Mises Wire

Home | Wire | Enfrentando hechos desagradables: lo que se supone que no debes decir sobre la guerra en Ucrania

Enfrentando hechos desagradables: lo que se supone que no debes decir sobre la guerra en Ucrania

  • Ukraine girl

Etiquetas Guerra y política exterior

Después de que le mintieran en la guerra de Irak en 2003, el público americano juró que había espabilado. Sin duda, luego se equivocó al apoyar la intervención en Libia, también precedida de mentiras, y apoyó la intervención del gobierno en la guerra civil de Siria (o al menos no le importó), aunque Estados Unidos se puso del lado de los mismos extremistas suníes que había combatido unos años antes en Irak. Pero se trataba de conflictos ciertamente oscuros, que se vieron agravados por la cobertura descaradamente sesgada de los acontecimientos por parte de los medios de comunicación occidentales, que repitieron como loros las mentiras evidentes sobre masacres inminentes y ataques con armas químicas escenificados.

Pero en Europa, donde Estados Unidos tenía amplios compromisos de alianzas militares en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la población de EEUU debería haber estado ostensiblemente más informada y ser menos propensa a la seducción, ha sido decepcionante ver cómo la opinión pública americana se deja llevar una vez más con tanta facilidad por el camino de apoyar una guerra que nunca tuvo que ser —nunca habría sido— si no fuera por las políticas promulgadas por nuestro gobierno.

Y al igual que con la infundada carrera hacia la guerra de Irak, que todos los medios de comunicación apoyaron lealmente, los que se niegan a repetir los eslóganes de «democracia ucraniana» o «agresión rusa» son denigrados, ya sea como cobardes o como apologistas de las atroces acciones de otros, de las que obviamente no son responsables. Además de ser inexacta, esta última acusación es especialmente pérfida, ya que hace imposible la disidencia razonada.

Pero al pretender que la historia comenzó con la invasión rusa de Ucrania, se simplifica la historia, un caso claro de bien y mal. Y si bien es cierto que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania y, por tanto, es responsable de la guerra actual, una narración tan maniquea de la historia no contribuye a un debate político informado. De hecho, ese es precisamente el objetivo: ignorar las décadas de intereses de seguridad rusos declarados en la orientación de los estados directamente en su frontera, así como oscurecer una historia de intromisión de Estados Unidos en Ucrania.

Así que, a menos que pienses que el contexto es irrelevante, que la historia reciente no es importante para entender las crisis actuales, aquí hay cuatro cosas que no se deben decir sobre Ucrania pero que son absolutamente ciertas y que todos los americanos deberían conocer antes de formarse una opinión apresurada sobre un asunto mortalmente serio del que hasta hace unas semanas la mayoría no sabía nada.

La «Revolución de la dignidad» fue un golpe respaldado por EEUU

La destitución en 2014 del presidente ucraniano Víktor Yanukóvich, de tendencia ligeramente rusa, que obtuvo su apoyo principalmente de las zonas orientales del país, dominadas por la etnia rusa, fue presentada por los medios de comunicación ucranianos nacionalistas y occidentales como una «revolución de la dignidad». En realidad fue, en palabras del analista de seguridad occidental George Friedman, «el golpe más flagrante en la historia.» En caso de que la naturaleza obvia de los acontecimientos sobre el terreno no fuera suficiente, esto fue confirmado por la llamada telefónica filtrada entre la entonces subsecretaria de Estado Victoria Nuland y Geoffrey Pyatt, entonces embajador de EEUU en Ucrania, durante la cual eligieron a sus favoritos para el nuevo liderazgo ucraniano y tramaron cómo evitar que la entrometida UE lo arruinara todo al moverse demasiado lentamente, permitiendo potencialmente que Rusia tuviera la oportunidad de interferir en el derrocamiento obviamente ilegal de un gobierno elegido a través de un golpe de Estado callejero.

La causa inmediata del golpe fue que Yanukóvich aceptó lo que era esencialmente un gran soborno ruso para evitar un acuerdo de asociación con la UE. En un país que ocupa el puesto 122 de corrupción, literalmente el más corrupto de Europa, nada de esto fue una sorpresa. Pero lo que sí fue una sorpresa fue el movimiento de Estados Unidos para arrasar y tomar Kiev —algo de lo que se jactaron públicamente los responsables de la política exterior de EEUU inmediatamente después.

Existe un importante problema neonazi en Ucrania

Esto es algo de lo que hasta hace unos años los medios de comunicación dominantes informaban seriamente; por supuesto, eso fue antes de que supieran que iban a tener que intentar mentirnos para llevarnos a otra guerra. Ahora cualquier mención de lo que se consideraba un problema obvio hace apenas un año se tacha de «¡propaganda rusa!».

El empoderamiento de los extremistas de extrema derecha desde el golpe de Estado de 2014, un número significativo de ellos con afiliaciones abiertamente neonazis, se refleja en el dramático aumento de los ataques contra judíos, feministas y las comunidades LGBTQ y gitana. Además, ha llevado a la prohibición de libros que cuestionan la propaganda nacionalista de Kiev, que a su vez incluye el encubrimiento de los colaboradores nazis.

¿Qué debemos pensar cuando, al mismo tiempo que la caza de brujas pública de los supuestos nacionalistas blancos se lleva a cabo en el país con un celo casi histérico, se envía en grandes cantidades armamento antiaéreo y antitanque de última generación a los nacionalistas blancos extremistas de Ucrania, que figurarían en los primeros puestos de cualquiera de nuestras listas de vigilancia de terroristas nacionales?

Se supone que no debemos pensar en todo, al menos no de forma crítica —al igual que no debemos pensar de forma crítica en ninguna otra cosa.

Los rusos siempre se opusieron a la expansión de la OTAN en Ucrania

Por ejemplo, qué tal el hecho de que nuestro gobierno siempre supo que los rusos se oponían enérgicamente a cualquier participación de la OTAN en Ucrania, pero restó importancia o desestimó los pasos obvios que estaban dando en esa dirección —lo minimizó ante sí mismo, ante el público americano y trató de restarle importancia ante la comunidad europea en general. Por supuesto, Alemania y Francia lo sabían mejor y se negaron a conceder un plan de acción de adhesión a Ucrania a pesar de la intensa presión de Washington. Y aunque se le impidió absorber de jure a Ucrania en la alianza, Washington estaba tomando medidas de facto a tal efecto, realizando ejercicios militares conjuntos en Ucrania al mismo tiempo que enviaba al gobierno-instalado-por un golpe de EEUU sofisticado armamento pesado cuyo único uso obvio era contra Rusia. Desde al menos 2014, cuando Putin ordenó a las fuerzas rusas apoderarse de Crimea para proteger el único puerto de aguas cálidas de la armada rusa tras las amenazas de Kiev de desalojarlas a pesar del arrendamiento legal de Moscú, Washington sabe que Putin se siente especialmente amenazado en Ucrania. Incluso en los años transcurridos desde entonces, Washington ha rechazado los repetidos intentos de Moscú de establecer una Ucrania oficialmente neutral, incluso en las semanas previas a la invasión.

Biden podría haber evitado la guerra

Sí, incluso en esa fecha tardía de enero de 2022 —y lo único que habría hecho falta era aceptar las condiciones mínimas de Putin: Ucrania nunca podría entrar en la OTAN, y no se podrían desplegar nuevos misiles en los estados miembros de la OTAN de Europa del Este. ¿Indignante y justamente rechazado? No según Joe Biden, que afirmó que el ingreso de Ucrania en la OTAN no estaba sobre la mesa ni era una prioridad seria en ningún momento en un futuro previsible. Tomándole la palabra, ¿por qué Biden no aceptaría simplemente ponerlo por escrito y evitar lo que él mismo dijo en repetidas ocasiones que eran planes inminentes de Rusia para invadir y destruir Ucrania? Lo que se nos dice, y se nos ha dicho desde que comenzó la expansión de la OTAN, es que «mantener la puerta abierta» a la adhesión a la alianza es un «principio sagrado».

Tal vez debería hacerse público exactamente cuántas vidas ucranianas consideran el Departamento de Estado y el Pentágono que vale este principio y cómo se hacen esos cálculos.

Conclusión

En realidad, lo que parece es una trágica combinación de la breve guerra ruso-georgiana de 2008 y la guerra soviético-afgana de una década de duración. En el primer caso, el fomento por parte de EEUU de acciones de Tiflis directamente contrarias a los intereses rusos condujo directamente a una intervención militar rusa; en el segundo caso, el principal responsable político de EEUU en ese momento, Zbigniew Brzezinski admite haber precipitado esa guerra a propósito: provocar a la URSS para que se extralimitara fatalmente en un intento de proteger a un gobierno aliado de ser socavado por Estados Unidos—en este caso financiando a los muyahidines prototalibanes en Afganistán desde bases en el vecino Pakistán.

Ahora que Polonia se prepara para hacer de Pakistán el Afganistán de Ucrania, sirviendo como zona de concentración y campo de entrenamiento para los combatientes rebeldes que se deslizan de un lado a otro de la frontera con Ucrania, amenazando así aún más la guerra entre la OTAN y Rusia, debemos recordar que todo esto, en cierto sentido, ocurrió porque los gobiernos locales de Donetsk y Luhansk pudieron ver lo obvio: lo que había sucedido en Kiev en 2013-14 era un golpe de estado, y se negaron a reconocer al nuevo gobierno. Además, debemos recordar que solo cuando los militares ucranianos intentaron retomar estas regiones por la fuerza, Rusia intervino—y que desde que los acuerdos de paz de Minsk Dos no lograron un alto el fuego duradero, más del 80% de los muertos han sido rusos étnicos que viven en las regiones escindidas, y fueron asesinados por el gobierno de Kiev.

Con los Demócratas y los Republicanos discutiendo sobre quién apoya más la intervención en Ucrania, y con gente desinformada y mal informada pidiendo cada vez más medidas intervencionistas desastrosas, el público americano necesita que se le recuerde que es totalmente posible que tengamos una política exterior que nos mantenga perfectamente seguros mientras no se mata a un gran número de personas en otros lugares, y además, que la mayoría de las diversas crisis en todo el mundo en las que se nos dice que Estados Unidos tiene que desempeñar un papel directo e integral en la solución son en sí mismas el resultado directo de las intervenciones anteriores de EEUU en esos lugares.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here