Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | ¿Por qué los economistas hacen tantos supuestos arbitrarios?

¿Por qué los economistas hacen tantos supuestos arbitrarios?

  • questions.PNG
0 Views

05/16/2018

Varias suposiciones empleadas por los economistas de la corriente principal parecen ser de naturaleza arbitraria. Las suposiciones parecen estar separadas del mundo real.

Por ejemplo, para explicar la crisis económica en Japón, el famoso economista de corriente principal Paul Krugman empleó un modelo que supone que las personas son idénticas y viven para siempre y que se da salida. Si bien admite que estas suposiciones no son realistas, Krugman, no obstante, argumentó que de alguna manera su modelo puede ser útil para ofrecer soluciones a la crisis económica en Japón.1

El empleo de suposiciones que están separadas de los hechos de la realidad se origina en los escritos de Milton Friedman. Según Friedman, dado que no es posible establecer "cómo funcionan realmente las cosas", entonces realmente no importa cuáles son los supuestos subyacentes de un modelo. De hecho, todo vale, siempre que el modelo pueda arrojar buenas predicciones. De acuerdo con Friedman,

El objetivo final de una ciencia positiva es el desarrollo de una teoría o hipótesis que arroje predicciones válidas y significativas (es decir, no verdaderas) sobre fenómenos aún no observados... La pregunta relevante para formular acerca de los supuestos de una teoría no es si son descriptivamente realistas, porque nunca lo son, sino si son suficientemente buenas para el propósito en cuestión. Y esta pregunta solo puede responderse al ver si la teoría funciona, lo que significa si produce predicciones suficientemente precisas.2

Obsérvese que en esta forma de pensar, la formación de la visión con respecto al mundo real es arbitraria; de hecho, todo vale mientras el modelo pueda generar pronósticos precisos.

En sus "Orígenes filosóficos de la economía austriaca", David Gordon escribió que Bohm Bawerk sostenía que los conceptos empleados en economía deben originarse a partir de los hechos de la realidad: deben ser rastreados hasta su fuente última. Si no se puede rastrear, se debe rechazar el concepto como sin sentido.

Del mismo modo, Ayn Rand ha sugerido que la formación del concepto no es algo arbitrario. El papel de los conceptos es integrar los existentes, mientras que el papel de las definiciones es identificar la naturaleza de los existentes de un concepto. De acuerdo con Rand,

Una definición es una afirmación que identifica la naturaleza de las unidades subsumidas bajo un concepto. Se dice muchas veces que las definiciones expresan el significado de las palabras. Esto es cierto pero no es exacto. Una palabra es meramente un símbolo audiovisual utilizado para representar un concepto; una palabra no tiene otro significado que el del concepto que simboliza, y el significado del concepto se compone de sus unidades. No son las palabras, sino los conceptos lo que el hombre define al especificar sus referentes. El propósito de una definición es el de diferenciar un concepto de todos los otros conceptos y, en consecuencia, mantener sus unidades diferenciadas de todo otro existente.3

El propósito de una definición es distinguir un grupo dado de existentes de otros existentes. Dado que una definición proporciona la esencia de los existentes de un concepto particular, obviamente las definiciones no son arbitrarias. En cualquier etapa, está determinada por los hechos de la realidad, dentro del contexto del conocimiento de uno.

Por ejemplo, uno puede observar que las personas se dedican a una variedad de actividades. Pueden estar realizando trabajos manuales, conduciendo automóviles, caminando en la calle o cenando en restaurantes. La esencia de estas actividades es que tienen un propósito.

Además, podemos establecer el significado de estas actividades. Por lo tanto, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos, como comprar comida o ropa. Cenar en un restaurante puede ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un automóvil puede ser un medio para llegar a un destino en particular.

El conocimiento de que las acciones humanas son decididas también implica que son conscientes.

La economía popular emplea definiciones arbitrarias

La naturaleza arbitraria de la economía popular se describe por cómo define la oferta monetaria. De acuerdo con la economía dominante, la definición correcta de dinero no es algo permanente sino flexible. Lo que determina si M1, M2 o alguna otra M se etiquetará como dinero es su correlación con el ingreso nacional. En esta forma de pensar, a veces M2 podría considerarse como la definición válida de dinero y en alguna otra ocasión podría ser alguna otra M.

La mayoría de los economistas sostienen que desde principios de la década de 1980, debido a la desregulación financiera, la naturaleza de los mercados financieros ha cambiado y, en consecuencia, las definiciones pasadas de dinero ya no se mantienen. En esto, Rothbard escribió:

La Escuela de Chicago define la oferta monetaria como la entidad que se correlaciona más estrechamente con el ingreso nacional. Este es uno de los ejemplos más flagrantes del deseo de Chicago de evitar los conceptos esencialistas y de "probar" la teoría mediante una correlación estadística; con el resultado de que la oferta monetaria no está realmente definida en absoluto. Además, el enfoque pasa por alto el hecho de que la correlación estadística no puede establecer conexiones causales; esto solo puede hacerse mediante una teoría genuina que funcione con conceptos definidos y definibles.4

De acuerdo con Salerno,

Las medidas del stock de dinero de los Estados Unidos de uso corriente en la previsión económica y empresarial, en la economía aplicada y en la investigación histórica son defectuosas precisamente porque no se basan en una concepción teórica explícita y coherente de la naturaleza esencial del dinero. Dado el papel omnipresente del dinero en la economía de mercado moderna, las medidas existentes de oferta monetaria tienden a impedir, en lugar de facilitar, una comprensión clara del desarrollo pasado o futuro de los eventos económicos reales.5

Para establecer la definición de dinero tenemos que determinar cómo surgió la economía que usa el dinero. El dinero surgió debido al hecho de que el trueque no podía respaldar la economía de mercado. La característica distintiva del dinero es que es el medio general de intercambio. Ha evolucionado desde el producto más comercializable. Sobre esto Mises escribió,

Habría una tendencia inevitable para que los menos comercializables de la serie de bienes usados como medio de intercambio sean rechazados uno a uno hasta que por fin solo permanezca un producto, que se emplearía universalmente como medio de intercambio; en una palabra, dinero.6

El dinero es el objeto con el que se intercambian todos los demás bienes y servicios. Esta característica fundamental del dinero debe contrastarse con otros bienes. Por ejemplo, los alimentos suministran la energía necesaria a los seres humanos. Los bienes de capital permiten la expansión de la infraestructura que, a su vez, permitirá la producción de una mayor cantidad de bienes y servicios. Entonces, contrariamente al pensamiento dominante, la esencia del dinero no tiene nada que ver con la desregulación financiera, ya que la esencia del dinero permanecerá intacta en los mercados más desregulados.

A través del proceso de selección en curso durante miles de años, la gente se ha decidido por el oro como dinero. En otras palabras, el oro sirvió como dinero estándar. En el sistema monetario actual, el núcleo de la oferta monetaria ya no es el oro, sino monedas y billetes emitidos por el gobierno y el banco central. En consecuencia, las monedas y billetes constituyen el dinero estándar también llamado efectivo que se emplea en las transacciones.

¿Por qué las formaciones arbitrarias de conceptos y definiciones socavan el bienestar de los individuos? El proceso arbitrario de formar conceptos y definiciones en la economía dominante no es algo que deba tomarse a la ligera. Por ejemplo, uno de los principales mandatos del banco central es perseguir una política que apunta a estabilizar el nivel de precios. El concepto de nivel de precios, sin embargo, no puede rastrearse a nada real porque no existe. No es posible sumar el poder adquisitivo del dinero con respecto a diversos bienes y servicios para obtener el poder adquisitivo total.

Por ejemplo, el poder adquisitivo de una unidad de dinero se establece en el mercado como dos papas y una barra de pan. Aritméticamente, sin embargo, no se pueden agregar dos papas a una barra de pan con el fin de establecer el poder adquisitivo total de una unidad de dinero con respecto al pan y las papas.

Si no podemos determinar qué es algo, obviamente no es posible mantenerlo estable. Una política que tiene como objetivo estabilizar una ficción solo puede conducir a un desastre.

Del mismo modo, si uno define la inflación como cambios en los precios de los bienes y servicios, ignorando la definición válida de que la inflación es un cambio en la oferta monetaria, es probable que se pongan en marcha políticas que socaven el bienestar de los individuos en lugar de protegerlos de la amenaza de la inflación.

Para obtener información sobre el estado de una economía, los economistas se basan en indicadores estadísticos denominados Producto Interno Bruto (PIB). El marco del PIB analiza el valor de los bienes finales y los servicios producidos durante un intervalo de tiempo particular, generalmente un trimestre o un año.

La idea del PIB da la impresión de que existe algo como el producto nacional. En el mundo real, sin embargo, la riqueza es producida por alguien y pertenece a alguien. Los bienes y servicios no son producidos en su totalidad y supervisados ​​por un líder supremo. Esto a su vez significa que todo el concepto de PIB carece de base en la realidad. Es un concepto vacío.

Como regla, cuanto mayor sea el dinero creado por el banco central y el sector bancario, mayor será el gasto monetario. Esto, a su vez, significa que la tasa de crecimiento de lo que se etiqueta como economía real se reflejará estrechamente en el aumento de la oferta monetaria.

Entonces, no es de extrañar que en el marco del PIB, el banco central pueda causar un crecimiento económico real, y la mayoría de los economistas que sigilosamente siguen este marco creen que esto es así. Gran parte de la llamada investigación económica produce "apoyo científico" para los puntos de vista populares de que, mediante la inyección monetaria, el banco central puede hacer crecer la economía. Todos estos estudios pasan por alto que no se puede llegar a ninguna otra conclusión una vez que se sabe que el PIB es un pariente cercano del stock de dinero.

Dado que el PIB es un concepto vacío, obviamente, una vez que el banco central reacciona a la llamada tasa de crecimiento del PIB, lleva a cabo acciones arbitrarias que socavan la vida y el bienestar de los individuos.

Conclusión

En la economía predominante, la mayoría de los términos clave están mal definidos. Siguiendo la visión de que los hechos de la realidad no pueden conocerse, los economistas han adoptado el marco de Milton Friedman. En este marco, la validez de una teoría se evalúa de acuerdo a la precisión con la que puede predecir el futuro.

Esto va en contra de la opinión de pensadores como Ayn Rand, Mises y Rothbard, quienes sostenían que la verdad del análisis y el conocimiento del hombre descansa en la verdad de sus definiciones.

La naturaleza falaz de la economía predominante no puede ser fijada por un marco de pensamiento que establezca que lo que importa es la exactitud de las predicciones de una teoría dada.
Una teoría que se basa en conceptos falsos no puede hacerse válida porque hizo predicciones precisas durante un intervalo de tiempo particular. Si la base de una teoría es defectuosa, obviamente, cualquier pronóstico por medio de dicha teoría no puede ser confiable.

  • 1. Paul Krugman, "La trampa de Japón", mayo de 1998 en el sitio web de Krugman.
  • 2. Milton Friedman, Ensayos en economía positiva, Chicago: University of Chicago Press, 1953.
  • 3. Ayn Rand, Introducción a la epistemología objetivista, A Meridian Book p 40.
  • 4. Murray N. Rothbard, Economic Controversies, Mises Institute, p 727.
  • 5.
    Salerno, Joseph T. 1987. “The ‘True’ Money Supply: A Measure of the Supply of the Medium of Exchange in the U.S. Economy.” Austrian Economics Newsletter (Spring).
  • 6. Ludwig von Mises, Theory of Money and Credit, pp.32-33.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire