Mises Wire

Home | Wire | ¿Ha fracasado el liberalismo (clásico)? Si lo hubiera hecho, las cosas serían mucho peores de lo que son

¿Ha fracasado el liberalismo (clásico)? Si lo hubiera hecho, las cosas serían mucho peores de lo que son

  • social
0 Views

Etiquetas Historia de EEUU

06/22/2020

«El liberalismo fracasó» es cada vez más un mantra entre algunos conservadores estadounidenses. Por «liberalismo» no se refieren a la ideología de lo que la mayoría del mundo llama «socialdemócratas». Se refieren al liberalismo clásico, o a la ideología del laissez-faire. (El nombre moderno de esta ideología es «libertarismo») El hecho de que el liberalismo no sea universalmente popular —e incapaz de frustrar todos los planes de los socialdemócratas y otros izquierdistas en cada momento— aparentemente significa que debemos tirar la cosa de quién en el basurero de la historia. (Ver aquí, aquí y aquí.)

Esto sería desastroso.

¿«Fracasó» por cuál estándar?

En primer lugar, cuando los antiliberales insisten en que la ideología ha fracasado, debemos preguntarnos: ¿con qué criterio ha fracasado el liberalismo? Supongo que «fracaso» es la palabra correcta si definimos una ideología fracasada como «cualquier ideología que no es creída con entusiasmo y dogmáticamente por una mayoría abrumadora de la población en un tiempo o lugar determinado».

Ciertamente, eso describiría cualquier número de ideologías, tal como describe, por ejemplo, el marxismo en la mayor parte del mundo. Mientras que a muchos conservadores y otros derechistas les gusta afirmar hiperbólicamente que el marxismo es ascendente en todas partes, esto es obviamente falso. Si el marxismo fuera tan popular como dicen sus enemigos, no habría prácticamente ningún comercio internacional, la propiedad privada en todas partes habría sido prácticamente abolida, los chinos seguirían muriendo de hambre por millones y la mayor parte del mundo viviría como la gente de la antigua Unión Soviética.

¿Pero es el marxismo una ideología fracasada? No parece serlo, ya que una minoría entusiasta continúa presionando para su adopción generalizada. El hecho de que esta gente aún no haya abolido la propiedad privada, sin embargo, difícilmente prueba que el marxismo haya «fracasado». Sólo sigue siendo una posición minoritaria. Podría ganar más terreno en cualquier momento. De hecho, este puede ser el caso ahora mismo.

Sin embargo, muchas de las mismas personas que se apresuran a declarar que el marxismo preferido por una minoría es un éxito desenfrenado, declaran que el liberalismo es un fracaso, porque, bueno, sólo lo prefiere una minoría de la población.

Obsérvese el doble rasero: si el marxismo sigue dominando sólo a una cierta porción de la población, es un gran éxito. Si el liberalismo está en la misma posición, entonces es un fracaso abyecto.

Esto no es sorprendente, sin embargo. Muchos liberales de hoy en día parecen tener una tendencia a renunciar pesimistamente a su posición, a rendirse y a declarar que todo está perdido a la primera oportunidad. Si el campo de batalla ideológico fuera literal, parece que la mayoría de los liberales tirarían sus armas y correrían hacia las colinas en el momento en que la batalla les fuera mal.

Si los socialistas se comportaran de manera similar, todos habrían doblado sus tiendas y desaparecido para siempre después de la caída de la Unión Soviética. No tengo que decirte que eso no sucedió. En cambio, los socialistas se pusieron a trabajar explicando cómo el «socialismo real» nunca ha sido probado, y si sólo abrazamos la última versión del socialismo, todos estaremos mejor. Huelga decir que los liberales rara vez han mostrado tanta resistencia, aunque se les ha demostrado una y otra vez que tienen razón por los repetidos fracasos de los regímenes socialistas y el estancamiento de las economías de la «tercera vía».

Lo que un mundo sin liberalismo parecería

¿Pero qué pasa si elegimos definir el éxito y el fracaso de otras maneras? Digamos, por ejemplo, que conocemos una ideología que a menudo impulsó a intelectuales, votantes, ciudadanos y otros a oponerse a los esfuerzos del Estado por confiscar la propiedad privada, aumentar los impuestos, destruir los mercados y, en general, tomar el control de la sociedad humana de todas las maneras imaginables. ¿No se diría que esta ideología fue, al menos en parte, exitosa?

Si es así, entonces tendríamos que admitir que el «fracaso» del liberalismo ha sido exagerado. Es evidente que el liberalismo no es universalmente popular, pero en toda América y en la mayor parte de Occidente, el liberalismo, incluso en su forma degradada y comprometida, es la ideología que plantea más dificultades a los regímenes que desean expandir implacablemente su propio poder.

Dicho de otra manera: si quieres imaginar un mundo sin liberalismo, imagina un mundo en el que sea mucho, mucho más fácil para los políticos aumentar los impuestos y abolir los derechos humanos con un abandono sin sentido. Lew Rockwell lo ha notado:

Una nueva encuesta de la BBC [reportada en noviembre de 2009] encuentra que sólo el 11 por ciento de las personas encuestadas en todo el mundo —y a 29.000 personas se les preguntó su opinión— piensan que el capitalismo de libre mercado es algo bueno. El resto cree en una mayor regulación gubernamental. Sólo un pequeño porcentaje de la población mundial cree que el capitalismo funciona bien y que más regulación reducirá la eficiencia. …

Se pone aún peor. Mientras que la mayoría de los europeos y estadounidenses piensan que fue bueno que la Unión Soviética se desintegrara, la gente de la India, Indonesia, Ucrania, Pakistán, Rusia y Egipto, en su mayoría, piensan que fue algo malo. Sí, has leído bien: millones de personas liberadas de la esclavitud socialista, algo malo.

En cuanto a los que se desesperarían en este sondeo, consideren que podría haber sido mucho peor si no fuera por los esfuerzos de un relativo puñado de intelectuales que han luchado contra la teoría socialista durante más de un siglo. Podría haber sido el 99% en apoyo de la tiranía socialista. Así que no tiene sentido decir que estos esfuerzos intelectuales se desperdician.

Por qué la izquierda sigue atacando al liberalismo

Ciertamente, la izquierda, desde los socialdemócratas hasta los marxistas más duros, se han dado cuenta de los problemas que los liberales les han dado. Es por eso que continúan atacando ferozmente al liberalismo. La Izquierda lo llama ahora «neoliberalismo» pero lo que realmente quieren decir es la ideología que quiere un estado limitado y más libertad de mercado. Tal vez aún peor es el hecho de que estos neoliberales no son lo suficientemente entusiastas de acabar con la civilización burguesa por completo. En las mentes de la izquierda, este «neoliberalismo» es demasiado exitoso, bloqueando los logros socialistas en todo el mundo e impidiendo el establecimiento de una utopía socialdemócrata o marxista. Sólo hay que leer los amargos escritos contra el liberalismo - tanto en sus aspectos culturales como económicos - escritos en los últimos años por socialistas como George Monbiot para saber que el liberalismo sigue vivo y bien en lo que respecta a la Izquierda.

[RELACIONADO: «¿Cuál es la diferencia entre liberalismo y "neoliberalismo"?» por Ryan McMaken]

Ahora, así como los conservadores exageran el éxito de los marxistas, los socialdemócratas y otros antineoliberales exageran el éxito del liberalismo. Prácticamente en ninguna parte hay liberales doctrinarios o incluso entusiastas en el poder. En todas partes, parece que vemos regímenes gubernamentales que se vuelven más poderosos, que aumentan los impuestos y, en general, que aumentan la carga del Estado sobre la gente común.

Sin embargo, si los restos modernos del liberalismo no estuvieran lo suficientemente vivos como para seguir oponiéndose al estado de cosas preferido por la izquierda, ésta se enfrentaría a una oposición aún menor que la actual. Si el liberalismo realmente fallara, la Izquierda no se molestaría en mencionarlo o lamentar su influencia.

En otras palabras, sin el liberalismo latente que sobrevive hasta hoy en tantos rincones del mundo, el mundo «podría haber sido 99% en apoyo de la tiranía socialista». Eso debería ser un pensamiento aleccionador. Nuestra reacción a todo esto debería ser redoblar nuestros esfuerzos y duplicar lo que el buen liberalismo ha hecho a lo largo de los siglos. Sin embargo, muchos conservadores americanos ahora quieren abandonar la ideología que ha sido durante mucho tiempo el enemigo más duradero de la izquierda. Esto debería parecernos imprudente, por decir lo menos.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire