Mises Wire

La postura demorada, blanda, del Instituto Cato sobre la última crisis en Oriente Medio

Mises Wire Ted Galen Carpenter

Los alarmantes acontecimientos que tienen lugar en Oriente Medio se están agravando y tienen más que un pequeño potencial para enredar a los Estados Unidos en otra guerra exterior. El ataque sorpresa y bien coordinado de Hamás contra Israel desde Gaza ha sorprendido claramente al gobierno del Primer Ministro Benjamin Netanyahu. Sin embargo, Israel está respondiendo ahora con una fuerza abrumadora, como lo ha hecho en anteriores ataques a menor escala durante décadas. El bombardeo de barrios civiles de Gaza, junto con una orden totalmente impracticable de evacuar al millón de personas que viven en la parte norte del territorio en poco más de un día, amenaza ahora con eclipsar en gran medida el sufrimiento que han infligido las fuerzas de Hamás.

Peor aún, la administración Biden ya está tomando medidas que podrían desencadenar una guerra regional más amplia. Los Estados Unidos ha enviado un grupo de combate de portaaviones al Mediterráneo oriental para mostrar su solidaridad con Israel, y ahora está en camino un segundo grupo de portaaviones. La habitual bandada de halcones americanos acusa a Irán de utilizar a Hamás como intermediario para atacar a Israel, aunque el propio gobierno israelí admite que no tiene pruebas de que Teherán fuera el autor intelectual. Un detalle tan incómodo no ha disuadido a los halcones de abogar por un ataque militar de los EEUU contra Irán. Algunos incluso insisten en que la lucha entre Israel y los palestinos no puede cesar mientras el actual gobierno iraní siga en el poder.

Uno podría pensar que el Instituto Cato, como el mayor think tank libertario, estaría produciendo una abundancia de artículos de opinión y declaraciones políticas que examinan las causas más profundas del último episodio sangriento en Oriente Medio. También debería ser una suposición natural que los analistas libertarios evaluaran de forma equilibrada el grado de culpabilidad entre Israel y Hamás por la tragedia en curso. En especial, cabría esperar que los especialistas en política exterior del Instituto estuvieran a la vanguardia de los esfuerzos intelectuales para contrarrestar a los halcones declarados y ayudar a impedir que los Estados Unidos ataque a Irán, una medida que desencadenaría una guerra regional aún más peligrosa.

Sin embargo, la actuación de los académicos de Cato en relación con esta crisis ha sido, en el mejor de los casos, poco convincente. La primera declaración significativa fue una entrada de blog publicada el 14 de octubre en el sitio web «Cato at Liberty», una semana después del inicio de la guerra. El autor era Justin Logan, director de estudios de defensa y política exterior del Instituto. Lo más sorprendente y decepcionante era que regurgitaba muchos de los mitos sesgados y proisraelíes que se pueden encontrar en cualquier medio de comunicación del establishment.

Desgraciadamente, esa perspectiva parece ganar fuerza en Cato en múltiples cuestiones de política exterior. Varios analistas, sobre todo el Senior Fellow Tom Palmer, han sido estridentes partidarios de Ucrania durante toda la guerra de ese país con Rusia. El comentario inicial de Logan sobre la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 no sólo fue una condena en toda regla de la agresión del Kremlin, sino que también respaldó las sanciones económicas contra Rusia, sin excepciones aparentes. Esta postura resulta preocupante, ya que décadas de estudios han demostrado que las sanciones son tan ineficaces como crueles. Suelen devastar la vida de los ciudadanos de a pie del país afectado, que tienen poca o ninguna capacidad para influir en su gobierno. Al mismo tiempo, las sanciones son notoriamente ineficaces para obligar al régimen en cuestión a capitular ante las exigencias políticas de Washington.

La entrada del blog de Logan del 14 de octubre mostraba desde el principio una flagrante parcialidad a favor de Israel. Describe cómo se despertó a las 5 de la mañana del 7 de octubre y «vio una imagen tras otra que me revolvió el estómago. El terrorismo y los ataques contra civiles, especialmente niños, no pueden justificarse. A la gente civilizada de todo el mundo le horrorizó». Añadió que «Israel tiene todo el derecho a defenderse y, hablando en mi nombre, también tiene todo el derecho a estar furioso».

Su posterior opinión sobre la respuesta militar de Israel, que ha causado la muerte de más de 1.000 civiles (y quizá hasta 3.000) en Gaza, fue mucho más vaga y ambivalente. De hecho, implícitamente atribuyó la mayor parte de la culpa de las víctimas civiles en Gaza a Hamás, y no al ejército israelí, que estaba llevando a cabo ataques aéreos y de otro tipo. «A todas las personas civilizadas les horrorizó que los terroristas de Hamás atacaran a hombres, mujeres y niños israelíes, del mismo modo que les preocupa la gente inocente de Gaza, que está sufriendo como consecuencia de la guerra que inició Hamás». [Énfasis añadido].

Lo más cerca que Logan estuvo de amonestar a Israel fueron dos comentarios vagos. Uno era una observación de que Israel ya había lanzado más bombas sobre Gaza que los Estados Unidos y sus aliados en la guerra contra el ISIS. El otro punto afirmaba que «espero, por el bien de Israel pero también por el bien de los civiles inocentes de Gaza —y, como América, para evitar una escalada en la región que pondría en riesgo la implicación de los EEUU— que Israel tome mejores decisiones que nosotros los americanos en nuestra rabia tras el 9/11».

Lo que resultó especialmente notable fue la falta de contexto sobre el prolongado maltrato de Israel a los palestinos. No hubo ni una sola palabra sobre las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Gaza, que han llevado a respetadas organizaciones de derechos humanos a describir el territorio como la «mayor prisión al aire libre del mundo». Tampoco hubo una palabra sobre el robo descarado de tierras palestinas por parte de gobiernos y colonos israelíes en la Cisjordania ocupada durante décadas, que Amnistía Internacional condena como una forma de apartheid.

Tal parcialidad y negligencia es profundamente preocupante. Hace falta muy poco valor para denunciar a Hamás por su conducta, especialmente por la captura, abuso y asesinato de rehenes civiles. Los políticos y periodistas del establishment ya habían iniciado un tsunami de críticas justificadas sobre tales atrocidades. Cabría esperar, sin embargo, que un académico del Instituto Cato presentara un análisis más equilibrado y digno de atención.

Cato tuvo en su día una merecida reputación por decir verdades impopulares en cuestiones de política exterior. Las posiciones que los académicos del Instituto adoptaron con respecto a la Guerra del Golfo Pérsico, las guerras de los Balcanes, la injustificada invasión de Irak liderada por los EEUU, la desastrosa guerra aérea de la OTAN para derrocar al líder libio Muamar Gadafi, y el vergonzoso apoyo de Washington a los yihadistas sirios contra el gobierno de Bashar al-Assad, fueron todos ejemplos pertinentes. El comportamiento en respuesta al conflicto palestino-israelí es un triste alejamiento de ese legado.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows