Mises Wire

Home | Wire | ¿Boicotear a Target es una protesta legítima o un acto de terrorismo?

¿Boicotear a Target es una protesta legítima o un acto de terrorismo?

  • Target

Etiquetas Amiguismo y corporativismoPoliticsProgresismoEstrategia

07/20/2023

A propósito del reciente boicot a Target, el profesor de economía de la Universidad de Michigan Justin Wolfers declaró recientemente a MSNBC:

[Si] Target cede a esto, entonces dice que en el momento en que amenazas a los empleados de incluso una corporación muy grande, consigues controlar sus políticas. Esto es terrorismo económico, literalmente terrorismo, creando miedo entre los trabajadores y forzando a las corporaciones a vender las cosas que quieres, no a vender las cosas que no quieres.

El profesor Wolfers se equivoca en varios frentes. En primer lugar, boicotear los productos de una empresa no es un acto de terrorismo. Boicotear a una persona, una tienda o una organización es negarse de forma concertada a tratar con ella, normalmente para expresar desaprobación o forzar la aceptación de determinadas condiciones. Por otro lado, el terrorismo es un acto de violencia en el que el terrorista agrede a alguien en su cuerpo o en su propiedad física. Britannica define el terrorismo como «el uso calculado de la violencia para crear un clima general de miedo en una población y conseguir así un objetivo político concreto.»

Como explicó el profesor Murray Rothbard:

Lo que esta violencia agresiva significa es que un hombre invade la propiedad de otro sin el consentimiento de la víctima. La invasión puede ser contra la propiedad de un hombre en su persona (como en el caso de la agresión física), o contra su propiedad en bienes tangibles (como en el robo o el allanamiento). En ambos casos, el agresor impone su voluntad sobre la propiedad natural de otro: priva al otro hombre de su libertad de acción y del pleno ejercicio de su autopropiedad natural.

¿Estos boicoteadores conservadores están agrediendo las propiedades de Target? No. Entonces, su boicot no es un acto de terrorismo. Por otra parte, varias tiendas Target han recibido amenazas de bomba de unos desconocidos que dicen protestar contra la decisión de Target de retirar ropa de temática LGBTQ, algo que Wolfers no menciona.

En segundo lugar, lo que Wolfers denomina terrorismo es el funcionamiento de un proceso de mercado pacífico en el que los consumidores se abstienen de comprar productos de Target porque no están de acuerdo con las políticas de la empresa. El boicot es una forma pacífica de protesta legítima y legal. En su importante obra Politics of Nonviolent Action, Part Two: The Methods of Nonviolent Action, el profesor Gene Sharp menciona el boicot de los consumidores como un importante método utilizado por personas pacíficas como forma de acción no violenta para alcanzar objetivos políticos.

A pesar de ser profesor de economía, Wolfers no entiende el funcionamiento del proceso pacífico de mercado. Ignora la democracia de mercado.

Ludwig von Mises decía que comprar y abstenerse de comprar son dos formas principales a través de las cuales los consumidores actúan como capitanes del barco del mercado y guían a los empresarios para que satisfagan las necesidades más urgentes de esos consumidores en lugar de malgastar los recursos de la sociedad. Los consumidores transmiten sus preferencias a los empresarios a través de este sistema de democracia de mercado que consiste en votar con su dinero. Mises escribió:

Los consumidores, con sus compras y su abstención de comprar, eligen a los empresarios en un plebiscito que se repite a diario, por así decirlo. Determinan quién debe ser propietario y quién no, y cuánto debe poseer cada propietario.

Como ocurre con todos los actos de elección de una persona —elección de titulares de cargos públicos, empleados, amigos o una consorte—, las decisiones de los consumidores se toman sobre la base de la experiencia y, por tanto, se refieren siempre necesariamente al pasado. No hay experiencia del futuro. La papeleta del mercado encumbra a quienes en el pasado inmediato han servido mejor a los consumidores. Sin embargo, la elección no es inalterable y puede corregirse a diario. El elegido que decepciona al electorado es rápidamente reducido a las filas.

Cada voto de los consumidores añade sólo un poco a la esfera de acción del elegido. Para alcanzar los niveles superiores del empresariado necesita un gran número de votos, repetidos una y otra vez durante un largo período de tiempo, una prolongada serie de golpes exitosos. Debe someterse cada día a una nueva prueba, debe someterse de nuevo a la reelección, por así decirlo. . . .

Pero en la compra de una mercancía o en la abstención de su compra no interviene nada más que el anhelo del consumidor de obtener la mejor satisfacción posible de sus deseos instantáneos. El consumidor no elige —como el votante en la votación política— entre diferentes medios cuyos efectos sólo aparecen más tarde. Elige entre cosas que le proporcionan una satisfacción inmediata. Su decisión es definitiva.

Un empresario obtiene beneficios sirviendo a los consumidores, a las personas, tal como son y no como deberían ser según los caprichos de algún gruñón o dictador en potencia.

En los últimos tiempos, hemos visto cómo las empresas se vuelven cada vez más políticas. En lugar de servir a sus consumidores, las empresas se han convertido en defensores del control político sobre la vida de las personas. Se alían con las autoridades para censurar a quienes critican a quienes están en el poder y a sus oponentes políticos. Los tecnócratas usurpan cada vez más el papel de los políticos o trabajan con ellos para empujar a la sociedad hacia la izquierda.

El boicot de Target y otras empresas por parte de los consumidores es su forma de resistirse a esta agenda tecnocrática de control. Es una de las formas más eficaces y pacíficas de que disponen los ciudadanos para luchar contra el poder estatal injustificado y los beneficiarios corporativos.

Author:

Contact Madhusudan Raj

Dr. Madhusudan Raj (@MadhusudanRaj) is an Assistant Professor of Economics at the Veer Narmad South Gujarat University, India.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock