Power & Market

Guerra arancelaria de Lincoln ~ 2 de marzo de 1861

Cuando Charles Adams publicó su libro For Good and Evil, a world history of taxation, el capítulo más controvertido con diferencia fue el que trataba sobre si los aranceles causaron o no la Guerra americana entre Estados. Ese capítulo generó tanta discusión y debate que el editor de Adams le instó a convertirlo en un libro entero, lo que hizo, en forma de When in the Course of Human Events: Arguing the Case for Southern Secession.

Muchos de los críticos de este segundo libro, tan convencidos de que la esclavitud era la única razón posible tanto de la elección de Abraham Lincoln a la presidencia como de la propia guerra, censuraron a Adams por su análisis de que la cuestión de los aranceles fue una de las principales causas de la guerra. (Adams me contó recientemente en un correo electrónico que, tras una presentación ante un público de Nueva York, se sintió afortunado de que «nadie trajera una soga»).

Mi libro, The Real Lincoln, ha recibido una respuesta muy parecida con respecto a la cuestión de los aranceles. Pero hay pruebas abrumadoras de que: 1) Lincoln, un fracasado congresista de un solo mandato, nunca habría sido elegido de no haber sido por su devoción al proteccionismo durante toda su carrera; y 2) el arancel Morrill de 1861, que se esperaba que Lincoln hiciera cumplir, fue el acontecimiento que desencadenó la invasión de Lincoln, que provocó la muerte de cientos de miles de americanos.

Un artículo muy importante que documenta con gran detalle el papel del proteccionismo en el ascenso de Lincoln a la presidencia es el del historiador de la Universidad de Columbia Reinhard H. Luthin «Abraham Lincoln and the Tariff», publicado en el número de julio de 1944 de The American Historical Review. Como he documentado en The Real Lincoln, el decimosexto presidente fue uno de los más ardientes proteccionistas de la política americana durante la primera mitad del siglo XIX y había establecido un largo historial de apoyo al proteccionismo y a los candidatos proteccionistas del Partido Whig.

En 1860, Pensilvania era la clave reconocida del éxito en las elecciones presidenciales. Tenía el segundo mayor número de votos electorales, y los republicanos de Pensilvania hicieron saber que cualquier candidato que quisiera los votos electorales del estado debía firmar un alto arancel proteccionista para beneficiar a la industria siderúrgica y otras industrias manufactureras del estado. Como escribe Luthin, la propia ley arancelaria Morrill «fue patrocinada por los republicanos para atraer votos en Pensilvania y Nueva Jersey».

El periódico más influyente de Illinois en aquel momento era el Chicago Press and Tribune, bajo la dirección de Joseph Medill, quien reconoció inmediatamente que Lincoln, el hijo predilecto, tenía justo las credenciales proteccionistas que querían los de Pensilvania. Medill editorializó diciendo que Lincoln «era un viejo Whig de Clay, tiene razón en lo que respecta a los aranceles y tiene toda la razón en todas las demás cuestiones. ¿Hay algún hombre que se adapte mejor a Pensilvania?»

Al mismo tiempo, un pariente de Lincoln por matrimonio, un tal Dr. Edward Wallace de Pensilvania, sondeó a Lincoln sobre el arancel comunicándoselo a través de su hermano, William Wallace. El 11 de octubre de 1859, Lincoln escribió al Dr. Edward Wallace: «Mi querido señor: [S]u hermano, el Dr. William S. Wallace, me mostró una carta suya, en la que amablemente menciona mi nombre, pregunta por mi opinión sobre los aranceles y sugiere la conveniencia de que escriba una carta sobre el tema. Yo era un viejo Whig de los aranceles de Henry Clay. En los viejos tiempos pronuncié más discursos sobre ese tema que sobre cualquier otro. Desde entonces no he cambiado de opinión» (énfasis añadido). Lincoln estaba estableciendo su buena fe como ardiente proteccionista.

En la Convención Nacional Republicana de Chicago, el arancel proteccionista fue un punto clave. Como escribe Luthin, cuando se votó el plan arancelario proteccionista, «las delegaciones de Pensilvania y Nueva Jersey aplaudieron a rabiar la resolución arancelaria, y su hilaridad fue contagiosa, impregnando finalmente todo el vasto auditorio.» Lincoln recibió «el apoyo de casi toda la delegación de Pensilvania», escribe Luthin, «en parte gracias a los esfuerzos de proteccionistas doctrinarios como Morton McMichael... editor de la biblia del proteccionismo de Filadelfia, el periódico North American».

De regreso victorioso a su hogar de Springfield, Illinois, Lincoln asistió a un mitin del Partido Republicano que incluía «un inmenso vagón» con un gigantesco cartel en el que se leía «Protección para la industria nacional». El gurú económico de Lincoln (y del Partido Republicano), el publicista/lobista de la industria siderúrgica de Pensilvania Henry C. Carey, declaró que sin un arancel proteccionista elevado, «la administración del Sr. Lincoln estará muerta antes del día de la toma de posesión».

Lee el artículo completo en LewRockwell.com.

 

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows