israel resulte extraño a la gente. Sin embargo, algunos observan que Israel desempeña un papel fundamental a la hora de reforzar la hegemonía americana en Oriente Medio, frenando las extremidades de los movimientos islámicos. Al igual que los anteriores imperialistas europeos, que reconocieron el valor estratégico de Palestina como ruta comercial que unía Europa con Extremo Oriente, los comentaristas opinan que la ayuda americana a Israel está motivada por la economía y la geopolítica.

Oriente Medio es una reserva clave de recursos energéticos y contiene rutas comerciales de importancia mundial. Por ello, América utiliza a Israel como perro guardián para salvaguardar sus intereses en la región. Potenciar a Israel para que actúe como elemento disuasorio del radicalismo árabe permite a América ejercer una mayor influencia en Oriente Próximo al debilitar a los Estados árabes. Los académicos piensan que la fuerza de Israel protege a los Estados árabes amigos, garantizando así un acceso más fácil al petróleo de Oriente Medio. Sin embargo, en una poderosa crítica, Elizabeth Stephens socava el argumento de que América financia a Israel con fines estratégicos.

Stephens explica que, a pesar de la cooperación de EEUU-israelí durante la crisis de Jordania de 1970, América es consciente de que las colaboraciones con Israel pueden afectar negativamente a las relaciones de América con los Estados árabes amigos. En consecuencia, América se abstuvo de utilizar tropas israelíes en conflictos con Estados árabes, como se demostró durante la Guerra del Golfo de 1990-91. Citando informes gubernamentales, subraya los déficits del argumento económico a favor de apoyar a Israel al concluir que dicho patrocinio supone una responsabilidad financiera para América.

Stephens identifica la política nacional como el principal factor que genera apoyo a Israel. Según su análisis, el lobby judío americano y el lobby pro-israelí ejercen una enorme influencia sobre la política exterior americana en Oriente Medio. Aunque exclama que los políticos americanos no se han comprometido acríticamente con Israel, el poder de los grupos de presión garantiza la coherencia del enfoque americano en la política de Oriente Medio: «Como resultado de la presión interna y del Congreso, un presidente no suele ser abiertamente antiisraelí. Es este nivel generalmente alto de apoyo público a Israel y la desconfianza popular hacia los Estados árabes lo que ha marcado la pauta de la política americana en Oriente Medio.»

El célebre académico James Petras revela que la relación de Israel con América ha conferido al primero privilegios únicos; por tanto, Israel puede describirse como una potencia menor que extrae tributo del imperio americano. Sin embargo, la imagen de Israel como aliado hábil está siendo derribada por intelectuales que sostienen que América ha estado utilizando la ayuda exterior como herramienta de manipulación. Jacob Siegel y Liel Liebovitz se quejaban en un artículo reciente de que, mientras que las antiguas normas permitían a Israel destinar el 26% de la ayuda al mercado militar nacional, las nuevas disposiciones acabarán obligando a Israel a gastar la ayuda en los EEUU.

Citando cifras de Israel, Siegel y Liebovitz afirman que el cambio de política costará 1.300 millones de dólares a Israel, destruirá 22.000 puestos de trabajo y hará que Israel dependa de la tecnología americana. En su opinión, una mayor dependencia de la tecnología americana reduce la capacidad de Israel para innovar, lo que le hace susceptible a las maquinaciones de vecinos agresivos. Otros afirman que las normas de ayuda exterior socavan la autonomía de Israel porque las transacciones militares con otros países requieren el permiso de América. Los críticos más acérrimos creen que la ayuda exterior pone en peligro la seguridad de Israel al esclavizar al país a los caprichos de América.

Caroline B. Glick recuerda a los lectores que América e Israel tienen intereses contrapuestos, pero que recibir ayuda obliga a este último a sacrificar objetivos nacionales para apaciguar a América. Utilizando el ejemplo de Hezbolá, Glick ilustra que la dependencia de la ayuda americana aumenta la vulnerabilidad de Israel a la extorsión:

Consideremos, por ejemplo, el apoyo de las FDI al acuerdo sobre fronteras marítimas dictado por los EEUU con el Líbano controlado por Hezbolá el pasado octubre. El acuerdo es un desastre estratégico para Israel. Da a Hezbolá una parte de la industria del gas del Mediterráneo. Limita las opciones ofensivas y el margen de maniobra de Israel en una futura guerra con Hezbolá. Amenaza la costa norte de Israel desde el mar. Presenta a Israel como un tigre de papel que sucumbió a la extorsión de Hezbolá.

Existe un consenso cada vez mayor sobre la necesidad de que América recorte la ayuda a Israel. Hacerlo es una política práctica, pero no puede lograrse sin enfrentarse a la industria de defensa. Los actores de la industria dirán que son cruciales para la creación de empleo; sin embargo, los informes muestran que la industria de defensa ha estado perdiendo puestos de trabajo incluso en periodos de crecimiento del empleo. Mientras los grupos de presión pregonan los beneficios de la industria de defensa, investigadores de la Universidad Brown declaran que el gasto militar está paralizando las inversiones en educación, sanidad e infraestructuras. Los investigadores también indican que el gasto en áreas como la sanidad, la educación y las infraestructuras crearía más puestos de trabajo. Así que, evidentemente, los beneficios del gasto militar no se difunden por toda la sociedad.

Abordar las cuestiones planteadas por el conflicto actual es crucial porque hay que disuadir a la gente de creer en tonterías. Circula mucho el mito de que los palestinos actuales son indígenas de Palestina, pero es absurdo. Los palestinos contemporáneos no son descendientes de los filisteos que ocuparon Gaza, y los filisteos no eran autóctonos de la región.

Aunque Palestina siempre ha existido como lugar, los palestinos actuales son descendientes de personas que emigraron a la región y no son sus habitantes originales. Además, la noción de identidad palestina es bastante reciente. Cuando la Comisión Peel sugirió la partición de Palestina en 1937, el líder local Auni Bey Abdul-Hadi comentó: «No existe un país llamado Palestina. Palestina es un término inventado por los sionistas. . . . Nuestro país fue durante siglos parte de Siria».

Esta opinión se ve incluso reforzada por la erudición del historiador de la corriente dominante Daniel Pipes, quien afirma que la identidad palestina surgió en respuesta al sionismo: «En última instancia, el nacionalismo palestino se originó en el sionismo; de no ser por la existencia de otro pueblo que veía la Palestina británica como su hogar nacional, los árabes habrían seguido considerando esta zona como una provincia de la Gran Siria».

La difícil situación de los palestinos es realmente lamentable, pero los hechos no cambian. Simpatizar con los palestinos es comprensible, pero ello no altera la realidad de que Hamás es un grupo terrorista conocido por utilizar a su pueblo como escudo humano para opacar a Israel. Los propagandistas están aprovechando el conflicto actual para legitimar mentiras, por lo que debemos neutralizar sus campañas con hechos antes de que las mentiras se conviertan en historia oficial.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock