Mises Wire

El desempleo oculto europeo es un problema real

El último informe sobre el empleo en los Estados Unidos muestra puntos fuertes y débiles. El empleo total no agrario aumentó en 223.000 personas en diciembre y la tasa de desempleo bajó al 3,5%. Sin embargo, el mercado laboral de los estados unidos sigue mostrando un crecimiento negativo de los salarios reales, la relación empleo-población es del 60,1 por ciento y la tasa de actividad del 62,3 por ciento. Según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), ambas medidas han mostrado escasos cambios netos desde principios de 2022 y cada una se mantiene 1,0 punto porcentual por debajo de sus valores de febrero de 2020.

Las cifras de empleo en los Estados Unidos son constantemente diseccionadas por los analistas y existe una sana crítica en la investigación independiente que, sin duda, ayuda enormemente a la hora de comprender la salud del mercado laboral. Sin embargo, en la Unión Europea las cosas están mucho peor.

Las últimas cifras de desempleo son muy preocupantes, pero lo que lo es aún más es analizar el «desempleo oculto». En su último informe Perspectivas Económicas o Europa 2023-24, UBS muestra la importante diferencia entre el desempleo oficial en la zona del euro y el desempleo oculto procedente de los puestos de trabajo despedidos y los trabajadores desocupados que no cuentan como desempleados oficiales. La tasa oficial de desempleo en la zona euro sigue siendo elevada, del 6,5%. La tasa de desempleo más alta se registra en España, con un 12,5%, seguida de Grecia, con un 11,4%, e Italia, con un 7,8%.

El desempleo juvenil también es extremadamente elevado. El desempleo juvenil medio en la Unión Europea se sitúa en el 15,1%, encabezado por España con un 32,3%, Grecia con un 31,3% e Italia con un lejano 23%.

Sin embargo, el desempleo en la sombra en la zona euro, según UBS, se sitúa en el 8,8 por ciento, con España en el 15 por ciento, Italia en el 8 por ciento y Alemania muy por encima del 5 por ciento, frente al 3 por ciento oficial.

Hay diversas formas en que las economías europeas dejan fuera de la tasa oficial de paro a los trabajadores no ocupados. Por ejemplo, deduciendo de la cifra de desempleo a los que no trabajan pero reciben formación, contratos de cero horas y miniempleos, y a los que tienen un contrato de larga duración pero sólo trabajan unos meses al año. No aparecen como desempleados aunque tengan acceso a prestaciones de desempleo.

Sea como sea que queramos ver estas cifras, muestran los errores de una fuerte intervención y rigidez en el mercado laboral. La primera fuente de rigidez son los costes laborales. Los elevados impuestos sobre la seguridad social y el trabajo dificultan a las empresas la reducción del desempleo. La cuña fiscal sobre el trabajo es tan elevada en países como España y Grecia que una empresa paga casi 1.800 euros por un salario neto de 1.000 euros. Si a una elevada cuña fiscal añadimos una fuerte carga normativa y sanciones, se pone de manifiesto que un sistema diseñado para proteger a los trabajadores está, de hecho, dejando atrás a millones de personas, especialmente a los jóvenes.

También existen importantes barreras para reducir el desempleo, como los elevadísimos impuestos directos e indirectos de sociedades, así como las barreras lingüísticas y culturales.

El plan europeo de empleo oculto fue ampliamente elogiado como una forma estupenda de proteger a los trabajadores durante los cierres patronales equivocados de la crisis de los covid-19s. Si bien es cierto que redujo la tasa oficial de desempleo, el desempleo oculto aumentó hasta el 21,7%. En los Estados Unidos, un mercado laboral muy flexible aún vio aumentar el desempleo hasta el 14,7 por ciento en abril de 2020. Sin embargo, en los Estados Unidos la reapertura llevó a una rápida reducción con un crecimiento salarial más rápido, mientras que en la zona euro el crecimiento salarial siguió siendo pobre y continúa siendo negativo en términos reales, con una pérdida significativa del poder adquisitivo de los salarios agravada por el repunte inflacionista en 2021-22. Mientras que en los Estados Unidos el crecimiento real de los salarios ha disminuido un 1,1 por ciento según el BLS, en la zona euro la cifra nominal en el tercer trimestre de 2022 fue de sólo un 2,1 por ciento de crecimiento salarial, lo que significa una cifra real negativa del 6,8 por ciento.

Hay muchos retos diferentes que deben tenerse en cuenta, y las comparaciones son siempre difíciles, pero hay una tendencia negativa innegable en Europa que es consecuencia directa de una intervención cada vez mayor en la economía: elevado desempleo juvenil, desempleo mucho mayor en los mercados laborales rígidos en comparación con los más flexibles, y una preocupante tendencia a la destrucción del poder adquisitivo de los salarios. Mis amigos de los Estados Unidos deberían tomar nota. Si se copian las políticas económicas europeas, se obtienen niveles de desempleo y salarios reales europeos.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute