Nuestra economía necesita una buena dosis de deflación impulsada por los clientes

Nuestra economía necesita una buena dosis de deflación impulsada por los clientes

05/21/2022James Anthony

La inflación la crean los gobiernos, así que la solución a la inflación es política. Los gobiernos y los amigotes afirman falsamente que la inflación es buena o incluso necesaria, cuando no es ninguna de las dos cosas. Sólo es lo mejor para las élites. La deflación, en cambio, surge de forma natural cuando los clientes tienen el control, y esta deflación impulsada por los clientes trae consigo una inversión sostenible y un aumento de la productividad. Esto es lo mejor para todos.

Inflación creada por el gobierno

La «estabilidad» de los precios (estancamiento) o la inflación de los precios es causada por la inflación de la cantidad de dinero del gobierno por parte de la gente del gobierno y sus compinches.

Cuando la gente del gobierno crea dinero, pide prestado creando bonos del Tesoro. El valor que la gente del Tesoro toma prestado de esta manera es tomado y gastado de inmediato por los políticos para favorecer a sus compinches. A cambio, los compinches contribuyen a las campañas de los políticos y consiguen que éstos sean elegidos.

Los intereses de los bonos del Tesoro son pagados por los contribuyentes. El principal de los bonos del Tesoro se va transfiriendo a nuevos bonos del Tesoro y nunca se devuelve. El valor de este principal, junto con el valor de todas las demás tenencias que están denominadas en dólares, finalmente se lleva a casi cero al inflarse sin parar. Las pérdidas resultantes de la inflación son soportadas por todos los que utilizan dólares.

Cuando el dinero es creado por los bancos que son gobierno-crónicos, crean simultáneamente dinero de préstamo y pasivos de préstamo, y prestan el dinero a los productores y a los clientes. El hecho de que los préstamos estén fácilmente disponibles envía una falsa señal a los productores de que los clientes han ahorrado dinero y lo gastarán más tarde si los productores construyen mejores procesos y productos, por lo que los productores realizan inversiones.

A medida que los productores y otros prestatarios devuelven el capital de sus préstamos, los bancos amigos necesitan eliminar su responsabilidad por este dinero que crearon, así que a medida que este dinero creado se devuelve, los bancos amigos lo destruyen. Cuando las inversiones de los productores dan sus frutos y los productos resultantes son mejores y se ponen a la venta, los ahorros que los clientes utilizarían para comprar estos productos no están ahí. Dicho ahorro nunca existió. Por ello, una parte de las inversiones de los productores resulta ser una mala inversión. La mala inversión se agrava hasta que algunos productores dejan de generar los pagos de intereses necesarios y dejan de ser apuntalados por más privilegios o rescates concedidos por el gobierno.

A través de la creación de dinero se crearon estas plantas de productores, y a través de la destrucción de dinero se destruyen estos productores. Mediante esta destrucción, la mala inversión genera crisis. En las crisis de los últimos tiempos, los compinches crean aún más inflación, que es la inflación de la crisis.

Deflación creada por el gobierno

En las crisis de épocas anteriores —que también se iniciaron por la inflación de la cantidad de dinero por parte de la gente del gobierno y los compinches— la deflación de los precios en la crisis ha sido el resultado de otras acciones de la gente del gobierno y los compinches.

En el ejercicio de sus privilegios de creación de dinero otorgados por el gobierno, los bancos amigos han hecho circular dinero sin mantener suficientes reservas para cubrir todos los depósitos que prometen producir a la carta y para cubrir todos los préstamos incobrables. Este diseño del sistema no sólo es inconstitucional, sino también inestable.

Los prestatarios están sometidos a la competencia, cometen errores y sufren desastres. Los prestatarios no han podido asegurarse contra todos los problemas. Algunos préstamos han fracasado.

En tiempos de estas quiebras, los depositantes, como es lógico, no han confiado en que los bancos amigos tuvieran suficientes reservas para seguir abiertos. Algunos depositantes han tratado de retirar su dinero, lo que ha provocado una avalancha de depósitos en estos bancos. Algunos bancos han quebrado. Cuando lo han hecho, todos los activos que han cotizado sobre el papel pero que no han respaldado con reservas han sido destruidos repentinamente.

Esta destrucción de la riqueza en papel ha desinflado la cantidad total de dinero. Para que los productos se vendan, los productores han tenido que reducir sus precios. Esto ha desinflado los precios de los productos. Cuando los precios de los productos se han desinflado, se han tenido que desinflar los precios de la mano de obra (salarios) o se han destruido puestos de trabajo. Al utilizarse menos dólares para comprar y vender los mismos productos al mismo precio, cada dólar ha pasado a valer más.

En general, la caída de los salarios nominales ha acabado siendo suficiente para cubrir la caída de los precios de los productos. Pero en el caso de los prestatarios con préstamos existentes, la caída de los salarios nominales no ha acabado siendo suficiente para cubrir los pagos nominales del préstamo y el capital que no han cambiado.

Para los prestatarios, este cambio a mitad de camino en los valores reales de los pagos de sus préstamos y del principal ha sido una dificultad sustancial que ellos no crearon. Para los compinches, este cambio ha sido una ganancia sustancial que ellos, empoderados por el pueblo del gobierno, sí crearon.

Sin embargo, la gente del gobierno, a pesar de haber sido la causa fundamental de esta deflación de la crisis, no ha exigido a sus compinches que descuenten los pagos nominales de los préstamos y el principal para que los valores reales coincidan con los valores reales que ambas partes habían contratado para intercambiar.

Todos los prestatarios que no han sido aliviados por los banqueros que actúan por su cuenta y que no han sido aliviados por la gente del gobierno restaurando los términos reales originales han sido exprimidos con fuerza. Algunos, y a menudo muchos, han quebrado. Estas quiebras han dejado a más bancos con pérdidas imprevistas, lo que ha llevado a los depositantes a realizar retiros imprevistos, dejando a más bancos destruidos, multiplicando las pérdidas mucho más ampliamente.

La deflación de la crisis ha permitido a los gobernantes aumentar enormemente el gobierno. El pánico de 2,5 años de octubre de 1839 a marzo de 1842 acabó con el plan de los Demócratas, inicialmente de gobierno pequeño, de limitar sistemáticamente el gobierno en gran medida mediante tres presidentes a lo largo de 24 años, destruyendo ese plan después de sólo 12 años. La recesión de 1,4 años de enero de 1893 a junio de 1894 eliminó el último partido mayoritario de gobierno pequeño, transformando a los demócratas en un partido de gobierno grande.

Deflación impulsada por el cliente

En cambio, la deflación de los precios puede lograrse manteniendo constante la cantidad de dinero y dejando a los productores individuales la libertad de aumentar su productividad. El aumento de la productividad se produce de forma natural cuando los ahorradores, los inversores, los productores y los clientes actúan libremente.

Los ahorradores almacenan el valor añadido pasado para gastarlo más tarde. El ahorro hace que las inversiones sean sostenibles, porque cuando se produzcan mejores productos gracias a esta inversión y se devuelvan estos préstamos, este dinero ganado y ahorrado estará disponible para gastarlo en estos productos. El ahorro también aumenta la inversión sostenible y el aprendizaje y la innovación que aumentan la productividad, de modo que la misma cantidad de dinero compra más y mejores productos.

El cambio del actual régimen inflacionario será sencillo. Todo lo que se necesita es dejar de conceder a los bancos amiguetes el privilegio inconstitucional de utilizar reservas fraccionarias, y transformar los bancos amiguetes de reservas fraccionarias en bancos de reservas plenas que añadan valor, con unas cuantas acciones sencillas:

  • Derogar el privilegio de los bancos de mantener reservas fraccionarias.
  • Crear y transferir a los bancos la cantidad de dinero necesaria para respaldar todos los depósitos actuales con todas las reservas.
  • Transferir la propiedad de todos los activos bancarios a los fondos de inversión. (Transferir la propiedad de los actuales propietarios es apropiado porque los actuales propietarios son compinches que están aceptando los privilegios de los bancos).
  • Distribuir la misma fracción de acciones de estos fondos de inversión a cada ciudadano. (A algunas personas se les ha quitado mucho valor. A otras personas se les ha impedido añadir mucho o ningún valor en primer lugar. Esta dispensa ofrece un camino sencillo y razonable).

La derogación no requerirá que la gente del gobierno administre un nuevo alcance promulgando nuevos programas. Después de estas transferencias únicas de dinero y propiedad, la gente del gobierno no tendrá que hacer nada.

La Fed fue creada por el gobierno para hacer frente a los pánicos provocados por el gobierno. Pero una vez que se exija a los bancos que mantengan en reserva todo el dinero que tienen que pagar a la carta, estos pánicos se evitarán por completo sin controles adicionales y sin la variación, el error y el riesgo que los acompañan.

Los ahorradores, los inversores, los productores y los clientes ya no tendrán que reajustar sus decisiones en respuesta a cada movimiento de la Fed, además de reajustar sus decisiones en respuesta a todos los demás cambios más pequeños que les rodean. Las decisiones de los ahorradores, inversores, productores y clientes serán más precisas y óptimas.

Clientes, productores en libre competencia y votantes, ¡unidos!

Entonces, ¿por qué no hemos conseguido que la gente del gobierno haga estos sencillos cambios antes? Cuando la gente del gobierno haga estos cambios, toda la mala inversión acumulada no será sostenible y deberá fracasar.

Para la gente del gobierno atrincherada y sus compinches, esa transición ha sido una auténtica lucha a muerte de su modo de vida de siempre. Sus ventajas inmerecidas sobre nosotros terminarían. Las malas inversiones de los amiguetes fracasarían y los negocios fallidos serían destruidos. Para bloquear ese cambio, estas élites han difundido constantemente sus narrativas utilizando todos los canales que controlan: el mundo académico, la mayoría de los medios de comunicación y las supermayorías de los políticos.

Pero ahora sabemos lo que está mal y sabemos qué hacer al respecto. Esta vez, cuando la mala inversión acumulada fracase, la gente volverá a hacer lo que suele hacer en tiempos de incertidumbre: empezará a ahorrar más. Esta vez, sin embargo, sus ahorros no se verán perjudicados por la creación de dinero por parte del gobierno y de los amiguetes que bajan insosteniblemente los tipos de interés, así que esta vez la gente seguirá ahorrando más. Los productores crearán nuevos puestos de trabajo de forma sostenible. Los trabajadores elegirán esos empleos.

Lo que determinará la duración de esta transición inicial serán las duraciones de estos cambios iniciales superpuestos para ahorrar más, crear nuevos puestos de trabajo y pasar a nuevos empleos. Estos nuevos puestos de trabajo iniciales pueden crearse y cubrirse con sorprendente rapidez, una vez que un número suficiente de productores empiece a trabajar para aprovechar esta transición de la mejor manera posible.

Todos los retrasos y tasas de recuperación están determinados por las decisiones de los productores. En esta recuperación, los productores no se verán inundados de dinero inflado, pero sí serán muy conscientes de la llegada de un nuevo régimen libre. Una vez que las acciones del gobierno cambian para mejor, esto trae buenos resultados que son políticamente populares, y esta popularidad ayuda a mantener estos cambios en su lugar.

Las oportunidades estarán en todas partes; las ventajas de ser el primero en llegar nos llamarán la atención. Como hicieron los productores después de la Segunda Guerra Mundial, los productores se moverán rápidamente. El desarrollo continuo de puestos de trabajo aún mejores avanzará a un ritmo vertiginoso.

El estancamiento o la inflación de los precios es una prueba de que los gobiernos y los compinches se aprovechan de nosotros. La deflación de la crisis en años pasados era una prueba de que los gobiernos y los compinches se estaban aprovechando de nosotros. La deflación impulsada por los clientes ha sido, y será, una prueba de que el terreno de juego está nivelado y que los clientes tienen el control.

La deflación impulsada por el cliente es la forma económica de vivir mejor. El mejor momento para empezar a vivir mejor es siempre ahora mismo.

¿Pueden los libertarios ganar en Georgia? (El país, no el estado)

12/04/2023Ucha Goshadze

Aunque gran parte de la atención se centra ahora en Argentina y en el triunfo electoral de Javier Milei, también podemos descubrir algunas historias de éxito en otras partes del mundo, sobre todo en la república de Georgia, donde un partido libertario llamado «Girchi» lucha por la libertad desde 2015.

Georgia tiene duras leyes sobre drogas y, en muchas situaciones, las penas son más severas que las impuestas por delitos como el hurto, la violación y el robo. Girchi como partido que aboga por la autonomía individual y la libertad personal, ha estado presionando para que las leyes sobre drogas sean más liberales. Esta campaña culminó con un acto de desobediencia civil en la Nochevieja de 2016, cuando líderes y partidarios de Girchi plantaron abiertamente semillas de cannabis en las oficinas de Girchi.

Sus esfuerzos en 2017 terminaron con la sentencia del Tribunal Constitucional de Georgia a favor de Girchi, declarando que el castigo penal por el consumo de cannabis es inconstitucional, despenalizando esencialmente el consumo de cannabis en Georgia. Más tarde, por los mismos motivos y a favor de Girchi, el Tribunal Constitucional abolió todas las multas administrativas por consumo personal de marihuana, convirtiendo a Georgia en el primer país de Europa y de la antigua zona soviética en lograr tal expansión de las libertades personales.

Girchi se opone a la mayoría de las normativas del sector privado y se ha manifestado en contra en numerosas ocasiones. En 2019, Girchi creó Shmaxi, una empresa de viajes compartidos, como acto de desobediencia civil en respuesta a la normativa promulgada para que los taxis estuvieran pintados exclusivamente de blanco. Hasta 500 personas se unieron a la campaña y se registraron para conducir sus coches a través de Shmaxi. A pesar de que la empresa estaba registrada como institución académica sobre ruedas, que enseñaba a los pasajeros ideología libertaria, numerosos conductores fueron multados por infringir la normativa sobre taxis.

Georgia sigue manteniendo el servicio militar obligatorio, que limita la autonomía de miles de personas y las obliga a servir al gobierno contra su voluntad. Sin embargo, la legislación georgiana exime al clero del servicio militar obligatorio. Para aprovechar esta laguna, la iglesia de Girchi, la Iglesia Cristiana Evangélica Protestante «Libertad Bíblica», se registró oficialmente en 2017. «Libertad Bíblica» aprovechó esta laguna para ayudar a los jóvenes que no querían servir en el ejército.

Los que no tienen intención de alistarse en el ejército reciben certificados que indican que son «sacerdotes» de la Iglesia. Esto exime a los individuos del servicio militar obligatorio, permitiéndoles vivir su vida según su libre albedrío. La ordenación dura sólo unos minutos y cuesta 17 dólares; después, los individuos quedan exentos del servicio militar obligatorio hasta el año siguiente, cuando pueden ser ordenados de nuevo. El gobierno también ofrece el aplazamiento de un año, pero es por 675 dólares y ahora se va a aumentar a 1685 dólares. Desde su creación, la iglesia ha conseguido rescatar a unas 50.000 personas de este tipo de esclavitud moderna.

Girchi obtuvo cuatro escaños en el parlamento en las elecciones parlamentarias de 2020 y, aunque cuatro diputados no parezcan gran cosa, han conseguido sacar a la luz pública cientos de normativas perversas mientras la atención de los medios de comunicación se centraba en otros disparates y absurdas narrativas dominantes. También se liberó a tres presos injustamente encarcelados gracias a la implicación y actividad de Girchi en el parlamento.

Los diputados libertarios también se han visto envueltos en acalorados debates parlamentarios sobre una inmoral ley de reclutamiento que pretendía eliminar Libertad Bíblica. Tras muchas horas de intentos de obstrucción e incluso peleas con diputados del gobierno, la ley no se aprobó hasta pasados 9 meses (normalmente, el gobierno aprueba las leyes en cuestión de semanas).

E incluso entonces, resultó ineficaz porque Libertad Bíblica seguía eximiendo a las personas del ejército, ya que a los sacerdotes se les permite exigir un servicio alternativo no militar. Como no había plazas vacantes para los cientos de personas que ahora exigían un servicio alternativo, el gobierno se vio desamparado, y ahora planean de nuevo modificar la ley para cerrar esta laguna.

Girchi, al igual que Milei, aboga por la abolición del banco central y la adopción de un sistema multidivisa que permita a los ciudadanos utilizar la moneda que consideren mejor. Girchi también cree en la banca libre y en el patrón oro. Los políticos de Girchi declaran abiertamente que los impuestos son un robo y la inflación un hurto, por lo que pretenden implantar un sistema fiscal único y reducir el saqueo al bíblico 10%.

Georgia, como país postsoviético, aún no se ha transformado en un país de estilo capitalista occidental en lo que respecta a la propiedad. Hasta el 80% de la tierra y los recursos siguen siendo de propiedad pública y, por tanto, se mantienen al margen de toda actividad económica. Girchi es partidario de privatizar y retitular todos los activos estatales, incluidas las compañías públicas, las tierras públicas, los bosques y los recursos naturales.

La plataforma de Internet de Girchi es única en el sentido de que promueve la autocandidatura de candidatos políticos interesados en convertirse en políticos y difundir los valores libertarios. Los candidatos compiten en el sitio, y los usuarios los votan y clasifican para crear la lista final del partido para las elecciones, que se organizará con la moneda digital de Girchi, el Dólar Georgiano (GED). Los miembros también pueden utilizar la plataforma para financiar el partido, sus candidatos y sus proyectos, por los que reciben GED.

La financiación actual de Girchi procede de sus proyectos y de las contribuciones voluntarias de los miembros a través de la plataforma, lo que lo hace único entre los partidos políticos georgianos. Girchi prefiere un sistema meritocrático a la democracia, por lo que la estructura y el gobierno del partido se basan en el mérito que cada usuario ha aportado al partido, que se indica mediante el número de GED que posee.

Girchi es un partido fiscalmente conservador que apoya sistemáticamente la reducción del gasto y de los impuestos. Aboga por la abolición de todos los impuestos sobre la renta y de sociedades, así como de los derechos de importación. Girchi critica abiertamente el déficit presupuestario y la deuda nacional. El partido también aboga por la completa desregulación de la educación privada y la libertad de los padres para educar a sus hijos en casa. Girchi también apoya la legalización de la tenencia de armas, describiéndola como «el reconocimiento de que todas las personas son libres y tienen pleno derecho a protegerse a sí mismas y a sus bienes».

El partido también se opone frontalmente a la actual agenda woke y a la política de identidad de género. Girchi llegó a solicitar una sentencia de la Corte Constitucional contra las cuotas electorales basadas en el género y presentó un proyecto de ley para sustituir todas las referencias al «género» en toda la legislación por «masculino y femenino».

Girchi también argumenta que la burocracia gubernamental no sólo es costosa financieramente, sino que también impone políticas económicamente perjudiciales. Por ello, Girchi ha prometido agilizar al máximo la transición de 250.000 personas empleadas en el sector público a la economía de mercado, despidiendo a funcionarios con la condición de que conserven su sueldo durante tres años.

Georgia celebrará elecciones parlamentarias cruciales el año que viene, y el índice de aprobación de Girchi aumenta mes a mes. Tras el éxito de Milei, esperamos lograr resultados similares y ampliar la representación libertaria en el parlamento y el gobierno.

Inflación de notas en Harvard y Yale: 80% de los estudiantes obtienen As

12/04/2023Jonathan Newman

Los informes de Harvard y Yale revelan que cerca del 80% de los estudiantes de ambas instituciones reciben As, con notas medias que alcanzan 3,7 en Yale y 3,8 en Harvard.

Se trata de una tendencia que se ha extendido a lo largo de décadas y de la enseñanza superior en general. Aunque en 2020 se produjo un gran salto en la proporción de calificaciones A, la inflación de calificaciones se viene produciendo desde hace mucho tiempo. En los 1960, la media de las notas académicas era de alrededor de 2,5 y la mayoría de los estudiantes obtenían Cs. Los incentivos del servicio militar obligatorio para la guerra de Vietnam provocaron un aumento espectacular de la nota media en la década de 1970, pero la tendencia ha continuado desde entonces.

Gráfico 1: Nota media en las universidades de cuatro años de EEUU

Fuente: Rojstaczer y Healy (2010), «Grading in American Colleges and Universities», Teachers College Record, gráfico 1.

Aunque los datos anteriores terminan en 2010, el artículo de The Yale Daily News contiene un gráfico de la proporción de calificaciones con letras en Yale desde entonces.

Figura 2: Distribución de las calificaciones en Yale, 2010-2023

Fuente: Ray Fair, «Grade Report Update: 2022-2023», tabla 1. Obtenido de Gorelick, «Faculty report reveals average Yale College GPA, grade distributions by subject», Yale Daily News, 30 de noviembre de 2023.

La inflación de notas dificulta a los empresarios la contratación basada en el rendimiento académico. Los estudiantes se están dando cuenta de ello y utilizan otros métodos para destacar entre sus competidores en el mercado laboral. Los sobresalientes en instituciones como Harvard y Yale no bastan para indicar productividad a los posibles empleadores.

Sin embargo, hay grandes disparidades entre campos. El informe de Yale muestra que asignaturas como «Estudios de Género y Sexualidad de la Mujer» (92,06% de As) y «Etnicidad, Raza y Migración» (85,43% de As) obtienen las mejores notas en mucha mayor medida que asignaturas como economía (52,39%) y matemáticas (55,18% de As).

Lee el artículo del Yale Daily News aquí y el del Harvard Crimson aquí.

Los nacionales chinos poseen un mero 0,03% de la tierra agrícola americana

12/01/2023Ryan McMaken

Los proteccionistas americanos han vuelto a encontrar nuevas razones para impulsar más regulaciones gubernamentales y más control gubernamental de la propiedad privada. Esta vez, las nuevas regulaciones vienen en forma de restricciones sobre a quién pueden vender los americanos su propia propiedad. En concreto, varios estados de EEUU han aprobado —o están considerando seriamente aprobar— nuevas leyes que prohíben a los extranjeros y a las entidades extranjeras poseer tierras en los estados en cuestión.

Al menos 16 estados lo han hecho este año: Alabama, Arkansas, Florida, Idaho, Luisiana, Misisipi, Montana, Dakota del Norte, Oklahoma, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Virginia Occidental y Virginia. No todas estas nuevas regulaciones son igual de estrictas. Algunas restringen sólo la venta de tierras de cultivo, otras restringen las ventas de todo tipo de bienes inmuebles. Algunas restringen la venta a nacionales de determinados países desfavorecidos, mientras que al menos un estado Oklahoma prohíbe la venta a todos los no ciudadanos, salvo en determinadas circunstancias.

La razón de ser de casi todo esto es el pánico moral a la propiedad china de la tierra. Entre muchos nacionalistas conservadores se ha extendido la memez de que el régimen chino está comprando tierras americanas y, por tanto, tanto los estados como el gobierno federal deben crear nuevas normativas y prohibiciones para proteger la «libertad». Un ejemplo de ello puede encontrarse en un reciente post en Twitter de la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, en el que afirma que «las participaciones de China» —con lo que presumiblemente se refiere a las participaciones de ciudadanos chinos— aumentaron un 5.300%. Es mucho crecimiento, pero uno se pregunta por qué no mencionó ninguna cifra real de superficie. (Es una reminiscencia de cómo los soviéticos solían informar de las estadísticas de delincuencia sólo como cambios porcentuales. Los trabajadores de datos de la URSS se «olvidaban» de publicar cualquier total de incidentes delictivos reales).

noem

Entonces, ¿cuánta tierra poseen los ciudadanos chinos (y otros extranjeros)? Resulta que el gobierno federal ya lleva la cuenta gracias a la Ley de Divulgación de la Inversión Extranjera en Agricultura de 1978 (AFIDA). Esta ley exige que «los inversores extranjeros que adquieran, transfieran o posean una participación en tierras agrícolas de EEUU informen de dichas participaciones y transacciones al Secretario de Agricultura mediante el formulario de informe AFIDA FSA-153». Anteriormente, el gobierno federal no llevaba un registro sistemático de la propiedad extranjera de tierras. La ley en sí, por supuesto, no es constitucional. En vano se buscará en la Constitución de EEUU algo que autorice tales actividades entre los poderes federales enumerados. No obstante, puesto que el informe existe, le echaremos un vistazo.

Según el último informe de AFIDA, China posee algo menos del 1% de todas las tierras agrícolas de propiedad extranjera. Pero eso sólo en el caso de las tierras agrícolas de propiedad extranjera. Si nos fijamos en todas las tierras agrícolas de propiedad privada en general, China posee el 0,03%.

foreign

En cambio, el país con más ciudadanos que poseen tierras agrícolas de EEUU es Canadá. Los inversores canadienses poseen 12,8 millones de acres, lo que supone el 31% de todas las tierras en manos extranjeras. Los ciudadanos canadienses poseen el 0,97% del total de tierras agrícolas.

Sin embargo, son los europeos quienes dominan entre los titulares extranjeros de tierras agrícolas de EEUU. Después de Canadá, el siguiente grupo más numeroso de extranjeros con tierras agrícolas es el de los holandeses, seguidos de los italianos y los británicos. China ni siquiera figura entre los diez primeros, por detrás de Irlanda, Japón, México y Suiza, entre otros.

foreign

En total, los extranjeros poseen aproximadamente 40,8 millones de acres. 383.935 de ellas pertenecen a ciudadanos chinos.

Algunos defensores de más leyes contra la propiedad extranjera sostienen que al informe de AFIDA le faltan datos, pero sus detractores sólo ofrecen conjeturas sobre cuáles son las cifras «reales». Si AFIDA se equivoca, bueno, gente como Kristi Noem no tiene mejores cifras.  En cualquier caso, es seguro que los chinos no controlan ni el 5% de las tierras agrícolas de América.  Por otra parte, es bastante extraño que algunos americanos se lamenten por el papel de los ciudadanos chinos en la propiedad de la tierra cuando no hay ninguna amenaza demostrada, en absoluto.

Más bien, si los americanos buscan una entidad corporativa grande y distante que sea inmensamente rica y no responda a los deseos y necesidades de los americanos, sería mejor que nos fijáramos en el gobierno de los Estados Unidos y sus inmensas posesiones de tierras. En comparación con los míseros 384.000 acres de los ciudadanos chinos, el gobierno de EEUU posee 640 millones de acres de tierras no sedimentarias, es decir, 16 veces más tierras que las de todos los ciudadanos extranjeros juntos. Para tener una perspectiva, el número total de acres de todas las tierras agrícolas de América asciende a 895 millones de acres. Las tierras federales representan el 28% de todas las tierras de América, ya sean agrícolas o de otro tipo.

fed

Estas tierras federales están vedadas a la propiedad privada para siempre. Las tierras federales se han utilizado para experimentos nucleares que han envenenado a las poblaciones cercanas. Los trabajadores federales en tierras federales han causado una variedad de desastres ambientales como el derrame de la mina Gold King en 2015. Los federales están tratando de bloquear estas tierras aún más del público en general con iniciativas como áreas «silvestres» y áreas sin caminos. Estas tierras están controladas principalmente por grupos de interés con influyentes grupos de presión en Washington. Sin embargo, se supone que es la propiedad china la que debería preocuparnos.

Para tener una perspectiva de hasta qué punto es una amenaza el poder de Pekín frente al poder federal americano, podríamos preguntarnos: ¿cuánto pagan los americanos a Pekín en impuestos? ¿Cuánto regula Pekín a las empresas americanas o contamina las vías fluviales y las tierras americanas? ¿A cuántos americanos ha encarcelado o multado Beijing por infringir sus normas?  Las respuestas a estas preguntas ponen de manifiesto que, en general, los temores sobre cuál es el gobierno que más daño hace a diario a la propiedad privada, la libertad y el bienestar de los americanos en general son infundados.

Por supuesto, muchos americanos —gracias a la implacable propaganda y a la luz de gas de los medios de comunicación y de las escuelas públicas— insistirán en que el gobierno de EEUU sólo tiene en cuenta los intereses del pueblo. Muchos se han convencido a sí mismos de que unos pocos cientos de millonarios en el Congreso representan de alguna manera los intereses de 330 millones de americanos. Así que no debemos temer a los federales, con sus agentes del IRS, sus matones de la ATF y la policía secreta del FBI, todos armados hasta los dientes. Más bien, es un gobierno extranjero distante con prácticamente ningún poder sobre nosotros lo que realmente debería preocuparnos. Así que, esos 640 millones de acres de tierras federales son para el «bien público», ya ves, mientras que unos pocos millones de acres de tierras en manos extranjeras son una grave amenaza.

Image source:

Jesús Huerta de Soto sobre Milei

El profesor Jesús Huerta de Soto responde a uno de sus alumnos sobre Javier Milei. Habla de él como economista, como académico, como persona, como político y como efecto mediático como propagandista del anarcocapitalismo. También analiza los primeros pasos que debería dar como presidente de Argentina.

Jesús Huerta de Soto responds in class about Javier Milei - translated to English

Henry Kissinger y la Primera Guerra del Golfo

Nota del editor: Gran parte de la obra histórica de Murray Rothbard se basaba en el análisis de las élites de poder. Justin Raimondo señaló el valor de este trabajo: «Los teóricos de izquierda y derecha se refieren constantemente a «fuerzas» abstractas cuando examinan e intentan explicar patrones históricos. Aplicando el principio del individualismo metodológico que atribuye toda acción humana a actores individuales y los principios económicos de la Escuela Austriaca, Rothbard formuló una visión mordaz de la élite americana y de la historia de la era moderna. El siguiente es un ejemplo de este trabajo: un artículo de 1991 publicado originalmente en el Rothbard Rockwell Report titulado «¿Por qué la guerra? La conexión Kuwait», en el que se identifican los diversos factores que condujeron a la primera Guerra del Golfo, en particular el papel de Henry Kissinger en el asunto.

Para saber más sobre las opiniones de Rothbard sobre Henry Kissinger y otro ejemplo de su análisis de la élite del poder, lea Wall Street, Banks, and American Foreign Policy.

¿Por qué la guerra? La conexión Kuwait

¿Por qué, exactamente, entramos en guerra en el Golfo? La respuesta sigue siendo turbia, pero quizá podamos encontrar una explicación examinando la fuerte y ominosa Conexión Kuwait en nuestro gobierno. (Estoy en deuda con un excelente artículo publicado en un oscuro tabloide neoyorquino, Downtown, por Bob Feldman, «The Kissinger Affair», 27 de marzo). La Sabahklatura que dirige el gobierno de Kuwait es inmensamente rica, por valor de cientos de miles de millones de dólares, procedentes del botín de los impuestos/«royalties» extraídos de los productores de petróleo simplemente porque la tribu Sabah reclama la «soberanía» sobre ese valioso trozo de bienes raíces del desierto. La tribu Sabah no tiene ningún derecho legítimo sobre los ingresos del petróleo; no ha hecho nada para cultivar o mezclar su mano de obra o cualquier otro recurso con el crudo.

Es razonable suponer que la familia Sabah está dispuesta a utilizar una modesta porción de esa riqueza mal habida para comprar defensores y promotores en los poderosos Estados Unidos. Ahora centramos nuestra atención en la siniestra pero casi universalmente amada figura del Dr. Henry Kissinger, portavoz, consejero y servidor de toda la vida del Imperio Mundial Rockefeller. Kissinger es tan amado, de hecho, que siempre que aparece en Nightline o Crossfire aparece solo, ya que parece ser lesa majestad (o incluso blasfemia) que alguien contradiga los banales y pesados pronunciamientos teutónicos del Grande. Sólo un puñado de gruñones y descontentos de extrema derecha y extrema izquierda perturban este acogedor consenso.

En 1954, el Kissinger de 31 años, politólogo de Harvard y admirador de Metternich, fue arrancado de su oscuridad académica para convertirse en asesor vitalicio de política exterior del gobernador de Nueva York Nelson Aldrich Rockefeller. El Doctor K continuó en ese augusto papel hasta que asumió el dominio de la política exterior durante las administraciones Nixon y Ford. En ese papel, Kissinger desempeñó un papel fundamental en la prolongación y ampliación de la guerra de Vietnam y en el asesinato masivo de civiles que supusieron los bombardeos terroristas de Vietnam, el bombardeo secreto de Camboya y la invasión de Laos.

Desde que dejó su cargo en 1977, el Dr. Kissinger ha seguido desempeñando un papel muy influyente en la política de EEUU, en los medios de comunicación de los EEUU y en el imperio mundial de los Rockefeller. Fue Kissinger, junto con David Rockefeller, quien fue decisivo en la desastrosa decisión del presidente Carter de admitir en los Estados Unidos al recientemente derrocado Sha de Irán, viejo amigo y aliado de los Rockefeller, decisión que condujo directamente a la crisis de los rehenes iraníes y a la caída de Carter. En la actualidad, Kissinger sigue siendo fideicomisario del poderoso Rockefeller Brothers Fund, consejero del Chase Manhattan Bank de los Rockefeller y miembro del Comité Asesor Internacional de Chase. La influencia de Kissinger en los medios de comunicación es evidente por haber formado parte del consejo de administración de CBS, Inc. y por haber sido asesor remunerado tanto de NBC News como de ABC News. Eso se refiere a las tres cadenas.

Pero el papel más importante y lucrativo de Kissinger ha sido el de jefe de Kissinger Associates en Nueva York, fundada gracias a un préstamo obtenido en 1982 de la firma bancaria internacional E.M. Warburg, Pincus and Company. Nominalmente, Kissinger Associates (KA) es una «firma de consultoría internacional», pero «consultor» cubre muchos pecados, y en el caso de KA, esto significa tráfico de influencias políticas internacionales para sus dos docenas de importantes clientes corporativos. En el informe más completo sobre KA, Leslie Gelb en el New York Times Magazine del 20 de abril de 1986, revela que, en ese año, entre 25 y 30 corporaciones pagaron a KA entre 150.000 y 420.000 dólares anuales a cada una por influencia y acceso político. Como dice Gelb: «Los consultores internacionales superestrella [de KA] eran sin duda personas a las que los altos funcionarios del gobierno americano devolvían las llamadas telefónicas y que también conseguían que los ejecutivos fueran a ver a líderes extranjeros». Me atrevería a decir que con ello se conseguía mucho más que mero acceso. Las oficinas de KA en Nueva York y Washington son pequeñas, pero poderosas. (¿Es mera coincidencia que la sede de KA en Park Avenue esté en el mismo edificio que la oficina local de la filial del Chase Manhattan Bank, el Commercial Bank of Kuwait?)

¿Quiénes eran estos «consultores internacionales superestrella»? Uno de ellos, que en 1986 era vicepresidente de KA, no es otro que el general Brent Scowcroft, ex asesor de seguridad nacional del presidente Ford y, desempeñando exactamente el mismo papel bajo George Bush, principal arquitecto de la Guerra del Golfo. Uno de los principales clientes del General era la Kuwait Petroleum Corporation, propiedad del gobierno de Kuwait, que pagó a Scowcroft por sus servicios al menos desde 1984 hasta 1986. Además, Scowcroft se convirtió en director de Santa Fe International (SFI) a principios de la década de 1980, poco después de que SFI fuera adquirida por Kuwait Petroleum Corporation en 1981. Junto a Scowcroft en el consejo de SFI estaba el antiguo jefe de Scowcroft, Gerald Ford. Una de las actividades de SFI es la perforación de pozos petrolíferos en Kuwait, operación que, por supuesto, tuvo que suspenderse tras la invasión iraquí.

Brent Scowcroft, está claro, ha disfrutado de una larga y lucrativa conexión con Kuwait. ¿Es una coincidencia que fuera la presentación de Scowcroft ante el Consejo de Seguridad Nacional, el 3 de agosto de 1990, la que, según el New York Times (21 de febrero), «cristalizó el pensamiento de la gente y galvanizó el apoyo» a una «respuesta contundente» a la invasión iraquí de Kuwait?

Scowcroft, por cierto, no agota la puerta giratoria de las administraciones Republicanas entre los asociados de Kissinger. Otro alto funcionario de KA, Lawrence Eagleburger, subsecretario de Estado bajo Reagan, ha regresado a un alto cargo después de una temporada en KA como subsecretario de Estado bajo George Bush.

También son de vital importancia en KA los miembros de su consejo de administración. Uno de ellos es T. Jefferson Cunningham III, que también es director del Midland Bank of Britain, que también ha sido cliente de KA. Lo fascinante aquí es que el 10,5% de este banco de 4.000 millones de dólares es propiedad del gobierno de Kuwait. Y Kissinger, como jefe del KA, se preocupa, por supuesto, de promover los intereses de sus clientes, entre los que se incluye el Midland Bank y, por tanto, el gobierno de Kuwait. ¿Tiene esta conexión algo que ver con las opiniones ultraderechistas de Kissinger sobre la Guerra del Golfo? Mientras tanto, Kissinger sigue formando parte del Consejo Asesor de Inteligencia Exterior del presidente Bush, lo que le proporciona no sólo un canal para dar consejos sino que también le da acceso a información de seguridad nacional que podría resultar útil a los clientes corporativos de KA.

Otro cliente de KA es la Fluor Corporation, que tiene un interés especial en Arabia Saudí. Poco antes de la invasión del 2 de agosto, Arabia Saudí decidió lanzar un proyecto de entre 30.000 y 40.000 millones de dólares para ampliar la producción de petróleo, y concedió dos enormes contratos petroleros a las corporaciones Parson y Fluor. (New York Times, 21 de agosto)

Uno de los miembros del consejo de administración de KA es el presidente de ARCO, Robert O. Anderson; ARCO, también uno de los clientes de KA, participa en actividades conjuntas de prospección y perforación de petróleo en alta mar en China con Santa Fe International, filial del gobierno de Kuwait.

Otros miembros del consejo de KA son William D. Rogers, subsecretario de Estado en la administración Eisenhower y durante mucho tiempo destacado republicano de Dewey-Rockefeller en Nueva York; el antiguo presidente de Citibank (Rockefeller) Edward Palmer; y Eric Lord Roll, economista y presidente del consejo de la casa bancaria internacional londinense S.F. Warburg.

Quizá el miembro más interesante del consejo de KA sea una de las figuras más queridas del movimiento conservador, William E. Simon, secretario del Tesoro en las administraciones Nixon y Ford. Cuando Simon dejó el cargo en 1977, se convirtió en asesor de la Bechtel Corporation, que ha tenido los principales contratos de construcción masiva para construir refinerías de petróleo y ciudades en Arabia Saudí. Además, Simon se convirtió en asesor de Suliman Olayan, uno de los empresarios más ricos y poderosos de Arabia Saudí. Olayan, desde hacía tiempo estrecho colaborador de la familia real saudí, rica en petróleo, había prestado buenos servicios a Bechtel consiguiéndole el multimillonario contrato de construcción de la ciudad petrolera de Jubail. Además, en 1980, Olayan contrató a William Simon como presidente de dos firmas de inversión de su propiedad y del influyente príncipe saudí Khaled al Saud.

Bechtel, los Rockefeller y la familia real saudí mantienen desde hace tiempo una estrecha relación. Después de que los saudíes concedieran al consorcio petrolero Aramco, dominado por los Rockefeller, el monopolio del petróleo en Arabia Saudí, los Rockefeller metieron a sus amigos de Bechtel en los contratos de construcción. La Bechtel Corporation, por supuesto, también ha contribuido a que George Shultz y Cap Weinberger ocupen altos cargos en las administraciones Republicanas. Para completar el círculo, el antiguo jefe del director de KA Simon, Suliman Olayan, era en 1988 el mayor accionista del Chase Manhattan Bank después del propio David Rockefeller.

La pauta está clara. Un viejo eslogan de la Nueva Izquierda decía que «no hace falta ser meteorólogo para saber cómo sopla el viento». Del mismo modo, no hace falta ser un «teórico de la conspiración» para ver lo que está pasando aquí. Todo lo que tienes que hacer es estar dispuesto a usar tus ojos.

Separar tecnología y Estado

11/29/2023Ron Paul

Algunos libertarios desestiman la preocupación por la supresión por parte de las compañías de medios sociales de noticias y opiniones que contradicen programas selectos señalando que estas plataformas son compañías privadas, no parte del gobierno. Este argumento plantea dos problemas. En primer lugar, criticar a negocios privados o utilizar medios pacíficos y voluntarios, como el boicot, para persuadir a negocios de que cambien sus prácticas no tiene nada de antilibertario.

La segunda y más importante razón por la que el argumento de «son compañías privadas» no se sostiene es que la censura de las compañías tecnológicas se ha realizado a menudo a «petición» de funcionarios del gobierno. El grado de implicación del gobierno en la censura en línea se reveló en correos electrónicos entre el gobierno y empleados de varias compañías tecnológicas. En ellos, los funcionarios se dirigían a los empleados de esas «compañías privadas» como si fueran subordinados suyos.

Que los funcionarios del gobierno utilicen su autoridad para silenciar a los ciudadanos americanos es una violación flagrante de la Primera Enmienda. Sin embargo, algunos funcionarios electos y escritores conservadores piensan que la solución al problema de la censura de las grandes tecnológicas es dar al gobierno más poder sobre las compañías tecnológicas. Estos conservadores favorables a la regulación ignoran el hecho de que sería tan inconstitucional que una administración conservadora dijera a las compañías tecnológicas a quién deben permitir acceder a sus plataformas como lo es que los progresistas ordenen a las compañías de medios sociales que eliminen de sus plataformas a determinadas personas. Además, dado que las opiniones políticas del funcionario público medio son más parecidas a las de Alexandria Ocasio-Cortez que a las de Marjorie Taylor Greene, dar más poder al gobierno sobre las compañías de medios sociales probablemente conducirá a una mayor censura en línea de los conservadores.

En lugar de dar al gobierno más poder sobre los medios sociales, los defensores de la libertad de expresión deberían trabajar para separar tecnología y Estado. Un excelente punto de partida es impulsar la aprobación de la Ley de Protección de la Libertad de Expresión. A diferencia de otras leyes, como la PATRIOT Act y la Affordable Care Act, este proyecto de ley tiene un nombre preciso. Presentado por el senador de Kentucky Rand Paul y el representante de Ohio Jim Jordan, este proyecto de ley tipifica como delito que cualquier empleado federal o empleado de un contratista federal utilice su cargo para comunicarse con una compañía de medios sociales con el fin de interferir en el ejercicio de los derechos protegidos por la Primera Enmienda de cualquier americano. Los infractores de esta ley se enfrentarían a multas de al menos 10.000 dólares, así como a la suspensión, degradación o incluso el despido y la prohibición de por vida de trabajar con el gobierno federal.

Además de trabajar para aprobar la Ley de Protección de la Libertad de Expresión, quienes se oponen a las políticas de «moderación de contenidos» de las grandes compañías tecnológicas deberían abandonarlas y optar por plataformas más favorables a la libertad de expresión. Muchas de las nuevas compañías de medios sociales se crearon para satisfacer la demanda de una alternativa libre de «moderación de contenidos» a las compañías dominantes. El propio senador Paul dejó de publicar vídeos en YouTube debido a su supresión de la libertad de expresión. Aunque mi Liberty Report todavía se emite en YouTube, su plataforma principal es Rumble. Es maravilloso hacer un programa sobre cualquier tema que elija sin preocuparme de que me lo cancelen.

La censura de las grandes tecnológicas es un problema creado por el gran gobierno. La solución no consiste en dar más poder al gobierno, sino en separar la tecnología del Estado. Aprobar la Ley de Protección de la Libertad de Expresión y hacer que las grandes tecnológicas paguen un precio por cooperar con el gran gobierno dejando de utilizar sitios como Rumble son dos excelentes puntos de partida.

Publicado originalmente por el Instituto Ron Paul.

 

La verdad sobre el asesinato de JFK

El 22 de noviembre fue el sexagésimo aniversario del asesinato del presidente Kennedy. En 1963 era obvio que la historia «oficial» de que un «loco solitario», Lee Harvey Oswald, había matado a tiros al presidente era mentira.

Esto es lo que el gran Murray Rothbard escribió sobre el asesinato en 1992, en una crítica de la película JFK de Oliver Stone:

«Lo más fascinante de JFK, por muy emocionante y bien hecha que esté, no es la película en sí, sino el histérico intento de marginarla, cuando no de suprimirla. ¿Cuántas películas se recuerdan en las que todo el establishment, en filas seriadas, desde la izquierda (The Nation) hasta la derecha, pasando por el centro, se haya unido en una frenética orgía de calumnias y denuncias? ¿Time y Newsweek lo hicieron antes de que se estrenara la película? Por lo visto, la clase dirigente temía tanto que la película de Oliver Stone resultara convincente que había que inocular a fondo al público de antemano. Fue una actuación notable por parte de los medios de comunicación, y demuestra, como ninguna otra cosa, la enorme y creciente brecha entre la opinión de los medios respetables y lo que el público sabe en su corazón.

Se podría pensar, por la conmoción de los medios respetables, que JFK de Stone era totalmente extravagante, fuera de lo común, monstruosa y fantasiosa en sus acusaciones contra la estructura de poder americana. Y uno pensaría que las películas históricas nunca se toman licencias dramáticas, como si basura tan solemnemente aclamada como Wilson y Amanecer en Campobello hubieran sido modelos de precisión académica. ¡Eh, dejadlo ya, chicos! A pesar del alboroto y las plumas, para los veteranos aficionados al asesinato de Kennedy, no había nada nuevo en JFK. Lo que Stone hace es resumir admirablemente lo mejor de una verdadera industria del revisionismo del asesinato - de literalmente decenas de libros, artículos, cintas, convenciones anuales e investigación de archivos. El propio Stone es un gran conocedor del tema, como demuestra su demoledora respuesta en el Washington Post a las calumnias del último miembro superviviente de la Comisión Warren, Gerald Ford, y del viejo pirata de la Comisión, David W. Belin. A pesar de las calumnias de la prensa, no había nada extravagante en la película. Curiosamente, se ha arremetido contra JFK mucho más furiosamente que contra la primera película revisionista, Acción ejecutiva (1973), de Don Freed, una emocionante película con Robert Ryan y Will Geer, que en realidad iba mucho más allá de las pruebas, y más allá de la verosimilitud, al intentar convertir a una figura de H.L. Hunt en el principal conspirador.

La evidencia es ahora abrumadora de que la leyenda ortodoxa de Warren, que Oswald lo hizo y lo hizo solo, es pura fabricación. Ahora parece claro que Kennedy murió en un clásico golpe de triangulación militar, que, como ha afirmado muy recientemente el patólogo de la autopsia del Parkland Memorial, el Dr. Charles Crenshaw, los disparos fatales se hicieron desde delante, desde el montículo de hierba, y que los conspiradores eran, como mínimo, el ala derecha de la CIA, a la que se unió la Mafia, sus socios y empleados de siempre. No está tan bien establecido que el propio presidente Johnson participara en el golpe original, aunque obviamente dirigió el encubrimiento coordinado, pero ciertamente su participación es muy plausible.

Los defensores a ultranza del punto de vista de Warren no pueden refutar los detalles, por lo que siempre recurren a vaporizaciones generalizadas, como: «¿Cómo es posible que todo el gobierno esté metido en esto?». Pero desde Watergate, todos nos hemos familiarizado con el hecho básico: sólo unas pocas personas clave necesitan estar en el crimen original, mientras que montones de altos y bajos funcionarios del gobierno pueden estar en el encubrimiento posterior, que siempre puede justificarse como «patriótico», por motivos de «seguridad nacional», o simplemente porque el presidente lo ordenó. El hecho de que los niveles más altos del gobierno de EEUU son demasiado capaces de mentir al público, debería haber estado claro desde Watergate e Irán-Contra. El argumento final, cada vez menos plausible, es: si el caso Warren no es cierto, ¿por qué no se ha sabido la verdad a estas alturas? El hecho es, sin embargo, que la verdad ha salido a la luz en gran medida, en la industria del asesinato, por los libros —algunos de ellos best-sellers— de Mark Lane, David Lifton, Peter Dale Scott, Jim Marrs, y muchos otros, pero los medios respetables no prestan atención. Con ese tipo de mentalidad, esa obstinada negativa a enfrentarse a la realidad, ninguna verdad puede salir nunca a la luz. Y sin embargo, a pesar de este bloqueo, porque los libros, la televisión y la radio locales, los artículos de revistas, los tabloides de los supermercados, etc. no pueden ser suprimidos —sino sólo ignorados— por los Medios Respetables, tenemos el notable resultado de que la gran mayoría del público, en todas las encuestas, descree firmemente de la leyenda Warren. De ahí los frenéticos intentos de la clase dirigente de suprimir una película tan apasionante y convincente como JFK de Stone.

Lee el artículo completo en LewRockwell.com.

 

Explicando 2020

11/27/2023Robert Aro

En un futuro no muy lejano, durante la próxima crisis económica, recesión o desplome bursátil, muchas personas examinarán naturalmente los acontecimientos más inmediatos y se preguntarán qué ha llevado a la última catástrofe. Cuando esto ocurra, recuérdeles que se trata de un ciclo continuo de auge/caída, en el que el auge lleva a la caída, seguida de otro auge en un círculo vicioso causado por la intervención en el libre mercado.

La pregunta entonces se convierte en: «¿Qué hizo el gobierno en 2020?» La respuesta completa sería cargada, por no decir otra cosa. Sin embargo, en cuanto a la respuesta económica oficial a la pregunta, la gobernadora Lisa D. Cook la detalló sucintamente en un discurso titulado Global Linkages: Supply, Spillovers, and Common Challenges.

Como se ha explicado:

Los responsables políticos de todo el mundo se enfrentaron al reto común de apoyar los ingresos y limitar las secuelas de los paros temporales de la actividad. La respuesta fue similar en todos los países: apoyo fiscal, en particular para ayudar a los más necesitados, aunque la magnitud difería, en parte debido a las diferencias en el espacio fiscal. La relajación de la política monetaria, cuyo objetivo inicial era evitar un grave deterioro financiero y económico, se amplió posteriormente para apoyar la incipiente recuperación económica. Los tipos de interés oficiales se redujeron a cero o se mantuvieron próximos a cero tanto en las economías avanzadas como en las emergentes. Una amplia gama de bancos centrales también compró activos para apoyar el funcionamiento del mercado y proporcionar estímulo una vez que los tipos de interés oficiales a un día alcanzaron sus límites inferiores efectivos.

Para quienes no estén familiarizados con la escuela austriaca, podría parecer que ofrece una explicación sólida de cómo los políticos y los banqueros centrales intervienen para arreglar la economía en tiempos de crisis. Sin embargo, sabemos que esto no es así, ya que los responsables políticos no pueden arreglar aquello que son responsables de romper.

La idea de que los responsables políticos de todo el mundo adoptaran una respuesta muy similar habla del mundo global-socialista del siglo 21.

Empezando por el apoyo fiscal, el problema inherente reside en el hecho de que para que el gobierno proporcione fondos a ciertos miembros de la sociedad, debe tomar o pedir prestado dinero a otros miembros. Determinar quién está más necesitado se convierte en una tarea imposible para los políticos. Esto conduce a un sistema en el que el gobierno tiene el poder de determinar quién es más merecedor de un rescate, lo que lo hace propenso al abuso y la corrupción.

La dependencia de la política monetaria para apoyar una «incipiente recuperación económica» subraya la ineficacia de la política fiscal para aliviar las recesiones económicas. Al igual que los gobiernos de todo el mundo, los banqueros centrales también coordinaron su esfuerzo de intervención.

Al recortar o mantener los tipos en torno al cero por ciento, junto con la compra de activos como deuda gubernamental, acciones y bonos, los bancos centrales se revelaron como más poderosos que los gobiernos. Sin el apoyo de sus bancos centrales, los gobiernos serían mucho menos poderosos de lo que son hoy, si es que pudieran existir.

Que estas actividades intervencionistas pudieran evitar un «agudo deterioro financiero y económico» no puede explicarse razonablemente, ya que se falsificaron y pusieron en circulación billones de dólares en todo el mundo. Este acto de inflación (el auge) condujo a una devaluación generalizada de la moneda y puso en marcha la siguiente recesión económica mundial (la caída).

Junto con los cierres económicos forzosos, estas intervenciones dieron lugar a numerosas consecuencias negativas que aún se sienten hoy en día. En cuanto a la reducción del balance de la Fed entre 2018 y 2019, es posible que no se haya olvidado tanto como que la mayoría de la gente nunca lo haya sabido. Y en cuanto a los efectos a largo plazo de todo este experimento económico, lo averiguaremos... eventualmente.

Image source:
Pixabay

De pavos y turduckens

11/25/2023Robert Aro

Mientras millones de americanos se recuperan de su indulgencia de Acción de Gracias, surge una pregunta intrigante: ¿Cuánto te costó la cena de Acción de Gracias?

Según la 38ª encuesta anual de la American Farm Bureau Federation:

...el coste medio del clásico festín navideño de este año para 10 ... es de 61,17 dólares, es decir, menos de 6,20 dólares por persona.

También mencionan que:

Se trata de un descenso del 4,5% respecto a la media récord del año pasado de 64,05 dólares, pero una comida de Acción de Gracias sigue siendo un 25% más cara que en 2019, lo que pone de manifiesto el impacto que los altos costes de abastecimiento y la inflación han tenido en los precios de los alimentos desde antes de la pandemia.

Cualquiera que haya organizado una cena esta semana conocerá inmediatamente su proximidad por la media de 61,17 dólares.

Según los datos, la comida media para 10 personas tenía este aspecto (entre paréntesis, la comparación con el año pasado):

Pavo de 16 libras: $27,35 o $1,71 por libra (un 5,6% menos)

14 onzas de mezcla para relleno en cubos: $3.77 (2.8% menos)

2 cortezas de tarta congeladas: $3,50 (un 4,9% menos)

Media pinta de nata montada: $1,73 (un 22,8% menos)

1 libra de guisantes congelados: $1,88 (1,1% menos)

1 docena de panecillos: $3,84 (+2,9%)

Ingredientes varios para preparar la comida: $3,95 (un 4,4% menos)

Lata de 30 onzas de mezcla para pastel de calabaza: $4.44 (3.7% más)

1 galón de leche entera: $3,74 (un 2,6% menos)

3 libras de batatas: $3.97 (aumento de .3%)

Bandeja de verduras de 1 libra (zanahorias y apio): $.90 (2.3% más)

Bolsa de 12 onzas de arándanos frescos: $2,10 (un 18,3% menos)

Aunque no todo el mundo consume alcohol, mucha gente normal sí lo hace, por lo que enseguida llama la atención que no se incluya como parte del plan de comidas. Y los habitantes del Sur pueden sentirse un poco desairados, ya que no se menciona el pastel de melocotón, la berza o el té dulce, pero la lista de omisiones es larga.

Éste es uno de los problemas de los promedios. Al igual que ocurre con el concepto de inclusividad, que inherentemente implica exclusividad, la obtención de una cifra media nos proporciona un número, pero su relevancia es cuestionable. ¿Exactamente para quién es relevante y en qué nos ayuda esta cifra a informarnos de algo útil?

Una mirada más atenta al sitio web de Wal-Mart debería hacernos levantar más las cejas:

El pavo de la izquierda de Shady Brook Farms se aproxima al precio medio del pavo que nos han dado, pero el de Perdue Farms (para dos pavos) es considerablemente más alto.

Y éstas son sólo dos marcas en un país con muchos pavos. Por supuesto, esto lleva a un problema adicional: la existencia del turducken:

Los afortunados que pagan más de 100 dólares por la famosa combinación de pavo, pato y pollo han quedado totalmente excluidos del análisis. Si el precio de mercado de los Turduckens fuera de $300 , no tendría ningún impacto en la media de $61,17; debemos preguntarnos cómo pueden considerarse representativos estos datos.

No existe ninguna técnica mágica o secreta detrás de esto; el método de muestra se describe de la siguiente manera:

El coste medio nacional de este año se calculó utilizando 245 encuestas completadas con datos de precios de los 50 estados y Puerto Rico. Los compradores voluntarios de Farm Bureau comprobaron los precios en persona y en línea utilizando aplicaciones y sitios web de tiendas de comestibles. Buscaron los mejores precios posibles sin aprovechar cupones promocionales especiales ni ofertas de compra.

El muestreo estadístico y los promedios pueden sonar convincentes para algunos, pero esto debe compararse con la propia percepción y las pruebas anecdóticas. No sólo se nos informa de que la cena media cuesta sólo 61,17 dólares, sino que también se nos dice que la cena de Acción de Gracias de este año es menos cara que la del año pasado. Aunque falten datos estadísticos que lo corroboren, la idea de una deflación en Acción de Gracias este año parece más una ilusión que otra cosa.

Esto no quiere decir que los datos se compilaran de forma malintencionada en modo alguno; sin embargo, al compilar datos, una persona malintencionada puede compilarlos de cualquier forma.

Image source:
Pixabay

El lado bueno de Napoleón

11/24/2023Ryan McMaken

El gran David M. Hart escribe:

Estaba pensando en el impacto que Napoleón tuvo en Europa cuando empezaron a aparecer críticas de la nueva película sobre Napoleón de Ridley Scott. Como señaló Smith en TMS [Teoría de los sentimientos morales de Adam Smith], la gente admira a las personas de mayor rango y autoridad, y Napoleón es un ejemplo clásico. Fue un monstruo en muchos sentidos y una fuerza poderosa en la destrucción de las vidas, la libertad y la propiedad de millones de personas.

Sin embargo, esta nube tan negra tiene un lado positivo. Como les gusta señalar a los economistas austriacos, siempre hay «consecuencias imprevistas» (normalmente malas) de las políticas gubernamentales. En el caso de Napoleón, sus acciones condujeron al florecimiento del liberalismo en Francia, con tantos grandes liberales clásicos levantándose para oponérsele: JB Say, Destutt de Tracy, Charles Comte, Charles Dunoyer, Benjamin Constant, Madame de Stael... y la lista continúa.

Como estudioso de estas personas sólo puedo decir «¡Gracias Boni!