Mises Wire

Home | Wire | Cómo la libertad de mercado combate la desigualdad económica

Cómo la libertad de mercado combate la desigualdad económica

  • market Albania

Etiquetas Economía de EEUUHistoria de EEUU

12/09/2021

Para muchos, la desigualdad de ingresos es una enfermedad que asola el tejido de las sociedades capitalistas. Por lo tanto, curar esta dolencia, según los progresistas, requiere una inyección de prestaciones sociales y mayores impuestos a los ricos. Guiados por una perspectiva de suma cero, los críticos creen que el éxito de los ricos se obtiene a costa de los pobres. Para recordar a los votantes que se toma en serio la desigualdad de ingresos, durante su campaña presidencial, Joe Biden expresó su preocupación por que la intensidad de la desigualdad de ingresos en EEUU fomente la discordia. «Cuando tenemos una desigualdad de ingresos tan grande como la que tenemos en Estados Unidos, hoy en día se cuece y fermenta la discordia política y las revoluciones básicas», dijo.

Si avanzamos hasta 2021, la retórica polarizadora de la desigualdad de ingresos está resonando incluso entre los votantes Republicanos que están de acuerdo con las medidas del presidente Biden para redistribuir los ingresos en Estados Unidos. Para contrarrestar la narrativa de los cruzados contra la desigualdad de ingresos, los pensadores de la derecha apuntan a estudios que demuestran que la desigualdad de ingresos no impide la movilidad social o señalan que los informes del gobierno subestiman el valor de las transferencias de efectivo. Asimismo, una réplica popular es sugerir que, a diferencia del Índice de Precios al Consumo basado en encuestas, el deflactor del índice de consumo personal contabiliza con precisión las ayudas sociales y los beneficios fiscales.

Otro contraargumento a la patraña de la desigualdad de ingresos es afirmar que cuando se habla de la desigualdad de ingresos, rara vez se trata de las mismas personas en el tiempo y el espacio. Por ejemplo, las personas que forman parte del 20% más rico en 2010 pueden no estar compuestas por las mismas personas que en 1990. Sin embargo, la validez de estas objeciones no convence a quienes se dejan seducir por la desigualdad de ingresos. Es poco probable que los argumentos conservadores que afirman que las condiciones sociales y económicas están mejorando en Estados Unidos afecten a las personas que claman por la equiparación de los ingresos.

Dado que el objetivo es la igualdad de ingresos, recordar las conclusiones de un famoso estudio de 2004 en el que se afirma que los inventores crean un inmenso valor para la sociedad no puede apaciguar las preocupaciones de los cruzados de la igualdad. Para ellos, el valor generado por los inventores es irrelevante si no consigue igualar los ingresos. Tampoco importa que la literatura económica demuestre que la desigualdad es compatible con la innovación. De hecho, la desigualdad es necesaria para la innovación.

Las disparidades de talento son la norma, por lo que si las personas con talento no tienen obstáculos para enriquecer a la sociedad, se producirá una desigualdad de ingresos, pero a largo plazo las diferencias de ingresos deben retroceder porque habrá más oportunidades para crear riqueza. Por lo tanto, la tarea de los economistas del libre mercado no es demostrar que la percepción de la desigualdad de ingresos es exagerada, sino demostrar que si la igualdad de ingresos es el objetivo, el capitalismo de libre mercado sigue siendo superior a las alternativas estatistas.

En un nuevo y cautivador artículo, Daniel Waldenstrom observa que las políticas progresistas son antitéticas a la igualdad de ingresos a largo plazo:

Las subidas de impuestos progresivos y las regulaciones del mercado de la posguerra, que fueron, por supuesto, un resultado indirecto de los choques de la guerra, contribuyeron a la igualación de la riqueza al frenar el crecimiento de las grandes fortunas. Sin embargo, su importancia para la acumulación e igualación de la riqueza en general se ve mitigada por el hecho de que los mayores impuestos también frenaron la acumulación de riqueza de la gente corriente, lo que hace que su impacto distributivo general sea ambiguo. Por el contrario, la gran acumulación de riqueza popular acumulada por los hogares a lo largo de la distribución tuvo un claro efecto igualador, y fue una fuerza clave detrás de la acumulación de riqueza global y de la tendencia a la igualación de la riqueza a largo plazo.

Tampoco debería sorprendernos que en las sociedades individualistas, en las que la gente valora la autonomía, el estatus y expresa su preferencia por un gobierno limitado, haya más vías para acumular riqueza, limitando así el alcance de la desigualdad de ingresos. En el artículo «Are Individualistic Societies Less Equal? Evidence from the Parasite Stress Theory of Value», los autores concluyen:

Está muy extendida la creencia de que las sociedades individualistas, que enfatizan la libertad personal, premian el estatus social por los logros alcanzados y favorecen una mínima intervención del gobierno, son más propensas a niveles más altos de desigualdad de ingresos en comparación con las sociedades más colectivistas que favorecen las políticas intervencionistas.... Sin embargo, como mostramos en este trabajo... nuestro análisis sugiere que las sociedades con valores más individualistas tienen niveles significativamente menores de desigualdad de ingresos netos.

Naturalmente, los sistemas de mercado promueven los logros individuales abandonando los privilegios de clase y tribales que obstaculizan la libre circulación del comercio. Cuando se ofrece a las personas la oportunidad de producir, independientemente de su estatus, se abren nuevas vías para adquirir riqueza, lo que da lugar a la desaparición de los privilegios de clase. A corto plazo, esto puede conducir a un aumento de la desigualdad de ingresos; sin embargo, a largo plazo, debido a la multitud de opciones para acumular riqueza, los ingresos pueden converger.

La prueba de esta observación se encuentra en un estudio de Nicholas Aspergis, que afirma que «partiendo de un nivel bajo de libertad económica, un nivel más alto de este índice genera más desigualdad, ya que los participantes de la parte superior de la distribución de la renta se benefician relativamente más que los de nivel inferior. A medida que aumenta el índice, los participantes del nivel inferior tienden a experimentar mayores ganancias relativas de ingresos».

Además, en Estados Unidos, hay pruebas directas que indican que la libertad económica está asociada a una menor desigualdad de ingresos. Al examinar la relación entre la libertad económica y la desigualdad de ingresos en los cincuenta estados de EEUU durante 1979-2004, Daniel Bennett y Richard K. Vedder sostienen que una mayor libertad económica está asociada a una menor desigualdad de ingresos.

De nuevo, las pruebas revelan que los mercados son superiores a los sistemas estatistas. Los progresistas pueden ignorar los argumentos que ilustran los efectos del crecimiento, pero parece apropiado sugerir que abracen los mercados libres, porque en el terreno de la reducción de la desigualdad los mercados también son superiores. Hasta que los progresistas no empiecen a apreciar las pruebas que ponen de manifiesto la superioridad del sistema de mercado, seguirán siendo una distracción indigna con reflexiones irrelevantes.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Vesa Härkönen via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here