Mises Wire

Home | Wire | Descentralizada y neutral

Descentralizada y neutral

  • EU Russia oil

Etiquetas Descentralización y secesiónDemocracia

Los Estados, independientemente de su constitución, no son empresas económicas. A diferencia de éstas, los Estados no se financian mediante la venta de productos y servicios a clientes que pagan voluntariamente, sino mediante gravámenes obligatorios: impuestos recaudados mediante la amenaza y el uso de la violencia (y mediante el papel moneda que crean literalmente de la nada). Por ello, los economistas se han referido a los gobiernos —es decir, a los titulares del poder estatal— como bandidos estacionarios. Los gobiernos y todos los que están en su nómina viven del botín robado a otras personas. Llevan una existencia parasitaria a costa de una población sometida y «anfitriona».

De ello se desprenden otras ideas.

Naturalmente, los bandidos estacionarios prefieren un botín mayor que un botín menor. Esto significa que los Estados siempre intentarán aumentar sus ingresos fiscales y aumentar aún más sus gastos emitiendo más papel moneda. Cuanto mayor sea el botín, más favores podrán hacerse a sí mismos, a sus empleados y a sus partidarios. Pero hay límites naturales a esta actividad.

Por un lado, los bandidos tienen que tener cuidado de no agobiar tanto a su «anfitrión», cuyo trabajo y rendimiento hacen posible su existencia parasitaria, que éste deje de trabajar. Por otro lado, tienen que temer que sus «huéspedes» —y especialmente los más productivos— emigren de su dominio (territorio) y se instalen en otro lugar.

En este contexto, se hacen comprensibles una serie de tendencias y procesos históricos.

En primer lugar, se entiende por qué hay una tendencia a la expansión territorial y a la centralización política: con ello, los Estados consiguen poner bajo su control a un número cada vez mayor de «anfitriones» y dificultar su emigración a territorios extranjeros. Se espera que esto se traduzca en una mayor cantidad de botín. Y queda claro por qué el punto final de este proceso, el establecimiento de un Estado mundial, no sería en absoluto una bendición para toda la humanidad, como se suele afirmar. Porque no se puede emigrar de un estado mundial, y en este sentido no hay posibilidad de escapar del saqueo estatal mediante la emigración. Por lo tanto, es de esperar que con el establecimiento de un Estado mundial, el alcance y la extensión de la explotación estatal —indicada, entre otras cosas, por el nivel de ingresos y gastos del Estado, por la inflación monetaria, el número y el volumen de los llamados bienes públicos y de las personas empleadas en el «servicio público»— siga aumentando más allá de cualquier nivel conocido anteriormente. Y esto no es una bendición para la «población anfitriona» que tiene que financiar esta superestructura estatal.

En segundo lugar, se hace comprensible una razón central para el ascenso de «occidente» hasta convertirse en la principal región económica, científica y cultural del mundo. A diferencia de China, Europa se caracterizó por un alto grado de descentralización política, con cientos o incluso miles de dominios independientes desde la Alta Edad Media hasta el pasado reciente. Algunos historiadores han descrito este estado de cosas como «anarquía política ordenada». Y ahora es común entre los historiadores económicos ver en este estado cuasi-anárquico una razón clave para el llamado milagro europeo. Porque en un entorno con una gran variedad de territorios independientes y de pequeña escala en la vecindad inmediata entre sí, es comparativamente fácil para los súbditos votar con los pies y escapar de los robos de los gobernantes estatales mediante la emigración. Para evitar este peligro y mantener a raya a los productores locales, estos gobernantes se ven constantemente presionados para moderar su explotación. Y esta moderación, a su vez, promueve el espíritu empresarial económico, la curiosidad científica y la creatividad cultural.

Por último, a la luz de las consideraciones anteriores, es posible realizar una clasificación y evaluación histórica bien fundamentada de la Unión Europea (UE).

La UE es un ejemplo excelente de la mencionada tendencia a la expansión territorial y a la centralización política, con las consecuencias resultantes: un aumento de las medidas estatales de explotación y el correspondiente crecimiento de la superestructura estatal parasitaria (palabra clave: Bruselas).

Más concretamente: la UE y el Banco Central Europeo (BCE) son el primer paso hacia el establecimiento de un superestado europeo, que finalmente debería fusionarse con un gobierno mundial dominado por los Estados Unidos y su banco central, la Reserva Federal. En contra de los eufónicos pronunciamientos políticos, la UE y el BCE nunca han tenido como objetivo el libre comercio internacional y la competencia. Para ello no se necesitan miles y miles de páginas de papel, llenas de ordenanzas y reglamentos. Más bien, siempre y sobre todo se trató de armonizar las disposiciones fiscales, legales y reglamentarias de todos los estados miembros para reducir o eliminar así toda competencia de localización económica. Porque si las tasas impositivas y las regulaciones estatales son iguales en todas partes o se alinean cada vez más, entonces hay cada vez menos razones económicas para que las personas productivas trasladen sus actividades a otro lugar, y los bandidos estacionarios pueden estar tanto más tranquilos y, por lo tanto, continuar en su actividad de tomar y distribuir el botín.

Además, la actual UE, como cártel de varios gobiernos, sólo se mantiene unida mientras los bandidos más ricos, que pueden recurrir a una «población de acogida» más productiva, sobre todo los gobiernos alemanes, estén dispuestos y sean capaces de apoyar a sus homólogos más necesitados del sur y del este, con sus «anfitriones» menos productivos, de forma permanente y a gran escala. ¡Y todo a costa de los productores locales!

En resumen, la UE y el BCE son monstruosidades morales y económicas. No se puede penalizar sistemáticamente la productividad y el éxito económico mientras se premia el parasitismo, el despilfarro y el fracaso económico sin provocar un desastre. La UE irá cayendo de crisis económica en crisis y acabará desintegrándose.

En vista de ello, parece urgente hacerse una idea clara de las posibles alternativas al actual curso de creciente centralización política. Y el recuerdo del mencionado «milagro europeo» debería señalar el camino a seguir. La descentralización radical es necesaria para que Europa prospere. En lugar de la UE y el BCE, lo que se necesita es una Europa formada por miles de Liechtensteins y cantones suizos, vinculados por el libre comercio y un patrón oro internacional y que compitan por mantener y atraer a personas productivas con condiciones de localización atractivas.

Sin embargo, para que esta situación sea no sólo concebible, sino factible, es necesario que los Estados y los políticos dejen de ser considerados como lo que dicen ser, sino como lo que realmente son: bandidos estacionarios, gángsters y ladrones. Hasta hace poco, esta idea era impensable para la inmensa mayoría de la población. Pero el régimen del coronavirus de los últimos dos años, con sus arbitrarias y absurdas prohibiciones de salir, de contacto y de reunión, y sus constantes cambios en los reglamentos de pruebas, certificados y vacunas, incluida la vacunación obligatoria, ha provocado entretanto que un gran número de políticos sean considerados como delincuentes violentos fuertemente armados y sin escrúpulos.

PD: ¿Los actuales acontecimientos militares en Ucrania exigen una revisión o corrección de los análisis anteriores?

Al contrario.

En primer lugar, no son los rusos, los ucranianos, los alemanes o los americanos los que provocan las guerras, sino las bandas de bandidos que gobiernan Rusia, Ucrania, Alemania y América y que pueden trasladar los costes de una guerra a la población civil en cuestión.

Entonces, los Estados pequeños o las bandas de bandidos sólo libran guerras pequeñas contra oponentes pequeños. Los Estados grandes, en cambio, que surgieron de pequeñas guerras anteriores con éxito, suelen ser más belicosos y libran no sólo guerras pequeñas sino también guerras más grandes contra oponentes grandes. Y el mayor y más poderoso de todos los Estados, EUA, y sus Estados vasallos reunidos en la OTAN (la Organización del Tratado del Atlántico Norte), es el más aficionado a la guerra y a la expansión. Sólo eso es una razón para los Estados pequeños y la descentralización.

Por último, cuando un Estado más pequeño se enfrenta al impulso expansionista y a la amenaza de uno más grande, tiene básicamente dos opciones: Puede someterse. O puede intentar mantener su independencia. Y para lograr este objetivo y evitar la guerra o minimizar el riesgo de guerra, sólo hay una receta prometedora: la neutralidad. No se interfiere en los asuntos internos de la gran potencia, y no se la amenaza o provoca. Incluso una gran potencia no puede invadir sin más otro país. Porque esto siempre requiere una justificación ante su propia población, que tiene que soportar la carga de una guerra. Y cuanto más pequeño es un Estado, más difícil es presentar su comportamiento como una amenaza o una provocación. (¡¿Quién se siente amenazado por Liechtenstein?!) Y este imperativo de neutralidad se aplica aún más cuando, como en el caso de Ucrania, te enfrentas a dos grandes potencias con pretensiones rivales al mismo tiempo y tomar partido por una significa una amenaza adicional para la otra. La guerra actual es el resultado de múltiples violaciones de esta norma por parte del gobierno de Ucrania. Si el gobierno que llegó al poder en un golpe de Estado orquestado por los Estados Unidos en 2014 se hubiera abstenido expresamente de entrar en la OTAN y en la UE, como hizo Suiza, y se hubiera dejado marchar a las dos provincias de habla rusa entonces escindidas en el este del país en lugar de amedrentarlas y aterrorizarlas, la amenaza potencial para Rusia se habría reducido y la catástrofe actual no se habría producido casi con toda seguridad. Bajo la presión sostenida de EEUU, combinada con su propia audacia, la camarilla gobernante ucraniana no hizo nada de eso y siguió exigiendo el ingreso en la OTAN. Esto habría ampliado la presencia militar de EEUU hasta las fronteras de la gran Rusia, que había sido declarada Estado enemigo. Por tanto, nadie podía dudar de que el comportamiento del gobierno ucraniano sería percibido por la parte rusa como una tremenda provocación y una grave amenaza. El resultado real de esta provocación, que ahora se conoce, no era previsible, pero sí era bastante previsible que el propio comportamiento también haría más probable una reacción rusa como la que realmente tuvo lugar. En la guerra de Ucrania, como tantas veces en la historia, Putin no tiene un solo padre, sino varios. Por lo tanto, la histeria y la agitación antirrusa completamente unilateral que se extiende actualmente en Occidente no sólo es incorrecta desde el punto de vista de los hechos, sino que pretende principalmente distraer del propio papel de Occidente en el drama actual. Y pretende hacernos olvidar que Estados Unidos y sus vasallos de la OTAN han sido responsables de muchas más víctimas y daños de guerra en los últimos treinta años que Rusia desde el colapso de la Unión Soviética y actualmente en Ucrania.

Author:

Contact Hans-Hermann Hoppe

Hans-Hermann Hoppe is an Austrian school economist and libertarian/anarcho-capitalist philosopher. He is the founder and president of The Property and Freedom Society.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here