Mises Wire

En la era del covid, se nos recuerda que una ley injusta no es ninguna ley

Se ha convertido en una especie de hábito en los medios de comunicación americanos y canadienses insistir en que la protesta de los camioneros canadienses contra los mandatos de vacunación es una «protesta ilegal». Son «protestas ilegales en la frontera», proclama una filial de noticias americana. El National Post de Canadá se refiere obedientemente a las protestas en sus titulares como actos ilegales. El término «ilegal» ha sido utilizado en multitud de ocasiones por los políticos del Partido Liberal en la Cámara de los Comunes. El primer ministro de la provincia canadiense de Ontario —uno de los políticos más histéricos de Canadá— no sólo califica las protestas de ilegales, sino de «asedio». Otros opositores a las protestas se refieren a ellas como una «ocupación» y como una «insurrección».

«Rompeleyes» como insulto político

Entonces, ¿por qué la obsesión por calificar las protestas de ilegales? La idea, por supuesto, es arrojar sospechas sobre ellas y presentarlas como perjudiciales y moralmente ilegítimas. Podríamos contrastar la retórica que rodea la protesta de los camioneros con la de la protesta de Black Lives Matter. En el caso de las protestas de BLM, los actos ilegales fueron minimizados e ignorados, con un disturbio obvio etiquetado como una protesta «mayormente pacífica». cuando se trata de protestas y otros actos que el régimen aprueba, la legalidad nunca es un problema.

A los regímenes del mundo, por supuesto, les gusta utilizar la legalidad como estándar para juzgar el comportamiento humano porque los regímenes hacen las leyes. Que las leyes tengan o no algo que ver con los derechos humanos, la propiedad privada o simplemente el sentido común es otra cuestión totalmente distinta. Así, la historia está repleta de leyes inútiles, inmorales y destructivas. La esclavitud ha sido legal durante gran parte de la historia de la humanidad. La esclavitud temporal —conocida como reclutamiento militar— sigue siendo empleada por muchos regímenes. En Estados Unidos, el encarcelamiento de ciudadanos americanos pacíficos de ascendencia japonesa fue perfectamente legal bajo el régimen de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, los empresarios pueden enfrentarse a sanciones ruinosas por contratar a un trabajador que carezca de la documentación de inmigración adecuada.  En todo el mundo, la gente puede ser encarcelada en muchas jurisdicciones durante años por el «delito» de poseer una planta ilegal.

Durante el covid, la realidad de la ley arbitraria pasó a primer plano cuando burócratas sanitarios no elegidos y ejecutivos no elegidos comenzaron a gobernar por decreto. Cerraron negocios, confinaron a la gente en sus casas e impusieron mandatos de vacunas y máscaras.  Los que se niegan a cumplir —y las empresas que se niegan a hacer cumplir estos edictos— son condenados como infractores de la ley y sometidos a castigos.

Los límites morales de «ley y orden»

Todas estas disposiciones, actos y sanciones legales representan burlas a los derechos naturales básicos en lugar de protegerlos. La noción de que las leyes pueden ser perversiones de la verdadera justicia es obvia para muchos desde hace tiempo. De hecho, la desconexión entre moralidad y legalidad es un aspecto fundamental de la civilización occidental. La noción básica es muy antigua, pero la resistencia de la idea en Occidente se vio reforzada por el hecho de que el cristianismo comenzó como una religión ilegal y los primeros cristianos fueron considerados a menudo como criminales que merecían la pena de muerte. No debe sorprender, pues, que San Agustín declarara que una ley injusta no es ninguna ley y comparara a los reyes con los piratas: los decretos de los piratas, por supuesto, no son dignos de obediencia ni de reverencia. Y si los reyes son como los piratas, los decretos reales son igualmente respetables. Esta misma tradición alimentó el apoyo de Santo Tomás de Aquino al regicidio (en ciertos casos). Ni que decir tiene que el regicidio ha sido siempre y en todas partes declarado ilegal por los aspirantes.

Sin embargo, por desgracia, declarar que algo es «ilegal» sigue siendo un insulto eficaz. No faltan personas que se consideran orgullosamente partidarias ciegas de la «ley y el orden» y que insisten en que los «infractores de la ley» están axiomáticamente equivocados. Su estribillo simplista es «si no te gusta la ley, cámbiala» y muchas de estas personas creen ingenuamente que los actos de los legisladores y reguladores reflejan de alguna manera «la voluntad del pueblo» o algún tipo de ley moral. La realidad suele ser la contraria.

Afortunadamente, en Estados Unidos, el valor de la infracción de la ley está tan «incorporado» a la narrativa histórica que es difícil de ignorar, incluso hoy en día. La Revolución Americana fue fundamentalmente una serie de actos ilegales. La Declaración de Independencia fue poco más que la declaración de una rebelión completamente ilegal. En respuesta, el rey envió hombres a las colonias para imponer la ley y el orden. La respuesta americana a este intento de hacer cumplir la ley fue matar a los agentes del gobierno. Los actos menos violentos cometidos por los rebeldes americanos fueron igualmente criminales, desde la Fiesta del Té de Boston hasta una multitud de asaltos a recaudadores de impuestos cometidos por los Hijos de la Libertad de Samuel Adams.

No es de extrañar que los modernos mercenarios del régimen hayan intentado redefinir este conflicto como una lucha por la democracia. «Los revolucionarios americanos lucharon por la democracia», dicen. Por lo tanto, según su definición, nadie puede rebelarse en una jurisdicción que tenga elecciones ocasionales. (La realidad es que la rebelión americana fue sobre la protección de los derechos humanos. Las elecciones tuvieron poco que ver con ella.)

Afortunadamente, hará falta algo más que eslóganes baratos sobre la democracia para deshacer el hecho de que la historia del origen nacional consiste en despreciar las leyes de los propios líderes políticos.

Sin embargo, en gran parte del mundo, la rebelión contra las leyes injustas no se considera con la misma reverencia. En Canadá, por ejemplo, la historia del origen nacional consiste en gran medida en seguir las reglas y pedir educadamente autonomía a los señores. Esto influye en la forma de ver el papel de la ley y la desobediencia.

A menudo es prudente seguir leyes injustas

Esto no quiere decir que la rebelión abierta sea necesariamente sabia. Evitar los actos ilegales es a menudo —si no normalmente— lo más prudente. A menudo cumplimos la ley simplemente para no ir a la cárcel y evitar atraer la atención de los reguladores y las autoridades. Para quienes prefieren pasar tiempo con sus familias a pasar tiempo en la cárcel, esto sólo tiene sentido. Además, desobedecer leyes injustas a menudo puede traer como resultado leyes aún más injustas.

Una cosa es cumplir la ley por razones de prudencia. Otra cosa es suponer que la ley conlleva algún tipo de imperativo moral. Pocas leyes lo hacen. Sí, hay leyes contra el asesinato, pero el asesinato es sólo un caso en el que la letra de la ley suele coincidir con lo que es fundamentalmente moral y correcto. Innumerables leyes carecen de esa solidez.

Cuando oímos a los funcionarios del gobierno o a los expertos de los medios de comunicación referirse a algo como «ilegal» o ilícito, lo único que debería hacer es hacernos preguntar si la defensa de estas leyes es realmente prudente o moral o necesaria. Algunas leyes están bien fundamentadas en la protección básica de los derechos de propiedad y otros derechos humanos. Pero muchas leyes no son más que el fruto de planes políticos para ayudar al régimen a mantener el poder, o para recompensar a los amigos del régimen a costa de otros.

Siempre podemos esperar que el régimen y sus partidarios intenten ilegalizar las cosas que no les gustan. Y una vez que esas cosas sean ilegales, oiremos hablar de los males de los «infractores de la ley» cada vez que esos infractores amenacen el prestigio o el poder del régimen. (La violación de la ley a favor del régimen, por supuesto, siempre se tolera.) Es un truco muy exitoso que han estado utilizando durante miles de años.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute