Mises Wire

Home | Wire | El «auge» de empleos no es tan intenso cuando recordamos que faltan casi seis millones de hombres en la fuerza laboral

El «auge» de empleos no es tan intenso cuando recordamos que faltan casi seis millones de hombres en la fuerza laboral

  • job

Etiquetas Economía de EEUUHistoria de EEUU

12/08/2022

La semana pasada, las noticias sobre empleo se centraron en el aumento de 269.000 puestos de trabajo y en la superación de las expectativas. Sin embargo, cuando nos fijamos en el número real de personas empleadas, resultó que el número de personas empleadas ha bajado en los últimos meses. Con 158,4 millones, el empleo total sigue estando casi 400.000 trabajadores por debajo de donde estaba antes del Pánico Covid de 2020.

Los partidarios de la idea de que todo va bien han respondido a las cifras poco impresionantes de empleados-trabajadores atribuyéndolas a la jubilación de trabajadores y a otros cambios demográficos.  Sin embargo, estas explicaciones exigen que ignoremos el hecho de que millones de hombres de entre 25 y 54 años —es decir, hombres en edad de trabajar—  se han retirado de la población activa. Cuando tantos hombres —que hace 20 ó 30 años habrían formado parte de la población activa— ni siquiera intentan conseguir un empleo, la tasa de paro disminuye y las cifras totales de empleo parecen más impresionantes.

De hecho, en septiembre de este año, parece haber un desfase de casi seis millones de hombres entre el número de hombres en el grupo de edad de 25 a 54 años y el número de hombres en edad de trabajar. Dependiendo de por qué estén fuera de la población activa, esto puede ser una muy mala noticia tanto para la economía como para la sociedad en general.

¿Cuántos hombres están fuera de la población activa?

La participación de la población activa masculina en edad primaria aumentó interanualmente en noviembre, hasta el 88,4 por ciento, por encima de la estimación del pasado noviembre del 88,2 por ciento. La participación en la población activa ha ido saliendo de un agujero desde que la tasa alcanzó un mínimo histórico del 86,4% en abril de 2020. 

men
Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales (Encuesta de Población Actual).

Sin embargo, la tendencia general de la participación en la población activa de los hombres en edad productiva ha sido descendente durante décadas. Durante los años 50 y principios de los 60, la participación de los hombres en edad productiva era de casi el 98%. A lo largo de los años 60 comenzó a descender, y en 1980 se situaba en torno al 94%. Sin embargo, la tendencia no terminó ahí, e incluso durante el boom de la construcción de los años de la burbuja inmobiliaria, la participación nunca superó el 91,4%. La tasa de participación nunca ha superado el 90% desde 2009.

¿Qué significa esto en número total de hombres en edad de trabajar? Si observamos la diferencia entre el total de hombres en edad productiva y el número total de ellos en la población activa, vemos que la diferencia en noviembre era de unos 7.040.000 hombres.

men2
Fuente: OCDE: «Working Age Population, Age 25-54»; Bureau of Labor Statistics (Current Population Survey).

Sin embargo, la población activa está formada por trabajadores civiles, por lo que si tenemos en cuenta aproximadamente un millón de hombres en servicio activo, nos quedan unos 6 millones de hombres fuera de la población activa. ¿Y los padres que se quedan en casa? Muchos de estos padres tienen al menos un trabajo a tiempo parcial, por lo que siguen formando parte de la población activa. Sin embargo, según los datos del Censo, el número de padres que se quedan en casa y que también están «fuera de la población activa» asciende aproximadamente a 200.000 personas.

Por tanto, si reducimos esa diferencia por los hombres que están en el ejército y por los padres que se quedan en casa y no ganan un sueldo, nos quedan unos 5,8 millones de hombres que pasan el día haciendo algo que no es trabajar por un sueldo (legal) o criar a sus hijos.

Entonces, ¿cómo sobreviven estos hombres sin ingresos? Según una investigación de Ariel Binder y John Bound, la mayoría de estos hombres tienen bajos ingresos, pero reciben ingresos de sus padres, cónyuges y novias. Entre los hombres que no forman parte de la población activa, los ingresos de estos cohabitantes «representan la mayor parte de los ingresos» en los hogares donde residen estos hombres. Muchos de estos hombres deciden no trabajar porque el coste de oportunidad de no hacerlo es relativamente bajo. Como ha señalado Alan Kreuger, el descenso de la participación en la población activa ha sido especialmente pronunciado entre los que tienen un potencial de ingresos más bajo, como los que tienen un título de secundaria o menos.  Muchos hombres de esta categoría también declaran tener mala salud y tomar analgésicos a diario. Esto también sugiere una alta incidencia de adicción a los opiáceos entre los hombres que no forman parte de la población activa. Pocos hombres jóvenes que han abandonado la población activa pueden optar a las prestaciones públicas por incapacidad. Sin embargo, entre los hombres de más edad, las prestaciones por discapacidad complementan los ingresos procedentes de otros miembros del hogar.

¿Y si estos hombres se reincorporaran al mercado laboral?

El hecho de que unos cuantos millones de hombres abandonen la población activa reduce la tasa de desempleo. ¿Cómo sería el panorama del empleo si todos esos hombres se incorporaran de repente a la población activa buscando trabajo?

Según la Oficina de Estadísticas Laborales, hay una diferencia de cuatro millones entre las ofertas de empleo —10 millones— y el total de desempleados —6 millones—. Si todas las vacantes se cubrieran mágicamente con los parados actuales, aún quedarían 2 millones de parados. Ahora, añadamos a la población activa los 5,8 millones de hombres que no trabajan. Si se cubrieran todas las vacantes, seguiríamos teniendo 7,8 millones de parados. La tasa de desempleo aumentaría hasta el 4,7%, es decir, la tasa más alta desde septiembre de 2021.

Pero no es un escenario muy probable. Mientras que muchos de los seis millones de parados sólo están en transición, muchos otros lo están porque sus industrias están recortando puestos de trabajo, o porque los trabajadores carecen en general de las cualificaciones o la educación adecuadas. En cuanto a los hombres que han abandonado por completo el mercado laboral, el panorama es más sombrío. Como hemos visto, es probable que una parte considerable de los hombres que han abandonado el mercado laboral lo hayan hecho por motivos que los convierten en candidatos poco idóneos. Si empezaran a buscar trabajo, lo más probable es que los 6 millones de desempleados actuales pasaran a ser más de 10 millones. Esto elevaría la tasa de desempleo por encima del 6%, al tiempo que suavizaría la presión al alza sobre los salarios.

men3
Fuente: Bureau of Labor Statistics, Household Employment Survey; JOLTS Survey; US Census; Bureau of Labor Statistics (Current Population Survey).

Una vez que los despidos empiecen a acelerarse —como muchos indicadores sugieren que ocurrirá en 2023—, la situación no hará sino empeorar, con una tasa de desempleo aún más alta.

Sin embargo, si nos atenemos únicamente a los titulares de la prensa económica, parece que no hay ni un solo trabajador potencial. La verdad es menos agradable, ya que millones de hombres en edad productiva no trabajan, ni buscan trabajo, ni cuidan de sus hijos. Ese fenómeno es muy bueno para que la tasa oficial de desempleo parezca baja, pero también disminuye la productividad global de la economía al tiempo que reduce el ahorro. Peor aún son los efectos sociológicos de millones de hombres sentados en casa viviendo de los cheques de invalidez del gobierno o del trabajo de parientes, novias y cónyuges.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here