Mises Wire

Home | Wire | ¿Aprenderá la IA a ser mejor empresario que tú?

¿Aprenderá la IA a ser mejor empresario que tú?

  • robot hand typing

Etiquetas El emprendedorEmpresarialidadPraxeología

02/16/2023

Las empresas contemporáneas utilizan herramientas de inteligencia artificial (IA) para facilitar sus operaciones y competir en el mercado. La IA permite a empresas y empresarios tomar decisiones basadas en datos y acelerar el proceso de recopilación de datos. A la hora de crear estrategias, comprar, vender y aumentar el descubrimiento del mercado, las empresas deben preguntarse: ¿qué es mejor, la inteligencia artificial o la humana?

Un reciente artículo de la Harvard Business Review, «¿Puede la IA ayudarte a vender?», afirmaba: «Mejores algoritmos conducen a un mejor servicio y a un mayor éxito». Los atributos del empresario de éxito, como la asunción de riesgos calculados, la gestión de la incertidumbre, el sentido agudo de las señales del mercado y la adaptación a los cambios del mercado podrían ser cosa del pasado. ¿Puede la IA sustituir al empresario humano? ¿Podría una inteligencia artificial sofisticada detectar mejor los precios del mercado, ajustarse mejor a las expectativas y orientar la producción hacia las necesidades de los consumidores mejor que un ser humano?

En una de mis clases de este semestre, los estudiantes y yo debatimos el papel de la IA, el aprendizaje automático profundo y el procesamiento del lenguaje natural (PLN) en la toma de muchas de las decisiones y operaciones que, de otro modo, realizaría un ser humano dentro de la empresa. Por supuesto, la mitad de la clase opinaba que la integración de cierto nivel de IA en las operaciones y la gestión de recursos de muchas empresas es beneficiosa para crear una ventaja competitiva.

Sin embargo, la otra mitad opinaba que el uso de la IA inhabilitará inevitablemente la función del ser humano en la economía de mercado, lo que dará lugar a un individualismo cada vez menor. En otras palabras, la empresa será invadida por la IA. Podemos ver que incluso los universitarios más jóvenes están indecisos sobre si la IA eliminará la función de los humanos en la economía de mercado. En clase llegamos a la conclusión de que la IA y el aprendizaje automático tienen sus promesas y sus defectos.

Después de clase, empecé a pensar en el mundo digital de la iniciativa empresarial. El comercio electrónico exige el uso de la IA para llegar a los clientes, vender bienes, producir mercancías y albergar intercambios, en conjunción con un empresario humano, por supuesto.

Sin embargo, la IA —aprendizaje automático o aprendizaje automático profundo— también podría encargarse de crear un modelo basado en el negocio, examinar los datos sobre las necesidades de los clientes, diseñar una página web y crear anuncios. ¿Podría la IA ajustarse a la acción del mercado y reaccionar ante la incertidumbre del mercado como un humano? La respuesta puede ser un rotundo sí. Entonces, ¿podría la IA eliminar al empresario humano?

Algorithm-XLab explica el aprendizaje automático profundo como algo que «permite a los ordenadores resolver problemas complejos. Estos sistemas pueden incluso manejar diversas masas de datos no estructurados». Algorithm-XLab compara favorablemente el aprendizaje profundo con el aprendizaje humano, afirmando: «Mientras que un humano puede perder fácilmente la concentración, y posiblemente cometer un error, un robot no lo hará».

Esta afirmación de Algorithm-XLab cuestiona la idea de que el ensayo y error conduce a un mayor conocimiento del mercado y capacita mejor a los empresarios para ofrecer a los consumidores lo que están dispuestos a comprar. La afirmación también retrata el mercado como un proceso en el que las personas tienen un conocimiento perfecto y un punto de equilibrio, e implica que los humanos no tienen un conocimiento especializado del tiempo y el lugar.

El uso de la IA y sus herramientas de aprendizaje profundo y procesamiento del lenguaje tienen sus ventajas desde un punto de vista técnico. La IA puede determinar cómo producir mejor los aros de hula, pero ¿puede determinar si hay que producirlos o dedicar la energía a otra cosa? Si los emprendedores descubren oportunidades de mercado, deben sopesar las ventajas y desventajas de sus posibles acciones. ¿Tendrá la IA la misma previsión empresarial?

Adquirir conocimientos de mercado puede llevar años a los humanos; la IA es mucho más rápida en ello de lo que lo serían los humanos. Por ejemplo, el Allen Institute for AI está «trabajando en sistemas capaces de realizar pruebas científicas, que requieren un conocimiento de hechos no enunciados y sentido común que los humanos desarrollan a lo largo de su vida». La capacidad de procesar hechos no declarados y dispersos es precisamente el tipo de característica que atribuimos a los emprendedores. Los procesos, los cambios y las elecciones caracterizan el funcionamiento del mercado, y el empresario está en el centro de esta función del mercado.

No hay duda de que las empresas contemporáneas utilizan el aprendizaje profundo para la estrategia, las operaciones, la logística, las ventas y el mantenimiento de registros para la toma de decisiones de recursos humanos (RRHH), según un artículo de Bain & Company titulado «HR's New Digital Mandate». Aunque se centra en RRHH, el mandato digital se presta a cuestionar el uso del pensamiento empresarial y la estrategia llevada a cabo dentro de una empresa. Después de que la IA haya aprendido a gestionar una empresa utilizando al máximo las capacidades de automatización de procesos robóticos y PNL, ¿podría superar las capacidades empresariales naturales humanas?

La IA se utiliza en la vida cotidiana, como en el autocajero del supermercado, las compras en línea, la interacción en las redes sociales, las aplicaciones de citas y las citas virtuales con el médico. Los servicios de entrega, financiación y desarrollo de productos incluyen cada vez más un componente de IA como servicio. La IA como servicio minimiza los costes de recopilar y procesar información sobre los clientes, algo que normalmente se asocia a un equipo de mentes humanas que proyectan indicadores clave de rendimiento alineados con una estrategia organizativa.

El empresario humano tiene una ventaja competitiva en la medida en que maneja la información ambigua de los clientes y, en efecto, crea una respuesta empresarial y proporciona satisfacción. Intentamos determinar si la IA ha sustituido a la energía humana en algunos ámbitos de la vida. ¿Puede la IA entender el malestar o la insatisfacción humanos, o la subjetividad del valor que siente el consumidor? La IA puede producir hula hoops, pero ¿puede articular planes y reunir los recursos necesarios para producirlos en primer lugar?.

¿En qué funciones empresariales puede la IA superar al empresario humano? El empresario humano está dispuesto a asumir riesgos, adaptarse a las necesidades de los consumidores, captar señales de precios y comprender las opciones de los clientes. ¿Podría extinguirse pronto el empresario humano? De ser así, ¿comprendería la IA de aprendizaje automático y procesamiento natural las diferencias entre los mercados libres y los altamente regulados? En caso afirmativo, ¿cuál preferiría o cuál crearía?

Author:

Raushan Gross

Raushan Gross is an Associate Professor of Business Management at Pfeiffer University. His works include Basic Entrepreneurship, Management and Strategy, The Inspiring Life and Beneficial Impact of Entrepreneurs, In Pursuit of an Entrepreneurial Culture, and Emerging Institutions of Entrepreneurship. His research interests include topics ranging from entrepreneurship, free markets, economies, markets and competition, and the role of technology in market coordination.  

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock