Mises Wire

Home | Wire | Dejemos de ignorar la historia de las conquistas y atrocidades cometidas por los no europeos

Dejemos de ignorar la historia de las conquistas y atrocidades cometidas por los no europeos

  • azt

Etiquetas Historial MundialIntervencionismo

09/29/2020

De extremo interés para muchos en el mundo académico es el impacto del imperialismo occidental en las antiguas colonias. Explorar las implicaciones de la hegemonía occidental se ha convertido en una industria artesanal. Hay una letanía de estudios que examinan los legados coloniales en el mundo en desarrollo. Por ejemplo, los distinguidos académicos James Robinson y Daron Acemoglu rastrean el subdesarrollo en algunos países hasta los legados institucionales del colonialismo. La historia conforma el futuro, por lo que nunca debemos sugerir que el examen de los efectos del colonialismo occidental es un objetivo indigno. Pero la fascinación por las hazañas de los occidentales es bastante extraña. Escuchando a algunos comentaristas, uno asumiría que sólo los blancos lanzaron imperios. Por ejemplo, Nikole Hannah Jones, en una carta que escribió cuando era estudiante universitario, demuestra perfectamente una mentalidad que prevalece incluso entre los adultos educados: «La raza blanca es la mayor asesina, violadora, saqueadora y ladrona del mundo moderno... Los europeos han colonizado y destruido la población indígena de todos los continentes de este planeta. Han cometido genocidio contra culturas que nunca los han ofendido en su codicia y su insaciable deseo de controlar... todas las culturas no blancas».

Denigrar a la civilización occidental por atrocidades anteriores es la norma en los círculos intelectuales. En una crítica feroz de Occidente, Daniel MacMillen Voscoboynik concluye: «El pleno impacto del colonialismo se revelaría en sus repercusiones a largo plazo. Transformó radicalmente los paisajes, las relaciones estatales, las filosofías y las culturas, dejando como una de sus herencias un modelo económico intensivo y expoliador». En la búsqueda de recursos, los países sobrepasaron los límites y destruyeron muchos de los ecosistemas necesarios para prevenir el cambio climático». La necesidad de un discurso objetivo exige que estas afirmaciones sean examinadas. Jones y Voscoboynik no se equivocan al repudiar actos horrendos. Sin embargo, sus prejuicios son reveladores. La falsa narrativa propagada por estos pensadores es que la conquista es única para los europeos. Claramente, se ha puesto de moda retratar las actividades imperiales como peculiares de los blancos, aunque este punto de vista es históricamente inexacto.

Desempaquemos la asimétrica afirmación de que «los europeos han cometido genocidio contra culturas que nunca los han ofendido en su codicia y su insaciable deseo de controlar... toda cultura no blanca». La historia nos dice que la gente, independientemente de su raza o cultura, ha subyugado a grupos más débiles sin otra razón que la de alcanzar el poder político. Pocos ignoran el devastador trauma desatado por las invasiones mongolas. Ira M. Lapidus en su indispensable texto, La Historia de las Sociedades Islámicas, describe de manera conmovedora los daños infligidos a los iraníes por sus señores mongoles:

El primer impacto de las invasiones mongolas en Irán fue desastroso y equivalió a un holocausto. Las poblaciones de muchas ciudades y pueblos fueron sistemáticamente exterminadas. Regiones enteras fueron despobladas por los ejércitos invasores y por la afluencia de nómadas turcos y mongoles que expulsaron a los campesinos de la tierra. Los conquistadores saquearon a sus súbditos, los convirtieron en siervos y los gravaron con impuestos ruinosos. El resultado fue una catastrófica caída de la población, los ingresos y los ingresos del Estado. Durante más de un siglo, la alfarería fina y la metalurgia dejaron de producirse. Se puso fin a un período de autonomía urbana y vitalidad cultural.

Irán se vio afectado negativamente por el dominio extranjero, pero salvo un grupo selecto de académicos interesados en la construcción de imperios, estos relatos rara vez se repiten en la prensa popular. Algunos escritores no nos permitirán olvidar las desafortunadas consecuencias del colonialismo en África. Sin embargo, nunca hablan del imperialismo africano. Contrariamente a las creencias populares, los africanos no han sido actores pasivos en los asuntos mundiales. En el pasado, también establecieron imperios con la intención de lograr una hegemonía política. Al escribir sobre el estado expansionista de África, Kwame Arhin ilustra las proezas del legendario imperio Asante: «Asante fue colectivamente el mayor beneficiario de las conquistas militares y la expansión política. Sus territorios conquistados fueron los de mayor extensión y su imperio fue el de mayor duración». Otro punto interesante es que los conquistadores no europeos apenas eran conocidos por su generosidad. E. Ola Abiola (1984) ofrece un duro reproche al dominio fulani en los estados septentrionales de Nigeria después de la yihad de 1804-08: «Las condiciones de estos desafortunados pueblos no eran en modo alguno mejores que las que tenían bajo el dominio de Hausa. De hecho, parecen ser mucho peores».

Sin embargo, para ser matizados, debemos admitir que no todos los aspectos de la regla Pël eran negativos. Johnson Olaosebikan Aremu presenta un panorama más favorable:

Se podría decir que la Jihad ha traído la unidad a Hausalandia. Se recordaría que a través de las guerras interestatales, los estados de Hausa habían intentado durante siglos, sin éxito, imponer una autoridad imperial que pudiera garantizar el orden político, la estabilidad y la unidad entre los estados de Habe. Afortunadamente, la Yihad, al entronizar el Islam, proporcionó la tan necesaria ideología supraestatal para la integración entre los estados Hausa. La Jihad trajo una nueva paz al norte.

Además, en la retórica de personas como Jones y Voscoboynik predomina la suposición de que los colonialistas europeos construyeron instituciones rapaces para servir a sus intereses. Esta posición no es falsa, pero ¿cómo hace esto que los europeos se diferencien de los colonizadores no europeos? Los críticos no reconocen que el propósito de organizar un imperio es enriquecer a los conquistadores, no a los nativos. El imperialismo puede tener algunos efectos positivos, pero las ambiciones imperiales no están sustentadas por el deseo de mejorar las condiciones de los pueblos conquistados. Pensar de otra manera es evidentemente ingenuo. Incluso los aztecas establecieron esquemas de extracción para obtener riqueza de sus súbditos. El antropólogo Frances Berdan explica el objetivo de la conquista en el Imperio Azteca: «Un objetivo primordial de la conquista era la explotación de los recursos (naturales y humanos) de los pueblos conquistados. Las ciudades-estado subyugadas debían ofrecer a sus señores obediencia y proveerles servicio de palacio, mano de obra corvee y apoyo en futuras empresas militares».

Esencialmente, la construcción de imperios es típica de varias culturas. Además, como los imperios suelen tener efectos negativos y positivos, sería prudente juzgarlos en función de sus repercusiones a largo plazo. La verdad es que los imperios occidentales son especiales, porque a pesar de sus defectos, sólo en Occidente la libertad se convirtió en un valor apreciado. Como señala el eminente sociólogo Orlando Patterson: «La libertad ha sido el valor central de la cultura occidental a lo largo de su historia... Es Occidente el que debe ser escrutado y explicado por su peculiar compromiso con este valor». Debido a la primacía de la libertad en la sociedad occidental, en las colonias se instituyeron instituciones para la protección de los derechos individuales como los parlamentos y el sistema de jurados.

Considerando que el respeto al individuo es de valor primordial en la sociedad occidental, los imperios administrados por Occidente a menudo dotaron a los nativos de derechos, a pesar de los fracasos del imperialismo occidental. Por ejemplo, los europeos abolieron la esclavitud en muchas de sus colonias africanas después de las conquistas. Además, en su publicación «The Missionary Roots of Liberal Democracy», Robert D. Woodberry sostiene que los misioneros occidentales fueron «un catalizador crucial que inició el desarrollo y la difusión de la libertad religiosa, la educación de masas, la impresión masiva, los periódicos y las organizaciones de voluntarios en América Latina, Asia y África». Además, esboza el papel fundamental de estos misioneros en la promoción de la educación de masas: «Otro mecanismo a través del cual los protestantes conversos dispersaron el poder fue a través de la difusión de la educación de masas... Los PC abogaron por la alfabetización de las masas para que todos pudieran leer la Biblia e interpretarla de manera competente. Su intento de convertir a la gente a través de la educación amenazó a otras élites y estimuló a estas élites a invertir también en la educación de las masas.»

De igual modo, existe un fuerte consenso en algunos sectores de que el colonialismo en la era posterior a la Ilustración fue ventajoso para el desarrollo político a largo plazo. Según las conclusiones de un estudio, «La duración del colonialismo se asocia positivamente con los niveles de democracia entre los países colonizados después de 1850... La penetración de Occidente después de 1850 durante una época ilustrada (aunque imperialista) creó una apertura a las ideas e ideales occidentales que facilitó la transición a la democracia y la modernización».

A lo largo de la historia, los humanos han desarrollado imperios opresivos. Sin embargo, la revolución moral que ayudó a abandonar el imperialismo y sus males asociados surgió por primera vez en Occidente. Los críticos del imperialismo occidental no deben ser descartados por ser frívolos. Sin embargo, deben admitir que sólo los imperios occidentales lograron promover la libertad universal. Lo que deberían preguntarse no es por qué los occidentales construyeron los imperios, sino que incluso se plantearon que la dignidad podía extenderse a los pueblos conquistados.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Mises.org, The Federalist, and the Jamaica Gleaner. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or twitter @matthewslipton

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire