Mises Wire

Cómo podría verse la próxima guerra civil americana

The Next Civil War: Dispatches from the American Future

por Stephen Marche

Avid Readers Press, 2022; 238 pp.

En este importante libro, Stephen Marche nos da una noticia inquietante. América puede dirigirse hacia una guerra civil. Ya no somos un país unido, y la división política entre demócratas progresistas y republicanos de derechas se ha ampliado hasta un punto similar al que existía entre el Norte y el Sur antes de la primera Guerra Civil. Sin embargo, el pronóstico de Marche no es del todo sombrío; si la secesión puede arreglarse pacíficamente, tiene considerables ventajas sobre la discordia actual.

En cuatro «despachos», Marche describe cuatro posibles situaciones de crisis que podrían desembocar en una guerra civil: un conflicto entre las fuerzas locales que ya no reconocen la autoridad federal y las tropas enviadas desde Washington para desarmarlas; el asesinato de un presidente; la destrucción de la ciudad de Nueva York en una inundación; y el estallido de una violencia masiva debido al terrorismo y a las medidas de contrainsurgencia que despiertan resistencia. Marche, que es novelista además de periodista, describe vívidamente estas crisis a través de relatos sobre ellas.

Él caracteriza la división de nuestra política de esta manera: «Estados Unidos está llegando a su fin.... Estados Unidos está cayendo en el tipo de conflicto sectario que suele darse en los países pobres con historial de violencia, no en la democracia más duradera y la mayor economía del mundo.... A los ojos de la clase experta y de los estadounidenses de a pie, las probabilidades de que se produzca una guerra civil en un futuro próximo son prácticamente las mismas que sacar un diez o más en una baraja» (pp. 1-2).

Al escribir sobre estos conflictos en nuestra política, Marche se ha propuesto una tarea difícil, que no creo que haya logrado del todo. Por un lado, escribe como un analista imparcial, y para ello ha consultado a un número considerable de expertos en diversos campos; pero por otro lado, está firmemente comprometido con uno de los bandos, el de los demócratas progresistas. (Digo esto a pesar de su sugerencia de que, como canadiense, no tiene que elegir un bando. Puede hacerlo y lo ha hecho). ¿Puede presentar un relato de nuestras dificultades que, sin embargo, sea equilibrado y justo? Su alianza tiñe a veces su análisis, y confieso que a veces no encuentro útiles sus comentarios; pero es inteligente y perspicaz. Si tenemos en cuenta su parcialidad, tiene mucho que enseñarnos.

Una nación requiere unidad para permanecer unida, y el espíritu de partido y de facción, indebidamente presionado, la destruirá. George Washington enfatizó esto en su Discurso de despedida: «Ya les he insinuado el peligro de los partidos en el Estado, con especial referencia a la fundación de los mismos sobre discriminaciones geográficas» (p. 101). Marche afirma que «Washington debió reconocer la vulnerabilidad que él mismo había contribuido a crear, la vulnerabilidad inherente a la gloria del experimento americano. La diferencia es el núcleo de la experiencia americana. La diferencia es su genio.... Pero Estados Unidos sólo funciona si existe una tensión entre las fuerzas que permiten la diferencia y las fuerzas que permiten la unidad» (p. 102).

Si no existe la unidad necesaria, se deduce que los Estados Unidos no pueden permanecer juntos, un hecho que, a juzgar por su «Conclusión: Una nota sobre la esperanza americana», el autor lamenta, pero a muchos les parecerá que no merece la pena pagar el precio de la unidad nacional. Por un lado, el centro de la unidad de nuestro país frente a los intereses contrapuestos ha sido el presidente. En un pasaje sorprendente, Manche dice: «La razón de la alta tasa de asesinatos de los presidentes de EE.UU. es que son símbolos vivos de la unidad nacional que hoy en día ningún otro país posee -iconos como ejecutivos.... El presidente de EEUU tiene un aura que ningún funcionario público o monarca posee o puede poseer» (p. 73). ¿Deseamos realmente ser gobernados por una figura tan «icónica»? Por ahí va el camino del despotismo.

Si la secesión puede lograrse pacíficamente, las perspectivas de un ambiente menos contencioso en nuestra política son brillantes. Comparando la América roja y la América azul, Manche dice,

Cada bando acusa al otro de odiar a América, lo que no es más que otra forma de decir que ambos odian lo que el otro entiende por América.... En ambos bandos domina la sensación de estar bajo ocupación.... Cada facción política opera bajo una mentalidad de asedio.... Todos quieren construir un muro de un tipo u otro. La división geográfica entre las utopías americanas que compiten entre sí hace que, en cada elección, quien pierde se sienta dominado por una potencia extranjera. (pp. 184-85)

Podría producirse una guerra civil si el gobierno federal invadiera los estados o localidades secesionistas, y dadas las enormes fuerzas de que dispone el gobierno estadounidense, es muy poco probable que los secesionistas pudieran mantener su independencia. Sería un grave error que el gobierno federal siguiera este camino, porque intentar mantener la autoridad estadounidense sobre una población recalcitrante requeriría tácticas de contrainsurgencia que aplicadas en otras partes del mundo han resultado un miserable fracaso. Aquí Manche se apoya en el historiador y general retirado Daniel Bolger.

«De vez en cuando se oye decir a la gente: "No me preocupa una insurrección porque el ejército tiene todos los tanques y la fuerza aérea tiene bombarderos"», dice Bolger. «Mira, si a eso te reduces, a entrar y matar gente, no estás resolviendo la insurrección. De hecho, la estás extendiendo. Estás garantizando que haya más». No puedes castigar a la gente para que no te odie. El ejército es un instrumento de castigo. Su propia función lo hace inútil. Para Bolger, que ha visto esta inutilidad desde todos los ángulos, la estrategia de contrainsurgencia es una contradicción en los términos. Es un juego en el que la única estrategia ganadora es no jugar. (p. 165)

Si nos remontamos a las secuelas de la Guerra Civil, tenemos pruebas claras de que un ejército de ocupación no puede aplastar la resistencia. «El fracaso de la Reconstrucción tras la primera Guerra Civil revela la casi imposibilidad de mantener a los estadounidenses bajo un régimen político que no toleran. El Norte ganó la guerra pero no pudo soportar la ocupación.... El compromiso de 1877 fue, en última instancia, el retroceso del poder federal. El Sur obtuvo esencialmente el gobierno local», dice Bolger. La Reconstrucción fue, en cierto sentido, la primera ocupación estadounidense fallida». (pp. 171-72)

Por cierto, aunque está lejos de ser un partidario del Sur, Manche muestra un refrescante escepticismo sobre una leyenda que los miembros del culto a Lincoln se han esforzado en propagar: «El Norte, por su parte, desarrolló el mito de que habían luchado en la guerra para acabar con la esclavitud... incluso después del estallido de la guerra, Lincoln fue bastante claro sobre sus motivaciones. 'Mi objetivo primordial en esta lucha es salvar la Unión y no es ni salvar ni destruir la esclavitud', escribió en una carta. Si pudiera salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría'». (p. 209).

La lectura de The Next Civil War puede ayudarnos a prevenir la próxima guerra civil.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows