Mises Wire

Home | Wire | Diez razones por las que los gobiernos fallan

Diez razones por las que los gobiernos fallan

  • failure1.PNG
0 Views

Tags Cálculo y ConocimientoTeoría Política

Cuando los políticos y los burócratas no cumplen lo que prometen, que sucede mucho, a menudo se nos dice que el problema se puede resolver si solo conseguimos que las personas adecuadas dirijan el Estado. Nos dicen que la vieja cosecha de agentes del gobierno se estaba esforzando lo suficiente. O que no tenían las intenciones correctas. Si bien es cierto que hay muchas personas incompetentes y malintencionadas en el gobierno, no siempre podemos culpar a las personas involucradas. A menudo, la probabilidad de fracaso está simplemente incorporada a la institución del Estado. En otras palabras, los políticos y los burócratas no tienen éxito porque no pueden tener éxito. La naturaleza misma de la administración gubernamental está ponderada contra el éxito.

Aquí hay diez razones por que:

I. Conocimiento

Las políticas gubernamentales adolecen de la pretensión de conocimiento. Para realizar una intervención exitosa en el mercado, los políticos necesitan saber más de lo que pueden. El conocimiento del mercado no es centralizado, sistemático, organizado y general, sino disperso, heterogéneo, específico e individual. A diferencia de una economía de mercado donde hay muchos operadores y un proceso constante de prueba y error, la corrección de los errores del Estado es limitada porque el Estado es un monopolio. Para el político, admitir un error es a menudo peor que quedarse con una decisión equivocada, incluso en contra de su propia visión.

II. Asimetrías de información

Si bien también hay asimetrías de información en el mercado, por ejemplo, entre el asegurador y el asegurado, o entre el vendedor de un automóvil usado y su comprador, la asimetría de la información es más profunda en el sector público que en la economía privada. Si bien hay, por ejemplo, varias compañías de seguros y muchos concesionarios de automóviles, solo hay un Estado. Los políticos, como representantes del Estado, no tienen la piel en el juego y, como no son partes interesadas, no harán grandes esfuerzos para investigar y evitar las asimetrías de la información. Por el contrario, los políticos suelen estar ansiosos por proporcionar fondos no a aquellos que más los necesitan, sino a aquellos que son más relevantes en el juego del poder político.

III. Desplazando el sector privado

La intervención del Estado no elimina lo que parecen ser deficiencias del mercado, sino que las crea al desplazar la oferta privada. Si no hubiera un dominio público en las áreas de escolaridad y asistencia social, la oferta privada y la caridad privada llenarían el vacío como era el caso antes de que el Estado usurpara estas actividades. El desplazamiento del sector privado a través de políticas gubernamentales está constantemente en funcionamiento porque los políticos pueden obtener votos al ofrecer servicios públicos adicionales, aunque la administración pública no mejorará sino que empeorará el asunto.

IV. Retrasos

Las políticas gubernamentales sufren de retrasos prolongados entre el diagnóstico y el efecto. El proceso gubernamental tiene que ver con el poder y su antena captura las señales que son relevantes para el juego de poder. Solo cuando un tema está lo suficientemente politizado encontrará la atención del Estado. Después del retraso, hasta que un problema encuentra atención y se diagnostica, surge otro retraso hasta que las autoridades encuentran un consenso sobre cómo abordar el problema político. A partir de ahí, se necesita un período de tiempo adicional hasta que los medios políticos apropiados hayan encontrado el apoyo político necesario. Una vez implementadas las medidas, transcurre un tiempo adicional hasta que muestran sus efectos. El tiempo entre la articulación de un problema y el efecto es tan largo que la naturaleza del problema y su contexto han cambiado, a menudo fundamentalmente. No es sorprendente que los resultados de las intervenciones estatales, incluida la política monetaria, no solo se desvíen del objetivo original, sino que también produzcan lo contrario de las intenciones.

V. Búsqueda y creación de rentas

La intervención del gobierno atrae a los buscadores de rentas. La búsqueda de rentas es el esfuerzo por obtener privilegios a través de políticas gubernamentales. En una democracia de votantes, existe una presión constante para agregar nuevas rentas a las rentas existentes con el fin de ganar apoyo y votos. Esta creación de rentas expande el número de buscadores de rentas y con el tiempo la distinción entre corrupción y una conducta decente y legal se vuelve borrosa. Cuanto más se entregue un gobierno a la búsqueda y creación de rentas, más caerá el país víctima del clientelismo, la corrupción y la mala asignación de recursos.

VI. Intercambio de favores y comercio de votos

El concepto de elección pública de 'logrolling' denota el intercambio de favores entre las facciones políticas con el fin de obtener su proyecto favorito apoyando los proyectos del otro grupo. Esta conducta conduce a la expansión constante de la actividad estatal. A través del 'quid pro quo' del proceso político, los legisladores apoyan piezas de legislación de otras facciones a cambio de obtener el apoyo político para su propio proyecto. Este comportamiento conduce al fenómeno de la "inflación legislativa", la avalancha de producción de leyes inútiles, contradictorias y perjudiciales.

VII. Bien común

El llamado 'bien común' no es un concepto bien definido. Términos similares, como el del 'bien público', que se define por no exclusión y no rivalidad, no se entienden porque no es el bien lo que es 'común' o 'público' sino su disposición cuando se considera más eficiente por esfuerzos colectivos que individuales. Sin embargo, este es el caso de todos los bienes y el mercado en sí es un sistema de provisión de bienes privados a través de esfuerzos cooperativos. La economía de mercado es un proveedor colectivo de bienes, ya que combina la competencia con la cooperación. Cualquiera de los llamados 'bienes públicos', que el Estado suministra, el sector privado también lo puede entregar, más barato y mejor también. En contraste con el Estado, la cooperación en una economía de mercado incluye la competencia y por lo tanto, no solo la eficiencia económica, sino también el incentivo para innovar.

VIII. Captura del regulador

El término 'captura del regulador' denota un fracaso del Estado cuando la agencia reguladora no persigue la intención original de promover el 'interés público', sino que es víctima del interés especial de esos grupos, que la agencia fue creada para regular. La captura del organismo regulador por intereses privados significa que la agencia se convierte en un instrumento para promover los intereses especiales del grupo que fue objeto de regulación. Para ese propósito, el grupo de interés especial solicitará una regulación adicional para obtener el aparato del Estado como un instrumento para promover sus intereses especiales.

IX. Falta de visión

El horizonte político del tiempo es la próxima elección. En el esfuerzo de que los beneficios de la acción política lleguen rápidamente a sus clientelas específicas, el político favorecerá los proyectos a corto plazo sobre los de largo plazo, incluso si los primeros aportan solo beneficios temporales y costos a largo plazo que un proyecto alternativo donde los costos vienen antes y los beneficios después. Debido a que la provisión de bienes públicos por parte del estado rompe el vínculo entre el portador del costo y el beneficiario inmediato, la preferencia temporal por la demanda de bienes que aparentemente es gratuita por parte del estado es necesariamente mayor que en el sistema de mercado.

X. La ignorancia racional

Es racional que el votante individual en una democracia de masas permanezca ignorante sobre los temas políticos porque el valor del voto del individuo es tan pequeño que no hace mucha diferencia en el resultado. El votante racional votará por aquellos candidatos que prometen más beneficios. Dado el pequeño peso de un voto individual en una democracia masiva, el votante racional no gastará mucho tiempo y esfuerzo para investigar si estas promesas son realistas o entra en conflicto con sus otros deseos. Por lo tanto, las campañas políticas no tienen la información e ilustración como objetivo, sino desinformación y confusión. Lo que cuenta, al final, es conseguir votos. No es importante la solidez del programa, pero el entusiasmo que un candidato puede crear con sus partidarios y cuánto puede degradar, denunciar y humillar a su oponente. Como consecuencia, las campañas electorales incitan al odio, la polarización y el deseo de venganza.

Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. See his website www.capitalstudies.org or send e-mail to: antonymueller@gmx.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire