Mises Wire

Home | Wire | Dijeron que las cosas irían mucho peor en los estados sin confinamientos. Se equivocaron.

Dijeron que las cosas irían mucho peor en los estados sin confinamientos. Se equivocaron.

  • closed

03/18/2021

Como casi todos los estados de EEUU, Georgia impuso una orden de permanencia en marzo de 2020 en respuesta a las demandas de los funcionarios de salud pública que afirmaban que una orden de permanencia disminuiría el total de muertes por covid-19.

Pero, a diferencia de la mayoría de los estados, Georgia puso fin a su orden de permanencia en casa después de sólo 5 semanas, y procedió a rebajar otras restricciones rápidamente.

Los medios de comunicación tradicionales respondieron con una furiosa oposición. Por ejemplo, un artículo de The Atlantic declaraba que el fin del encierro en Georgia era un «experimento de sacrificio humano». The Guardian citaba con aprobación a un georgiano que insistía en que el fin de la orden de encierro era «imprudente, prematura y peligrosa».

Unas semanas más tarde, otros estados empezaron a poner fin a sus órdenes de permanencia en el hogar y a acabar también con otras restricciones. Florida fue el mayor de estos estados.

Poco después, el Daily Beast declaraba que la reducción de las restricciones en Georgia y Florida era «aterradoramente prematuras» y citaba a un experto que insistía en que «si se levanta la restricción demasiado pronto, vendrá una segunda oleada, y el daño será sustancial tanto médica como económicamente. No queremos tirar por la borda los sacrificios que hemos hecho durante semanas».

Toda esta hipérbole sobre el sacrificio humano y la imprudencia nos lleva a la conclusión de que los estados que terminaron los encierros rápidamente deben haber experimentado un número mucho peor de muertes por covid que los estados que mantuvieron los encierros durante más tiempo. De hecho, en lo que respecta a los confinamientos, se nos dijo que cuanto más tiempo, mejor. Lo ideal sería que los confinamientos no se relajaran en absoluto hasta que todo el mundo pudiera ser vacunado.

Pero las cosas no han salido así. Los expertos se han afanado en buscar explicaciones a este hecho, pero lo cierto es que algunos de los estados más estrictos (por ejemplo, Nueva York y Massachusetts) registran tasas de mortalidad por covid mucho más elevadas que los estados «imprudentes», como Georgia y Florida.

Además, con poco que mostrar por sus confinamientos en términos de «salud pública», estos estados con confinamientos extremos también tienen algunas de las peores tasas de desempleo. Esto ocurre a pesar de que los expertos insisten en que la no imposición de confinamientos condenaría a la economía de un estado a un posterior desastre económico.

Las comparaciones entre estados no ayudan a la narrativa del confinamiento

Un año después del inicio de la orden de permanencia, incluso los medios de comunicación habituales se ven obligados a reconocer que los resultados no son los previstos. The Associated Press informó a principios de esta semana:

Tanto California como Florida tienen una tasa de casos de COVID-19 de alrededor de 8.900 por cada 100.000 residentes desde que comenzó la pandemia, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales. Y ambos se sitúan en la mitad de los estados en cuanto a tasas de mortalidad por COVID-19: Florida ocupaba el puesto 27 hasta el viernes; California, el 28.

Connecticut y Dakota del Sur son otro ejemplo. Ambos se encuentran entre los 10 peores estados en cuanto a tasas de mortalidad por COVID-19. Sin embargo, el gobernador de Connecticut, el demócrata Ned Lamont, impuso numerosas restricciones en todo el estado durante el año pasado después de un aumento temprano de las muertes, mientras que la gobernadora de Dakota del Sur, la republicana Kristi Noem, no emitió ningún mandato cuando las muertes por el virus se dispararon en el otoño. …

Al igual que Florida, Missouri no tenía un mandato de uso de mascarilla en todo el estado, acabó con las restricciones comerciales el pasado mes de junio y tiene una tasa de mortalidad acumulada por COVID-19 similar a la de California.

Incluso el LA Times se vio obligado a admitir esta realidad, aunque el Times insistió en que si se tienen en cuenta los mayores niveles de pobreza y «hacinamiento» en California -traducción: California es un asqueroso caldo de cultivo para la enfermedad-California debería haber tenido tasas mucho peores que Florida en cuanto a muertes de covid. Así, el Times concluye que «California controló mejor el virus».

El Times continúa señalando el hecho de que la tasa de mortalidad por covid de Florida, aunque similar, es sin embargo un seis por ciento más alta que la de California, y esto se traduce en 3.000 muertes que presumiblemente no habrían ocurrido si Florida hubiera adoptado normas de cierre similares a las de California.

Pero las cifras no son tan favorables a los confinamientos si utilizamos el método del Times para hacer otras comparaciones. Por ejemplo, la tasa total de muertes por millón de Nueva York es un 67% mayor que la de Florida. Traducido a números brutos, eso significa que si Florida fuera como Nueva York, Florida habría experimentado 54.000 muertes en lugar de las 33.000 que el CDC atribuye ahora al covid en Florida. (Los resultados de Nueva Jersey son incluso peores que los de Nueva York).

Del mismo modo, si Florida fuera como Massachusetts en sus resultados, Florida habría experimentado un 54% más de muertes.

Además, si el Times va a afirmar que el hacinamiento se traduce en más muertes en California, también podríamos señalar que Florida sale peor parada que California en términos de edad media y mayor incidencia de la obesidad. Sin embargo, sabemos que la edad avanzada y la obesidad son factores importantes en las hospitalizaciones y muertes por covid. De acuerdo con estas medidas, Florida debería estar entre los puntos calientes del país en cuanto a muertes por covid.

(Según los CDC, Florida y Nueva York están igualados en términos de obesidad, Florida tiene más obesidad que Massachusetts y Florida tiene la edad media más alta de todos ellos).

¿Y qué hay de Georgia, ese experimento de sacrificio humano? Bueno, el CDC informa que la tasa total de muertes por millón en Georgia es de 1.720. Eso es peor que la tasa de California de 1.400, pero Georgia sigue siendo mucho mejor que Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts que tienen tasas de 2.530, 2.690 y 2.400, respectivamente.

¿Y los resultados económicos?

Mientras tanto, es probable que las economías de Florida y Georgia hayan sufrido menos. Aunque el Daily Beast aseguraba que el «daño será sustancial tanto médica como económicamente» si un estado pone fin a los confinamientos «demasiado pronto», ahora nos encontramos con que las tasas de desempleo en Florida y Georgia son del 4,8 y 5,1, respectivamente.

En California, el panorama es bastante diferente, ya que la tasa de desempleo se sitúa en el 9%. A Nueva York no le va mucho mejor, con una tasa de desempleo del 8,8%. Nueva Jersey se sitúa en el 7,9%.

En otras palabras, las funestas predicciones en torno a los estados que primero cancelaron las órdenes de permanencia en casa han sido espectacularmente erróneas. Muchos entusiastas del cierre patronal harán ahora lo mismo que hizo el LA Times: discutir sobre las pequeñas diferencias entre Florida y California para demostrar que California lo hizo un poco mejor. Nueva York, por supuesto, será completamente ignorada.

Como admitió un médico de la US San Francisco: «Cabía esperar que a las Floridas del mundo les fuera tremendamente peor que a las Californias del mundo...» Se suponía que lugares como Florida y Georgia se verían desbordados por un absoluto tsunami de muerte si eran «imprudentes» a la hora de acabar con las restricciones al covid. Eso no ha ocurrido.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire