Mises Wire

Home | Wire | Bitcoin y la teoría del dinero

Bitcoin y la teoría del dinero

  • Understanding Money Mechanics
0 Views

Etiquetas Historia de la Escuela Austriaca de EconomíaTeoría Monetaria

[Este artículo es parte de la serie Entendiendo la mecánica del dinero, de Robert P. Murphy. La serie se publicará como libro a finales de 2020]

En una moderna cartilla de mecánica del dinero, es necesario proporcionar al menos una introducción a Bitcoin.1 Por consiguiente, en este capítulo final daremos primero una explicación básica de lo que es Bitcoin y cómo funciona. Luego situaremos a Bitcoin en el marco del dinero que desarrollamos en el capítulo 2, buscando responder a la pregunta fundamental: ¿Es Bitcoin dinero?» Finalmente, relacionaremos a Bitcoin con un componente importante en la discusión de la escuela austriaca sobre el dinero, el «teorema de regresión» de Ludwig von Mises.

Explicando Bitcoin con una analogía2

«Bitcoin» abarca dos conceptos relacionados pero distintos. En primer lugar, las monedas de bits individuales (minúsculas b) son unidades de moneda digital (fiat).3 En segundo lugar, el protocolo Bitcoin (mayúscula B) rige la red descentralizada a través de la cual miles de computadoras de todo el mundo mantienen un «registro contable público» —conocido como la cadena de bloques (blockchain)— que mantiene un registro totalmente transparente de cada transferencia autenticada de monedas de bits desde el momento en que el sistema entró en funcionamiento a principios de 2009. En resumen, Bitcoin abarca tanto (1) una moneda digital sin respaldo como (2) un sistema de pago en línea descentralizado.
Bitcoin

Según su sitio web oficial: «Bitcoin utiliza tecnología peer-to-peer para operar sin autoridad central; la gestión de las transacciones y la emisión de bitcoins se lleva a cabo de forma colectiva por la red».4

Cualquier persona que quiera participar puede descargar el software de Bitcoin a su ordenador y formar parte de la red, participando en operaciones de «minería» y ayudando a verificar el historial de las transacciones.

Para comprender plenamente el funcionamiento de Bitcoin, es necesario aprender las sutilezas de la criptografía de clave pública, de la que hablaremos brevemente en una sección posterior. Por ahora, nos centramos en una analogía que capta la esencia económica de Bitcoin, evitando la necesidad de una nueva terminología.

Imagina una comunidad en la que el dinero se basa en los números enteros que van desde 1, 2, 3, ... hasta 21.000.000. En un momento dado, una persona «posee» el número 8, mientras que otra «posee» el número 349, y así sucesivamente.

En este escenario, supongamos que Bill quiere comprarle un automóvil a Sally, y la etiqueta del precio del automóvil dice «Dos números». Resulta que Bill está en posesión de los números 3 y 12. Así que Bill le da los dos números a Sally, y Sally le da a Bill el automóvil. La comunidad reconoce dos hechos: primero, el título del coche ha sido transferido de Sally a Bill, y segundo, Sally es ahora la dueña de los números 3 y 12.

Supongamos además que en esta comunidad ficticia una industria de miles de contadores mantiene el registro de propiedad de los 21 millones de números enteros. Cada contador mantiene un enorme libro de contabilidad en un archivo de Excel. Las columnas corren a lo largo de la parte superior, de 1 a 21 millones, mientras que las filas registran cada transferencia de un número en particular. Por ejemplo, cuando Bill compró el automóvil a Sally, los contables que estaban al tanto del trato entraron en sus respectivos archivos de Excel «Ahora en posesión de Sally» en la siguiente fila disponible, en las columnas para 3 y 12. En estos libros de contabilidad, si miramos una fila más arriba, veríamos «Ahora en posesión de Bill» para estos dos números, porque Bill era dueño de estos dos números antes de transferirlos a Sally.

Bitcoin Car Sale

Además de documentar cualquier transacción que se encuentre al alcance de la mano, los contadores también comprueban periódicamente sus propios libros de cuentas con los de sus vecinos. Si un contador descubre alguna vez que sus vecinos han registrado transacciones para otros números (es decir, para transacciones para las que el contador en cuestión no estaba al alcance de la mano), entonces el contador rellena las entradas de las filas que faltan en las columnas para esos números. Por lo tanto, en un momento dado, hay miles de contadores, cada uno de los cuales tiene un historial prácticamente completo de todas las transacciones relacionadas con los 21 millones de números.

Explicando la analogía

Esperamos que nuestra analogía dé un primer paso decente para explicar cómo funciona Bitcoin. En nuestra hipotética historia, la gente de la comunidad llevaba la cuenta de qué persona «poseía» un número abstracto e intangible. Por supuesto, no se puede mantener físicamente el número 3, pero debido a que la gente de la comunidad había adoptado una convención en la que los archivos de Excel de los contables llevaban la cuenta de qué persona se «correspondía» con el número 3, había un sentido en el que la persona lo poseía. Y entonces, como nuestra historia mostró, una persona podía transferir su reclamo a un número para comprar bienes reales, como un automóvil.

Para mantener las cosas simples, en nuestra analogía, asumimos que la comunidad ya había alcanzado el estado final después de que todos los bitcoins han sido «minados». En el mundo real, esto ocurrirá en algún momento después del año 2100, cuando (virtualmente) todos los 21 millones de bitcoins estén en manos del público.5 Después de ese momento, no habrá más operaciones de «minería»; el número total de bitcoins se fijará en 21 millones, para siempre.

Al igual que en nuestra historia, cuando la gente en el mundo real quiere comprar algo usando Bitcoin, transfieren su propiedad de una cierta cantidad de bitcoins (o fracciones de bitcoin, para compras más pequeñas) a otras personas a cambio de bienes y servicios. Esta transferencia se realiza mediante la red de ordenadores que realizan los cálculos, y cambiando la clave pública a la que se asignan los bitcoins «vendidos». (Esto es análogo a los contadores de nuestra historia que introducen el nombre de una nueva persona en la columna de un número entero determinado). En lugar de entregar físicamente un objeto — como un billete de 20 dólares o una moneda de oro — al vendedor, el comprador que utiliza Bitcoin realiza las operaciones electrónicas necesarias para ordenar a la red de ordenadores que editen la cadena de bloques para reflejar la transferencia de propiedad/control de los bitcoins relevantes al vendedor.

¿Dónde entra la criptografía? El problema de los propietarios anónimos

El presente libro trata de economía, no de informática, y en consecuencia sólo proporcionaremos un breve esbozo de lo que ocurre durante una transacción de Bitcoin. (Los lectores interesados pueden consultar las notas finales para una explicación más completa.6) Pero no podemos aplicar realmente conceptos económicos a algo como Bitcoin, si no tenemos una comprensión decente de lo que es y cómo funciona.

En primer lugar, debemos aclarar que aunque a menudo se oye el término «cifrado» en este contexto, Bitcoin no utiliza realmente el cifrado. De hecho, el objetivo es proporcionar un libro de cuentas público, que registre todas las transacciones de Bitcoin que hayan ocurrido. Se frustraría el propósito de ocultar los mensajes de la transacción con la encriptación. Más bien, lo que queremos es una forma de autentificar de forma segura las transacciones que implican transferencias de bitcoins.7

Volvamos a nuestro mundo ficticio de Bill y Sally, en el que el dinero se basa en la «propiedad» públicamente reconocida de los 21 millones de números enteros. Nuestra historia anterior tenía un problema evidente que tenemos que abordar: ¿Cómo verifican los contadores la identidad de las personas que tratan de comprar cosas con números? En nuestro ejemplo, Bill quería vender su reclamo público sobre los números 3 y 12 a Sally por su auto. Ahora, en nuestra historia, asumimos que Bill era realmente el dueño de los números 3 y 12; puede permitirse el coche de Sally, porque ella está pidiendo «dos números» por él. Los contadores verificarán, si se les pide, que Bill es el dueño de esos números; bajo la columna «3» y la columna «12» en todos sus libros de contabilidad, dice «Bill» en la última fila que tiene una entrada.

Pero aquí está el problema: cuando los contadores cercanos ven a Bill tratando de comprarle el auto a Sally, ¿cómo saben que ese ser humano en particular ES el «Bill» que figura en sus libros de contabilidad? Tiene que haber alguna forma de que el verdadero Bill pueda demostrar a todos los contables que es el mismo tipo al que se refieren en sus libros de contabilidad. Para evitar el gasto fraudulento de la moneda de uno por una parte no autorizada, este mecanismo debe ser tal que sólo el verdadero Bill será capaz de convencer a los contadores que él es el tipo.

En el mundo real, la solución de este problema es donde entra en juego toda la complicada criptografía de clave pública/privada. Para reiterar, en la guía de Bitcoin citada en las notas finales, repasamos todo este material de forma exhaustiva pero intuitiva, pero para nuestros propósitos aquí, queremos proporcionar una comprensión básica de cómo funciona el protocolo de Bitcoin sin entrar en detalles técnicos.

Desafortunadamente, en este punto nuestra historia de Bill y Sally se vuelve un poco tonta, pero es lo mejor que se le ocurrió al actual autor. Así que, sin más preámbulos, supongamos que la siguiente es la forma en que la gente de nuestro mundo ficticio se enfrenta al problema de hacer coincidir los nombres de los libros de Excel de los contables con seres humanos del mundo real: cada vez que uno de los números se transfiere en una venta, el nuevo propietario tiene que inventar un enigma que sólo él o ella puede resolver. La gente de la comunidad es lo suficientemente inteligente como para reconocer la respuesta correcta al acertijo cuando lo escuchan, pero no son lo suficientemente creativos como para descubrir la respuesta por sí mismos.

Por ejemplo, cuando Bill recibió los números 3 y 12 de su empleador —supongamos que le pagan «dos números» cada mes en salario— los contadores le dijeron:

Bien, Bill, para proteger tu propiedad de estos dos números, necesitamos que inventes un acertijo que asociaremos con ellos. Incrustaremos el enigma en la misma celda de nuestro libro de contabilidad que el nombre «Bill», en las columnas bajo el 3 y el 12. Luego, cuando quieras gastar estos dos números, nos dirás la respuesta a tu acertijo. Sólo entregaremos estos números a un nuevo propietario si la persona que dice ser «Bill» puede responder al acertijo. Ten en cuenta, Bill, que podrías estar al otro lado de la ciudad, rodeado de contables que nunca has visto antes, cuando quieras gastar estos números. Por eso es que el hecho de que te veamos ahora mismo no es suficiente. Necesitamos poner un acertijo en nuestros libros de contabilidad, que también se copiará miles de veces a medida que la información relativa a esta venta reverbera en toda la comunidad, de modo que cada contador tendrá eventualmente «Bill» y tu acertijo incrustado en la celda correcta de su libro de contabilidad.

Bill piensa por un momento y se le ocurre un ingenioso acertijo. Le dice a los contadores: «¿Cuándo una puerta no es una puerta?» Escriben obedientemente el enigma, que luego se propaga por toda la comunidad, junto con el hecho de que «Bill» es el nuevo propietario de 3 y 12.

Unos días después, un villano intenta hacerse pasar por Bill. Quiere comprar un collar que tiene un precio de «un número». Entonces el villano le dice a los contadores al oído: «Soy Bill. Soy el dueño de 12, como todos pueden ver; estas hojas de cálculo son información pública. Así que por la presente transfiero mi propiedad de 12 a este joyero, a cambio del collar».

Los contadores dicen: «Bien, Bill, sólo verifica tu identidad. ¿Cuál es la solución a tu enigma? Dinos, "¿Cuándo una puerta no es una puerta?"»

El villano piensa y piensa pero no se le ocurre nada. Dice: «¡Cuando la puerta no es una puerta!» Los contadores se miran, se rascan la cabeza y se ponen de acuerdo: «No, esa es una respuesta tonta. Eso no resolvió el enigma». Así que niegan la venta; al villano no se le da el collar.

False Bitcoin Exchange

Ahora, unas semanas más tarde, estamos hasta el punto en que nuestra historia comenzó originalmente, al principio de este capítulo. El verdadero Bill quiere comprar el coche de Sally por «dos números». Anuncia a los contadores cercanos: «Soy el dueño de 3 y 12. Lo compruebo resolviendo mi enigma: una puerta no es una puerta cuando está entreabierta». ¡Los contadores están encantados! ¡Ajá! Esa es una buena respuesta al enigma. Están de acuerdo en que este debe ser el verdadero Bill y permitir que la venta se lleve a cabo. Escriben «Sally» en las siguientes filas disponibles en las columnas 3 y 12, y luego le piden a Sally que les dé un nuevo acertijo, del que sólo Sally sabría la respuesta.

Así termina nuestra analogía para explicar los fundamentos de lo que es Bitcoin y cómo funciona. En el mundo real, por supuesto, en lugar de generar y resolver enigmas verbales, hay problemas matemáticos complejos que sólo los legítimos propietarios de los bitcoins pueden resolver rápidamente (usando sus claves privadas). Pero esperamos haber dado un bosquejo suficiente de Bitcoin para poder analizarlo en términos del marco económico que desarrollamos en el capítulo 2 del presente libro.

¿Es Bitcoin un tipo de dinero?

Recuerde nuestra discusión de la teoría del dinero en el capítulo 2. Primero señalamos los límites del intercambio directo. ¿Recuerdan al granjero que necesitaba que le repararan los zapatos y tenía huevos que ofrecer, pero el zapatero quería tocino? Vimos en esa historia cómo el intercambio indirecto podía resolver el problema. Específicamente, cuando el granjero intercambiaba sus huevos con el carnicero a cambio de tocino, el tocino se convertía en un medio de intercambio. El granjero aceptó el tocino no porque quisiera usarlo directamente, sino porque pretendía cambiarlo en el futuro por otra cosa.

Después de explicar lo que era un medio de intercambio, pasamos a dar esta definición formal: el dinero es un medio de intercambio que es universalmente aceptado en una comunidad determinada. Esto significa que hay dos criterios que deben cumplirse para que un bien sea clasificado como dinero: En primer lugar, el bien debe ser algo que la gente esté dispuesta a aceptar, no porque planeen usarlo directamente, sino porque planean comerciar con él de nuevo en el futuro. (Esto lo convierte en un medio de intercambio) Segundo, (casi) todos en la comunidad deben estar dispuestos a hacerlo; si sólo una fracción del público acepta un bien particular de esta manera, entonces sigue siendo un medio de intercambio, pero no es dinero.

Después de revisar esta terminología estándar, podemos aplicarla a Bitcoin. En este punto de su historia, Bitcoin es sin duda un medio de intercambio; hay miles de personas en todo el mundo que intercambian bienes y servicios valiosos a cambio de recibir reconocimiento público —codificado en la cadena de bloques— de que controlan ciertas (fracciones de) monedas de bits. La razón por la que estos vendedores aceptan los bitcoins, por supuesto, no es porque tengan la intención de comérselos o usarlos para producir ratoneras. Más bien, la gente acepta los bitcoins en el comercio porque esperan que tengan poder adquisitivo en el futuro; quieren la capacidad de cambiar los bitcoins por otros bienes y servicios, en el futuro.

Sin embargo, aunque los bitcoins cuentan claramente como medios de intercambio para algunas personas, actualmente no estamos ni siquiera cerca del punto en el que son aceptados universalmente en cualquier comunidad económicamente relevante (a menos que hagamos trampas definiendo la comunidad relevante como «aquellas personas que están contentas de recibir bitcoins en el comercio»). Hasta ahora, entonces, Bitcoin no cuenta como dinero, aunque en principio Bitcoin — o alguna otra criptodivisa que lo supere en popularidad - podría alcanzar este estatus en el futuro.

Relacionando Bitcoin con el trabajo de Mises

Para terminar, debemos abordar una controversia sobre Bitcoin y el trabajo monetario del famoso economista austriaco Ludwig von Mises. En su magistral libro de 1912, traducido como Teoría del dinero y del crédito, Mises tomó la nueva teoría del valor subjetivo — impulsada a principios de 1870 por economistas como Carl Menger, fundador de la escuela austriaca — y la aplicó a la valoración del dinero en sí.8

Los economistas anteriores habían pensado que este enfoque no funcionaría, porque parecía implicar un argumento circular. Tenía sentido utilizar el marco de Menger para explicar, por ejemplo, el valor de las patatas o el vino; la gente valoraba subjetivamente las satisfacciones que estos bienes proporcionaban, y ese era el punto de partida para comprender su valor de intercambio en el mercado.

Pero cuando se trataba de explicar el valor de mercado — o el poder adquisitivo — del dinero en sí, la teoría del valor subjetivo de Menger parecía un callejón sin salida, porque la única razón por la que valoras el dinero es que te permite comprar cosas en el mercado. Por lo tanto, parecía como si el economista tuviera que argumentar que la gente valora el dinero porque la gente valora el dinero. Este era un argumento circular, y por eso la mayoría de los economistas utilizaron la teoría del valor subjetivo de Menger para explicar el valor de mercado de todos los bienes y servicios excepto el dinero.

Sin embargo, en su obra de 1912, Mises mostró el camino para salir de este atolladero. La solución fue introducir el elemento tiempo. Específicamente, cuando la gente acepta dinero en el comercio ahora, es porque esperan que el dinero tenga poder adquisitivo en el futuro. Y sus expectativas de este poder adquisitivo se basan en sus observaciones de la capacidad del dinero para obtener bienes y servicios en el pasado inmediato. En pocas palabras: la gente valora el dinero hoy porque espera que el dinero tenga un cierto valor mañana, y esto a su vez se basa en su memoria de su valor ayer.

Hasta ahora, todo bien: Mises había eludido el argumento aparentemente circular introduciendo el elemento tiempo. Pero ahora se enfrentaba a una objeción diferente: Si el economista que utiliza la teoría del valor subjetivo termina explicando el poder adquisitivo del dinero hoy en base a las observaciones de su poder adquisitivo de ayer, entonces ¿cómo explicamos su poder adquisitivo de ayer? Por qué, tenemos que volver a antes de ayer, y así sucesivamente. Los críticos preguntaron entonces, ¿No ha sustituido Mises simplemente un argumento circular por un argumento que sufre un retroceso infinito? Todavía parecía que aplicar la nueva teoría del valor de Menger al dinero en sí mismo no iba a funcionar.

Sin embargo, Mises también resolvió este problema. Señaló que no necesitamos rastrear el poder adquisitivo del dinero a una distancia infinita en el pasado. Más bien, sólo tenemos que rastrearlo hasta el punto en que el bien monetario era una mercancía regular, antes de que se valorara en su papel de medio de intercambio.

Por ejemplo, en nuestra historia del agricultor, no tenemos ningún problema en utilizar la teoría del valor subjetivo de Menger para explicar por qué la gente de la comunidad valoraría directamente el tocino, por su capacidad de satisfacer el hambre de forma sabrosa. Entonces, podríamos añadir la complicación de cómo el valor de mercado del tocino aumentaría una vez que el granjero lo aceptara en el comercio, no porque quisiera comerlo, sino porque quería comerciar con el zapatero. Noten que no hay un retroceso infinito en este procedimiento.

Esta técnica es lo que se conoce como el teorema de regresión de Mises. Al explicar el valor de mercado del dinero con referencia a una cadena histórica que se remonta a la aparición de las mercancías regulares de un mundo de intercambio directo, Mises pudo resolver los problemas que habían impedido a otros economistas aplicar la teoría del valor subjetivo «moderno» (es decir, posterior a 1871) al propio dinero.

Dado que Mises tuvo que citar la aparición del dinero de un estado de intercambio directo para explicar satisfactoriamente su valor de mercado actual, hizo algunas declaraciones bastante definitivas sobre el tipo de pasado que necesariamente tenía que tener el dinero. Aquí hay dos ejemplos de la obra clásica de Mises, La acción humana:

No se puede emplear ningún bien para la función de un medio de intercambio que al principio de su utilización para este fin no tenía valor de intercambio a causa de otros empleos. (Mises 1998, pág. 407)

y

Un medio de intercambio sin un pasado es impensable. Nada puede entrar en la función de un medio de intercambio que no haya sido previamente un bien económico y al cual las personas asignaron valor de intercambio ya antes de que fuera exigido como tal medio. (Mises 1998, pág. 423)

A la luz de las arrolladoras afirmaciones de Mises, podemos ver rápidamente por qué tantos fans de la escuela austriaca tienen un gran problema con Bitcoin: Desde que Bitcoin nació para ser una moneda —en lugar de servir primero como una mercancía regular— ¿no significa eso que no puede ser dinero? O, yendo por el otro lado, si Bitcoin se convirtió alguna vez en dinero, ¿no significaría que Mises se equivocó?

A riesgo de ser evasivos, no vamos a explorar aquí la fascinante cuestión de si el caso de Bitcoin viola el teorema de regresión, o si sus características poco ortodoxas pueden hacerse compatibles con el marco monetario de Mises (que obviamente concibió teniendo en cuenta los bienes tangibles). Otros economistas familiarizados con la escuela austriaca y Bitcoin han intervenido en este intrigante asunto.9

Más bien, aquí vamos a hacer una afirmación mucho más modesta: si Bitcoin viola o es compatible con el teorema de regresión no es una cuestión empírica en este momento. Como indican las citas de Mises, el teorema de regresión no se refiere a un buen dinero que se convierte, sino a un buen medio de intercambio.

Y como ya hemos argumentado, Bitcoin ya se ha convertido claramente en un medio de intercambio (aunque no es dinero bajo ningún estándar razonable). Así que ya debe ser el caso de una forma u otra: o la aparición de Bitcoin como medio de intercambio violó el teorema de regresión, o no lo hizo. (Se pueden hacer casos razonables para ambas opciones.) No hay ningún otro obstáculo que el teorema de regresión imponga que impida la adopción de Bitcoin por la comunidad en general y por lo tanto que se convierta no sólo en un medio de intercambio, sino en dinero.

Para resumir: si Bitcoin se convierte en un dinero de buena fe es todavía una cuestión empírica abierta, pero en este punto —ya que Bitcoin es ya un medio de intercambio— el teorema de regresión de Mises no tiene ninguna relación con el resultado.

  • 1. Para concretar, en este capítulo nos referiremos específicamente a Bitcoin. Sin embargo, mucho de lo que digamos será aplicable a otras criptodivisas.
  • 2. Gran parte del material de este capítulo se reproduce de Silas Barta y Robert P. Murphy, Understanding Bitcoin: The Liberty Lover's Guide to the Mechanics and Economics of Crypto-Currencies, versión 1.11 (autopublicación, CreateSpace, 2017), disponible en understandingbitcoin.us/wp-content/uploads/2017/12/2017.11-Understanding-Bitcoin-v1.11.pdf.
  • 3. Muchos entusiastas de Bitcoin se opondrían con vehemencia a clasificarlo como moneda fiduciaria, porque la red de Bitcoin es completamente voluntaria y no depende de las leyes de moneda legal impuestas por el Estado u otros métodos de supresión de la competencia. Sin embargo, en la economía monetaria el término fiat tiene un significado muy preciso, bajo el cual (argumentamos) los bitcoins calificarían. (Ver Teoría del dinero y del crédito Ludwig von Mises para un tratamiento académico). En particular, simplemente no es cierto que el estado pueda declarar «por decreto» que algo es dinero. A nuestro juicio, es más importante que el principiante entienda que no hay ninguna otra mercancía o activo que «respalde» a las monedas de bits, y este es el sentido en el que es una moneda fiduciaria, en lugar de evitar las posibles connotaciones negativas de nuestro uso de un término que normalmente se reserva para el dinero de baja calidad emitido por los Estados modernos.
  • 4. Véase http://bitcoin.org.
  • 5. Estrictamente hablando, la cantidad total de monedas de bitio extraídas nunca llegará a los 21 millones; el protocolo asegura que, con el tiempo, la recompensa por extraer un nuevo bloque se redondeará a literalmente cero monedas de bitio (en algún momento del año 2140). Pero actualmente se prevé que para el año 2108 la extracción a partir de ese momento sólo pondrá en circulación fracciones cada vez más pequeñas de la moneda de 21 millones de bits; véase «Controlled Supply», Bitcoin Wiki, modificado por última vez el 11 de febrero de 2020, https://en.bitcoin.it/wiki/Controlled_supply#Projected_Bitcoins_Long_Term. Otra complicación es que algunas (fracciones de) monedas de bits se «perderán» a lo largo de las décadas a medida que la gente muera u olvide sus llaves privadas, y así sucesivamente. Por lo tanto, aunque estas (fracciones de) bitcoins se habrán extraído, serán inaccesibles para siempre en las transacciones, lo que las hará efectivamente eliminadas de la cantidad de bitcoins disponibles para el público. Serán económicamente equivalentes a las monedas de oro que se hundieron con un barco y están en el fondo del océano.
  • 6. Para una explicación detallada de la criptografía que subyace a las transacciones de Bitcoin, véase de Barta y Murphy, Understanding Bitcoin, en particular pp. 14–35.
  • 7. La confusión puede deberse a que tanto el cifrado como la autenticación son temas dentro del campo de la criptografía. También son «duales» entre sí en el sentido de que en los sistemas de clave pública la operación de firmar un mensaje es la misma que la de desencriptarlo, y la operación de verificar una firma es la misma que la de encriptar un mensaje. Pero para repetir, estrictamente hablando, Bitcoin no depende de la encriptación, aunque mucha gente a menudo dice que sí.
  • 8. Para un tratamiento más detallado de este tema, véase Robert P. Murphy, «The Origin of Money and Its Value», Mises Daily, 29 de septiembre de 2003, https://mises.org/library/origin-money-and-its-value.
  • 9. Véase, por ejemplo. Laura Davidson y Walter Block, «Bitcoin, the Regression Theorem, and the Emergence of a New Medium of Exchange», Quarterly Journal of Austrian Economics 18, no. 3 (Otoño de 2015): 311-38, disponible en https://cdn.mises.org/Bitcoin%20the%20Regression%20Theorem%20and%20the%20Emergence%20of%20a%20New%20Medium%20of%20Exchange.pdf
Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire