Mises Wire

Home | Wire | El plan de infraestructuras de Biden apunta a una mayor inflación de precios

El plan de infraestructuras de Biden apunta a una mayor inflación de precios

  • broken bridge

Etiquetas Impuestos y gasto

11/13/2021

¿Qué es lo peor que puede hacer un gobierno cuando hay una alta inflación y escasez de suministros? Multiplicar el gasto en áreas intensivas en energía y materiales. Esto es exactamente lo que está haciendo el plan de infraestructuras de EEUU y —peor aún— lo que han decidido copiar otras naciones desarrolladas.

Si pensaban que había problemas de oferta y dificultades para acceder a los bienes y servicios en medio de una fuerte recuperación, imaginen lo que ocurrirá cuando los bancos centrales y los gobiernos pongan la máquina de imprimir al máximo nivel para gastar en elefantes blancos.

dl

No existe la «inflación multicausal». Lo que Biden llama «especulación» es simplemente más dinero destinado al mismo número de bienes. Las llamadas interrupciones de la cadena de suministro son más dinero para los mismos servicios, y la «inflación por empuje de los costes» no es otra cosa que más dinero creado para inflar el gasto público y los planes de «infraestructura» para el mismo número de bienes. Como explica uno de mis seguidores, «más crédito emitido para fines relacionados con el PIB persiguiendo la misma cantidad de bienes y servicios».

Más dinero impreso para inflar el gasto público persiguiendo los mismos bienes y servicios. Inflación monetaria.

¿Quién se beneficia de este plan de gasto masivo? Los mayores beneficiarios de los grandes planes de gasto de Biden son las economías asiáticas, según Bloomberg Economics. Vietnam, Indonesia y Corea del Sur recibirían un impulso de hasta el 1% del PIB, mientras que India, Japón y China ganarían entre el 0,4% y el 0,8% del PIB.

Sin embargo, es probable que un aumento adicional —y rápido— del gasto de 1 billón de dólares en las industrias que consumen mucha energía y materiales también cree importantes desafíos en términos de inflación y escasez de suministros.

Es probable que los principales productores de piezas del mundo reciban más pedidos, pero los precios de la energía y los costes de transporte serán mucho más elevados.

El lector probablemente argumentará que el gasto en infraestructuras es bueno y necesario. Sin embargo, el problema de las políticas del lado de la demanda es que crean un cuello de botella y presiones inflacionistas en el peor momento posible.

Aunque el plan se aplique en ocho años, es probable que ejerza más presión sobre los precios de los bienes y servicios esenciales, en lugar de esforzarse por reducir las cargas mejorando la tecnología y las cadenas de suministro mediante la competencia y la inversión.

El problema de las políticas del lado de la demanda es que crean un efecto látigo que probablemente reduzca los puestos de trabajo potenciales. ¿Por qué? Porque es poco probable que las empresas que ya se enfrentan a un aumento de la factura energética puedan contratar personal como lo harían en una recuperación normal.

El primer efecto de un plan tan intensivo en energía es el daño en términos de los costes del sector de servicios y los gastos de los ciudadanos. Impulsar un gasto masivo financiado con dinero impreso justo cuando el índice de precios de los alimentos de las Naciones Unidas alcanza un nuevo máximo histórico y el petróleo, el gas, el cobre y el aluminio están en máximos de cinco años es un gran problema para las pequeñas y medianas empresas y las familias. Puede que tengan trabajo, pero los costes van a ser muy elevados.

El plan completo dice: «Más demanda de petróleo, gas, cobre y aluminio»: 110.000 millones de dólares en nuevos gastos para carreteras y puentes, 73.000 millones para mejorar la red eléctrica, 66.000 millones para el ferrocarril y Amtrak, 65.000 millones para la expansión de la banda ancha y 39.000 millones para el tránsito.

Plan original de Biden antes de los recortes

dl
Fuente: Bloomberg

¿Es necesaria esta infraestructura? Tal vez. Pero habría sido mejor presentar el plan haciendo más hincapié en permitir que el sector privado se adapte al ritmo de la realidad de la oferta y la demanda, y no como una forma de gastar por gastar para aumentar el PIB nominal sin entender el riesgo para el sector de los servicios, que es el 67% de la economía de Estados Unidos.

El sector de los servicios se va a ver muy perjudicado por el aumento de la inflación, así como por la escasez. El consumidor americano puede encontrarse con que la creación de empleo es mucho menor de lo que espera el gobierno, porque siempre ha sido así en estos planes, y que el impuesto sobre la inflación será mucho más elevado para todos. Los ciudadanos americanos pueden pensar que el gobierno paga este plan, pero esto es un error. Los consumidores y los contribuyentes sufrirán el aumento del coste de la vida sumado a los mayores impuestos.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here