Mises Wire

Home | Wire | Cómo el dinero fácil mató al Silicon Valley Bank

Cómo el dinero fácil mató al Silicon Valley Bank

  • svb

Etiquetas Dinero y bancosEconomía de EEUU

03/13/2023

La segunda mayor quiebra de un banco en la historia reciente, después de Lehman Brothers, podría haberse evitado. Ahora el impacto es demasiado grande, y el riesgo de contagio es difícil de medir.

La desaparición del Silicon Valley Bank (SVB) es una clásica corrida bancaria impulsada por un evento de liquidez, pero la lección importante para todos es que la enormidad de las pérdidas no realizadas y el agujero financiero en las cuentas del banco no habrían existido de no ser por una política monetaria ultralaxa. Permítanme explicarles por qué.

A 31 de diciembre de 2022, Silicon Valley Bank tenía aproximadamente 209.000 millones de dólares en activos totales y unos 175.400 millones en depósitos totales, según sus cuentas públicas. Sus principales accionistas son Vanguard Group (11,3%), BlackRock (8,1%), StateStreet (5,2%) y el fondo de pensiones sueco Alecta (4,5%).

El increíble crecimiento y éxito del SVB no podría haberse producido sin tipos negativos, una política monetaria ultralaxa y la burbuja tecnológica que estalló en 2022. Además, el evento de liquidez del banco no podría haber ocurrido sin los incentivos regulatorios y de política monetaria para acumular deuda soberana y valores respaldados por hipotecas (MBS).

La base de activos de SVB parece el ejemplo más claro del viejo mantra «No luches contra la Fed». SVB cometió un gran error: seguir exactamente los incentivos creados por la política monetaria laxa y la regulación.

¿Qué ocurrió en 2021? Un éxito masivo que, por desgracia, fue también el primer paso hacia la desaparición. Los depósitos del banco casi se duplicaron con el boom tecnológico. Todo el mundo quería un trozo del imparable nuevo paradigma tecnológico. Los activos del SVB también aumentaron y casi se duplicaron.

Los activos del banco aumentaron de valor. Más del 40% eran bonos del Tesoro a largo plazo y MBS. El resto eran inversiones en nuevas tecnologías y capital riesgo que parecían conquistar el mundo.

La mayoría de esos bonos y valores de «bajo riesgo» se mantuvieron hasta su vencimiento. El SVB seguía las reglas de la corriente dominante: activos de bajo riesgo para equilibrar el riesgo de las inversiones de capital riesgo. Cuando la Reserva Federal subió los tipos de interés, el SVB debió de sorprenderse.

Toda su base de activos era una única apuesta: tipos bajos y relajación cuantitativa durante más tiempo. Las valoraciones tecnológicas se dispararon en el periodo de política monetaria laxa, y la mejor forma de «cubrir» ese riesgo era con bonos del Tesoro y MBS. ¿Por qué apostar por otra cosa? Esto es lo que la Reserva Federal compraba en miles de millones cada mes. Eran los activos de menor riesgo según todas las normativas y, según la Fed y todos los economistas de la corriente dominante, la inflación era puramente «transitoria», una anécdota de efecto base. ¿Qué podía salir mal?

La inflación no era transitoria y el dinero fácil no era infinito.

Las subidas de tipos se produjeron. Y pillaron a la banca sufriendo pérdidas masivas por doquier. Adiós, precios de bonos y MBS. Adiós, valoraciones tecnológicas del «nuevo paradigma». Y hola, pánico. Una buena corrida bancaria, a pesar de la fuerte recuperación de las acciones de SVB en enero. Las pérdidas no realizadas de 15.000 millones de dólares representaban casi el 100% de la capitalización bursátil del banco. Desaparición.

Como decía el director del banco en el famoso episodio de South Park: «Aaaaand it's gone». SVB demostró lo rápido que el capital de un banco puede disolverse ante nuestros ojos.

La Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) intervendrá, pero no es suficiente porque sólo el 3% de los depósitos del SVB eran inferiores a 250.000 dólares. Según la revista Time, más del 85% de los depósitos del Silicon Valley Bank no estaban asegurados.

La situación empeora. Un tercio de los depósitos de los EEUU están en bancos pequeños, y alrededor de la mitad no están asegurados, según Bloomberg. Es probable que los depositantes de SVB pierdan la mayor parte de su dinero, y esto también creará una gran incertidumbre en otras entidades.

El SVB era el paradigma de la gestión bancaria según las normas. Siguió una política conservadora de adquisición de los activos más seguros —letras del Tesoro a largo plazo—  mientras los depósitos se disparaban.

SVB hizo exactamente lo que recomendaban los que achacaban la crisis de 2008 a la «desregulación». SVB era un banco aburrido y conservador que invertía sus crecientes depósitos en bonos soberanos y valores respaldados por hipotecas, creyendo que la inflación era transitoria, como repetía todo el mundo menos nosotros, la minoría loca.

SVB no hizo más que seguir punto por punto la regulación, los incentivos de la política monetaria y las recomendaciones de los economistas keynesianos. SVB era el epítome del pensamiento económico mainstream. Y la corriente dominante mató a la estrella tecnológica.

Muchos culparán ahora a la codicia, al capitalismo y a la falta de regulación, pero ¿adivinen qué? Más regulación no habría hecho nada porque la regulación y la política incentivan la compra de estos activos de «bajo riesgo». Además, la regulación y la política monetaria son directamente responsables de la burbuja tecnológica. Las valoraciones cada vez más elevadas de la tecnología no rentable y el flujo supuestamente imparable de capital para financiar la innovación y las inversiones ecológicas nunca se habrían producido sin tipos reales negativos e inyecciones masivas de liquidez. En el caso de SVB, su fenomenal crecimiento en 2021 fue consecuencia directa de la demencial política monetaria aplicada en 2020, cuando los principales bancos centrales aumentaron su balance hasta los 20 billones de dólares como si no fuera a pasar nada.

SVB es una víctima de la narrativa de que la impresión de dinero no causa inflación y puede continuar para siempre. La adoptaron sin reservas y ahora ya no están.

SVB invirtió en toda la burbuja de todo: bonos soberanos, MBS y tecnología. ¿Lo hicieron porque eran estúpidos o imprudentes? No. Lo hicieron porque percibieron que había muy poco o ningún riesgo en esos activos. Ningún banco acumula riesgo en un activo que considera de alto riesgo. La única forma en que los bancos acumulan riesgo es si perciben que no hay ninguno. ¿Por qué perciben que no hay riesgo? Porque el gobierno, los reguladores, los bancos centrales y los expertos les dicen que no lo hay. ¿Quién será el próximo?

Muchos culparán a todo menos a los incentivos perversos y a las burbujas creadas por la política monetaria y la regulación, y exigirán bajadas de tipos y flexibilización cuantitativa para resolver el problema. Esto no hará más que empeorar. No se resuelven las consecuencias de una burbuja con más burbujas.

La desaparición del Silicon Valley Bank pone de relieve la enormidad del problema de la acumulación de riesgos por diseño político. El SVB no se hundió debido a una gestión imprudente, sino porque hizo exactamente lo que los keynesianos y los intervencionistas monetarios querían que hiciera. Congratulaciones.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap(2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets(2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
svb