Mises Wire

Home | Wire | El impulso por aranceles protectores estatales y federales en la América temprana

El impulso por aranceles protectores estatales y federales en la América temprana

  • trade tariffs

Etiquetas Proteccionismo y Libre ComercioImpuestos y GastoHistoria de EEUU

Capítulo 3 de la obra de Rothbard recién editada y publicada Concebido en libertad, vol. 5, La nueva república: 1784–1791.]

Todas las depresiones generan un clamor entre muchos grupos por privilegios especiales a expensas del resto de la sociedad, y la depresión estadounidense que se produjo en 1784-1785 no fue una excepción. Si el exceso de importaciones era el culpable, la economización voluntaria podía ayudar, y la prensa se llenó de fulminaciones tontas contra las damas que llevaban galas importadas. Menos tonta y más perniciosa fue la campaña de los asediados y a menudo sub-marginales artesanos y fabricantes para obtener el privilegio especial de los aranceles de protección.

Ya en julio de 1783, un grupo de fabricantes de Filadelfia se reunió para solicitar a la Asamblea protección contra las importaciones extranjeras. Al año siguiente, un grupo de fabricantes de Boston presentó una petición similar. Durante el año de la depresión de 1785, los artesanos urbanos se unieron en serio. Los fabricantes de Boston de veintiséis oficios formaron la Asociación de Comerciantes y Fabricantes de la Ciudad de Boston en la primavera de 1785 para agitar un arancel protector en su estado, y les siguió la formación de un Comité General de Mecánicos en Nueva York, que pronto se fusionó con la Sociedad de Fabricantes de Nueva York para luchar por la protección. Los mecánicos de Filadelfia, Baltimore, Providence y Charleston también se mostraron activos, aunque no se organizaron formalmente. En Nueva Inglaterra, especialmente afectada, la ciudad de Nantucket solicitó a la legislatura estatal en 1785 permiso para separarse y volver a unirse a Gran Bretaña para intentar recuperar la prosperidad. En Filadelfia, los maestros cordoneros, los zapateros de la ciudad, decidieron en marzo de 1785 ejercer una presión económica concertada para intentar bloquear más importaciones de botas y zapatos. Acordaron no comprar, vender ni reparar ningún zapato importado y obtuvieron el apoyo de sus empleados, los oficiales de cordonería.

Dado que la mayor parte de las importaciones del país procedían de Gran Bretaña, era fácil para los proteccionistas emplear la demagogia antibritánica y denunciar los problemas económicos estadounidenses como un complot británico. Por su parte, los comerciantes urbanos estaban, por supuesto, encantados de prohibir a los importadores británicos o a los barcos británicos, pero no querían ninguna restricción a las mercancías británicas; en resumen, cada grupo buscaba sus propios privilegios especiales. Así, cuando los comerciantes de Boston acordaron boicotear a todos los comerciantes británicos, los fabricantes de Boston señalaron sin rodeos que no les importaba si las mercancías británicas eran importadas por comerciantes británicos o estadounidenses, y solicitaron un arancel protector integral en Massachusetts. Finalmente, en el verano de 1785 el Tribunal General de Massachusetts aprobó una tarifa protectora para los artesanos y una ley de navegación para los comerciantes. La ley de navegación prohibía cualquier exportación desde Massachusetts en un barco británico, y las mercancías importadas en todos los barcos extranjeros debían pagar derechos dobles, además de un gravamen especial. Los derechos de importación, por su parte, se elevaron a un nuevo máximo y se aplicaron a casi todo tipo de productos manufacturados; también se aplicaron impuestos especiales al consumo de artículos de lujo. Mientras los comerciantes se quejaban de la tarifa protectora, los artesanos de Boston mantenían su organización como grupo de presión y comité de vigilancia para controlar a los comerciantes locales. En agosto de 1785, los artesanos de Boston escribieron a los «comerciantes y fabricantes» de las demás grandes ciudades, instándoles a que ejercieran una presión equivalente a favor de un arancel protector sobre su legislatura. Al año siguiente, Massachusetts volvió a elevar las tasas arancelarias. Sin embargo, debido a que su ley de navegación también había perjudicado a la navegación francesa mientras todos los puertos franceses estaban abiertos a los buques estadounidenses, Massachusetts fue presionado para que derogara su ley de navegación en 1786.

Rhode Island aplicó un programa de aranceles de protección en 1785; New Hampshire aplicó derechos de importación en 1784, prohibió las exportaciones de mercancías en barcos británicos al año siguiente y añadió un programa de aranceles de protección en 1786. Virginia, las Carolinas y Georgia impusieron aranceles mucho más bajos.

Lo más importante fue el impulso de un arancel protector en la ciudad más industrializada y poblada de Estados Unidos, Filadelfia. Bajo la presión de los artesanos, la legislatura, dominada por los radicales, aprobó un arancel protector en el otoño de 1785, así como una ley de navegación antibritánica. Los conservadores, cabe señalar, eran mucho más entusiastas a favor de un arancel que los radicales. En 1786, de hecho, prácticamente todos los estados habían aprobado una ley de navegación contra la navegación británica. Sin embargo, existían grandes diferencias de grado, ya que Connecticut, Nueva Jersey, Delaware, Carolina del Sur y Georgia sólo discriminaban ligeramente la navegación británica.

Sin embargo, los fabricantes y los comerciantes pronto se dieron cuenta de que los aranceles y las leyes de navegación estatales no eran una concesión de privilegios tan eficaz como deseaban. Mientras que la mayoría de los estados manufactureros del Norte impusieron altos aranceles de protección en beneficio de sus fabricantes, el Sur, con menos manufacturas, se impuso comprensiblemente aranceles más bajos. La creciente manufactura de Pensilvania y el resto del Norte querían ahora asegurarse el gran mercado del Sur. Incluso disfrutando de los suaves aranceles del Sur, no podían competir con éxito con los productos ingleses, más eficientes y de menor coste, ni con el transporte marítimo inglés. Por lo tanto, los fabricantes del norte llegaron a la conclusión de que un sistema nacionalista en el que sólo el gobierno federal pudiera establecer un arancel uniforme era importante para monopolizar el mercado del sur, a expensas, por supuesto, de los consumidores del sur y de cualquiera de los consumidores de los estados con aranceles bajos. De ahí que los artesanos urbanos del Norte empezaran a ver con buenos ojos la vieja idea nacionalista de un gobierno central fuerte y dominante y comenzaran a aliar su importante apoyo de masas con los viejos planes de la oligarquía financiera del Norte.

También los comerciantes comenzaron a anhelar una ley de navegación nacional uniforme. Pues los estados que gravaban o restringían fuertemente a los barcos extranjeros (por ejemplo, New Hampshire, Massachusetts y Rhode Island) pronto se dieron cuenta de que perdían un comercio sustancial en favor de los que tomaban represalias muy ligeras contra la navegación británica (por ejemplo, Connecticut, Nueva Jersey, Delaware, Carolina del Sur y Georgia) e incluso tuvieron que abandonar sus leyes, mucho más estrictas. De ahí el impulso de los comerciantes para conseguir un privilegio impuesto a nivel nacional que cerrara la «laguna» de relativa libertad y elección del consumidor en los demás estados. De nuevo, un gobierno central fuerte empezó a perfilarse como un objetivo especialmente atractivo.1

En abril de 1785, los comerciantes y mercaderes (minoristas) de Boston se dirigieron al Congreso en busca de remedios para la depresión, y Boston, unos meses más tarde, instó al Congreso a repeler a los comerciantes y a los barcos extranjeros. De hecho, James Bowdoin, el gobernador ultraconservador de Massachusetts, instó a ese estado a convocar una convención constitucional para dotar al Congreso de mayores poderes, un plan respaldado por la legislatura de Massachusetts y por John Adams, entonces ministro en Inglaterra. New Hampshire no tardó en seguir su ejemplo. También a principios de 1785, los comerciantes de Nueva York en la Cámara de Comercio de Nueva York instaron a que el Congreso tomara medidas contra los comerciantes extranjeros, y los fabricantes y comerciantes de la ciudad se unieron para pedir mayores poderes al Congreso. Los ciudadanos de Filadelfia, en junio de 1785, afirmaron que sólo los plenos poderes del Congreso sobre el comercio en los Estados Unidos podrían aliviar la depresión económica; el Consejo de Pensilvania siguió con una petición de un mayor poder del Congreso. Las legislaturas de Virginia y Maryland, ya en 1783, instaron a la autorización de una ley de navegación del Congreso, y fueron seguidas por los comerciantes de Filadelfia.

El 30 de abril de 1784, el Congreso respondió solicitando a los estados la autoridad para promulgar una ley de navegación durante quince años, que prohibiera a los barcos británicos participar en el comercio costero de los Estados Unidos o importar cualquier mercancía no producida en Gran Bretaña. Para ser ratificada, nueve estados debían estar de acuerdo con esta medida. Virginia aceptó de inmediato, pero otros estados se mostraron reticentes ante el control centralizado y el dominio del comercio marítimo que la ley otorgaría a los comerciantes de Nueva Inglaterra. Delaware, Carolina del Sur y Georgia se mostraron especialmente reticentes a las restricciones de la ley, y el intento de obtener el acuerdo de los estados fracasó.

Tan pronto como el Congreso fue rechazado, sus fuerzas nacionalistas en busca de poder comenzaron de nuevo. A principios de 1785, el joven abogado de Virginia, James Monroe, encabezó un comité del Congreso que instó a enmendar los Artículos para que el Congreso tuviera poder perpetuo para regular el comercio interestatal e internacional, y para recaudar derechos sobre las importaciones y exportaciones. Los poderes de los estados debían quedar salvaguardados, ya que todos los derechos debían ser recaudados por las autoridades estatales y los fondos debían corresponder a los estados donde se recaudaran. Sin embargo, la propuesta fue derrotada en el Congreso, en gran parte por los sureños, comprensiblemente reacios a poner un monopolio del comercio de transporte en manos de los comerciantes estadounidenses, un monopolio que al mismo tiempo elevaría el precio de los productos importados y reduciría los precios de las exportaciones del sur. El temible Richard Henry Lee, de nuevo en el Congreso como su presidente, lideró las fuerzas libertarias al oponerse firmemente a cualquier poder de regulación federal del comercio y consiguió derrotar la enmienda Monroe en agosto de 1785. Un año después, una enmienda similar volvió a fracasar en el Congreso.

En Massachusetts también estaba surgiendo un movimiento decidido a favor del poder nacional. El plan del gobernador Bowdoin, propuesto a mediados de 1785, para celebrar una nueva convención constitucional centralizadora, se vio frenado por la negativa de los delegados de Massachusetts en el Congreso a presionar a favor del plan. Escribiendo con dureza a Bowdoin a principios de septiembre de 1785, los delegados, encabezados por el inquebrantable liberal Elbridge Gerry, criticaron los planes de los centralizadores: «se han trazado ingeniosamente planes, y se han perseguido vigorosamente, que de haber tenido éxito, creemos que inevitablemente habrían cambiado nuestros gobiernos republicanos, en aristocracias nefastas. Esos planes se han frustrado, pero el mismo espíritu permanece en sus promotores».2 La legislatura de Massachusetts se vio obligada por este rechazo a rescindir sus resoluciones para una nueva convención centralizadora.

Aún más importante para los nacionalistas que la regulación del comercio era la adquisición del poder tributario. En el último suspiro del dominio nacionalista, el Congreso propuso en abril de 1783 una nueva imposición después de que la última fracasara en 1782.3 Esta vez, el poder de imposición sólo se concedería por veinticinco años y los estados debían administrar la recaudación de los derechos. El mensaje de acompañamiento enviado por el Congreso a los estados en nombre de la imposición fue redactado por el congresista nacionalista de Virginia James Madison. En torno a esta propuesta de imposición federal de 1783, se desarrolló la controversia política más importante del periodo de la Confederación de posguerra. En ella se concentraron tanto las fuerzas nacionalistas como las radicales-liberales. En el Congreso, Jonathan Arnold y John Collins de Rhode Island habían liderado la oposición a la imposición. Ahora, el primero en alzar la voz pública en oposición entre la ciudadanía fue el gran George Mason. Al redactar las resoluciones del condado de Fairfax (Virginia), Mason encontró tanto en el plan de la imposición como en el alegato de Madison «fuertes pruebas del ansia de poder». De forma mordaz, Mason comparó el plan con las medidas arbitrarias de los monarcas Estuardo en Inglaterra. Cualquier poder impositivo del Congreso significaba un desastre: «El Congreso no debería tener ni siquiera la apariencia de tal poder. Las formas generalmente implican la sustancia, y tal precedente puede aplicarse a propósitos peligrosos en el futuro. Cuando el mismo hombre o grupo de hombres tiene la espada y la bolsa, se acaba la libertad». A la petición de los nacionalistas de poder fiscal para pagar la deuda pública, los liberales propusieron que la deuda fuera dividida y pagada por los distintos estados, según su valor real depreciado. De este modo, no habría acumulación de poder centralizado.

La unanimidad de los estados fue de nuevo necesaria para adoptar el impuesto de 1783. Nueva Jersey, Carolina del Norte y Delaware, con poco comercio de importación directa, estaban lo suficientemente dispuestos a tener ingresos nacionales derivados de los aranceles, y consintieron fácilmente. Los habitantes de Nueva Jersey, además, habían invertido grandes sumas en valores federales. Uno de los pocos opositores en Carolina del Norte fue el antiguo líder de los reguladores, Thomas Person.4 Carolina del Sur siguió su ejemplo en apoyo de la imposición, y Pensilvania, todavía bajo el férreo control de la derecha, no tardó en seguirlo también, a pesar de las débiles objeciones de los constitucionalistas.

Massachusetts ratificó la imposición en el otoño de 1783, pero sólo tras una reñida lucha. Viejos radicales como James Warren y comerciantes liberales como Stephen Higginson lideraron la oposición, pero en general los pueblos comerciales del este y del río Connecticut favorecieron la imposición por amplia mayoría, mientras que el interior y especialmente el oeste de Massachusetts se opusieron amargamente. A pesar de la escasa aprobación de Massachusetts en 1783, los pueblos urbanos siguieron mostrándose intranquilos, y los pueblos del oeste del condado de Suffolk instaron a una convención del condado en 1784 en contra de la imposición, petición que fue rechazada airadamente por Boston. Ya en 1786, la ciudad rural de Rochester, en el sur del condado de Plymouth, atacó la media paga del Congreso para los oficiales del ejército, y atacó la imposición por eliminar «el control constitucional que el Tribunal General tenía sobre el Congreso».

La lucha también fue intensa en Connecticut, donde la opinión agraria hizo fracasar la imposición, mientras que el condado tory de Fairfield votó a favor. La intensa oposición rural a la imposición en estos estados no era sorprendente, ya que eran precisamente las personas que tendrían que sufrir la carga. Pero tras insistir en que los ingresos se destinaran únicamente a las deudas públicas y no a ninguna pensión, a lo que Nueva Inglaterra se opuso amargamente, la imposición fue finalmente aprobada por la legislatura de Connecticut en 1784.

El debate fue más acalorado en Virginia, tras el papel crucial de ese estado en el bloqueo del anterior plan de impuestos de 1781. Figuras tan poderosas en Virginia como Thomas Jefferson presionaron a favor del plan, y Patrick Henry lo apoyó. La oposición estuvo encabezada por George Mason y Richard Henry Lee; también Lee denunció la sed de poder y aristocracia que exhibía el plan, así como la ruptura de los límites que la Confederación había puesto a la intromisión federal en las libertades de los estados. El repentino cambio de Patrick Henry hacia la oposición parecía condenar la imposición, pero la presión abierta de George Washington, combinada con la rendición de Mason, aseguró la aprobación de la imposición por parte de Virginia a finales de 1783.

La historia fue similar en Carolina del Sur. El estado había rechazado primero la solicitud del Congreso pero, tras la presión de George Washington, fue finalmente persuadido de aprobar la imposición. En Georgia, la oposición fue tan grande que se retrasó la aprobación hasta 1786. Sin embargo, uno a uno, los estados se fueron alineando; incluso Rhode Island, a pesar de la amarga oposición de David Howell, que lideró la resistencia contra la imposición de 1781, aprobó la imposición a principios de 1786. El cambio de Rhode Island fue impulsado por el cambio de opinión de Nicholas Brown de Providence, uno de los principales comerciantes del estado, y anteriormente uno de los principales defensores de Howell. Propietario de 50.000 dólares en valores federales, Brown decidió que estos valores estaban siendo «descuidados», por lo que se pasó a la imposición. Al igual que en Massachusetts, la oposición a la imposición recayó en los pueblos del interior, mientras que los intereses urbanos, los comerciantes y los mecánicos estaban a favor del impuesto.

En agosto de 1786, todos los estados menos Nueva York habían aprobado la imposición. Mientras que los oligarcas y los artesanos urbanos se unieron para favorecer la imposición, la oposición fue liderada por Abraham Yates, el abogado y zapatero de Albany que había llegado a liderar las fuerzas radicales del estado de Nueva York. Yates hizo hincapié en el tema de la sed de poder y, junto con otros opositores a la imposición, citó al teórico inglés James Burgh para advertir de la tendencia interna a la expansión del poder 5gubernamental. De manera infalible, Yates se centró en la importancia central del poder tributario y advirtió que «es el primer, más aún, puedo decir que el único objeto de los tiranos... Este poder es el centro de gravedad, pues acabará atrayendo a su vórtice a todos los demás poderes».6 Yates también advirtió que el verdadero republicanismo sólo puede preservarse en estados pequeños, y señaló con agudeza que en las exitosas repúblicas de Suiza y los Países Bajos las provincias locales mantenían el control total de sus finanzas. Un poder tributario en el Congreso demolería la soberanía estatal y reduciría a los estados, donde el pueblo podría vigilar a sus representantes, a meros adjuntos del poder del Congreso, y la libertad desaparecería.

En Nueva York, la lucha se centró en el control del Congreso frente al control estatal de la recaudación del impuesto propuesto. En la votación crítica de la primavera de 1786, y de nuevo al año siguiente, la legislatura de Nueva York se negó a conceder al Congreso cualquier control sobre la recaudación, e insistió en que se aceptara el papel moneda de Nueva York en el pago de los derechos. El Congreso se negó a aceptar estas condiciones, y la imposición de 1783 fue derrotada. De este modo, el principio de unanimidad bajo los Artículos de la Confederación había hecho impotentes todos los intentos de imponer un poder tributario del Congreso.

Los votos de la legislatura neoyorquina se alinearon con los comerciantes de la ciudad de Nueva York y Albany, liderados por Alexander Hamilton y Philip Schuyler, y el grueso de los mecánicos urbanos, a favor de la imposición, mientras que los seguidores del gobernador George Clinton de los otros condados del norte del estado, liderados por Abraham Yates, se opusieron de forma abrumadora. En los debates de ratificación de la Constitución se trazarían líneas similares.7

  • 1. Aunque Connecticut gravó las importaciones procedentes de Massachusetts y Nueva York, en 1787, pasó a gravar las mercancías extranjeras importadas de los estados vecinos, el espectro de la desunión y la alteración de los aranceles interestatales era más bien un señuelo para vender la idea de un gobierno nacional poderoso que un factor real en la economía de la época.
  • 2. Edmund Cody Burnett, The Continental Congress (Nueva York: W.W. Norton and Co., 1964), p. 637.
  • 3. Para más información sobre las fallidas imposiciones de 1781 y 1783, véase Rothbard, Conceived in Liberty, vol. 4, pp. 1514-17, 1521; pp. 400-03, 407.
  • 4. Thomas Person fue un asambleísta de Carolina del Norte y posteriormente un destacado antifederalista. Los Reguladores de Carolina del Norte fueron un movimiento de finales de la década de 1760 y principios de la de 1770, molestos por las concesiones arbitrarias de tierras en la colonia, los funcionarios fiscales corruptos y los elevados impuestos y rentas. Murray Rothbard, Conceived in Liberty, vol. 3: Advance to Revolution, 1760–1775 (Auburn, AL: Instituto Mises, 1999), pp. 997-1009; pp. 233-45.
  • 5. James Burgh era un escocés conocido en las colonias por sus Disquisiciones políticas (1774). Escribió en la tradición de John Trenchard y Thomas Gordon de las Cartas de Catón y criticó los impuestos sin representación y las severas acciones de Gran Bretaña contra sus colonias. Rothbard, Concebido en Libertad, vol. 4, pp. 1262-63, 148-49.
  • 6. Jackson Turner Main, The Antifederalists: Critics of the Constitution, 1781-1788 (Chapel Hill: University of North Carolina Press, [2004] 1961), p. 79. Para más información sobre Abraham Yates y los liberales de Nueva York, véase Rothbard, Conceived in Liberty, vol. 4, pp. 1389-90, 275-76.
  • 7. Nota del editor] Merrill Jensen, The New Nation, pp. 225-27, 282-301, 400-13; Main, The Antifederalists, pp. 72-102; Nettels, The Emergence of a National Economy, pp. 69-75; Burnett, The Continental Congress, pp. 633-53.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire