Mises Wire

Home | Wire | Es hora del libre comercio unilateral con Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido

Es hora del libre comercio unilateral con Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido

  • can

Etiquetas Proteccionismo y Libre Comercio

02/04/2021

Tras años de retrasos e interminables debates sobre la relación a largo plazo entre la UE y el Reino Unido, el Brexit por fin está hecho. Al menos, está hecho por ahora. La UE y el Reino Unido parecen haber alcanzado un acuerdo comercial y un acuerdo sobre la relación general entre ambos.

Cuando formaba parte de la UE, el Reino Unido estaba limitado en sus esfuerzos por alcanzar acuerdos comerciales unilaterales con países que no formaban parte de la UE. El comercio británico tenía que ser aprobado por los burócratas de la UE.

Pero eso ya no es así, el Reino Unido es ahora más libre de mirar más allá de Europa para construir un comercio global.

A medida que el Brexit se hacía realidad, el Reino Unido comenzó a negociar con Australia, Nueva Zelanda y Canadá con la esperanza de ampliar el comercio con estas naciones. El Reino Unido ya ha firmado un nuevo acuerdo comercial con Canadá, que entró en vigor el 1 de enero de este año.

Estados Unidos no debería esperar al Reino Unido para formar un acuerdo bilateral. Como sugerí en un artículo de diciembre de 2019, EE.UU. debería adoptar el libre comercio unilateral con el Reino Unido ahora mismo.

Pero fui demasiado tímido en esa sugerencia. En realidad, EE.UU. debería abrazar el libre comercio unilateral con todas estas naciones —podríamos llamarlas los países «CANZUK»— con las que el Reino Unido está tratando de ampliar su comercio.1 Estos países son libres de corresponder reduciendo sus propias barreras comerciales con EEUU en cualquier momento, pero no es necesario que lo hagan para que los estadounidenses se beneficien del libre comercio.

Desde el punto de vista político, el libre comercio con países como el Reino Unido, Canadá y Australia es una fruta madura para los defensores de la libertad y el libre mercado.

Por supuesto, el comercio verdaderamente libre es algo bueno con todas las naciones. Pero sus beneficios son francamente evidentes cuando se aplica a otras naciones de similar nivel económico y cultural, como es el caso de los países de la CANZUK. En otras palabras, el libre comercio con estas naciones sería un buen punto de partida para superar las habituales y viejas objeciones al libre comercio.

Los bajos salarios en el extranjero y el «gigantesco sonido de succión»

Una de las mayores objeciones de los proteccionistas es su afirmación de que el libre comercio provocará una fuga de capitales.

El candidato presidencial Ross Perot afirmó en una ocasión que si se redujeran las barreras comerciales entre EEUU y México, EEUU escucharía un «gigantesco sonido de succión», ya que las empresas estadounidenses se trasladarían a México para aprovechar que los salarios son mucho más bajos en este país. La idea es que estas empresas aprovecharían el libre comercio para salir de EEUU y luego importar los mismos productos que solían fabricar con trabajadores estadounidenses en EEUU.

En realidad, esto no es un problema en ningún caso. Si una empresa lo hiciera, sólo reduciría el coste de la vida y de los negocios para los hogares y las empresas estadounidenses. Se importarían productos menos caros a Estados Unidos y los hogares podrían gastar en otros bienes y servicios. Las empresas se expandirían y contratarían más trabajadores, aumentando las oportunidades generales de empleo.

Pero ni siquiera es necesario debatir esta cuestión cuando se trata del comercio con los países de la CANZUK. El hecho es que estos países no tienen mano de obra barata ni un coste especialmente bajo para hacer negocios. De hecho, estos países suelen tener un entorno normativo más riguroso que el de Estados Unidos. No habría ningún tipo de «sonido de succión».

Más bien, los beneficios del libre comercio serían inmediatamente evidentes. Por ejemplo, los productos farmacéuticos y médicos constituyen una parte importante de las exportaciones británicas y canadienses. Si se eliminaran las barreras arancelarias y no arancelarias, las empresas farmacéuticas y de suministros médicos estadounidenses con precios más altos no podrían competir con las canadienses y británicas. Las empresas estadounidenses tendrían que bajar sus precios o quebrar. Esto no es malo. No hace falta mucha imaginación para ver cómo unos productos farmacéuticos de menor precio serían una evidente ventaja para los estadounidenses.

Al mismo tiempo, no hay una reserva de mano de obra barata en Canadá o el Reino Unido, y las empresas farmacéuticas estadounidenses no podrían simplemente trasladarse a estos países para aprovechar la «mano de obra barata».

Los proteccionistas, por supuesto, podrían quejarse: «¡Pero esos trabajadores farmacéuticos estadounidenses tendrán entonces que conseguir trabajo en otras industrias!» Bien. Después de todo, su empleo en la industria farmacéutica se basaba en la idea de que todos los estadounidenses debían pagar más por los medicamentos. Esta visión proteccionista sólo ayuda a ilustrar la retorcida visión del mundo que tienen los proteccionistas. Creen que los enfermos deberían subvencionar los empleos de los trabajadores farmacéuticos. Lo mismo ocurre con otras industrias, por supuesto. El punto de vista proteccionista es que una pequeña empresa familiar de construcción de viviendas -y sus empleados de la clase trabajadora- debe ser obligada a pagar más por la madera y los suministros de construcción con el fin de apuntalar las industrias nacionales. La supresión de las barreras comerciales, por ejemplo, a la madera canadiense, beneficiaría claramente a las pequeñas empresas y a sus empleados, por no hablar de sus clientes.

El argumento geopolítico del proteccionismo

Cuando los proteccionistas no logran ser convincentes con los argumentos económicos -lo que ocurre a menudo- recurren a los argumentos políticos. Entonces es posible decir «sí, bueno, el libre comercio puede efectivamente reducir el coste real de la vida para la gente corriente, pero si tenemos libre comercio, los chinos [o algún otro coco extranjero] utilizarán el libre comercio para destruirnos».

La idea es que si, por ejemplo, el régimen de Estados Unidos permitiera el libre comercio de acero, la industria siderúrgica nacional se marchitaría ante el acero chino más barato. Entonces, una vez que la industria siderúrgica estadounidense estuviera muerta, los chinos cortarían a Estados Unidos todo el acero.

En esencia, lo que se reclama aquí es que la economía debe ser subvertida en nombre de consideraciones geopolíticas y que la industria siderúrgica estadounidense debe ser subvencionada y protegida por razones militares. En cuanto a las reclamaciones específicas de China, esto no es un problema. Ni siquiera el Pentágono está preocupado por ello. Tampoco se sostiene la afirmación en general, como demuestra aquí Robert Murphy.

Pero cuando se habla de libre comercio con los países de la CANZUK, no es necesario ni siquiera abordar la cuestión.

Obviamente, el libre comercio con Canadá, o con el Reino Unido, o con el resto de la CANZUK no va a llevar a ninguno de estos países a cortar el suministro militar esencial al régimen estadounidense. No son amenazas geopolíticas ni competidores. Todos estos países han estado en paz con Estados Unidos durante más de doscientos años y han formado parte de una alianza militar formal con Estados Unidos (el Acuerdo UKUSA) desde 1946.2

En otras palabras, si EEUU llegara a depender de los países de la CANZUK para obtener materias primas básicas como alimentos, hierro o combustible, esto no sería un problema militar.

Un sindicato libre

De hecho, cualquier oposición continuada de EEUU al libre comercio con estas naciones de la CANZUK —y con todas las similares— debe considerarse como nada más que una burda política de intereses especiales. Algunas industrias no quieren ampliar el comercio con estas naciones, porque a un pequeño número de intereses especiales no les gusta la idea. Quieren que la población estadounidense en general pague más en términos de bienes y servicios básicos en beneficio de un puñado de industrias protegidas.

Este continuo alegato especial debería considerarse con el mismo desprecio con el que trataríamos un argumento de que hay que acabar con el libre comercio entre California y Colorado para «ayudar» a las industrias nacionales de Colorado. Imagínese que un grupo de agricultores de Colorado afirmara que los agricultores de California están «inundando» el mercado de Colorado con productos agrícolas baratos. «¡Hay que hacer algo!» sería su estribillo. «¡Los agricultores de Colorado no pueden hacerse un hueco en el mercado!». Evidentemente, este «argumento» debería ser motivo de risa. Todo el mundo sabe que las importaciones de alimentos de California son una bendición para los coloradenses de a pie, incluso si eso significa que los agricultores de Colorado no pueden competir.

Lo mismo ocurriría si los habitantes de Colorado pudieran importar libremente productos de Canadá, Reino Unido, Australia o Nueva Zelanda. Los ciudadanos de a pie de Estados Unidos pagarían menos para cubrir sus necesidades básicas diarias.

Pero si esto se lograra mediante el libre comercio unilateral, los proteccionistas se quejarían: «¡Pero esos australianos podrían seguir poniendo barreras comerciales a los productos de Colorado!». La respuesta a esto es «¿y qué?». Sería moralmente reprobable mantener a los consumidores de Colorado como rehenes y obligarles a pagar precios más altos por bienes necesarios hasta que los australianos (o quien sea) acepten reducir los aranceles para los productos de Colorado. No hay ninguna garantía de que los australianos quieran comprar nada de lo que ofrece Colorado. Después de todo, los consumidores de Colorado siguen beneficiándose del comercio entre California y Colorado, incluso si los californianos compran muy poco a Colorado (lo que parece ser el caso). Los beneficios para los habitantes medios de Colorado serían inmediatos y evidentes incluso en caso de libre comercio unilateral.

Ha llegado el momento de que los proteccionistas estadounidenses dejen de pretender que se obtiene algún beneficio de la continua «protección» de las importaciones del resto del mundo. Un buen lugar para empezar sería la Anglosfera, donde no se puede alegar ningún peligro geopolítico o una fuga de capitales. Esto podría hacerse mañana mismo, pero, desgraciadamente, los proteccionistas seguirán movilizando a sus ejércitos de lobistas en contra.

  • 1. Tomo prestado el término «CANZUK» de un movimiento existente para forjar una confederación flexible de Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido. Sus partidarios (entre los que se encuentra el jefe del Partido Conservador de Canadá) proponen diversos grados de unidad entre los posibles Estados miembros a efectos de la libre circulación de residentes, el libre comercio y las alianzas militares. Sin embargo, ninguno de estos partidarios ha incluido a Estados Unidos en estos planes.
  • 2. En el caso de Canadá, Australia y Nueva Zelanda, estos países siempre han estado en paz con EEUU, ya que estos países no tuvieron una política exterior independiente del Reino Unido hasta el siglo XX.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire