Power & Market

Trump detiene la guerra del Estado contra las bombillas incandescentes

La semana pasada, el Departamento de Energía de Trump anunció la relajación de un conjunto de normas de eficiencia energética de bombillas de luz (EISA, por sus siglas en inglés) implementadas por primera vez bajo la dirección de George W. Bush y finalizadas bajo la dirección de Obama. Las normas entrarán en vigor en enero de 2020 (eliminando las versiones incandescentes de las bombillas de tres vías, las bombillas en forma de vela, las bombillas en forma de globo y las bombillas reflectoras).

El chillido autista de la prensa corporativa y de los lacayos izquierdistas de la «política pública» no hace más que subrayar el alcance a que llegará «la Catedral» para mantener el fuego infernal del alarmismo climático. Para los seguidores de la Catedral el cielo se está cayendo literalmente. Es debido a su previsión que el resto de nosotros estamos acorralados para hacer «lo correcto» –es decir, gastar 10 dólares en una bombilla para ahorrar 15 dólares en electricidad– durante los próximos 30 años. A pesar de que el mercado siempre ha dejado de lado la tecnología antigua en favor de la nueva, no podemos esperar cuando se trata de eficiencia energética. En palabras del columnista del New York Times John Schwartz, necesitamos que el gobierno federal «obligue a los estadounidenses a usar bombillas más eficientes energéticamente». Tenga en cuenta que «fuerza» aquí es un eufemismo políticamente correcto para «amenazar con violencia iniciática». Ahora es verdad, la fuerza puede resolver problemas rápidamente. Todo lo que el ladrón necesita hacer es agitar su arma en mi cara y momentos después sus problemas monetarios se resuelven. Uno quisiera creer que en la «tierra de los libres» tal agresión patrocinada por el Estado no sería tan fácilmente elogiada como el método primario desplegado contra los problemas sociales percibidos. Por supuesto, no espero que el estado abjure de este poder especial que tiene en un futuro próximo, es la condición sine qua sine non de cada Estado/gobierno. Cuando un organismo de este tipo dicta a la ciudadanía lo que puede o no fabricar y comprar, entonces ese país ya no tiene derecho a llamarse a sí mismo «la tierra de la libertad» o a reclamar «libertad y justicia para todos».

Uno de los críticos más vocales de este retroceso, Andrew deLaski, del Appliance Standards Awareness Project, grabó un disco con algunos comentarios bastante sorprendentes. Por ejemplo

«La administración Trump está tratando de proteger la tecnología que se inventó por primera vez en el siglo XIX. Es como tratar de proteger al caballo y a la silla de paseo de la tecnología automovilística».

Corrígeme si me equivoco, pero según recuerdo, el Estado no prohibió la venta o fabricación del caballo y la silla de paseo a favor de la promoción del automóvil. Los consumidores hicieron la transición a la nueva tecnología con el tiempo a un ritmo mediado tanto por el costo como por las ventajas de la nueva tecnología.

Implicar que eliminar las regulaciones que están aniquilando una industria equivale a «proteger» a dicha industria tiene tanto sentido como decir que alguien que estaba en el proceso de apuñalarte hasta la muerte pero que luego se detiene y comienza a golpearte en la cara es en realidad ahora «protegerte» a ti. La verdad es el polo opuesto. Los fabricantes de bombillas fluorescentes y LED son los que reciben protección estatal en la medida en que la tecnología de la competencia ha sido prohibida. Pero estamos «protegiendo» el planeta para que el bien mayor triunfe sobre todo. Hace que uno se pregunte de lo que es capaz la izquierda cuando eventualmente tiene el poder y los apóstatas del clima están en su punto de mira. En palabras de Cole Porter, sospecho que será «todo vale».

All Rights Reserved ©
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows