Mises Wire

Home | Wire | ¿Fueron las recientes quiebras bancarias el resultado de una regulación laxa? En una palabra, no

¿Fueron las recientes quiebras bancarias el resultado de una regulación laxa? En una palabra, no

  • dominoes with banks on them

Etiquetas Burocracia y regulaciónLa FedDinero y bancosEconomía de EEUU

04/08/2023

Con la reciente quiebra de Silicon Valley Bank y Signature Bank, los mercados financieros de todo el mundo están en vilo. A pesar de las promesas de la Reserva Federal de que se avecina un «aterrizaje suave» de la economía, todos los indicios apuntan a un inminente «aterrizaje forzoso». Aunque las consecuencias de estas quiebras bancarias aún no se han manifestado plenamente, ya se ha sacado a relucir un preciado y popular chivo expiatorio para explicar la crisis actual: la desregulación de los mercados financieros.

Según los defensores de este punto de vista, el retroceso parcial de la famosa Ley Dodd-Frank que tuvo lugar en 2018 permitió a los bancos adoptar un comportamiento excesivamente arriesgado que ahora se ha convertido en la perdición de esos bancos. Esta perspectiva incluso ha comenzado a ganar tracción en Washington, DC, también. El 14 de marzo, las senadoras Elizabeth Warren y Katie Porter presentaron un proyecto de ley que desharía el retroceso parcial de Dodd-Frank. En una declaración publicada el mismo día, Warren escribe: «En 2018, di la voz de alarma sobre lo que sucedería si el Congreso revirtiera las protecciones críticas de Dodd-Frank: los bancos se cargarían de riesgo para aumentar sus ganancias y colapsarían, amenazando a toda nuestra economía, y eso es precisamente lo que sucedió.»

No es la primera vez que se culpa a la desregulación de una crisis financiera. Tanto la opinión pública como los economistas siempre han señalado a la desregulación como uno de los principales factores del colapso financiero de 2008 (aunque los datos no lo confirmen). Si la crisis actual sigue evolucionando hasta convertirse en una recesión en toda regla, no cabe duda de que se volverá a señalar a la desregulación como causa principal.

Pero, ¿es realmente así? ¿Se debió realmente a la desregulación la quiebra de Silicon Valley Bank y Signature Bank? Para evaluar estas afirmaciones, tenemos que saber más sobre la regulación específica implicada, en este caso, la Ley Dodd-Frank. ¿Cuál es el contenido de esta ley, y qué partes de la misma fueron supuestamente revocadas por la administración Trump?

La Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección de los Consumidores (conocida coloquialmente como Dodd-Frank) fue un hito legislativo aprobado en 2010 en respuesta a la crisis financiera de 2008. La idea subyacente a la ley era que los mercados financieros necesitaban una mayor regulación, especialmente los bancos más grandes. El proyecto de ley dio lugar a la creación de:

  • el Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera, encargado de supervisar la estabilidad financiera de las mayores empresas bancarias y garantizar que ninguna de ellas sea «demasiado grande para quebrar»;
  • la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, que vela por que los préstamos hipotecarios y otros préstamos al consumo no sean abusivos y sean comprensibles para los clientes;
  • la norma Volcker, que impide a las entidades bancarias realizar operaciones a corto plazo con valores o derivados, cuyo objetivo es separar aún más las actividades de una empresa de inversión de las de un banco.

En 2018, la administración Trump flexibilizó los requisitos de Dodd-Frank específicamente para los bancos pequeños y medianos. La justificación para hacerlo fue que las restricciones que Dodd-Frank había impuesto al sector bancario, especialmente las «pruebas de resistencia» y los requisitos de capital, habían paralizado la capacidad de préstamo de estos bancos más pequeños. Debido a su menor tamaño, tenían mucha menos libertad de acción en virtud de los requisitos de Dodd-Frank que sus homólogos de mayor tamaño. El marco regulatorio de Dodd-Frank se había aplicado a todos los bancos con una capitalización superior a 50.000 millones de dólares, que la administración Trump elevó a 250.000 millones de dólares, una cifra que excluye de hecho a todos los bancos del país excepto a los más grandes.

Avancemos hasta hoy. El 10 de marzo, Silicon Valley Bank (SVB) fue intervenido por la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) tras declararse insolvente por su incapacidad para pagar a los depositantes. Ese mismo día, la FDIC también se hizo cargo del Signature Bank, preocupado por las retiradas de fondos de los depositantes tras la quiebra del SVB. Aunque ambos bancos eran grandes por derecho propio —con capitalizaciones de 212.000 y 88.000 millones de dólares, respectivamente—, ambos estaban por debajo de los requisitos de 250.000 millones de dólares para someterse a todo el peso de Dodd-Frank. Si ambos hubieran estado sometidos al mismo escrutinio regulador que los bancos más grandes, ¿habrían quebrado igualmente?

A pesar de las protestas de Elizabeth Warren, la respuesta es sí. Aunque la desregulación de estos bancos más pequeños podría implicar que estaban deseosos de participar en apuestas financieras muy arriesgadas y propias de un casino, no fue así. SVB llevaba meses haciendo frente a un flujo constante de retiradas de depósitos mientras Silicon Valley, en general, sufría económicamente.

Gran parte de la cartera del SVB estaba compuesta por bonos del Tesoro de EEUU, que adquirieron cerca del inicio de la pandemia del covid-19, un momento en el que los precios de los bonos eran muy altos porque los tipos de interés eran bajos. Como los tipos de interés han subido en los últimos meses, los precios de los bonos han bajado en consecuencia. Como el SVB se vio obligado a liquidar sus activos para pagar a los depositantes, tuvo que vender estos bonos con pérdidas. Cuando la noticia de estas ventas llegó a los inversores y depositantes, cundió el pánico, lo que provocó la posterior corrida bancaria.

En el caso del Signature Bank, su cierre puede atribuirse en gran medida a la quiebra del SVB. El contagio de su quiebra había asustado a los depositantes de Signature, que retiraron fondos de sus cuentas. Para evitar una retirada total de fondos, como había ocurrido con SVB, la FDIC intervino y cerró el banco para impedir que siguieran disminuyendo las reservas.

En ninguno de los dos casos la normativa Dodd-Frank habría evitado la quiebra del banco. Los bonos del Tesoro de EEUU suelen considerarse el activo más seguro que se puede comprar, lo que significa que la cartera del SVB probablemente habría superado cualquier «prueba de resistencia» que los reguladores le hubieran lanzado. Signature cerró sus puertas como resultado de una corrida bancaria a la antigua usanza, que Dodd-Frank —ni ninguna otra regulación— podría evitar realmente. Este hecho fue atestiguado por el propio Barney Frank, ¡que formaba parte del consejo de administración de Signature! Por conveniente que pueda ser una explicación, la exención de estos bancos de Dodd-Frank no tuvo nada que ver con su ignominioso colapso.

Si la regulación no fue la causa, ¿entonces qué o quién es el culpable? El verdadero culpable es algo mucho más insidioso: la mala política monetaria. Durante años, la Reserva Federal ha mantenido unos tipos de interés artificialmente bajos, muy por debajo de los que habrían fijado unos mercados sin trabas. El resultado es que se engañó a las instituciones financieras haciéndoles creer que había muchos más ahorros en la economía de lo que realmente había. En consecuencia, estaban más dispuestas a comprar bonos y realizar otras inversiones basándose en esta suposición.

Sin embargo, estos tipos artificialmente bajos no pueden durar para siempre. A medida que la Reserva Federal ha ido subiendo los tipos de interés en respuesta al aumento de la inflación, las decisiones de inversión tomadas por estos bancos se revelaron como errores. Como los depositantes de SVB acudieron en busca de su dinero, tuvieron que darse cuenta de estas pérdidas y cerrar sus puertas, lo que también provocó la desaparición de Signature. Queda por ver el efecto que estas malas inversiones tendrán en el sistema financiero en general, pero las perspectivas son, como poco, turbias.

Todavía no se han manifestado plenamente todas las implicaciones de la maliciosa política monetaria de la Fed, pero hay un punto que ya está claro. Si queremos evitar estas u otras crisis en el futuro, hay que arrancar el problema de raíz: hay que acabar de una vez por todas con las políticas de dinero barato de la Fed.

Mientras persista el control centralizado sobre los tipos de interés y la oferta monetaria, podemos esperar continuas recesiones y crisis en el futuro. Dodd-Frank —o cualquier legislación similar, para el caso— malinterpreta el problema por completo. La solución a las dificultades financieras no está en regular los mercados, sino en eliminar las interferencias en ellos. Ninguna regulación, grande o pequeña, puede salvarnos de las consecuencias de una mala política monetaria y del analfabetismo económico.

Author:

J.W. Rich

J.W. Rich is an economics student and writer in Charlotte, North Carolina. You can find his other writings on his blog at thejwrich.medium.com.

 

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock