Mises Wire

Contra todas las probabilidades, los empresarios chinos triunfan en todo el mundo

El espectacular éxito de los empresarios chinos en múltiples regiones de todo el mundo ha dado lugar a una letanía de estudios. Sorprendentemente, a los inmigrantes chinos les ha ido extraordinariamente bien a pesar de soportar limitaciones económicas y discriminación en países extranjeros. En todo el mundo, los chinos son legendarios por su prominencia en el sector minorista y su perspicacia como restauradores. Desde el sudeste asiático hasta África, los empresarios chinos son una potencia en los negocios.

Debido a su eminencia en los negocios, el éxito de los chinos justifica una investigación. Sin embargo, las explicaciones son diversas y van desde los atributos culturales hasta la pericia profesional. Según investigadores de la Polinesia Francesa, el dinamismo de los empresarios chinos es consecuencia de la evolución cultural. Comparando a los tahitianos chinos con los autóctonos, estos investigadores teorizaron que los largos inviernos con cosechas anuales fomentaron en China una cultura de planificación y ahorro a largo plazo, en lugar de la cultura de compartir que inhibe el emprendimiento en la Polinesia Francesa.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que, en la Polinesia Francesa, los tahitianos chinos preferían ahorrar a compartir y mostraban una mayor tasa de iniciativa empresarial que los tahitianos. Por el contrario, la cultura tahitiana prima el compartir los recursos con los miembros de la familia extensa en detrimento de la actividad empresarial. Debido a las exigencias impuestas a los empresarios por los miembros de la familia, el potencial de formación de capital es más limitado en las comunidades nativas.

Compartir está tan arraigado en la cultura local que los empresarios a menudo cortan los lazos con sus parientes para esforzarse por tener éxito en sus negocios. Las personas que rechazan las creencias tradicionales son condenadas por el grupo y se les denomina «Demi» (personas mixtas): físicamente parecen polinesios y hablan tahitiano, pero en apariencia se parecen a los blancos. Ahora bien, la cultura china también es colectivista. La diferencia es que, a diferencia de la experiencia tahitiana, entre los chinos la perspicacia empresarial refleja un compromiso con el grupo.

Dependiendo de los valores culturales de un grupo, el colectivismo puede ser positivo o negativo. El colectivismo exige la conformidad con los valores comunitarios, y los chinos valoran el ahorro, el emprendimiento y el éxito financiero. Con demasiada frecuencia, la gente piensa que el colectivismo debe promover la baja productividad porque olvidan que el colectivismo consiste en ajustarse a los valores comunales y que, invariablemente, algunos valores fomentarán el emprendimiento y la productividad. De hecho, el colectivismo de los chinos ha favorecido el emprendimiento al permitir altas tasas de ahorro.

Kenneth Chan y sus coautores propusieron en un artículo de 2022 que, debido a una cultura colectivista, los chinos están motivados a ahorrar para el futuro con el fin de garantizar el éxito del grupo en general. Para que el grupo prospere, los individuos deben posponer el consumo pensando en el futuro. Sin planificación, los grupos se vuelven inviables, y el emprendimiento es una estrategia para mantener la viabilidad de los grupos. Los inmigrantes chinos dudan en aventurarse en nuevos terrenos sin un plan a largo plazo.

Por ello, las redes étnicas y profesionales han sido cruciales para el éxito de los chinos de la diáspora. Tras establecerse en un nuevo país, los chinos crean asociaciones benévolas, grupos empresariales y escuelas para educar a los recién llegados. Estas redes sirven para impulsar el crecimiento del capital humano y el emprendimiento chinos. Además, al estudiar asiduamente los nuevos mercados, en poco tiempo los chinos consiguen superar a sus rivales. Los investigadores observaron que, poco después de trasladarse a Jamaica para trabajar como mano de obra en régimen de servidumbre, los chinos se convirtieron en los principales actores del sector minorista al suministrar mercancías a precios reducidos y vender mayores cantidades que compensaban los menores márgenes de beneficio.

Esta práctica se denominaba «farthing trade» en Jamaica, pero los panameños la llamaban «penny business». Como hábiles estrategas, los chinos también persiguieron la asimilación para mejorar sus perspectivas empresariales. Los investigadores plantearon este punto en una presentación sobre el emprendimiento chino realizada en 2015:

Los chinos, en su mayoría de habla hakka, que llegaron a Jamaica en el siglo XIX y principios del XX emprendieron un proceso de creolización o aculturación poco después de su llegada. . . tomando mujeres locales como esposas o concubinas, aprendiendo la lengua o lenguas locales y adoptando nombres locales. . . . Es evidente que este proceso de criollización localizó, al menos parcialmente, las empresas chinas y probablemente contribuyó a su éxito.

Los chinos de la diáspora se convierten rápidamente en magnates económicos porque sus patrones de inmigración son estratégicos y no aleatorios. Tras explorar el país de acogida, los chinos amplían sus operaciones y contratan a compañeros con el capital humano necesario. Cuando las empresas de un país tienen éxito, los chinos se aventuran en otro y seleccionan a otros compañeros para gestionar los negocios originales. Los chinos se han asegurado una ventaja comparativa en los negocios atendiendo a nichos de mercado. Debido a los beneficios obtenidos, ahora están en condiciones de proporcionar a los futuros empresarios altos niveles de capital inicial.

Una ventaja de la cultura y las redes profesionales chinas es que, a pesar de que los chinos son una minoría en los países de acogida, dominan grandes porciones de la economía. Algunas estimaciones señalan que controlan hasta el 73% de la economía indonesia, y como actores principales en Asia, África y Norteamérica, ocupan una posición envidiable. Los chinos son un ejemplo clásico de desvalidos que prosperan a pesar de las hostilidades.

De ahí que se deba implorar a los grupos rezagados que estudien los logros de los chinos para que estos grupos puedan replicar este éxito. Las disparidades revelan carencias en capital humano y productividad, y los rezagados sólo ascenderán adquiriendo conocimientos técnicos y perspicacia empresarial. Echar la culpa de los déficits al racismo o al gobierno condenará a los rezagados a un destino de pobreza permanente.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows