Mises Wire

Home | Wire | El COVID-19 está obligando a los gobiernos a admitir que sus regulaciones no son realmente necesarias

El COVID-19 está obligando a los gobiernos a admitir que sus regulaciones no son realmente necesarias

  • reg
0 Views

Etiquetas Burocracia y RegulaciónEconomic Freedom

04/16/2020

No es exagerado decir que la mayor parte de la culpa de la pobre respuesta del mundo a la pandemia de coronavirus puede ser puesta directamente a los pies de los políticos y burócratas.

Incluso cuando se hizo evidente que el virus se estaba volviendo cada vez más peligroso, los políticos de todo el mundo se apresuraron a restarle importancia a su gravedad. El Estado chino intentó silenciar a quienes intentaban difundir advertencias, mientras que los líderes políticos estadounidenses animaban a la gente a salir y hacer fiestas en zonas públicas concurridas. Cuando finalmente se confirmaron los casos de coronavirus en los Estados Unidos, muchos se dieron cuenta de que las onerosas reglamentaciones impedían que las empresas privadas adoptaran medidas para luchar contra la pandemia.

¿Se enfrentarán los responsables a un juicio por sus enormes fracasos?

Reglamento contra la salud

Ciertamente deberían. Desde el principio, los reguladores del gobierno se interpusieron en el camino mientras las empresas innovadoras trabajaban para desarrollar una prueba precisa de coronavirus. El gobierno luchó duro para asegurarse de que los laboratorios privados no pudieran ofrecer pruebas de coronavirus. De hecho, la primera prueba positiva en los Estados Unidos se realizó ilegalmente, ya que los investigadores se impacientaron esperando que la Administración de Alimentos y Medicamentos les diera la aprobación.

A las semanas de la crisis, la FDA seguía poniendo obstáculos innecesarios. Arrogándose el poder de prohibir todas las pruebas realizadas sin su permiso expreso, la agencia ralentizó el progreso en el momento en que la detección del virus era más crucial. «Podría haber hecho pruebas a más de 1.000 pacientes en lugar de marcar casillas», dijo un frustrado investigador.

La burocracia también ha impedido que los hospitales obtengan los suministros que necesitan desesperadamente. Las regulaciones actuales requieren que la FDA inspeccione los suministros médicos antes de que puedan ser enviados, y con los nuevos pedidos masivos que fluyen hacia los fabricantes, los inspectores simplemente no pueden seguir el ritmo. Pero en lugar de permitir que el mercado funcione dejando que los hospitales pidan libremente suministros a productores de confianza, la FDA se ha negado a ceder en sus estrictas normas.

Como informó Tom Rogan en el Washington Examiner, una compañía «tenía más de 20 paletas de suministros médicos específicos para el coronavirus esperando en un almacén durante cinco días... En otro depósito en el centro-sur de los Estados Unidos, este mismo proveedor ha tenido 500.000 máscaras de nivel tres o nivel cuatro en un almacén durante dos días. Esperan que los retrasos de la FDA continúen indefinidamente».

Moverse en la dirección correcta

Este tipo de historias son más que suficientes para hacer que la sangre hierva. Pero, afortunadamente, hay indicaciones de que a medida que la crisis crece el gobierno federal y los gobiernos estatales estarán dispuestos a renunciar a sus regulaciones anti médicas.

Massachusetts, por ejemplo, ha concedido licencias temporales a enfermeras que ya tienen licencia en otros estados. Otros estados han seguido rápidamente el ejemplo. Antes de que comenzara la crisis, sólo tres estados habían concedido automáticamente licencias a médicos y enfermeras que tenían licencias de otros estados: Arizona, Pensilvania y Montana, que decidieron concederlas de forma permanente, en lugar de temporal.

Varios estados también han decidido suspender sus leyes de «certificado de necesidad», que exigen que los centros de atención de la salud reciban la aprobación del gobierno antes de establecer o ampliar sus servicios. Como escribe Vittorio Nastasi de la Fundación Reason, «Amplias investigaciones sugieren que las leyes CON aumentan los costos y reducen el acceso a la atención limitando la competencia y la oferta».

Nastasi también señala que algunos estados están flexibilizando sus requisitos en virtud de las leyes sobre el «alcance de la práctica», que restringen la «gama de servicios que se permite prestar a los profesionales médicos». A menudo las restricciones tienen poco sentido, ya que requieren que los médicos realicen tareas que podrían ser realizadas fácilmente y de manera competente por una enfermera. La relajación de las leyes de alcance de la práctica contribuirá en gran medida a que las pruebas y el tratamiento del coronavirus sean más eficientes.

¿Veremos una desregulación permanente?

Lamentablemente, muchas de estas reformas reglamentarias son temporales. Y aunque todas ellas deberían haberse promulgado antes de que comenzara la pandemia, la pandemia es lo que ha permitido que la desregulación sea políticamente posible.

Pero también puede ser la razón de que las reformas nunca se vuelvan permanentes. La gran mayoría de los gobernadores de los estados y los reguladores federales responsables de las desregulaciones las han justificado, no por ningún compromiso previo de promover la libertad, sino por su necesidad de contrarrestar la pandemia. Una vez que la amenaza del coronavirus haya sido suficientemente mitigada, es muy poco probable que estos mismos políticos y burócratas toleren que las «desregulaciones de emergencia» se conviertan en la nueva normalidad.

Además, existen muchas reglamentaciones porque benefician a grupos de interés poderosos. Una vez que la emergencia haya disminuido, estos grupos argumentarán a viva voz a favor de restablecer sus regulaciones favoritas.

De hecho, algunas de las recientes reformas ya han recibido un importante retroceso. Por ejemplo, el intento de Florida de facilitar las leyes de alcance de la práctica fue intensamente criticado por la Asociación Médica de Florida (FMA). El grupo se ha opuesto a la reforma durante décadas a pesar de que su estado es uno de los más restrictivos del país. El proyecto de ley fue aprobado de todos modos, aunque la FMA probablemente seguirá luchando por su derogación.

Es probable que las desreglamentaciones no médicas sean objeto de un escrutinio aún mayor una vez superada la crisis, en particular las relacionadas con los alimentos y las bebidas para adultos. El Gobernador Abbott de Texas renunció recientemente a una curiosa ley que prohibía a los camiones que transportaban comestibles llevar también alcohol. Boston ahora permite que casi todos los restaurantes ofrezcan comida para llevar sin licencia. Y en todo el país, las autoridades estatales y locales han emitido órdenes que permiten a los restaurantes ofrecer alcohol con órdenes de comida para llevar y de entrega. Pero incluso estas pequeñas y sensatas medidas han sido criticadas.

Es, por supuesto, totalmente posible que el coronavirus cree un cambio de paradigma duradero hacia más libertad y menos controles gubernamentales. Si la indignación pública por los fallos mortales de la burocracia y las prohibiciones reglamentarias mezquinas es lo suficientemente fuerte, la pandemia podría terminar siendo el catalizador de las importantes reformas institucionales por las que los libertarios han estado abogando durante años.

Pero no esperes mucho de esto.

Author:

Tyler Curtis

Tyler Curtis is a lender at a community bank in Missouri, and earned an undergraduate degree in economics from the Missouri University of Science and Technology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire