Mises Wire

Home | Wire | El crepúsculo de los Antifederalistas

El crepúsculo de los Antifederalistas

  • clint

Etiquetas Historia de EEUU

Nueva York era el hueso más duro de roer para los Federalistas. Porque aquí había un estado en el que no sólo la población se oponía abrumadoramente a la Constitución, sino que la oposición tenía un control firme y decidido del gobierno y la maquinaria política del estado. Aquí había un gobernador poderoso, George Clinton, que no cedería, como Hancock y Randolph en los otros estados críticos, a una venta bajo presión. Clinton había sido un gobernador muy popular desde la formación del estado, contaba con una fuerte maquinaria política basada en la masa de la burguesía del norte del estado y estaba decidido a organizar y derrotar la Constitución.

Sin embargo, su organización final fue lenta. Sólo en febrero de 1788 los Antifederalistas de Albany, guiados por Clinton, formaron un comité para organizar la campaña electoral. El comité, que incluía a John Lansing y Jeremiah Van Rensselaer, organizó el envío de artículos a la prensa y se unió en confianza con otros comités del estado. El cuartel general de la campaña Antifederalista estaba en la ciudad de Nueva York, en el Comité Republicano Federal; el presidente era el veterano general John Lamb, líder de los radicales de Nueva York desde los días de los Hijos de la Libertad, y otros líderes del comité eran los comerciantes Marinus Willett y Melancton Smith. El comité organizó y distribuyó artículos dentro del estado, pero también a los Antifederalistas de otros estados. Se crearon clubes y comités de correspondencia en el interior del país, y los observadores electorales se movilizaron para las elecciones. Pero, extrañamente, los intentos de importancia crítica para coordinar la campaña con los esfuerzos Antifederalistas en otros estados se retrasaron hasta mayo, cuando ya era demasiado tarde. La falta de coordinación impidió a los Antifederalistas de los distintos estados llegar a un acuerdo sobre las enmiendas constitucionales previas en las que debían insistir.

Además, como de costumbre, los Federalistas dominaban la prensa, especialmente en la ciudad de Nueva York, fuertemente Federalista. Mientras que los federales fueron característicamente enérgicos en su propaganda en la prensa, los Antifederalistas contraatacaron con fuerza ya en octubre de 1787. Pero pronto, la presión Federalista entre bastidores consiguió cerrar casi todos los periódicos, excepto el New York Journal, a los escritos Antifederalistas. Sin embargo, se seguía publicando material Antifederalista en la prensa del norte del estado. Los Federalistas, muy concentrados en la ciudad de Nueva York y con un liderazgo cohesionado, no necesitaban una organización formal. A través de la presión pudieron inundar la prensa de Nueva York con su literatura. Viendo su debilidad en el norte del estado, en marzo pudieron formar un comité federal en la ciudad de Albany, un bastión del sentimiento nacionalista en el norte del estado.

El debate público previo a las elecciones se libró con furia en la prensa y en panfletos de dentro y fuera del estado, aunque para entonces la prensa de los periódicos empezaba a superar en importancia a los panfletos, que habían sido dominantes antes y durante la Revolución. Por un lado estaban los Antifederalistas clintonianos, de mentalidad libertaria, y por otro los Federalistas hamiltonianos, de mentalidad centralizadora. Los Antifederalistas exponían su caso libertario-democrático con firmeza: los pocos ricos y bien nacidos intentaban crear un gobierno fuerte para gravar y multar a los muchos más pobres y productivos para su propio poder y beneficio. Así, un poeta del periódico escribió:

Pero LIBERTAD, mantén libre a Columbia,

                Ni dejemos que el hombre nos utilice como a la abeja;

Que no prosperen los DRONES de base sobre nuestra miel

                Y asfixiar al creador en su HIVE.1              

 

«Sidney», que creía que los artículos de la Confederación eran suficientes para las necesidades de Nueva York, advirtió sobre la posibilidad de que el pueblo renunciara demasiado rápido a sus libertades, ya que «una vez perdidas, [no] se recuperarán, sino con inquietud y desorden». «Brutus Junior» escribió en el New York Journal que los artífices de la Constitución tenían «altas ideas aristocráticas y el más soberano desprecio por el pueblo llano», y estaban «fuertemente dispuestos a favor de la monarquía»; eran hábiles en la intriga y ávidos de poder y sus privilegios.

El propio gobernador Clinton, supuestamente escribiendo como «Cato», insistió en un tema antifederal similar: la Constitución crearía un gobierno consolidado a expensas de los estados localistas. Pero tal vez el estudio más incisivo del caso antifederal libertario llegó en una carta al gobernador de su brillante y joven sobrino y futuro secretario DeWitt Clinton:

De la insolencia de los grandes hombres, de la tiranía de los ricos, de la rapacidad insensible de los recaudadores de impuestos, de la miseria del despotismo, de los gastos de mantenimiento de los ejércitos permanentes, de las armadas, de los funcionarios, de las sinecuras, de las ciudades federales, de los senadores, de los presidentes y de una larga serie de etcéteras.

 

Por parte de los Federalistas, Hamilton lideró la carga contra Clinton y respondió a «Cato» con «Caesar», una respuesta en su mayor parte llena de ad hominems e incluso una amenaza apenas velada: sería mejor para Nueva York y para el país en su conjunto «que [Washington] fuera inducido a aceptar la presidencia del nuevo gobierno, a que se le solicitara de nuevo que aceptara el mando de un ejército». Pero, con mucho, la declaración más extensa y autorizada para la derecha se produjo en una serie de artículos de diez meses de «Publius», en el New York Independent Journal. Los artículos se escribieron hasta agosto de 1788 y se publicaron en forma de libro como The Federalist. The Federalist, del que son coautores Alexander Hamilton y James Madison (con algunos artículos de John Jay), es un documento notable. No por su influencia o éxito en su momento, que fue insignificante, ya que los ensayos eran demasiado elevados para influir en el sentimiento público. Tampoco fueron notables como una presentación completa y precisa de la posición nacionalista. Los ensayos contenidos en The Federalist no fueron concebidos como una explicación de los puntos de vista nacionalistas, sino como un documento de propaganda para disipar los temores y adormecer las sospechas de las fuerzas antifederales. En consecuencia, estos mariscales de campo de la campaña Federalista se preocuparon por hacer que la Constitución pareciera un brebaje mixto de controles y equilibrios y representación popular, cuando realmente deseaban, y creían tener, un sistema político de poder nacional absoluto. Lo que es notable es el hecho de que los historiadores y los teóricos políticos conservadores hayan aprovechado y canonizado estas piezas de la campaña como fuentes de sabiduría política casi divina, como textos sagrados que hay que venerar, incluso como una parte vital de la ley constitucional americana.

Así, Hamilton, en The Federalist nº 32, intentó mendazmente asegurar al público que el nuevo gobierno era sólo una consolidación «parcial» y no «total», y que los estados realmente conservaban la mayor parte de su soberanía anterior.2 Y en el nº 9, Hamilton hizo todo lo posible por confundir y difuminar la cuestión al descartar cualquier distinción real entre «confederación» y «consolidación». También Madison, en el núm. 39, exhortó a sus lectores a que la Constitución estableciera una mezcla de gobierno «federal» y «nacional»; en el núm. 45, tratando de evitar una declaración de derechos, difundió el mito de que los poderes reservados bajo la Constitución pertenecen ineludiblemente a los estados. También es característico de los discursos de Madison su alegato autocontradictorio en el nº 40 de que (a) los redactores de la Constitución no se excedieron en sus poderes legales, y (b) aunque lo hicieran, fue algo bueno y apropiado.

El posteriormente famoso número 10, escrito por Madison, es una elaboración de su argumento en la Convención Constitucional de que una república grande, o un gobierno poderoso en un área grande, protegerá la libertad mucho más que una república pequeña, o un gobierno poderoso en un área pequeña. Madison afirmó que la mayor diversidad de intereses en un área grande hará más difícil que una mayoría de intereses se combine y oprima a una minoría. Sin embargo, es difícil ver por qué esa combinación debería ser difícil. Supongamos el argumento Antifederalista: una república más grande, precisamente por incluir bajo ella una mayor diversidad de intereses, estará obligada, actúe como actúe, a oprimir algunos intereses minoritarios. Cuanto menor sea el ámbito de gobierno, y por tanto más homogéneos sus ciudadanos, menos probable será que haya comunidades oprimidas, y más probable será que cada interés tenga su propio gobierno. Pero la principal falacia del argumento de Madison es que forma parte de la doctrina antidemocrática Federalista de que el peligro de un gobierno despótico no proviene del gobierno, sino de las filas (es decir, de la mayoría) del público. La falacia de esto ya debería ser evidente. Incluso si una mayoría aprueba un acto de tiranía, casi nunca inicia o elabora o ejecuta dicha acción; más bien son casi siempre herramientas pasivas en manos de la oligarquía de gobernantes y sus aliados favoritos del aparato estatal. Según esta visión del proceso político, implícita en la doctrina antifederal, cuanto más pequeño sea el tamaño y el alcance de una unidad gubernamental, mejor, ya que cuanto más cerca del pueblo, menos oligárquico, más susceptible de vigilancia y control, más fácil de acabar.3

También podríamos señalar un tema recurrente olvidado en The Federalist: la necesidad de la Constitución para promulgar una política exterior agresiva en todos los sentidos, para convertir a Estados Unidos en lo que Patrick Henry vio brillantemente como un gran «imperio». De ahí la apelación al carisma, la vanagloria y la codicia nacional del número 15 de Hamilton:

Puede decirse con propiedad que hemos alcanzado casi la última etapa de la humillación nacional. Apenas hay nada que pueda herir el orgullo o degradar el carácter de una nación independiente que no experimentemos. …

    ¿Tenemos territorios valiosos y puestos importantes en posesión de una potencia extranjera [Inglaterra] que, por estipulaciones expresas, deberían haber sido entregados hace tiempo? Todavía se conservan en perjuicio de nuestros intereses, no menos que de nuestros derechos. ¿Estamos en condiciones de resistir o rechazar la agresión? No tenemos ni tropas, ni tesorería, ni gobierno [nacional]. ... ¿Estamos siquiera en condiciones de protestar con dignidad? ... ¿Tenemos derecho, por naturaleza y por pacto, a participar libremente en la navegación del Mississippi? España nos excluye de ella. ¿Es el crédito público un recurso indispensable en tiempos de peligro público? Parece que hemos abandonado su causa.4

 

Al recibir la Constitución del Congreso, el gobernador Clinton cometió lo que más tarde resultó ser un grave error táctico. Fue un error comprensible, ya que en todo el país la táctica de los Federalistas era apresurar la aprobación de la Constitución, mientras que los Antifederalistas intentaban retrasarla todo lo posible. Por tanto, Clinton adoptó la táctica de la demora, posponiendo la convención todo lo posible. También esperaba poder evitar una batalla haciendo que la Constitución cayera primero en los otros estados; un caso de dejar hacer a George que le salió muy mal. Pero otra consideración fue que ni Clinton ni los Federalistas previeron la profundidad del antagonismo neoyorquino hacia la Constitución. Ambos bandos esperaban una lucha reñida; la propia legislatura existente estaba muy dividida, y los Federalistas eran optimistas sobre el resultado de las elecciones.

El primer acto de Clinton fue rechazar la petición del Congreso de celebrar una sesión especial de la legislatura para convocar una convención. La legislatura de Nueva York se reunió a mediados de enero de 1788 y, a finales de mes, Egbert Benson, abogado del condado de Dutchess y líder Federalista en la Asamblea, propuso convocar una convención. En ese momento, Cornelius Schoonmaker, del condado de Ulster, incluyó una resolución creativa: que la legislatura adjuntara un preámbulo en el que se atacara a la convención de Filadelfia por exceder ilegalmente su poder autorizado. La votación apenas pudo estar más reñida, ya que el preámbulo de Schoonmaker perdió por 27-25, y después de esa votación culminante la Asamblea votó a favor de la convocatoria de la convención. Pero en el Senado estaba el indomable radical Abraham Yates. Yates ya había intentado bloquear la Constitución, y aquí no haría más que redoblar sus esfuerzos, argumentando que la Convención de Filadelfia nunca estuvo autorizada a redactar una nueva constitución. Un miembro de la familia Schuyler le respondió bruscamente que eso ya era viejo. De hecho, Yates nunca se dio por vencido ni siquiera después de la ratificación de la Constitución. Yates fue el autor, en 1789, de la primera (pero inédita) historia del impulso de la Constitución, en la que trazaba con perspicacia el movimiento nacionalista desde la época de la Guerra de la Independencia y su método para organizar un golpe de Estado:

La reunión celebrada en Filadelfia en 1787 con el único y expreso propósito de revisar los Artículos de la Confederación, recibió el nombre de Convención (creo que en poco tiempo el de Conspiración habría sido más significativo), [y] no prestaron más atención a sus órdenes y credenciales que César cuando pasó el Rubicón. Bajo una orden de secreto, continuaron sus obras de oscuridad hasta que la Constitución pasó por sus manos usurpadoras.6

 

Yates seguramente dio en el clavo cuando escribió «han convertido una Convención en una Conspiración, y bajo el epíteto de Federal han destruido la Confederación». En el Senado, este veterano clintoniano lideró el intento Antifederalista de derrotar la convocatoria, pero se aprobó la moción por otra ajustada votación de 11 a 8. Un cambio de dos votos en la legislatura de Nueva York podría haber derrotado la Constitución. Las elecciones se fijaron para abril y la convención en Poughkeepsie para el 17 de junio.

Al convocar la convención, la legislatura de Nueva York hizo una cosa única y notable: consideró que para esta elección particular y trascendental se eximiría de todos los requisitos de propiedad para votar y que, por el momento, habría sufragio universal masculino en el estado de Nueva York. Esta medida democrática parece haber aumentado el total de votos en casi un tercio. No hay pruebas de que el resultado de la victoria haya cambiado de forma significativa. Si los clintonianos hubieran sido más astutos, se habrían concentrado aún más en corregir el reparto en la legislatura estatal. Al igual que en los demás estados, los delegados a la convención se repartieron de la misma manera que la legislatura y los condados antifederales estaban infrarrepresentados, mientras que los condados federales estaban sobrerrepresentados en la legislatura y la convención.

Las elecciones para la convención fueron una sorprendente y aplastante victoria para las fuerzas Antifederalistas, que arrasaron con los delegados de la convención por 46-19. Los Federalistas procedían únicamente de la ciudad de Nueva York y sus alrededores inmediatos, Kings, Richmond y Westchester, cuatro condados de los trece del estado. Los cuatro condados federales tenían una población de 65.000 habitantes, mientras que los condados más antifederales sumaban 274.000. Así, los Federalistas de Nueva York, Richmond y Westchester, con el 18 por ciento de la población total del estado, obtuvieron el 26 por ciento de los delegados de la Asamblea en 1790; los condados Antifederalistas del norte del estado, con el 71 por ciento de la población, sólo tuvieron el 57 por ciento de los delegados de la Asamblea (Long Island, con el 11 por ciento de la población, tuvo el 17 por ciento de los delegados de la Asamblea). Si los delegados de la convención se hubieran repartido de acuerdo con la población, habría habido un cambio de seis, lo que supondría una división de 52-13 en contra de la Constitución. Si este reparto adecuado hubiera estado en vigor, la Constitución podría no haber sido ratificada nunca en Nueva York, ya que en realidad fue ratificada por una escasa mayoría de tres votos (la ciudad de Nueva York habría enviado seis delegados en lugar de nueve, y el condado de Albany quince en lugar de siete).7

El conflicto era, una vez más, bastante crudo, el comercio-navegación contra el interior. La ciudad comercial de Nueva York era el bastión del federalismo, y en la zona rural del norte del estado de Nueva York existían focos de federalismo en las ciudades comerciales del río Hudson, Albany, Hudson y Lansingburgh, que se vieron desbordados por la población rural de los alrededores en las votaciones de todo el condado. En el condado pendular de Albany, la victoria Federalista en la ciudad de Albany se vio anulada por una enorme mayoría antifederal en el resto del condado, lo que dio a los antifederales una mayoría general del condado de 2 a 1. De los condados oscilantes cercanos a la ciudad de Nueva York, Westchester fue fuertemente Federalista, mientras que Suffolk y Queens, condados de pequeños agricultores pero cercanos al mar y al comercio, votaron antifederal por estrechos márgenes. Las diferencias en el voto pueden verse comparando el corazón del antifederalismo, el Ulster, el condado natal de Clinton, de pequeños agricultores, y la ciudad de Nueva York, donde todas las clases, comerciantes y mecánicos por igual, favorecieron fuertemente e incluso con fanatismo la Constitución. En el Ulster, la papeleta Antifederalista acumuló unos 1.200 votos cada una, mientras que el delegado Federalista más alto recibió la friolera de sesenta y ocho votos. En la ciudad de Nueva York, los federales obtuvieron una media de 2.700 votos cada uno, mientras que el gobernador Clinton fue el candidato antifederal más votado, ¡con sólo 134 votos!

Cuando la convención se reunió el 17 de junio, los votantes de Nueva York habían elegido a cuarenta y seis delegados frente a diecinueve de los federales. Sin embargo, cuando llegó la votación sobre la Constitución el 26 de julio, la votación fue de 30 a 27 a favor de la ratificación. ¿Qué ocurrió en el ínterin? ¿Qué indujo esta traición masiva del electorado neoyorquino? Un factor crítico fue la sombría noticia de la ratificación en los estados supuestamente antifederales de New Hampshire y Virginia, que llegó a Nueva York en medio de la convención. Ahora ya no era una cuestión, como lo había sido incluso hasta la lucha de Virginia, de bloquear o adoptar la Constitución: con la ratificación de diez estados, la Constitución sería claramente puesta en vigor por los demás estados. Nueva York se enfrentaba a un dilema mucho más difícil que sus predecesores: ¿debía entrar o quedarse fuera de la nueva e inevitable Unión?

Pero el impulso más importante para el cambio masivo de votos provino de los rasgos contrastantes de los campos opuestos. Por un lado, el fanatismo feroz del gran grueso de los nacionalistas, que no se detendría ante nada para lograr sus fines; por otro, una suave propagación de la decadencia en sectores externos de las fuerzas antifederales que los hacía susceptibles de capitulación. El fanatismo de los Federalistas se reflejó en el movimiento decisivo de la convención de Nueva York, la fuerza que provocó la rendición de una minoría timorata de las fuerzas antifederales. Esa fuerza fue la amenaza de chantaje efectivamente empleada en Virginia: si Nueva York no ratificaba, la ciudad de Nueva York y sus alrededores se separarían del estado y se unirían a la nueva Unión. Fue esta fea y temible amenaza la que llevó a la minoría desertora a dar media vuelta y rendirse. La amenaza de secesión no podría haber sido creíble a menos que toda la ciudad la apoyara de forma sólida y entusiasta. Nadie habría prestado atención a las amenazas murmuradas de un Jay o un Hamilton si supiera que estos oligarcas no contaban con un gran respaldo de masas en la cuestión. Pero la ciudad, toda ella, sí respaldó a sus líderes con celo y hasta el final. Fue el ferviente apoyo de masas de los artesanos lo que dio la unidad y la fuerza al chantaje Federalista.

Los mecánicos (no sólo en Nueva York, sino también en Boston, Filadelfia, Charleston y otras ciudades) no eran obreros en el sentido de proletarios, sino pequeños burgueses, es decir, pequeños empresarios y aprendices de comerciantes. Después de la Revolución, especialmente en la depresión de la posguerra de la década de 1780, los pequeños empresarios, a menudo marginales, se encontraron con la posibilidad de ser sub-marginales, incapaces de hacer frente a la competencia de las importaciones más eficientes de productos manufacturados británicos. Y, como los empresarios ineficientes de todo el mundo, pasaron del mercado libre al aparato estatal para adquirir privilegios especiales, en este caso un arancel protector. Fue el atractivo de un arancel nacional, y de un mercado privilegiado en casa y en los demás estados, lo que llevó a los artesanos en masa al campo Federalista. Con el inicio de la depresión, los comerciantes y los mecánicos, que antes se habían organizado entre ellos, formaron comités conjuntos en todas las grandes ciudades para presionar a favor de la regulación federal del comercio (para los comerciantes) y de un arancel contra las importaciones europeas (para los mecánicos). Los propagandistas nacionalistas habían fomentado demagógicamente la opinión entre los artesanos anteriormente antitory de que cualquiera que se opusiera a los aranceles sobre las importaciones británicas debía estar bajo la influencia del antiguo enemigo. Como resultado, incluso antes de las elecciones, cuando los habitantes de la ciudad ya amenazaban con la secesión, la guardia del cabo de los Antifederalistas neoyorquinos ya estaba empezando a ceder bajo la tremenda presión que les rodeaba. Así, en vísperas de las elecciones, Marinus Willett, un veterano radical que siempre había dependido de su electorado artesano, empezaba a ceder: a pensar que la Constitución «podría ser correcta, ya que parece ser el sentido de una gran mayoría» [en la ciudad de Nueva York]. De hecho, de los antiguos líderes radicales de los Hijos de la Libertad en la ciudad, sólo John Lamb seguía siendo un antinacionalista incondicional, y fue recompensado por su fidelidad a la antigua causa radical al ver su casa amenazada por una turba amotinada.

Otra razón importante para las inflexibles demandas de la ciudad de Nueva York era la fuerte posibilidad de que fuera la capital del nuevo gobierno. Siendo ya la sede del Congreso de la Confederación, si Nueva York permanecía fuera de la Unión, la ciudad se vería privada de todos los subsidios, comercio y privilegios que recibe cualquier sede gubernamental. Para muchos neoyorquinos, esto era sencillamente demasiado como para renunciar a ello.

El 23 de julio, las temibles filas —casi 4.000— de artesanos neoyorquinos de más de cincuenta oficios marcharon por Broadway para celebrar la adopción de la Constitución por parte de New Hampshire —y, por tanto, de nueve estados—. A pesar de que la convención se había celebrado en el norte del estado, en Poughkeepsie, las noticias del desfile no pudieron evitar que la amenaza de secesión en el sur del estado fuera realmente creíble. Uno tras otro, los eslóganes y los gritos de los distintos gremios pasaron, y cada gremio celebró el privilegio especial y la subvención que esperaba obtener de la nueva política en ciernes. Así, los Skinners, Breeches Makers y Glovers: «¡Americanos, alentad vuestras manufacturas!»; los fabricantes de percusión y los peluqueros: «Que tengamos éxito en nuestro oficio y que el sindicato nos proteja»; los Herreros: «Forjadme fuerte, acabadme bien, pronto amarraré una flota federal»; y los fabricantes de cepillos: «Que el amor y la unidad apoyen nuestro comercio, y mantengan alejados a los que quieren invadir nuestros derechos».8 Otras carrozas celebraban a Alexander Hamilton, especialmente por su trabajo como mariscal de campo de las fuerzas federales en la convención de Poughkeepsie. Si tenemos en cuenta que el número de manifestantes constituía prácticamente la mitad de la población masculina adulta de la ciudad de Nueva York, el poder de la masa y la intensidad de esa ciudad eran evidentes para todos.

Si los artesanos de la ciudad de Nueva York proporcionaron el empujón que hizo saltar a un gran número de delegados antifederales, ¿cuál saltó el fuego? Los votantes habían elegido originalmente a cuarenta y seis Antifederalistas y diecinueve Federalistas; la votación final de la convención, de 30 a 27 a favor de la Constitución, se consiguió gracias a la deserción de diecinueve hombres, doce que votaron a favor de la Constitución y siete que se abstuvieron (en cambio, en el bloque Federalista, más cohesionado, sólo uno se abstuvo y ninguno se pasó a la oposición). ¿Hubo algo especialmente significativo en los dieciocho tránsfugas? En primer lugar, de los nueve delegados elegidos de los condados de Queens y Suffolk, en Long Island, ocho fueron desleales, los cuatro de Queens y cuatro de los cinco de Suffolk. Este cambio reflejó la falta de firmeza del liberalismo de los condados de agricultores comerciales estrechamente vinculados a la costa y a la ciudad comercial de Nueva York. Además, el delegado Antifederalista de Queens, Samuel Jones, amigo personal de Clinton, tenía intereses comerciales en la ciudad de Nueva York; su renuncia reflejó una deserción masiva en la votación final de toda la multitud de asediados comerciantes antifederales de la ciudad. Así, en la votación final, todos los delegados de la ciudad y de los alrededores —Nueva York, Long Island, Staten Island, Westchester— apoyaron la Constitución, con la excepción de un ausente de Suffolk y el temible jurista del mismo condado, Thomas Tredwell, que tuvo el valor de votar no.

De los otros once tránsfugas, sólo tres estaban dispersos por los condados del norte del estado (Orange, Montgomery y Ulster), mientras que los demás estaban muy concentrados. De los siete delegados del condado de Albany, tres desertaron. Al menos dos de ellos eran comerciantes de la ciudad de Albany. Lo más significativo fue la deserción del condado de Dutchess; pues de los siete delegados elegidos como Antifederalistas, nada menos que cinco desobedecieron a sus votantes. Dado que un mero cambio de dos votos habría derrotado a la Constitución, la traición de Dutchess adquiere el aspecto del cambio crítico en el panorama de la convención.

El cambio de Dutchess adquiere mucha más importancia cuando nos damos cuenta de que uno de los desertores era nada menos que Melancton Smith, veterano clintoniano, uno de los dos líderes del gobernador en la convención (el otro era John Lansing, que permaneció leal hasta el final). La apostasía de Smith debió de ser el golpe decisivo para desanimar a los Antifederalistas acérrimos, incluido el gobernador Clinton, y el vuelco de sus colegas. Sin duda, la deserción al por mayor de Dutchess se debió a la poderosa influencia en el condado de Melancton Smith.

Profundizando en el problema, descubrimos que Smith sólo era un antiguo residente de Dutchess, y que actualmente residía como un importante comerciante en la ciudad de Nueva York. De hecho, fue uno de los líderes del desafortunado Comité Lamb, la mayor parte de los cuales se pasaron al enemigo. Smith, pues, era realmente un hombre de Nueva York, aunque elegido por Dutchess, y estaba sujeto a toda la presión urbana que sometía a sus colegas.

Nunca debe pensarse que el «norte del estado» de Nueva York era un monolito ideológico. Por el contrario, mientras que los agricultores de subsistencia eran antifederales, los gigantescos terratenientes casi feudales del valle del Hudson eran casi uniformemente Federalistas, y allí donde los terratenientes residían en sus estados señoriales, solían dominar a sus inquilinos y controlar su voto. Así, en el condado de Dutchess, que se decantó por los Antifederalistas con una mayoría de 2 a 1 —cerca de la media del estado—, el noroeste de Dutchess, el bastión del federalismo en el condado, era una zona de grandes estados señoriales dominados especialmente por los oligárquicos Beekmans y Livingstons.

Los electores antifederales eran los terratenientes independientes del resto del condado, pero su liderazgo estaba en manos de un pequeño grupo de comerciantes medianos entrelazados en conexiones familiares y comerciales que dirigían sus asuntos en la ciudad comercial ribereña de Poughkeepsie. Ambas clases habían estado aliadas durante mucho tiempo en la gran lucha contra el terrateniente feudal, y la confiscación de las fincas tory durante la Revolución había liberado el sur de Dutchess y convertido la región en una tierra de pequeños y medianos agricultores que votaron a lo largo de los años a los Antifederalistas liberales y clintonianos.9 En la campaña por los delegados, un Antifederalista de base del condado, «Uno de tantos», ya protestó por la sobrerrepresentación del «pequeño recinto prepotente de Poughkeepsie» en la convención antifederal, y el resultado de esta mala distribución fue la nominación antifederal de Melancton Smith. O, como se quejaba el Antifederalista, «¿Qué hay de cierto en la nominación del Sr. Smith de Nueva York... Debemos pedir la ayuda de los extranjeros y de los comerciantes de Nueva York?» «Uno de tantos» también dio una predicción precisa del comportamiento de Smith como delegado:

Se dice (y suponemos que la información puede ser confiable) que el Sr. Smith se ha enfriado con respecto a la cuestión, y que considera que la adopción de la nueva Constitución por parte de Massachusetts es decisiva para el continente, y que sería tan infructuoso como inoportuno para este Estado, incluso si hubiera una mayoría en contra, oponerse al sentido general y a los sentimientos ardientes de América. Si este es el caso, nos opondríamos a tal delegado incluso si viviera en este condado.10

 

De los otros cuatro traidores de Dutchess, Gibert Livingston era un comerciante de Poughkeepsie asociado con el hermano de Melancton Smith. También era miembro de la archiconservadora familia Livingston y ejercía como agente de un señorío de los Livingston. Para completar el cuadro, Gilbert Livingston era también el socio legal del alto Federalista James Kent. El otro desertor de Poughkeepsie fue Zephaniah Platt, socio de Smith en la especulación de tierras y suegro de la hermana de Gilbert Livingston. Es cierto que Ezra Thompson, un cuarto desertor de Dutchess, procedía de la zona rural del noreste del condado, pero también es cierto que era (a) cuñado de Smith, y (b) suegro de la hija de Livingston y socio legal del propio Livingston. Por el contrario, los dos delegados que se mantuvieron fieles y antifederales hasta el final, Jonathan Akin y Jacobus Swartwout, procedían del sur de Dutchess, que no era un pequeño agricultor, el gran bastión del antifederalismo entre el electorado. Además, tanto las familias Akin como Swartwout habían estado muy implicadas en la rebelión de los arrendatarios de Smith Dutchess de 1766.11

En última instancia, la división en el Estado de Nueva York sobre la Constitución fue, una vez más, esencialmente de los intereses comerciales: los comerciantes y artesanos de la ciudad de Nueva York, las ciudades y pueblos comerciales del río Hudson, los oligarcas terratenientes a lo largo del valle del Hudson y los agricultores comerciales de nivel medio (por ejemplo, Long Island, cerca de Poughkeepsie). Un corolario fue que de los delegados de la convención en la votación final, todos los comerciantes, más de dos tercios de los grandes terratenientes, casi todos los ricos y prácticamente todos los graduados universitarios votaron a favor de la Constitución.

El abandono por parte de Melancton Smith de una moción que él mismo había instruido, a favor de una declaración de derechos y otras enmiendas rectificativas condicionadas a la ratificación, derrotó el plan por dos votos. Así, Nueva York ratificó la Constitución incondicionalmente el 26 de julio, por 30 a 27. A pesar de todo esto -traiciones, amenazas de secesión, ratificación en otros estados- es admirable la cantidad de Antifederalistas neoyorquinos que lucharon hasta el amargo final: para presionar por las enmiendas condicionales, para argumentar que el nuevo gobierno no ejerciera ciertos poderes hasta una nueva convención, para argumentar por una cláusula de escape que permitiera la secesión de Nueva York, y para perder por poco la votación final. Debido a esta determinación, los Federalistas tuvieron que pagar un precio más alto de lo habitual, ya que la convención acordó por unanimidad, no sólo las enmiendas corolarias habituales, sino también enviar una carta circular a los demás estados instándoles a pedir al Congreso una segunda convención constitucional para adoptar las diversas enmiendas propuestas por los estados. Para Madison, Washington y los demás opositores federales a los controles del gobierno nacional, esta noticia era realmente escalofriante. Madison, secundado por Washington, era uno de los más acérrimos enemigos de una declaración de derechos y fue especialmente extremista en su reacción: creía que un rechazo rotundo habría sido mejor porque la carta de Nueva York animaría a los demás estados que ratificaron a presionar también para que se hicieran enmiendas. Por su parte, la respuesta de la turba Federalista de Nueva York a la ratificación fue mucho menos sofisticada. Su celebración consistió en saquear el edificio del gran órgano antifederal, el New York Journal, y hacer una visita a la casa del gobernador Clinton. Afortunadamente, Clinton llegó a su casa tres días después del incidente.

La carta circular de Nueva York se envió rápidamente a finales de julio y ayudó a inspirar la frustrada convención de Harrisburg, en Pensilvania. La legislatura antifederal de Virginia, dirigida por el celoso Patrick Henry, respondió resolviendo que el Congreso convocara inmediatamente una convención nacional para adoptar enmiendas restrictivas. Todavía parecía haber esperanza de que la Constitución pudiera ser reducida y reestructurada. A finales de octubre, los Antifederalistas de Nueva York, liderados por los traidores que presumiblemente querían redimirse (por ejemplo, Marinus Willett, Melancton Smith y Samuel Jones) formaron una sociedad para conseguir una segunda convención federal.12

Este pasaje está extraído de la obra de Murray N. Rothbard Concebido en Libertad, vol. 5, La nueva república: 1784–1791.

  • 1. E. Wilder Spaulding, New York in the Critical Period, 1783-1789 (Nueva York: Columbia University Press, 1932), p. 215. 2. [Observaciones del editor] Ibídem, pp. 205-22, 259-61; Jackson T. Main, The Antifederalists: Critics of the Constitution, 1781-1788 (1961; repr., Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2004), pp. 233-38.
  • 2. Sobre las actividades de Hamilton en general durante la lucha por la ratificación, el comentario de Charles Tillinghast, destacado Antifederalista y yerno del general Lamb, es esclarecedor «Te sorprendería, si no conocieras al hombre, lo increíblemente republicano que Hamilton quiere hacerse considerar. Pero se le conoce». Main, The Antifederalists, p. 238.
  • 3. Tanto los marxistas como los analistas conservadores elogian especialmente afirmaciones como ésta del número 10: «Un interés terrateniente, un interés manufacturero, un interés mercantil, un interés monetario, con muchos intereses menores, surgen por necesidad en las naciones civilizadas, y las dividen en diferentes clases, movidas por diferentes sentimientos y puntos de vista.» Aquí no hay sabiduría, sino una realización de la simple observación cotidiana y de la filosofía social básica. Que existen numerosas clases e intereses económicos no era un hecho que esperara a que Madison llegara y lo observara, sino un conocimiento común para todos. La falacia es que los intereses específicos, diversos y antagónicos sólo existen, no en la sociedad misma, sino sólo en relación con la acción del gobierno (es decir, como «castas» sociales antagónicas); en resumen, el propio gobierno cuyo alcance Madison deseaba maximizar para imponer una justicia imparcial a las facciones. Por el contrario, cuanto más amplio sea el alcance y el poder del gobierno, más feroces y fanáticas serán las luchas de clases sociales y económicas.
  • 4. [Los Federalist Papers han sido reimpresos en múltiples ocasiones. Para la colección clásica, véase The Federalist Papers, ed. Clinton Rossiter (Nueva York: New American Library, 1961).
  • 6. Staughton Lynd, que descubrió el manuscrito, critica más seriamente a Yates en su introducción. Staughton Lynd, «Abraham Yates' History of the Movement for the U.S. Constitution», The William and Mary Quarterly (abril de 1963): 223-45.
  • 7. Spaulding, New York in the Critical Period, p. 203. 8. [Observaciones del editor] Ibídem, pp. 198-204.
  • 8. Staughton Lynd, «Capitalism, Democracy, and the U.S. Constitution: The Case of New York», Science and Society (otoño de 1963): 402-03, 410. [Lynd, «The Revolution and the Common Man: Farm Tenants and Artisans in New York Politics, 1777-1788» (tesis doctoral, Universidad de Columbia, 1962), pp. 221-81; Spaulding, New York in the Critical Period, pp. 220-31.
  • 9. [Nota del editor] Para un análisis de algunas de las primeras confiscaciones y redistribuciones de tierras de los tories, que fueron un importante correctivo ya que los terratenientes nunca fueron realmente propietarios de la tierra, véase Murray N. Rothbard, Concebido en Libertad, 4 vols. (New Rochelle, NY: Arlington House Publishers, 1975, 1975, 1976, 1979), 4:1543-47; pp. 429-33. La confiscación de las tierras de los tories permitió a Nueva York mantener los impuestos bajos en la década de 1780, lo que consolidó el apoyo agrario a los clintonianos.
  • 10. Staughton Lynd, Anti-Federalism in Dutchess County, New York (Chicago: Loyola University Press, 1962), p. 16.
  • 11. [Para más información sobre la rebelión de los arrendatarios, véase Rothbard, Concebido en Libertad, 3:926-29; 3:162-65.
  • 12. [Spaulding, New York in the Critical Period, pp. 265-76, 285-87; Main, The Antifederalists, pp. 241-42; Forrest McDonald, We the People: The Economic Origins of the Constitution (Chicago: University of Chicago Press, 1958), pp. 304-05; Lynd, Anti-Federalism in Dutchess County, pp. 27-31, 86-88.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Image of George Clinton via Wikimedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire