Friday Philosophy

Las consecuencias peligrosas de la escuela histórica alemana

Ludwig von Mises dedica mucho tiempo a atacar a la escuela histórica alemana de economía en Acción humana y otras obras. Las doctrinas de la escuela ya no son influyentes, aunque como señala la filósofa y economista Birsen Filip en su reciente libro The Early History of Economics in the United States: The Influence of the German Historical School of Economics on Teaching and Theory (Routledge, 2023), las cosas fueron distintas en otro tiempo. Alemania fue el principal lugar para los estudios de postgrado en economía en los años que van desde la última parte del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial. Los líderes de la escuela —que incluían a Wilhelm Roscher, Bruno Hildebrand, Karl Knies y Gustav Schmoller— eran eruditos de inmensa erudición que impresionaron a muchos de sus contemporáneos, y mucha gente pensaba que tenían razón en su rechazo de las leyes universales de la economía. Además, Schmoller —en su polémica batalla, la famosa Methodenstreit [controversia sobre el método], con Carl Menger, el fundador de la escuela austriaca— atacó a los austriacos por su individualismo metodológico y su confianza en leyes económicas «abstractas». Teniendo en cuenta estos antecedentes, uno puede entender fácilmente por qué Mises ataca a la escuela histórica alemana, pero ¿son sus discusiones —los ecos de «batallas de hace mucho tiempo»— de importancia secundaria para los lectores de hoy?

Mises no piensa así. Cree que las doctrinas de la escuela histórica alemana condujeron directamente al nazismo, y los orígenes de ese movimiento inmensamente destructivo siguen preocupando a los lectores de hoy. En la columna de esta semana, voy a exponer los argumentos de Mises sobre este tema, tal como se encuentran en su Omnipotent Government (Yale University Press, 1944).

Brevemente, el argumento de Mises es que la escuela histórica alemana trató de restringir el libre comercio internacional. El intento de asegurar la autarquía condujo tanto al imperialismo como a luchas con las naciones vecinas para obtener el control de los recursos que el Estado consideraba vitales para el desarrollo económico nacional. Mises dice:

Los nacionalistas alemanes llevan más de sesenta años describiendo las consecuencias que las políticas proteccionistas de otras naciones deben tener finalmente para Alemania. Alemania, señalaban, no puede vivir sin importar alimentos y materias primas. ¿Cómo pagará estas importaciones cuando un día las naciones productoras de estos materiales hayan conseguido desarrollar sus manufacturas nacionales y prohibir el acceso a las exportaciones alemanas? Sólo hay una solución, se dijeron a sí mismos: Debemos conquistar más espacio vital, más Lebensraum.

A finales del siglo XIX, el principal defensor de la guerra y el imperialismo por estas razones económicas fue Adolf Wagner, miembro destacado de la escuela histórica alemana. El juicio de Mises sobre Wagner es mordaz:

Adolf Wagner no era una mente aguda. Era un mal economista. Lo mismo puede decirse de sus partidarios. Pero no eran tan tontos como para no reconocer que la protección no es una panacea contra los peligros que describían. El remedio que recomendaban era la conquista de más espacio-guerra. Pedían la protección de la agricultura alemana para fomentar la producción en el pobre suelo del país, porque querían independizar a Alemania de los suministros extranjeros de alimentos para la inminente guerra. Los derechos de importación de alimentos eran a sus ojos un remedio a corto plazo, una medida para un periodo de transición. El remedio definitivo era la guerra y la conquista.

Aunque los miembros de la escuela histórica alemana tenían como objetivo la guerra y la conquista, eran cautos a la hora de exponer sus puntos de vista. «Wagner, Schmoller y los demás socialistas de la cátedra, en sus conferencias y seminarios, predicaron durante mucho tiempo el evangelio de la conquista. Pero antes de finales de los [dieciocho] años noventa no se atrevieron a propagar tales puntos de vista por escrito.»

A veces, sin embargo, se le escapaba la máscara. Mises señala que Schmoller,

en un libro publicado en Stuttgart en 1900. . . [escribió] 'No puedo detenerme en los detalles de las tareas comerciales y coloniales para las que necesitamos la marina. Sólo se pueden mencionar brevemente algunos puntos. Estamos obligados a desear a toda costa que en el próximo siglo se establezca en el sur de Brasil un país alemán de veinte o treinta millones de alemanes. Es irrelevante que siga siendo parte de nuestro Reich. Sin comunicaciones continuamente salvaguardadas por acorazados, sin que Alemania esté preparada para una vigorosa interferencia en estos países, esta evolución estaría expuesta al peligro».

Los nazis llevaron a cabo las políticas económicas de la escuela histórica alemana, adaptadas a las condiciones de los años treinta y cuarenta.

Las ideas esenciales del nazismo fueron desarrolladas por los panalemanes y los socialistas de cátedra en los últimos treinta años del siglo XIX. El sistema se completó mucho antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. No faltaba nada y sólo se le añadió un nuevo nombre posteriormente. Los planes y la política de los nazis difieren de los de sus predecesores en la Alemania imperial sólo en el hecho de que están adaptados a una constelación diferente de condiciones políticas. El objetivo final, la hegemonía mundial alemana, y los medios para alcanzarla, la conquista, no han cambiado.

El argumento de Mises de que la búsqueda de la autarquía conduce a la guerra es de gran relevancia contemporánea. Algunos conservadores nacionales de nuestro propio tiempo piden que los Estados Unidos se asegure los recursos que necesita para una guerra con China mediante la protección arancelaria y la «política industrial». Como Mises señaló hace ochenta años, hablar así es peligroso.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows