Mises Wire

Home | Wire | Destrucción de la familia y sus animadores socialistas

Destrucción de la familia y sus animadores socialistas

  • happy family at picnic

Etiquetas ProgresismoSocialismoEstrategia

Si alguien cree que es histeria reaccionaria afirmar que la izquierda radical desea destruir la familia tradicional, que el libro de Sophie Lewis de 2022, Abolish the Family, disipe tales preocupaciones. Este «Manifiesto por el cuidado y la liberación» expone el porqué y el cómo de la eliminación de los hogares tradicionales.

En cuanto al porqué, no sorprenderá que el objetivo sea destruir la productividad y la riqueza que crea el capitalismo. Lewis cita a otros, como Pat Parker, que afirman definitivamente que la familia debe desaparecer, ya que es «la unidad básica del capitalismo y para que podamos avanzar hacia la revolución tiene que ser destruida». Lewis señala además que la razón para abolir el matrimonio está profundamente entrelazada con la abolición de la propiedad privada, que pondría fin al intercambio voluntario.

Es el «cómo» del nihilismo familiar que Lewis presenta lo que proporciona desafíos extraños pero asombrosamente eficaces a la vida familiar tradicional. Relata los diversos —y completamente fallidos— intentos de utopías socialistas. Alaba los edificios de falansterio de Joseph Fourier (vastos dormitorios que albergan exactamente a mil seiscientas personas asignadas a vivir allí), donde «fiestas sexuales regulares cuidadosamente comisariadas son presididas por 'hadas' especiales». Y continúa: «El feminismo original, por tanto, es inseparable de la abolición de la familia, el sexo queer y el utopismo socialista. Es bueno saberlo, ¿verdad? Vive le phalanstère

Lewis redobla esta afirmación en una sección titulada «The Queer Indigenous and Maroon Nineteenth Century». Afirma que los nativos americanos mostraban una forma de ser superior y no practicaban «ninguna forma de patriarcado; criaban a los niños colectivamente, honraban a más de dos géneros, sólo ponían restricciones sociales poco estrictas al placer sexual, contaban a los parientes no humanos entre su parentela y a veces conceptualizaban las prácticas maternas (como la lactancia) como inclusivas del género».

Para Lewis, todas estas prácticas deben alabarse como formas populares de resistencia a la familia nuclear. La opinión de que la normalización de tales prácticas contribuye efectivamente a la disolución de la familia tradicional es ciertamente aceptable para este autor. No hay que creer que las prácticas que Lewis ensalza representan simplemente un deseo bacanal de expresión sexual bizarra porque sí. Más bien, el autor presenta estas prácticas como una metodología deliberada a través de la cual la familia tradicional puede ser aniquilada.

Otros intentos de destruir la familia que parecen gustarle a Lewis incluyen el «modelo cooperativo basado en el matrimonio en grupo» de Robert Owen, un modelo que fracasó de forma espectacular. Otros acuerdos de vida alternativos incluyen las maquinaciones de la camarada Alexandra Kollontai, que aseguraba a sus seguidores que las mujeres y los niños estarían mejor porque «la sociedad comunista cuida de cada niño y les garantiza tanto a él como a su madre apoyo material y moral. La sociedad alimentará, criará y educará al niño». De hecho, a este respecto, podemos estar de acuerdo, al menos en parte, con Karl Marx y Friedrich Engels, cuya primera nota a pie de página en La ideología alemana afirmaba inequívocamente: «Que la abolición de la economía individual es inseparable de la abolición de la familia, es evidente».

Para no quedarse atrás con estos camaradas y sus sueños de la eliminación de la familia, Lewis nos dirige a una sección sobre «La liberación de gays y lesbianas y de los niños». Hace cincuenta años, los activistas hicieron una lista de demandas a la Convención Nacional Demócrata en Miami, y la sexta parte de su manifiesto declaraba: «La crianza de los niños debe ser responsabilidad común de toda la comunidad. Cualquier derecho legal que los padres tengan sobre 'sus' hijos debería disolverse, y cada niño debería ser libre de elegir su propio destino. Deberían crearse guarderías gratuitas de veinticuatro horas en las que maricas y lesbianas pudieran compartir la responsabilidad de la crianza de los niños».

Para no ser superadas por los activistas homosexuales de los años 70, las actuales camaradas contra el parentesco Michele Barrett y Mary McIntosh presentan una visión de completo nihilismo. Afirman audazmente: «Esperamos que a estas alturas quede claro que no pondríamos nada en lugar de la familia». La ausencia total de estructuras familiares tradicionales en la práctica es algo que Lewis vio con sus propios ojos, y celebró. Relató un campamento de tiendas de campaña en el centro de Filadelfia inducido por la policía, donde los habitantes tenían las bendiciones socialistas de «una ocupación, completa con una cocina, un centro de distribución, una tienda médica, una tienda de suministros para el uso de sustancias e incluso una ducha de pie improvisada: un pueblo militante dirigido por filadelfianos sin vivienda y rebeldes de la clase trabajadora». Aparentemente era una forma de vida preferible, ya que era un «hogar, en un nuevo, verdadero y común sentido de la palabra... una práctica de revolución planetaria».

En una última floritura retórica, Lewis describe el objetivo de la demolición final de la familia. Insiste en que

el Estado devuelva a los seres humanos especialmente dependientes a los brazos de los pocos cuidadores que tiende a reconocer e insistir en desprivatizar los cuidados, impugnar los «derechos parentales» e imaginar un mundo en el que todas las personas sean cuidadas por muchos por defecto. Lo que estamos diciendo es que MANTENER JUNTAS A LAS FAMILIAS y ACABAR CON LA SEPARACIÓN FAMILIAR son imperativos políticos. (énfasis en el original)

Dicho de otro modo, es el fin de los padres que crían a sus propios hijos y el fin de la libre asociación, sustituida por el Estado como padre y con acuerdos de convivencia controlados centralmente.

A la luz de la decadencia de la familia tradicional en Occidente, uno podría estar tentado a pensar que estos cambios son accidentales. Como explica la obra de Lewis, sin duda no lo son. Ryan McMaken tiene razón al afirmar que las causas de la decadencia y la alienación familiar son múltiples. Hay catalizadores económicos, políticos y morales. Pero no nos equivoquemos, es cualquier cosa menos accidental. Lewis y sus camaradas de la izquierda radical han declarado sus intentos intencionados de destruir la familia, y a las personas de buena voluntad de todo el mundo les corresponde tomarse en serio estas amenazas de apoderarse de sus hijos y de sus bienes exponiendo el trabajo de los pseudointelectuales antifamilia.

Author:

Contact Jeffery L. Degner

Jeffery Degner is assistant professor of economics in the Business Division at Cornerstone University.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock